Entradas

Sin fortín no hay ‘paraíso’

Rc Sala de Juegos

Sin fortín no hay ‘paraíso’ para el Elche. Entiéndase por ‘paraíso’ vivir una cómoda situación clasificatoria, bien lejos del descenso y más cerca de los 50 puntos que supondrían la salvación. Tras 25 jornadas, el equipo ilicitano está cinco puntos por encima de la zona roja, pero podría gozar de una mayor renta con mejores números en casa. Sólo ha ganado uno de sus siete últimos partidos en el Martínez Valero. Su última cita se saldó con una polémica derrota ‘in extremis’ contra el Real Oviedo (1-2).

Desde que ganó a Málaga (2-0) y Real Zaragoza (2-0) en octubre, los franjiverdes registran un balance de un triunfo, cuatro empates y dos derrotas como local. La última victoria en su estadio fue ante el colista Nàstic de Tarragona (1-0) el pasado 13 de enero. Antes, sumó tres igualadas, contra Las Palmas (0-0), Sporting de Gijón (0-0) y Almería (2-2), y sufrió un tropiezo frente al Albacete (0-1), por un gol con la mano. Y después del citado triunfo, empató ante el Numancia (1-1) y perdió contra el Real Oviedo (1-2), por un tanto de penalti en el tiempo añadido.

Sin contar al expulsado Reus, el Elche es el quinto peor local de Segunda junto al Lugo, con 18 puntos de 39 posibles (4 victorias, 6 empates y 3 derrotas). Sólo superan a Extremadura (10 puntos), Nàstic (12 sin contar los tres puntos del Reus), Real Zaragoza (14) y Córdoba (15). Extremeños, tarraconenses y cordobeses ocupan las plazas de descenso.

El equipo ilicitano afronta un tramo con dos compromisos seguidos en casa. Recibirá en la próxima jornada al Extremadura, conjunto que abre el descenso. Una situación que convierte el partido en el más importante para el Elche de lo que llevamos de Liga. Una victoria sería un golpe fuerte encima de la mesa, ya que aumentaría a ocho puntos su margen sobre la zona roja. Pero un mal resultado aumentaría los problemas y las urgencias clasificatorias. Cita clave el sábado a las 18:00 horas en el Martínez Valero.

Foto: Francisco Maciá

100 veces “gol de Nino”

Rc Sala de Juegos

La afición del Elche ha celebrado un gol de Nino en numerosas ocasiones. Desde el pasado sábado, concretamente 100 veces en Segunda División. El ‘Cañonero’ de Vera marcó frente al Numancia (1-1) su tanto centenario con el equipo ilicitano en la división de plata. A sus 38 años, suma una espectacular cifra más en su impresionante trayectoria deportiva. Acumula 120 chicharros como franjiverde entre Segunda (100), Segunda B (18) y Copa del Rey (2).

Nino inauguró su cuenta realizadora con el Elche en el fútbol profesional el 1 de abril del año 2000 frente al Toledo. A partir de ahí, anotó 85 goles en Liga hasta 2006, cuando se marchó traspasado al Levante. Su mejor curso fue el 2004/2005, cuando firmó 20 dianas. Después de pasar diez años fuera de ‘su’ casa, en Levante, Tenerife y Osasuna, regresó en la temporada 2016/2017. Aportó 12 goles y sufrió el varapalo del descenso a Segunda B.

Pudo quitarse la espina como pieza fundamental del ascenso a Segunda en el pasado campeonato. Acabó como ‘pichichi’ franjiverde con 16 tantos, cuatro de ellos claves en el playoff. Además, fue el único miembro de la plantilla que disputó los 44 partidos entre Liga y promoción, más de la mitad como titular.

En la presente campaña, sólo llevaba una diana hasta que vio portería el pasado sábado. Vivía una ‘sequía’ desde el 28 de octubre, cuando marcó frente al Real Zaragoza (2-0). Nino está realizando una de sus peores temporadas a nivel realizador, pero hay que tener en cuenta que ha retrasado su posición y goza de menos protagonismo.

Aun así, es un futbolista muy importante para Pacheta, quien le alabó en rueda de prensa: “Siempre tiene gol. Nos hace muy bien a todos. Si hace gol, nos puede solucionar el partido. Tiene sus años y hay que cuidarle mucho. Pero es un jugador que hace todo bien. En la primera, le pega al palo. En la segunda, dentro. No voy a descubrir a Nino”.

Como cuenta Antonio J. Pamies, colaborador del departamento de comunicación del Elche, las 100 dianas de Nino de Nino en Segunda se repartieron en 30 escenarios diferentes, marcando 57 goles en el Martínez Valero y 43 tantos en 29 estadios diferentes, siendo el José Zorrilla de Valladolid, el Nuevo Vivero de Badajoz y el Nou Estadi de Tarragona donde marcó más goles (3) a domicilio. 86 tantos los anotó con el pie (11 de penalti) y 14 de cabeza. 93 como titular y 7 entrando desde el banquillo. Y en 94 de los partidos en los que el ‘Cañonero’ de Vera marcó en la categoría de plata con el Elche, el equipo ilicitano logró 48 victorias y 34 empates y sufrió 12 derrotas.

