Entradas

JAVIER BRU | En busca del modelo deportivo-económico sostenible

Rc Sala de Juegos

El Elche, como el resto de cualquier club deportivo profesional, tiene como objetivo innegociable ser una Sociedad Anónima Deportiva rentable y próspera. Un año más, y van tantos otros, las cuentas a final de temporada solamente dan pérdidas y números rojos, a pesar de que la cifra de negocio de la entidad franjiverde en este último curso en el fútbol profesional ha vuelto a coger fuerza tras el efímero paso por la Segunda División B. Pero a día de hoy, no es suficiente.

Lograr un modelo deportivo-económico equilibrado es la tarea más difícil para cualquier club. No solo es difícil lograrlo, sino una vez habiéndolo conseguido, saber mantenerlo por muchos años, al margen de los dirigentes que puedan estar al frente de la entidad.

Instaurar y establecer todos esos procesos internos que lleven a lograr el modelo ideal lleva muchos años de trabajo y sacrificio. Los frutos al esfuerzo no salen de la noche a la mañana. Construir, concienciar y automatizar una nueva línea de trabajo es lo más complejo. Después, todo es más llevadero y reconfortante. Si poco a poco, por muy lento que sea, se termina superando uno a sí mismo resultados de ejercicios pasados.

Un club de fútbol es una organización dinámica, compleja, viva y debe ser alimentada a diario. Esto último bien lo sabe José Sepulcre, buscando alguna persona o grupo inversor que le apoye económicamente y le alivie la mochila tan cargada que supone ser el total dueño de la SAD. Ser máximo accionista tiene muchos privilegios, pero también algún que otro inconveniente. Por ello, él como dueño, igual que el resto de los directivos, empleados y colaboradores del Elche, deben reflexionar sobre lo que esperan los abonados de ellos mismos y qué necesidades deben satisfacer los gestores a todos los socios. Las alegrías de sus socios generarán una retroalimentación para los dueños de la SAD.

Volviendo a lo del modelo deportivo-económico ideal, desde mi punto de vista, a día de hoy el Elche CF se encuentra muy lejos de lograr ese modelo. Hasta incluso me atrevo a decir que nunca lo ha tenido. Y cuando más cerca estuvo de tenerlo, lo tiró todo por la borda. Con ello no quiero decir que no se pueda conseguir. Entidades con menor historia y masa social lo han conseguido habiendo trabajado con coherencia, sentido común, primando el beneficio global de la entidad y mezclando los conceptos empresariales junto a los futbolísticos. Nosotros jamás seremos menos.

Generar un valor a la “Marca Elche CF” es cosa de todos. Siento que para alcanzar ese modelo deportivo-económico sostenible, es primordial sanear la entidad, tarea que se está llevando estrictamente, estructurarla y forjarla como una mercantil sólida, consolidar cargos profesionalizados a nivel ejecutivo, ilusionar a la afición y terminar aspirando a éxitos deportivos, siendo autosuficientes y prosperando en base a los recursos que generamos.

La auténtica vía de escapatoria que tiene el Elche CF para salir de la mediocridad económica que arrastra desde hace muchos años es su buen hacer en los terrenos de juego. Eso no quita que la labor en los despachos deje ser de vital importancia. Ya por experiencia sabemos que de nada vale competir de manera excelente en los terrenos de juego, si luego se falla en los despachos. Guste o no, en el fútbol de hoy, la parte económica y lo deportivo van de la mano.

NOÉ GÓMIS | El césped ni engaña ni es excusa

Rc Sala de Juegos

«La única ventaja de jugar con fuego es que aprende uno a no quemarse». Esta frase del conocido escritor Oscar Wilde puede resumir en parte un debate que empieza ya a hartarme, que suena ya como justificación para esconder ciertas limitaciones, cuando se produce un accidente en un partido. Sí, me refiero al tan cacareado asunto del césped del Martínez Valero. Por primera vez en mucho tiempo, asistimos cada previa de partido en el Martínez Valero a la reflexión-queja-lamento de Pacheta acerca del terreno de juego.

