ÓSCAR GÓMEZ | ¿Sufrir?

Rc Sala de Juegos

Pasadas ya las dos primeras jornadas de Liga se empiezan a sacar las primeras conclusiones y a emitir las más madrugadoras opiniones acerca de las posibilidades de nuestro equipo en esta vuelta al fútbol profesional.

Leo en redes sociales y escucho en tertulias y sanedrines una afirmación que se repite una y otra vez como un dogma de fe, como algo que no admite duda, como algo que se asume desde la más absoluta resignación y estoicidad: vamos a sufrir mucho esta temporada.

Pero, yo me pregunto, ¿de verdad vamos a sufrir?

Sufrir era visitar el Municipal de Peralada, el Nou Camp de Morvedre, La Almozara o Son Malferit, campos pequeños, de césped artificial, con el público pegado a la banda, con el aliento en el cogote. Eso era sufrir.

Ahora vamos a visitar estadios como El Sadar, Riazor, La Romareda, El Molinón o La Rosaleda, estadios con ambiente de fútbol y terrenos de juego con buen tapete y correctas dimensiones.

Seguros AXA

Sufrir era jugar contra el Llagostera, la Peña Deportiva, el Olot o el Formentera, con los que había que ganar sí o sí, contra los que no se nos permitía ni un error, contra los que éramos súper-mega-híper-favoritos, equipos que se encerraban atrás a verlas venir. Eso era sufrir.

Ahora vamos a enfrentarnos al Málaga, al Sporting de Gijón, al Deportivo de la Coruña, al Oviedo, a la UD Las Palmas y a un sinfín de equipos históricos contra los que vamos a poder jugar de tú a tú, equipos que no van a especular y que van a dejar espacios.

Sufrir era tener que ver los partidos en el ordenador de cualquier manera a través de la televisión balear, la de Aragón o el 3er canal de la TV3, escuchando comentaristas mediocres y, en el mejor de los casos, partidistas y forofos a más no poder. Eso era sufrir.

Ahora podemos ver los partidos en una plataforma de calidad con comentaristas de una profesionalidad fuera de duda y de una parcialidad asegurada (con alguna excepción, ya lo sé).

Sufrir era aguantar la presión de estar 5º en la clasificación siendo un transatlántico en Segunda B, no valerte un empate ni fuera de casa, que te empatara un equipo ramplón en la única ocasión que tenía y no poder celebrar ni un 3-0 por vergüenza torera. Eso era sufrir.

Ahora, con uno de los presupuestos más bajos y con el límite salarial ahogándonos, con una plantilla prácticamente igual que la del año anterior, con pocos jugadores de calidad, no tenemos presión alguna, más allá de la que nos marca el escudo y la historia del club.

Sufrir era tener que escuchar las ruedas de prensa de parvulitos de Vicente Mir y aguantar las estrategias y decisiones de regional de Josico. Eso era sufrir.

Ahora tenemos desde el principio a un entrenador que trata siempre de ver el lado positivo de las cosas, de reforzar al grupo, de hacer constantes guiños a la afición y de respetar a la institución que le paga, representándola con elegancia y saber estar.

¿Sufrir? Yo no sé vosotros, pero yo voy a tratar de disfrutar al máximo este año viendo a mi equipo en una categoría profesional, codeándose con grandes equipos y grandes jugadores y viendo fútbol de cierta calidad.

Además, el entrenador y la plantilla, sintiéndose fuertes desde la seguridad defensiva y el valor del grupo, haciendo de la necesidad virtud, me transmiten mucha tranquilidad, haciendo que confíe plenamente en que nos van a asegurar la permanencia de manera solvente.

Como diría Pacheta (leed por favor con su voz, su tono y sus pausas): “Van a bajar cuatro equipos, pero nosotros no seremos uno de ellos. No. No seremos uno de ellos. No. Bajarán otros. Nosotros no. No. Lo tengo claro. No. Que no cuenten con nosotros para eso. No.”

JAVI BRU | Miremos hacia el futuro

Rc Sala de Juegos 

Pasadas ya casi dos semanas de la celebración del ascenso en la Plaza de Baix, poco a poco he ido asimilando del todo que de nuevo pertenecemos al fútbol profesional. Ha sido un año duro, lleno de emociones, de subidas y de bajadas. Este año he vivido el Elche CF de forma distinta a las vividas anteriormente, de una manera más cercana y siendo consciente de lo que acontecía el día a día del club.