La excepcional carrera del andaluz puede resumirse con tres datos históricos: Futbolista con más partidos con el Elche (393), con más encuentros en Segunda (517) y con más goles en la categoría de plata (182). Logros muy difícilmente igualables o superables en los años venideros. Logros de leyenda.

Foto: Sonia Arcos – Elche CF

Excesivos problemas a balón parado

Rc Sala de Juegos

Pacheta reconoció tras la derrota del Elche ante el Granada (2-1) una gran preocupación también presente en el entorno. La reciente debilidad del equipo ilicitano en las jugadas a balón parado. “Me llevo la sensación de que estamos sufriendo en exceso en esas acciones. Debemos ajustar mejor. Somos grandes y fuertes. Me voy enfadado porque somos mejores en esas situaciones y nos han ganado con dos acciones a balón parado”, lamentaba en rueda de prensa.

Lo cierto es que esta endeblez franjiverde el pasado lunes no fue un caso aislado en el campo del líder, sino una tendencia aparecida en semanas anteriores. Los datos así lo muestran: cinco de los seis últimos goles encajados han llegado en jugadas originadas en faltas o córners. Y que han costado puntos que pueden ser vitales al final del campeonato.

Este mal comenzó frente al Almería (2-2), en la última cita de 2018. Los dos tantos indálicos llegaron en libres directos. Primero, un lanzamiento frontal de Álvaro que se coló por el palo de Francis. Segundo, un chut lateral de Juan Carlos Real directo al segundo palo. El portero nigeriano pudo hacer algo más en ambos goles. Antes, en dos acciones de estrategia, el Almería mandó un balón al larguero y le anularon un gol por fuera de juego. Mérito visitante y demérito local.

“Sabíamos que eran poderosos en esta faceta porque hacen goles. Tiene un central con dos goles, un delantero que lo gana todo y la ponen bien. Si están bien y tú no estás excesivamente fino, te toca sufrir. Los dos goles de falta espero que tengan solución. En el remate al larguero, el jugador estaba marcado”, exponía Pacheta.

Tras el parón, el Elche cayó ante el Tenerife (2-1) por un gol de córner. Luis Milla la puso al primer palo, Jorge Sáenz cabeceó tras anticiparse a la marca y Francis se quedó a media salida. En una mala segunda mitad de los ilicitanos, el cuadro chicharrero ya había mandado dos balones al palo y el tanto se veía venir tarde o temprano. Una semana después, en la victoria frente al Nàstic de Tarragona (1-0), ya sin el lesionado Neyder, mantuvo la portería a cero y el rival no creó peligro a balón parado.

Y el pasado lunes frente al Granada (2-1), con la baja de Juan Cruz, los dos goles recibidos se originaron en la estrategia. Firmados por el mismo protagonista, Montoro. En el 1-0, de córner, cabeceó libre de marca en una llegada desde atrás. En el 2-0, tras el rechazo de una falta lateral, Vadillo centró en la línea de fondo, Gonzalo Verdú no acertó en el despeje y Montoro empujó la pelota a la red en el área pequeña.

Del 18% al 32%

Tener bien trabajadas las acciones a balón parado resulta fundamental en una categoría tan igualada como la Segunda División. Tanto en ataque como en defensa. En esta última faceta, con las estadísticas en la mano, el Elche cumplía hasta que apareció la presente tónica. En las 18 primeras jornadas ligueras, cuatro de los 22 goles encajados se produjeron en acciones originadas en córners o faltas. Contra Osasuna (1-1), de falta lateral, Lugo (2-1), de falta frontal sacada rápido en corto, Deportivo (4-0), de córner al primer palo, y Alcorcón (1-0), de falta lateral en el último minuto. Representaban el 18% en el casillero.

Ahora, tras 22 jornadas celebradas, el equipo ilicitano ha recibido nueve de sus 28 goles en contra en la estrategia. El porcentaje se ha incrementado del 18% al 32%. Manuel Sánchez y Dani Calvo han hecho autocrítica por esta reciente debilidad en rueda de prensa.

“Son situaciones. Un día por una marca, otra por una jugada ensayada del rival…por mucho que la entrenes…no sabría dar una explicación. Debemos intentar hacernos más fuertes. Si vemos que de la manera que marcamos no está saliendo como esperamos, intentaremos otra manera de hacerlo”, indicó el cordobés. “Estamos trabajando para corregirlo. Nos ha penalizado bastante a lo largo de la temporada. Cada uno debe ver los errores que cometemos. Centrarnos más con nuestras marcas en las jugadas”, expuso el oscense.