Sí, cierto es que el césped no es esa alfombra verde que nos ha acostumbrado en los últimos tiempos la empresa Servi-Césped. Pero que nadie se engañe. El verde como dicen los profesionales nunca engaña. Y nunca debe ser motivo para quejas o lamentos. Sí, Pacheta tenía toda la razón del mundo el día de Fuenlabrada. El campo no estaba a las circunstancias esperadas, pero su evolución ha sido positiva y pasados ya un mes y pico, seguimos erre que erre con esa cuestión. Error.

Que el Elche se atasque en el Martínez Valero no es por culpa del estado del terreno de juego. Por ahí, no. Esa cortina de humo, no cuela. Que se lo digan a Rayo Vallecano o Sporting de Gijón que pudieron desplegar su arsenal de juego, sin ninguna queja o lamento. Lo peor del asunto, es que el debate ha cruzado la puerta del vestuario. Y aunque con la boca pequeña, algunos quieran justificar lo injustificable.

Ante el Sporting de Gijón (0-1), por desgracia el Elche no conectó su juego. El fútbol es tan imprevisible que es difícil entender como los mismos once jugadores variaron tanto su versión de Girona (0-2) a la cita del sábado. Y ahí pueden influir mil factores, pero no creo que en ninguno de ellos se encuentre que el terreno de juego no estuvo a la altura. Quizás, sea dicho de paso, el equipo no estuvo a la altura de lo que exigía el rival.

Espero que pronto se pase página a este asunto. Es tiempo perdido y fuerzas malgastadas. Mejor dedicarlo a analizar, reaccionar y volver al camino correcto. A saber hacer lo que este Elche es capaz de demostrar sobre el terreno de juego. Y seguro que las cosas irán a mejor.

Toca cerrar ya capítulo, por favor. Yo diría como bien cacareó Laporta en su día, «al Loro, no estamos tan mal». Ocupar zona media alta de la tabla demuestra que este equipo se agiganta cuando se le recuerda que es de los presupuestos más bajos de la competición, que es competitivo y se revela contra el fútbol que economistas y auditores han tratado de imponer con éxito en los despachos de la LFP con su fair play financiero.

Y que también es humano: regala en casa lo que tanto cuesta conseguir a domicilio cuando no tienes ni la exigencia ni la responsabilidad de llevar el peso de un encuentro y salen a relucir esas virtudes que tiene el grupo, como su solidez defensiva, velocidad y verticalidad. Y ese es el equilibrio, la asignatura pendiente que todavía está por superar.

JAVI BRU | 2023

Rc Sala de Juegos

Es inviable teletransportarse al futuro y ver lo que deparará al Elche CF en el proyecto a cuatro años anunciado por José Sepulcre, con las metas de volver a Primera División y una mejora de la organización del club.

Si tuviera la oportunidad de desaparecer, estar fuera de toda comunicación o noticia vinculada al equipo ilicitano de aquí al 2023, desearía encontrarme con todo este tipo de novedades, que con mucho trabajo y dedicación se pueden lograr:

  1. Celebrar nuestro centenario en Primera División.
  2. Ser una institución profesionalizada en base a las necesidades que exige la industria del fútbol en el siglo XXI, dando una vez por todas el paso definitivo a la globalización.
  3. Una mayor transparencia en todas las áreas bajo unos parámetros establecidos.
  4. Tener a cero la deuda con Seguridad Social y Agencia Tributaria.
  5. Aumento de los miembros del Consejo de Administración, con sus correspondientes comisiones y funciones.
  6. Crear la figura de directivo enfocada a la afición, logrando una mayor cercanía entre la parte ejecutiva y la masa social.
  7. Implantar un protocolo de actuación, distinciones honoríficas y seguimiento.
  8. Expandir la «Marca Elche CF» a mercados internacionales, concretamente Asia y Latinoamérica.
  9. Replantearse nuevos enfoques en el uso de las redes sociales.
  10. Lograr ser un club gobernado a nivel deportivo bajo un departamento técnico cooperativo y multidisciplinar.
  11. Afianzar una intachable imagen del club de cara al exterior, a nivel de instituciones, clubes, jugadores y proveedores, como institución que cumple con todos sus compromisos.
  12. Ser autosuficiente. Prosperar en base a los recursos de los que disponemos.
  13. Consolidar una política de club vendedor, como vía de crecimiento deportivo y económico.
  14. No depender siempre en todo momento de las aportaciones del máximo accionista.
  15. Ingresar como miembro de la Comisión Delegada de la Liga de Fútbol Profesional.
  16. Tener realizada la construcción de la residencia de jugadores, con el fin de poder edificar una ciudad deportiva en condiciones.
  17. La Fundación Elche CF tener una misión y visión definida, con su necesaria reestructuración y enfoque al ámbito social.
  18. Habilitar en el centro de la ciudad una pequeña sede social como en los tiempos pasados en la Glorieta, como punto de encuentro de socios.
  19. Instaurar una tienda del Elche CF en el centro de la ciudad, más cercana a todo tipo de consumidor y menos lejana a la del estadio.
  20. Acondicionar un Tour Turístico por el Estadio Martínez Valero, con sus respectivos gráficos y reportajes, destinados a los propios socios, amantes del fútbol y turistas.
  21. Fortalecer aún más el vínculo con la Vega Baja, con el objetivo de lograr un mayor número de simpatizantes.
  22. Terminar de adjudicar todas las puertas de entrada al estadio con nombres de antiguos jugadores, entrenadores, dirigentes o equipos históricos de diferentes épocas. Importante fomentar nuestra historia a los más jóvenes.
  23. Sustitución de los videomarcadores y adaptarlos a los nuevos tiempos.
  24. Firmar convenios con Instituciones de Estudios de formación de Gestión Deportiva, propagando el deber de una buena administración deportiva.
  25. Desmarcarse de toda publicidad asociada a casas de apuestas.
  26. Lograr un estadio libre de humos.
  27. Creación de una Directiva encargada del fútbol base, contabilizando el Deportivo Ilicitano. En muchas ocasiones el Consejo no tiene tiempo de darle seguimiento al filial.
  28. Conseguir de vuelta la equipación característica del Deportivo Ilicitano.
  29. Brindar oportunidades reales a los jugadores más destacados de la cantera.
  30. Consolidar la paz social e institucional, dejando por siempre los fantasmas del pasado.

NOÉ GOMIS I ¡Por fin llegan las vacaciones!

Rc Sala de Juegos

Reconozcámoslo: ¡Lástima que termine ya la temporada, qué pena que no queden 5 o 6 partidos más por disputar! Sí. Por fin ya llegan las tan merecidas vacaciones para el Elche CF que ha cumplido con buena nota su primer año en el retorno a la Liga 123. Poco que objetar, al contrario. Sensación de que pudo ser algo más, cuando hace ahora nueve meses más de uno como yo visionábamos un año duro, complicado, luchado o sufrido para permanecer en la categoría.

A Pacheta, lo que es de Pacheta. Se ha ganado un pin en su solapa del chándal a lo Magic Andreu tras haber exprimido el rendimiento de un grupo que, tras el mercado de invierno, dio el esperado paso adelante rompiendo moldes y presupuestos: no por ser el cuarto más pobre en presupuesto deportivo, se traduce sobre un terreno de juego en descenso. El Elche de Pacheta, José Juan, Gonzalo Verdú, Iván Sánchez. Nino…(que injusto es citar solo a unos pocos) ha acabado con la lógica de los despachos de Madrid en la sede de la LFP.

A Pacheta, lo que es de Pacheta. Se ha ganado un pin en su solapa del chándal a lo Magic Andreu tras haber exprimido a todo el equipo

Queda Málaga como última estación. Y, a descansar. Merecido por todos. Quizás, esta es la temporada de transición donde el trabajo en los despachos por puede activar con planificación, una palabra olvidada en los últimos tiempos en el club. Debe llegar el protagonismo de la comisión deportiva y cómo no, esperar los primeros movimientos internos y externos de la nueva director general, Patricia Rodríguez. Los Rodriguez al cuadrado, Nico y Patricia, son ahora el núcleo duro del Elche CF. Y, ahora les ha llegado su momento.