He tenido la fortuna de conocer a muchos profesionales de la entidad este año, que en la sombra han ayudado a brindar estabilidad a la institución en esta dura temporada. Mi más sincero agradecimiento a todos ellos. Ascender a Segunda División supone un balón de oxígeno para todos. Ver las cosas de manera distinta y con un punto mayor de optimismo.

Seguros AXA

La afición se ha sentido identificada con toda la plantilla, aspecto que no ocurría desde hace muchos años. Para la confección de este último grupo de jugadores se valoró mucho el aspecto humano, capacidad que se ha visto refrendada dentro y fuera de los terrenos de juego.

¿Cuál es el futuro que se le augura a la entidad? Yo pienso que el que quieran todos los socios y aficionados del Elche CF. Todos queremos un club fuerte, potente, respetado y estable a nivel social, institucional y deportivo. Honestamente, creo que la Segunda B nos ha venido bien. Nos ha hecho aumentar el sentimiento de pertenencia hacia nuestra institución y, sobre todo, coger el impulso necesario para recuperar tiempos de éxito.

Algunos hablan de recuperar inmediatamente la Primera División. Respeto ese pensamiento, pero creo, desde mi máxima humildad, que la prioridad es hacernos más fuertes a nivel interno, sin descartar grandes metas. El Elche el año que viene, deberá salir a ganar todos los partidos, demostrando ilusión por ser cada jornada mejor equipo, recuperando a la vez su lugar en la LFP.

Restan cinco años para nuestro centenario. Solo pido que vayamos todos juntos de la mano, para que en el 2023 celebremos con euforia y orgullo que nuestro club se encuentra en la máxima categoría del fútbol español, siendo una entidad admirada y respetada por todos.

GARABATOS | La gran oportunidad

Rc Sala de Juegos

Seguros AXA

 

Foto:

DAVID GENERELO | Volved a hacer historia

Rc Sala de Juegos 

El ascenso de la categoría de bronce de nuestro fútbol a la de plata es, sin duda, el logro más complicado de todos los objetivos futbolísticos en este país. 80 equipos buscando únicamente cuatro puestos para la gloria. Una batalla de muchos meses para conseguir la clasificación que luego se alarga durante más semanas, en tres eliminatorias a vida o muerte.

Por si fuera poco, los recién descendidos como el Elche, creo que lejos de estar en ventaja pueden sufrir una larga adaptación al fútbol no profesional. Así se explica una campaña tan complicada como la que hemos vivido los franjiverdes, que esperemos pueda tener un desenlace feliz este sábado. Desde casa apoyaré como uno más. Y estoy convencido de que así lo harán otros muchos compañeros que tuvieron el honor, como yo, de lucir esa preciosa franja verde en el pecho.

Los inicios fueron duros y el año muy largo, pero el excelente trabajo en esta última fase del campeonato han llevado al equipo con ventaja a esta final en Villarreal, como en aquel inicio de mayo de 2013. Después de un gran año, nosotros llegamos a la capital de la cerámica con ventaja, pero albergábamos ciertas dudas por si el sueño se complicaba.

Seguros AXA

Recuerdo que la semana previa al partido en El Madrigal tratamos de que transcurriera con la mayor normalidad posible. Todos hicimos conjura para hacer historia. No queríamos ser un grupo de jugadores más que pasan por un gran club y que nadie recordara en unos años.

Queríamos pasar a la historia, queríamos ser recordados, que los jóvenes de ahora hablaran de nosotros a los jóvenes del futuro. Espero y deseo que esa mentalidad se repita durante estos días. Y ojalá los nombres de Nino, ya de por sí leyenda de este club, José Juan, Gonzalo, Neyder, Sory, Benja y compañía acompañen a los Manu Herrera, Pelegrín, Etxeita, Rivera, Coro, Xumetra…

También sería una inmensa satisfacción para mí que Javi Flores celebre como se merece una alegría así, tras la lesión que vivió en el ascenso a Primera, que Edu Albacar escriba el desenlace de su carrera profesional con un final feliz, que Sergio Mantecón festeje en los despachos igual que en el césped y que tantas y tantas personas que me enseñaron lo que significa el Elche recuperen la sonrisa tras un año tan duro.