Pacheta y sus muchachos deben atajar esta ‘sangría’ cuanto antes. Sobre todo, ahora que llega un tramo en el que se miden a varios rivales directos y los puntos cobran más importancia. A buen seguro que han incidido en ello en la preparación del próximo partido frente al Numancia (sábado, 18:00 horas).

Foto: LaLiga

Pobres registros en los estrenos de año

Rc Sala de Juegos

La competición vuelve esta semana tras el parón navideño. El Elche estrenará el año 2019 frente al Tenerife a domicilio (viernes, 21:00 horas), un rival directo en la pelea por la salvación. Buscará los tres puntos para ampliar su buena racha y alejarse del descenso. Para conseguirlo, deberá romper una tónica de su historia reciente. El equipo ilicitano sólo ha ganado su primer partido del año cuatro veces en el presente siglo. La última, en 2013, en la temporada del anterior ascenso a Primera División.

El Elche encadena dos años con derrota tras las uvas. En 2018, cayó ante el Sabadell (0-1). En 2017, tras dos semanas de parón, hincó la rodilla contra el Cádiz (2-3). Venía de empatar en el estreno de los dos anteriores: frente al Mallorca (1-1) en 2016 y contra el Villarreal (2-2) en 2015, este último en la máxima categoría. Antes, en 2014, encajó una goleada ante el Barcelona (4-0). Aquella visita al Camp Nou es la anterior ocasión en la que los franjiverdes retomaron la Liga tras cambio de año lejos del Martínez Valero.

2013, año muy especial por el espectacular ascenso a Primera, también fue el último en el que el Elche arrancó el año con triunfo. La víctima fue el Sabadell (3-2). 2012 también empezó con victoria, frente al Guadalajara (2-4). Para encontrar los anteriores ‘debuts’ en el año con victoria hay que remontarse a 2005 y 2004, cuando se impuso a Córdoba (0-2) y Algeciras (3-2).

El balance franjiverde en los estrenos de año en este siglo es de cuatro victorias, ocho empates y seis derrotas. Además de los citados resultados, igualó contra Villarreal B (1-1) en 2011, Castellón (2-2) en 2009, Cádiz (1-1) en 2007, Tenerife (2-2) en 2006, Eibar (0-0) en 2003 y Jaén (0-0) en 2001; y perdió ante las Palmas (2-5) en 2010, Betis (3-0) en Copa del Rey en 2008 y Eibar (3-1) en 2002. Los dos primeros empates nombrados se produjeron como foráneo.

Pacheta pierde a Manolín y recupera a Tekio

Pacheta deberá modificar el once respecto al último choque frente al Almería (2-2) por la baja de Manuel Sánchez, sancionado por acumulación de amarillas. Gonzalo Villar, Josan o Provencio son las opciones más claras para sustituirle. Además, el técnico burgalés tiene hasta cinco jugadores apercibidos: el propio Gonzalo Villar, Xavi Torres, Tekio, Neyder y Javi Flores.

La nota positiva es la recuperación de Tekio, quien ha superado el fuerte esguince de tobillo que le tuvo en la enfermería en los tres últimos partidos de 2018. El molinense podría recuperar su sitio en la alineación por Alexander González, quien ha mostrado un nivel inferior como reemplazo.

Pacheta está pendiente de los despachos para poder contar con Nacho Gil y Dani Calvo, los dos primeros refuerzos invernales. La incorporación de ambos ya se oficializó, pero sus fichas todavía no están inscritas en LaLiga.

Foto: Francisco Maciá

351 minutos de sequía

Rc Sala de Juegos

El Elche ha entrado en un bache de resultados, con un punto sumado de los doce últimos, que le ha devuelto a la zona de descenso un mes y medio después. La derrota contra el Albacete (0-1) se ha centrado en un gol con la mano y un fallo grave de José Juan, además de la indignación de Pacheta contra los arbitrajes en rueda de prensa, pero también llegó por un mal que arrastra de semanas anteriores: la sequía anotadora.

El equipo ilicitano acumula 351 minutos sin marcar, desde el gol tempranero de Sory Kaba en Cádiz (5-1). Se quedó sin celebrar un tanto en el resto del duelo en el Ramón de Carranza y contra Las Palmas (0-0), Alcorcón (1-0) y Albacete (0-1). Iguala el registro anotador del inicio de campaña, en el que vio portería una vez en las cuatro primeras jornadas. El peor arranque en esta estadística desde el campeonato 1988/1989, el del último descenso deportivo a Segunda.

No obstante, cabe señalar que en la presente competición, el Elche no había encadenado tres choques ligueros sin marcar hasta ahora. Firmó resultado gafas contra el Granada (0-0), marcó en el empate ante Osasuna (1-1) y fue incapaz de batir la red rival frente a Reus (0-2) y Numancia (1-0). Después, firmó tablas ante el Mallorca (1-1).