Evidentemente, con más ventaja parte Nico Rodríguez. Ya aterrizado, asentado y conocedor ya del complejo esquema interno del club: en lo deportivo y en gestión de cantera, Son muchos frentes los que, a partir de ahora, le toca abrir. Pero, ya ha recibido el mensaje claro del que manda, del dueño de la propiedad: los fichajes deben ser fichajes, no refuerzos sino jugadores que sean titulares para elevar el nivel. Y a Nico, le tocará remangarse las mangas de la camiseta para contentar por el camino a Pacheta y acertar de pleno en las ocho o nueve incorporaciones que se le presumen para la próxima temporada.

Los Rodriguez al cuadrado, Nico y Patricia, representan ahora el núcleo duro del Elche CF

A la recién aterrizada directora general, le toca gestionar su primera campaña de abonos que debe estar ya gestándose porque no hay tiempo que perder. Eso y seguro que cien ideas más que traerá en su carpeta para desarrollar en los próximos meses.

En fin, que por fin este verano, creo que se va a hablar más de fútbol que de los habituales líos económicos, que si las novedades en los juzgados o de un tal Anguix o Illueca como ha sido habitual en los últimos tiempos. ¡Bienvenidas sean las vacaciones, bienvenida sea la normalidad en un club que abre un nuevo ciclo después de tanta convulsión en el pasado!

NOÉ GOMIS | Pacheta: tú decides, ¿física o química?

Rc Sala de Juegos

El pistoletazo a la planificación deportiva tan reclamado por el presidente Diego García ya se ha puesto en marcha en el Elche CF. Antes incluso de que la permanencia sea matemática, si bien hasta el más pesimista del barrio del cenizo lo da por hecho. El primer movimiento en los despachos no se ha hecho esperar. Jorge Cordero, out; Nico Rodríguez, in. Nuevos aires para la dirección deportiva del club, que busca dar un salto cualitativo tras dos años en los que se han cumplido los objetivos deportivos, de eso no hay la menor de las dudas. Cordero, como le pudo pasar en su día a Antonio Prieto o a Jesús de Huerta, antecesores en la dirección deportiva, le han quitado el mando de la tele cuando ya por fin iba a disfrutar del fútbol en alta dimensión la siguiente temporada.

En el fútbol, y más en el mundo de los despachos, a veces este tipo de decisiones de los dirigentes pueden ser consideradas antipopulares. Pero, detrás de este movimiento, que nadie dude que José Sepulcre ha calibrado el movimiento como si de una partida de ajedrez se tratara. El único riesgo a esta operación, es saber si el proyecto va a ser continuista o comienza un nuevo proyecto.

Y aquí, ahora mismo me queda una interrogante por despejar. Pacheta, tú que prefieres ¿física o química? Nadie, ni yo mismo, duda ni pone en cuestión la labor realizada en el último año. Deportivamente, Pacheta ya está en la historia del Elche por méritos y logros deportivos. Un ascenso a Segunda y una permanencia que trascienden más allá de lo deportivo, y que cierran la crisis económica de la entidad tras unos años grises y peligrosos donde estaba en juego la supervivencia del club.

El panorama en lo accionarial ha cambiado con el resurgimiento de José Sepulcre. Su desembolso económico con las ampliaciones de capital, en teoría dan la estabilidad económica que tanto necesitaba el club. Y ahora, queda por saber si Sepulcre en su próximo movimiento en el tablero, consigue blindar sin lugar a dudas al ‘Messi’ del banquillo del Elche.

Me consta que Pacheta se ha dejado querer, tanto con Diego García y Ramón Segarra, con los que mantiene una conexión directa y clara, como así también ha querido transmitir al máximo accionista su fidelidad e interés en seguir en el proyecto deportivo. Y, sin lugar a dudas, no estaría de más que cuanto antes quede resuelta la continuidad del actual titular del banquillo franjiverde.