Estamos ante otra posibilidad de seguir haciendo historia y, quien no lo vea así, para volver a lo más alto es imprescindible salir de donde estamos. ¡Mucha fuerza para Villarreal! ¡Mucho Elche!

ADRIÁN DÍAZ | El Elche es el ‘coco’

Rc Sala de Juegos

El emparejamiento del Elche con el Villarreal B en la última ronda del playoff de ascenso a Segunda ha despertado mucho temor en parte de la afición franjiverde. Por lo menos, eso es lo que percibo en las redes sociales. Hay mucho en juego, llevamos un mes de bastante tensión, y el filial amarillo ha demostrado que es uno de los equipos más potentes de la categoría. Pero no es invencible. Es más, pienso que el equipo ilicitano parte como favorito. Con pleno de triunfos en la promoción, el juego desplegado y 15 partidos sin perder, se merece la etiqueta de ‘coco’. Aunque haya quien la rehúya para quitarse presión.

Como señalé en mi crónica de la victoria frente al Sporting B (1-2), el Elche dio una clase de cómo manejar una ventaja en una eliminatoria con la vuelta a domicilio. El 2-1 de la ida era un resultado peligroso. Por haber encajado en casa y los precedentes con este sistema de promoción. Pacheta transformó las intenciones en hechos: nada de especular. Planteamiento ofensivo con presión alta para alejar la pelota de tu portería y marcar gol. Y mira que generó ocasiones: cuatro de Javi Flores, un disparo de Manu que iba a la escuadra, el palo de Gonzalo Verdú…

El fútbol tiene su dimensión cruel, y apareció en toda su extensión con el gol del filial rojiblanco. Muchos lo veíamos venir. Nos acordábamos del desenlace del Real Zaragoza-Numancia. Se pueden escribir párrafos de injusticias balompédicas, pero lo que cuenta es meterla. Sin embargo, a todas las virtudes de este Elche hay que sumar una más: su bárbara capacidad de reacción. Dos remontadas heroicas con Nino como principal protagonista. Ídolo de masas que agiganta su leyenda en el club de su corazón. Nos hizo un regalo el día de su 38 cumpleaños. Un momento muy emotivo.

Bueno, ya conocemos de sobra los recientes antecedentes del Elche. Hablemos del Villarreal B. Posiblemente el equipo al que más he visto esta temporada. Talento a raudales, con futbolistas de superior categoría, monopolizador de la posesión en los partidos, automatismos muy trabajados…muchos aspectos positivos a destacar. Pero también ha mostrado vulnerabilidad en la fase de ascenso.

Arrancó de manera excelente, con una victoria por 1-3 contra un Bilbao Athletic al que pudo pesarle el escenario de San Mamés. Parecía la eliminatoria más sentenciada de todas. Sin embargo, estuvo al borde del KO en la vuelta. Dos goles de los vascos en veinte minutos provocaron que perdiera su renta. Vi la recta final del partido en la sala de prensa del Martínez Valero y el resumen al día siguiente. El Villarreal B pudo liquidar el duelo a la contra, una de sus mejores facetas, pero acabó pidiendo la hora para superar el primer obstáculo.

El segundo escollo presagiaba una mayor dificultad, el Fuenlabrada. Pude visionar los dos choques (algo bueno tienen los horarios de LaLiga). Tuvieron guiones calcados: dominio abrumador del Villarreal B en la primera parte y reacción notable de los madrileños en la segunda. El Fuenlabrada demostró que se le puede quitar el balón y hacerle daño a los groguets. Como ya hizo el Elche en Liga. En la ida, ambos conjuntos gozaron de oportunidades clarísimas, pero el marcador no se movió. El Mini Estadi decidió en la vuelta: 2-0 con los goles de Samu Chukwece y Raba. Futbolistas que volverían locos a cualquier escuadra de la categoría. Primó el acierto arriba y el espectacular nivel de su portero Ander Cantero.