Contra Cádiz (5-1) y Las Palmas (0-0), los franjiverdes generaron ocasiones suficientes para merecer más premio. Además, contra los grancanarios Sory fue objeto de un penalti que el árbitro obvió. Frente al Alcorcón (1-0), sin el guineano por ‘virus FIFA’, realizaron su peor choque a nivel ofensivo: sólo tres remates, uno a puerta. Se notó la enorme importancia de Sory, autor de siete de los doce goles del Elche en Liga.

Y contra el Albacete (0-1), los hombres dirigidos por Pacheta no consiguieron neutralizar la desventaja con 74 minutos por delante, 49 (más tiempo añadido) con superioridad numérica por la expulsión de Zozulia. En la segunda mitad, con los manchegos totalmente encerrados en su campo, sólo hicieron trabajar a su portero, Tomeu Nadal, en dos disparos: uno potente de Iván Sánchez y otro de Nino desde la frontal. El acoso y derribo, con numerosos centros al área, no funcionó. En la primera parte, tuvo una volea del jienense que el arquero balear desvió y un cabezazo de Sory que lamió el palo como ocasiones más destacadas.

El balance de lo que llevamos de temporada deja al Elche como el tercer equipo menos anotador de Segunda, con 12 goles en 15 jornadas. Sólo supera a Nàstic de Tarragona (11) y Reus (10), ambos también en puestos de descenso.

El próximo rival, el más goleado

Suena mal decirlo, pero el próximo rival del Elche es el más propicio para acabar con la mala racha anotadora. El equipo ilicitano visitará al Córdoba, el conjunto más goleado de la categoría: 32 tantos en contra. 14 de ellos se produjeron en su estadio.

Los andaluces ocupan la penúltima posición con 11 puntos, cuatro menos que los franjiverdes. En su última cita, perdieron frente al Lugo (2-1) en el estreno de Curro Torres en el banquillo. Será un duelo directo por la salvación.

Foto: Francisco Maciá

El más castigado por las penas máximas

Rc Sala de Juegos

Dicen que los árbitros te dan y te quitan a lo largo de la temporada. Que todo se acaba equilibrando y los equipos acaban la Liga en el puesto que les corresponde por sus méritos. A falta del VAR, de tanta utilidad en su estreno en Primera, a los ‘pobres’ de Segunda y categorías inferiores no les queda más remedio que encomendarse a la justicia de la fortuna.

En este sentido, al Elche le tendrían que devolver bastante en materia arbitral en Liga, ya que es el conjunto más perjudicado de Segunda en la infracción posiblemente más determinante del fútbol: los penaltis. Con 13 jornadas disputadas, el equipo ilicitano es uno de los cinco equipos sin penas máximas a favor y el segundo con más en contra junto a Osasuna, con cuatro pitados.

Reus, Tenerife, Real Oviedo y Nàstic de Tarragona tampoco han gozado de ningún lanzamiento desde los once menos. Todos están situados en la mitad inferior de la tabla, dos de ellos en descenso. El cuadro dirigido por Pacheta también (15º puesto con 15 puntos), y los colegiados han tenido varias situaciones para señalar el punto fatídico. La última se dio frente a Las Palmas (0-0): Juan Cala realizó una entrada a Sory Kaba dentro del área sin castigo alguno.

Yendo hacia atrás, vienen a la mente más acciones: la caída de Benja frente al Numancia (1-0), la mano de un zaguero y el agarrón a Manuel Sánchez contra el Mallorca (1-1), la agresión de Bolaño a Manuel Sánchez ante el Real Oviedo (1-1) y una posible mano de Vieira en una falta frontal ejecutada por Javi Flores frente al Lugo (2-1). Pasaron semanas sin quejas arbitrales, pero la referida jugada del pasado sábado ha vuelto a motivarlas.

La única pena máxima para el Elche esta campaña se produjo contra el Granada (2-1) en Copa del Rey. Redru sacó un disparo desde la frontal que topó con las manos de Nico Aguirre. Jony Ñíguez se encargó de transformar el gol que inauguró el marcador desde los once metros.

Mirando hacia el área franjiverde, sólo al Extremadura le han pitado más penaltis en contra que al Elche: cinco. Curiosamente, también es la escuadra con más a favor, cinco, aunque igualado con Sporting, Albacete y Numancia. Dos de ellos contra los ilicitanos (2-2). El primero, por un claro agarrón de Neyder que el árbitro consideró que hizo Manuel Sánchez. El segundo, discutible, por una falta del pivote cordobés, que le costó la expulsión por segunda amarilla.

Semanas atrás, otro de los grandes beneficiados, el Numancia (1-0), derrotó al Elche por una pena máxima. También por una acción dudosa, una caída de Guillermo en una disputa con Javi Flores y Neyder. El propio exfranjiverde no falló. El último lanzamiento desde los once metros en contra se produjo contra el Cádiz (5-1). Gonzalo Verdú trabó en el suelo a Marcos Mauro. José Mari marcó el tercer gol amarillo.