Quizás, la renovación de Pacheta es la noticia que más están deseando leer los aficionados del Elche CF y también en el propio vestuario, sabedores muchos protagonistas del alto jugo que ha sacado a la magrana mollar del equipo. Si los mensajes enviados en estos meses han sido sinceros y claros, hágase ya la operación. Por el Elche, no tengo dudas de que Pacheta es el objetivo número 1. Ahora, falta que el técnico así lo refrende. Y cuanto antes, mejor como así ha dejado ya entrever en su presentación Nico Rodríguez.

JOSÉ VICENTE SÁNCHEZ | Bailando con lobos

Rc Sala de Juegos

El juzgado acaba de decir que el concurso del ECF es fortuito, esto es, que las deudas no fueron causadas por los administradores con mala fe o culpa grave. Lo que no tendría relevancia si no fuera por la opinión publicada en estos últimos años creando dudas de «dónde han ido a parar los 40 millones», que repetido como un mantra, ha sido utilizado como matraca para golpear a Pepe Sepulcre. Desde la figura de Calcetines, en la película que da título a esta opinión, y la amistad entrañable que representa, consolidada por los malos momentos compartidos, me siento obligado a expresar parte de los sentimientos vividos desde febrero de 2015, mes en el que Pepe Sepulcre me pidió -más que nada por consejo de su hermana- que le defendiera. Y como va de sentimientos, el baile me lleva al «cante» y a la forma más profunda de expresarlos, el Camarón con la Isla de León y el Puente Zuazo que no cruzó Napoleón. Porque la sentencia dictada es un punto de inflexión que desacredita la opinión publicada que ha llegado a calar la afición del ECF. Esta evocación al Camarón hace que me ponga «flamenco» y acuda a algunos «palos», con la intención de dejar sin hilos al titiritero (subliminal). Venga, arranco.

Primer «palo», por alegrías del maestro de Cádiz con el estribillo: Sere, Serenito, guarda el pito, no me tomes por ladrón. Porque ha resultado que la matraca de comedura de coco, con el juez, ha servido de poco. Sepulcre ya no está en la «Liga Criminal».

Segundo «palo», con un martinete porque antes de las alegrías hubo mucha «fatiga»: «En el reloj de la Audiencia, las doce acaban de dar pendiente de mi sentencia, Dios mío qué pasará». Y es que, aunque el administrador concursal, tras un examen profundo, propuso la calificación de concurso fortuito, Fiscalía dio más credibilidad a la matraca que al administrador concursal. Y poniéndose la ropa de Simbad presentó una terrorífica demanda (aumentando, por la línea del cielo, los 40 a 60) para investigar la «Cueva de Alí Babá». Fantasmagórica aparición de la maldición: «Tengas pleitos? y los ganes». Que solo es bien comprendida por quienes, no teniendo culpa, pasan por tan desagradable experiencia; porque cualquier día, un día cualquiera, te pueden joder. Y no sabes si es mañana o todavía ayer, estás grogui y perdido en el presente. Tercer «palo», una rumba flamenca valenciana (inventada aquí). Del Ábrete Sésamo del fiscal no salió desvío de 40 millones, ni existencia de 40 ladrones, quedando aquello de ¿dónde están los 40 millones? en puro grito ‘ pa no decir ná y quearse muo’. Aunque se vió que el promotor de la matraca (vino de Valencia, pasando por Torrellano como un huracán) iba cantando por los caminos amigo soy, tengo un aval que solo va conmigo. Al cante se sumaron palmeros y hasta el talento del Ayuntamiento, amaneciendo, aunque era por la tarde del 27 de abril, el proyecto Elche CF 3.0, primavera ilicitana contra Sepulcre. La promesa se retrasaba y empezó a caer fuego en lugar de maná, con lo que el proyecto ese del 3.0 desapareció antes de empezar el verano, quedando en evidencia los primaveras hechizados con la bondad de un aval que no servía ni para pagar una partida de futbolín. Y es que el aval no solo era trucho, era peor?, falso. Falsedad superada con la última pechiná, vaciar la caja -en palabras del administrador-, en un momento en el que el ECF había sido descendido a Segunda y los aficionados movilizados para recaudar dinero con el que evitar otro descenso a Segunda B. Desapareció el flautista, los palmeros y hasta el Consistorio (después de haberse tenido que quitar la camiseta), porque -y no es chiste- el ECF podía haber dispuesto de 3,5m/? con recursos propios (liquidación de los derechos televisivos), como hizo muy pocos días después del descenso administrativo.