Varias promesas amarillas acabarán jugando en el fútbol profesional, en Primera incluso. Por ejemplo, Raba ha sido habitual en el primer equipo. Pero el Elche no va a pelear contra un tanque con palos y cañicas. Me ofrece más garantías en defensa, aunque la baja de Gonzalo Verdú se antoja importante. Tiene un modelo de juego que funciona. Una pegada letal. Más experiencia. Alternativas de lujo en el banquillo. A Nino (sobra más explicación). Y a una afición que va a empujar como si le fuese la vida en ello.

Y dos realidades que deben señalarse: Elche y Villarreal B igualaron sin goles en los dos duelos de Liga regular y se jugaron la segunda plaza en la última jornada. Todos recordaremos cómo los franjiverdes la perdieron. Los caminos habrían sido distintos, pero quién sabe si por ese desenlace, toca jugársela en el Mini Estadi y no en el Martínez Valero, donde el equipo ilicitano acumula cinco meses sin perder.

“Nos ha tocado el más difícil”, se dice en las calles y las redes. Tampoco cabe lamentación porque no podía ser otro. Pero más temor deben sentir a unos 250 kilómetros al norte. Porque reafirmo que el Elche es el coco. A por ellos. Sin confianzas, pero seguros de su valía y fieles a los ideales ‘pachetistas’. Queda el último obstáculo para regresar al fútbol profesional. Esta oportunidad no se puede dejar escapar.

JOSÉ BORDALÁS | Mentalidad ganadora para volver a Segunda

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Quiero aprovechar estas líneas para mandar mi apoyo al Elche en su camino hacia Segunda División. No soy la persona adecuada en este momento para dar consejos, pero sí muchos ánimos al equipo y a la afición. El Elche es un histórico y debe tener mentalidad ganadora para volver al fútbol profesional. Le tengo un gran estima al club por la cantidad de gente que reconoció mi trabajo.

Queda lo más complicado, pero estoy convencido de que lo van a hacer bien y ojalá consigan el ascenso. Sé que la afición va a estar con el equipo hasta el final. Tengo un recuerdo magnífico del ambiente que se crea en el Martínez Valero para finales como las de estos playoffs. Siempre me he sentido reconocido y respaldado por la afición franjiverde, sólo tengo palabras de elogio. Mi experiencia allí fue inolvidable.

Nuestra experiencia en el playoff de 2011 fue increíble. El Elche llevaba muchos años sin estar tan cerca de recuperar la Primera División. La eliminatoria contra el Valladolid fue espectacular, con remontada en el partido de vuelta. Encajamos un gol al comienzo y, tras el 1-0 de la ida, parecía todo perdido. Sin embargo, el equipo tuvo una reacción magnífica.

Seguros AXA

Quedaba la final y acabamos tristes. En la ida conseguimos un empate muy meritorio en un campo tremendamente complicado. A pesar de señalarnos dos penaltis en contra, el equipo salió vivo, nunca mejor dicho, con todo lo que ocurrió: no nos dejaban marcharnos del estadio, nos rompieron el autobús… En la vuelta tuvimos mala suerte, con aquel gol legal que le anularon a Pelegrín.

Tristeza y satisfacción por el comportamiento del equipo y lo que habíamos trabajado para conseguir el ascenso. Cuando lo das absolutamente todo, como hicimos nosotros durante aquella temporada y aquel playoff, no cabe otra que seguir. Creo que se pusieron los cimientos para lo que vino posteriormente.

El equipo empezó a creer y entendió que una ciudad como Elche no podía conformarse con pelear por salvar la categoría en Segunda. Merecía mucho más y todos nos impregnamos de una mentalidad mucho más ambiciosa. Creo que puse mi granito de arena para hacer más grande al club. Ojalá esa mentalidad se repita en este playoff y celebremos el ascenso a Segunda, categoría mínima en la que tiene que estar el Elche, para pelear por el regreso a Primera.

Quiero terminar hablando de Nino, a quien tengo un gran respeto y admiración. Siempre he dicho que es un magnífico jugador y creo que va a dejar un legado en la historia del Elche para que los jóvenes aprendan de su trayectoria, profesionalidad y trabajo. Me da pena no haberlo tenido nunca en mi equipo. Lo he sufrido como rival y sé que no es bueno tenerlo enfrente.

Foto: LaLiga