Tanto Pacheta como la plantilla siempre han abogado por respetar la labor arbitral, aunque el entrenador burgalés sí que realizó una petición hace unas semanas: “Con absoluto respeto, porque sé lo difícil que es, pero deben acertar. Porque los errores los pago yo. Soy partidario del VAR. Te beneficie o perjudique, es justo. Tengo diez o doce datos en los que hay errores. Los jueces de línea tienen que ayudar. No creo que me vayan a atizar más, porque estoy hablando con datos y el arbitraje me merece absoluto respeto”.

Comparativa con los dos últimos cursos

Mirando la temporada pasada, el Elche tuvo un penalti a favor en Liga y dos en Copa a estas alturas del campeonato. Nino dio la victoria ante el Ontinyent (1-0) en el tiempo añadido por un codazo a Provencio dentro del área y Lolo Plá anotó una pena máxima en las eliminatorias contra Badalona (2-2, 1-3 en la tanda de penaltis) y Atlético de Madrid (1-1).

En contra, sufrió dos. Uno en la competición doméstica, marcado por Xisco Hernández para el Atlético Baleares (3-3), y otro en el torneo del KO, transformado por Rubén Sánchez para el Badalona (2-2, 1-3 en la tanda de penaltis).

Durante el resto de la competición, marcó dos más, contra Peña Deportiva (2-0) y Real Murcia (3-2), y señalaron seis más desfavorables a sus intereses: ante Formentera (0-1), Mallorca (2-0), Badalona (1-3), Atlético Baleares (1-1), Real Murcia (3-2) y Villarreal B (2-0). José Juan neutralizó este último.

Repasando el inicio del curso del descenso a Segunda B, el equipo ilicitano gozó de dos penaltis, frente a Rayo Vallecano (2-1) y Tenerife (3-1), y padeció otros dos, contra Nàstic de Tarragona (4-4) y Numancia (2-2). Juan Carlos detuvo el ejecutado por los castellanoleoneses. Acabó la Liga con un total de cinco a favor y ocho en contra.

Foto: LaLiga

La salvación se cimenta en casa

Rc Sala de Juegos

Todos los equipos, a través de entrenador y jugadores, destacan la fortaleza en casa como una de las claves para lograr los objetivos de la temporada. “Debemos hacer un fortín en nuestro campo”, se repite como un mantra. Al Elche le costó arrancar, pero está obteniendo notables resultados en sus últimos compromisos como anfitrión. Unas estadísticas que cobran más valor por la entidad y nivel de algunos de sus rivales. El equipo ilicitano ha encadenado tres victorias y un empate y tres partidos sin encajar gol en el Martínez Valero.

Los franjiverdes estuvieron huérfanos de triunfos en las siete primeras jornadas, con cinco empates y dos derrotas. Inauguró la competición con un empate frente al Granada (0-0), actual líder. Dos semanas después, sufrieron su primera derrota, la única como local, frente al Reus (0-2). Tras el empate que supo a muy poco contra el Mallorca (1-1), llegaron las tres victorias seguidas, contra Lugo (2-1), Málaga (2-0) y Real Zaragoza (2-0). Los dos últimos se dieron sin cita a domicilio por medio y con cambio de sistema y en la portería. Y el pasado sábado, igualada contra Las Palmas (0-0). El Elche hizo más méritos para ganar que su rival, situado en playoff, pero se quedó sin el doce de doce.

Tras sus siete primeros encuentros como local, ha sumado algo más de la mitad de los puntos en juego: 12 de 21, con tres triunfos, tres empates y una derrota. Números que resultan fundamentales para que el equipo ilicitano esté situado fuera de la zona de descenso, con cuatro unidades de margen (a falta de que juegue el Real Zaragoza, que marca el límite, contra el Nàstic, colista). En una hipotética clasificación en la que sólo contaran los partidos como local, los franjiverdes estarían situados en el ecuador.

Tanto Pacheta como la plantilla valoran muy positivamente la dinámica cogida en el Martínez Valero. “Este equipo está cómodo en el Martínez Valero. Es valiente y aprieta con mucha más coordinación”, dijo el míster burgalés. “En casa sentimos el apoyo de la gente. A domicilio a veces no damos el nivel, pero venimos aquí y todo son aplausos y ovaciones. Y el equipo responde”, declaró Gonzalo Villar. “Tratamos de hacernos respetar en casa, donde es importante sumar el mayor número de puntos. Demostramos que podemos plantarle cara a cualquier rival”, expuso Neyder. El Albacete, sexto en la tabla y uno de los mejores a domicilio de la categoría, será el próximo equipo que visitará el Martínez Valero (domingo 25, 18:00 horas).

Asignatura pendiente a domicilio

Si en casa la dinámica del Elche marcha bien, resulta todo lo contrario a domicilio, donde todavía no ha ganado y ha encajado goleadas en sus dos últimas salidas: Deportivo (4-0) y Cádiz (5-1). Más dolorosa fue la derrota en el Ramón de Carranza, ya que tras una buena primera parte, adelantándose en el marcador y defendiendo con suficiencia, se vino abajo con cinco tantos recibidos en 25 minutos.

Antes, salvó un punto frente al Extremadura (2-2) tras levantar una desventaja de dos goles en inferioridad numérica, sacó un empate agridulce contra el Real Oviedo (1-1), cayó ante el Numancia (1-0) con polémica arbitral e igualó en su visita a Osasuna (1-1). Tres puntos de 18 posibles que le convierten en uno de los peores foráneos de Segunda. Sólo Sporting de Gijón, Nàstic de Tarragona, con dos, y Córdoba, con uno, le empeoran.

En su próxima cita, el Elche afronta una dificilísima salida para medirse al Alcorcón. El cuadro madrileño, segundo clasificado, ha ganado sin encajar gol sus seis últimos partidos entre Liga y Copa en Santo Domingo. Sólo cedió en la jornada inaugural frente al Sporting, que empató en el tiempo añadido. Un reto mayúsculo para los franjiverdes, que aumentará su dificultad por las bajas de Sory Kaba por ‘virus FIFA’, Gonzalo Verdú por sanción y Francis por lesión. Alexander González sí estará disponible porque Venezuela no le ha convocado para los próximos amistosos ante Japón e Irán. Borja Martínez y Josan son duda por problemas físicos.

Foto: Francisco Maciá

Comparación preocupante

Rc Sala de Juegos

Dicen que las comparaciones son odiosas. Pero cuando avanza la competición, proliferan para medir el rendimiento de un equipo. En el caso del Elche de Pacheta, las goleadas recibidas en las dos últimas salidas, ante Deportivo de La Coruña (4-0) y Cádiz (5-1), más contra el Córdoba (1-4) en Copa del Rey, provoca que salga perdiendo en la comparación con la peor estadística del conjunto ilicitano que bajó a Segunda B hace dos temporadas: los goles encajados.

Entre las 12 primeras jornadas de Liga y las dos rondas del torneo del KO, el Elche del presente campeonato ha recibido un total de 23 tantos (18 +5), cuatro de penalti. Con el mismo número de compromisos, el cuadro dirigido por Alberto Toril encajó uno menos: 22 (19 +3), sólo uno desde los once metros. Aquella escuadra también presentaba una mejor cifra de goles a favor, con 20 anotados (18+2), 5 más (12 +3) que los muchachos de Pacheta.

Unas estadísticas que también se traducen en la clasificación: los franjiverdes de hace dos campañas ocupaban el 11º puesto con 15 puntos, a tres del playoff y del descenso. El actual está situado en el 14º con 14 unidades, tres por encima de la zona roja y seis por debajo de la promoción. El desenlace del curso 2016/2017 ya se conoce de sobra: penúltimo con 43 puntos y segundo equipo más goleado de la categoría con 63 tantos en contra.

Para ampliar la comparación, cabe señalar que el Elche de Toril repartió más los goles recibidos que el de Pacheta. En los 14 primeros choques entre Liga y Copa, el equipo de hace dos años mantuvo la portería a cero en una ocasión, contra el Huesca (0-3), y encajó dos tantos o más en cinco, frente a Girona (3-1), Mirandés en Copa (2-2), Lugo (0-3), Nàstic de Tarragona (4-4) y Sevilla Atlético (2-0).

El presente conjunto ilicitano ha finalizado tres choques sin recoger la pelota de sus redes, ante Granada (0-0), Málaga (2-0) y Real Zaragoza (2-0), y ha recibido más de dos dianas también en cinco, frente a Reus (0-2), Extremadura (2-2), Deportivo (4-0), Córdoba (1-4) en Copa y Cádiz (5-1). De esto último, hay que resaltar que los nueve goles sufridos en Riazor y el Ramón de Carranza suponen la mitad de todos los acumulados en contra en Liga.

Durante el resto del campeonato, el Elche que descendió a Segunda B echó el cerrojo a su portería en cinco partidos más, contra Real Valladolid (2-0), Mallorca (1-0), Reus (0-1), Girona (1-0) y Alcorcón (0-0), y encajó tres goles en cuatro más, frente a Cádiz (2-3), Real Zaragoza (0-3), Numancia (1-3) y Almería (2-3). Una horrorosa recta final, con seis derrotas consecutivas, la peor racha de su historia, le condenó a la caída al ‘pozo’.

Con cambio de esquema y portero

Los dos últimos severos correctivos que ha sufrido el Elche se han producido con esquema defensivo y porteros distintos. Frente al Deportivo (4-0), la goleada llegó con cuatro atrás y José Juan bajo palos. Un resultado que motivó a Pacheta a modificar el esquema para reforzar la zaga con cinco integrantes y darle la alternativa a Francis en la portería.

Salió bien contra Málaga (2-0) y Real Zaragoza (2-0) y la primera mitad ante el Cádiz (5-1), manteniendo la portería a cero y teniendo efectividad arriba. Pero tras el descanso en el Ramón de Carranza, donde no jugó Neyder por sanción, todo se derrumbó con cinco goles encajados en menos de media hora.

Los amarillos introdujeron a Salvi y Lekic como revulsivos para explotar la debilidad franjiverde en la banda izquierda y firmar una soberbia goleada. El Elche tuvo nula capacidad de reacción, como en Riazor. “Hemos ido a este tipo de campos que aprietan mucho, te vas del partido y nos han castigado mucho. Debemos ser anímicamente más fuertes ante la adversidad”, expuso Pacheta en rueda de prensa.

Tras disfrutar de un día de descanso, la plantilla franjiverde vuelve a los entrenamientos este martes a partir de las 10:30 horas en el anexo.

Fotos: Sonia Arcos – Elche CF

Seis de seis en Segunda al fin

Rc Sala de Juegos

El Elche consiguió el pasado domingo un objetivo que se le resistió durante más de un campeonato y tres cuartos: conseguir dos victorias consecutivas en Segunda División. Con los triunfos ante Málaga (2-0) y Real Zaragoza (2-0), por fin ha vuelto a registrar un seis de seis por primera vez desde enero de 2016, cuando el equipo dirigido por Rubén Baraja logró tres triunfos seguidos: ante Alcorcón (2-0), Ponferradina (1-0) y Bilbao Athletic (0-1).

Después de esta citada racha, han pasado 70 jornadas entre prácticamente toda la segunda vuelta de la temporada 2015/2016, la siguiente al completo, que finalizó con el descenso a Segunda B, y el inicio del presente campeonato para que los franjiverdes enlazaran partidos ganados. Durante este periodo, sumaron 14 victorias en la división de plata, pero todas ellas ‘sueltas’. Hasta que los hombres dirigidos por Pacheta han puesto el contador a cero en los quince últimos días. “Vamos en flecha ascendente. Estamos cogiendo el premio que antes en muchos partidos no cogíamos”, señaló el entrenador burgalés en rueda de prensa.

En el curso posterior al trágico descenso administrativo, el Elche llegó a soñar con regresar a Primera. Vivió al borde del playoff, pero sin dar el salto definitivo. A partir de febrero, tan sólo ganó tres encuentros. Su condición de ‘rey del empate’ le daba esperanzas de alcanzar las seis primeras plazas con un arreón de resultados positivos, pero cuando rebasó los 50 puntos que aseguraban la permanencia, ya no sumó más victorias.

En la campaña 2016/2017, la del descenso a Segunda B, ninguno de los 11 triunfos cosechados se produjeron de forma seguida. Los resultados eran suficientes para mantenerse en tierra de nadie, con posibilidades de subir a la zona noble o caer a la peligrosa. Desgraciadamente para los ilicitanos, ocurrió lo segundo: una horrible recta final de Liga, con ocho derrotas en las nueve últimas jornadas (seis consecutivas, la peor racha de su historia) derivó en la caída al ‘pozo’.

Y en la presente competición, de nuevo en el fútbol profesional, a los franjiverdes se les resistió la primera victoria en Liga hasta el noveno compromiso, frente al Lugo (2-1). Tras las inmediatas goleadas frente al Deportivo (4-0) y Córdoba (1-4) en Copa, supieron levantarse con un seis de seis en el Martínez Valero: ante el líder Málaga (2-0) y el Real Zaragoza (2-0). Dos resultados que le permiten salir del descenso y situarse en el 11º puesto con 14 puntos, a tres del playoff y tres por encima de la zona roja.

El Elche buscará ante el Cádiz en el Ramón de Carranza (domingo, 12:00 horas) la tercera victoria consecutiva. Un rival y un escenario de muy mal recuerdo reciente. Los franjiverdes certificaron frente a los gaditanos su último descenso a Segunda B, en junio de 2017

Foto: Sonia Arcos – Elche CF

Una hazaña que tenía un único precedente

Rc Sala de Juegos

Pacheta declaró en rueda de prensa tras el empate del Elche frente al Extremadura (2-2) que “levantar un 2-0 con diez jugadores tiene mucho mérito y hay que darle valor”. Si hay que darle su verdadero valor, calificarlo de esa forma se queda bastante corto. Heroicidad, hazaña o proeza son palabras más adecuadas para hablar sobre un hecho casi sin precedentes en la historia del club ilicitano. Neutralizó una desventaja de dos goles en inferioridad numérica por segunda vez en los cerca de cien años desde su fundación. La primera ocurrió en Las Palmas hace doce años. Concretamente, el domingo 24 de septiembre de 2006.

Los franjiverdes, dirigidos por Luis García Plaza, comenzaron el encuentro de la peor manera posible: gol anotado por Las Palmas a los 37 segundos, obra de Darino, y expulsión de Alfredo por roja directa antes de sacar desde el centro del campo. Según el acta del árbitro, Gorka Gardeazábal Gómez, el centrocampista llamó “¡Hijo de puta!” a uno de los asistentes. En el minuto 20, Darino de nuevo puso tierra de por medio para los grancanarios.

El partido se puso muy cuesta arriba para el Elche, al borde del descenso tras cuatro jornadas. Pero en la segunda mitad, protagonizó la hombrada de igualar la contienda con tantos de Katxorro en el minuto 50 y Gastón Casas en el 68, ambos desde fuera del área. Los poco más de 9.000 espectadores que acudieron al estadio de Gran Canaria quedaron patidifusos. Los dos puntos perdidos impidieron a los amarillos abandonar la zona roja de la tabla, aunque dejó de ser colista.

La alineación de aquel cuadro ilicitano estaba integrada por: Willy Caballero; Mario Gómez, Lukasiewicz, Trotta, Fernando Niño, Marc Bernaus; Raúl Martín, Alfredo, Katxorro, Peragón; y Gastón Casas. Benja (por la lesión de Niño), Carlos Bellvís y Miguel entraron en la reanudación.

En su trayectoria deportiva, el Elche también ha logrado levantar una derrota momentánea por la mínima jugando con un hombre menos. En concreto, en siete ocasiones. Aquí te las contamos de la más reciente a la más lejana en el tiempo:

– Mirandés 1-2 Elche (12/03/2016): Kijera adelantó a los locales al borde del descanso y Noblejas dejó a los franjiverdes en inferioridad numérica al inicio del segundo periodo. Pero ahí emergió la figura del ‘pichichi’ Sergio León con dos goles en ocho minutos. El Elche aguantó su ventaja durante cerca de media hora para sumar tres puntos importantes en Anduva.

– Elche 2-2 Real Valladolid (26/09/2010): Con el 1-1, goles anotados Kike Mateo para los franjiverdes y Javi Guerra para los pucelanos, el partido dio un giro drástico a diez minutos del final. Willy Caballero cometió un penalti que dle costó la roja. Jorge Alonso batió a Palanca, portero improvisado porque Bordalás agotó los cambios. Todo parecía perdido, pero el conjunto ilicitano fue hacia arriba con todo e igualó en el tiempo añadido con una volea de Pelegrín.

– Elche 1-1 Getafe (14/12/2003): Alberto Ruiz, quien posteriormente vestiría de franjiverde, adelantó a los madrileños pasada la hora de juego. Al Elche se le pondría la contienda más cuesta arriba con la expulsión de Benja por doble amarilla en el 71. Pero al borde del tiempo de alargue, García Granero, quien entró como revulsivo, salvó un punto.

– Valencia B 2-2 Elche (20/09/1998): El filial che se puso 2-0 con goles de Jonathan Torres y David Franch en el primer cuarto de hora de juego. Armentano acortó distancias para los ilicitanos en el minuto 50. Instantes después, Izquierdo fue expulsado por doble amarilla. Y en el 60, el desaparecido Tito Vilanova puso las definitivas tablas en el electrónico.

– Xerez 1-1 Elche (12/06/1993): Partido del playoff de ascenso a Segunda División. Fidel dejó a los ilicitanos en inferioridad numérica por su expulsión por doble amarilla en el minuto 34. Villarán adelantó a los andaluces en el arranque de la segunda mitad. Y Benito Sánchez igualó en el 69. Ninguno de los dos conjuntos se proclamó campeón de la liguilla y continuaron en Segunda B.

– Elche 2-1 Atlético Madrileño (29/04/1984): En el minuto 5, el filial colchonero golpeó por medio de Salva y el equipo ilicitano sufrió, además del gol, la expulsión de Felipe Neri. Pero aquel Elche, el del antepenúltimo ascenso a Primera, obró una heroica remontada con tantos de Anquela en el 20 y Manolo Quesada en el 72.

– Elche 1-1 Real Zaragoza (08/12/1974): La situación se dio en una época en la que las expulsiones eran menos frecuentes. Galdós adelantó a los maños antes de cumplirse la media hora de juego. Cano complicó el partido para los franjiverdes al dejarles con diez con 20 minutos por delante. Pero instantes después, Sitjá, quien entró desde el banquillo, estableció el empate.

A lo largo de su historia, el Elche también ha ganado o empatado en partidos en los que se quedó en inferioridad numérica con triunfo o igualada momentánea en el marcador. Algunos recientes son bastante épicos, como el empate contra el Nàstic de Tarragona (2-2) del curso 2009/2010. Los hombres dirigidos por José Bordalás incluso se pusieron por delante con dos efectivos menos por las expulsiones de Wakaso y Charpenet en el primer periodo.

O también la victoria en Huesca (0-1) dos temporadas después. Un gol de Acciari en la última jugada del partido le dio los tres puntos a los franjiverdes, que jugaron toda la segunda mitad en inferioridad numérica debido a la roja directa que vio Héctor Verdés. Y en la campaña del ‘Elche de los récords’, la rememoradísima victoria frente al Real Madrid Castilla (0-1) con el golazo de falta de Edu Albacar.

Foto: LaLiga