Te pinchan y no sale sangre, descender a 2ª División por no pagar 3,5m/?, teniéndolos. Si bien es verdad que había tanta prisa en resolver el descenso que la propia resolución no esperó a que transcurriera en su totalidad el plazo para imponer el castigo. Cuarto «palo», de despedida con letra del tango detrás del tuyo se va: si lo piensas te equivocas, si lo imaginas te engañas, en la puerta tengo a otra, y hazme el favor, que te vayas. O lo que es lo mismo, poniendo no te quieren.

Pepe, ahora te lo digo como si fuera el personaje de la película En pié con el puño en alto, con un alarido visceral (repetido tres veces): «Sepulcre no metas más». ¡Dios mío qué pasará!. Pero si te puede la vanidad y saludar desde el palco, ya conoces que no sólo te cuesta los dineros. En todo caso te pido, para mí, que consigas que tras el cierre del himno en cada partido, se pueda leer en los videomarcadores: Y en el costado, clavado, un aval. IN MEMORIAM.

Fuente: Diario Información

ÓSCAR GÓMEZ | El guionista de ‘El coloso en llamas’

Rc Sala de Juegos

Se nota que uno ya va cumpliendo años y haciéndose mayor, además de por el correspondiente desgaste físico, por las referencias, chascarrillos y frases que utiliza.

Los que somos ochenters usamos todavía frases como “¡Qué nivel, Maribel!”, “No te enteras, Contreras”, “Pero, ¿qué Pretenders?” o “Me piro, vampiro”, hacemos referencia a cosas que suenan hoy muy primitivas como el Walkman, el Joystick, la Serie V o un Súper Humor y recordamos con cariño costumbres tan adorables como rebobinar una cinta con un boli Bic o llamar al teléfono fijo de casa de un amigo.

‘El coloso en llamas’

Una de mis recurrentes y más habituales referencias a la hora de hacer más interesante y juguetón el lenguaje del día a día, ya sea en conversaciones normales o incluso laborales, es la película ‘El coloso en llamas’, una de las películas pioneras de lo que actualmente se conoce como cine de catástrofes y que marcó mi infancia.

Para ser sinceros, realmente hago referencia al guionista de ‘El coloso en llamas’ para catalogar a aquellas personas que tienden a exagerar los problemas y las situaciones llegando a niveles catastróficos, casi apocalípticos, con el objetivo de usar ese universo devastador, infausto y dantesco como protección ante una cierta inseguridad y sin intención alguna de relativizar la situación y buscar desde la calma una solución o ver las cosas desde otro punto de vista. Respiro después de ésto. Seguimos.

Pues bien, si la afición del Elche C.F. es ya de por sí una afición coral, con perfiles de todo tipo, tamaño y color, ahora le tenemos que añadir una versión mutada, mejorada y diferente del pesimista o cenizo, todo un clásico entre nosotros, El guionista de ‘El coloso en llamas’.

Este dicharachero y peculiar personaje se caracteriza por exagerar de manera desmesurada, auto-flagelarse con una rama de castaño y convertir en una montaña un grano de arena.

El comienzo de liga del Elche en su retorno a la Liga de Fútbol Profesional no está siendo bueno, es evidente. Los números están ahí: 2 puntos de 12 posibles. Mal. Muy mal.

Pero también es un dato irrefutable que tenemos uno de los presupuestos más bajos de la categoría y una plantilla muy justa, mucho peor sobre todo en cuanto a número, pero también en cuanto a calidad, de las últimas que tuvimos en Segunda División en temporadas anteriores.

Es, por tanto, una de las temporadas donde más claro deberíamos todos tener el objetivo a conseguir: la permanencia.

Otras temporadas, dotados de mayor fondo de armario y de algún puntito más de calidad, se comenzaba sin un objetivo claro y definido, con la premisa de asegurar primero la permanencia, pero sin renunciar a nada. Luego ya, conforme pasaban las jornadas, el objetivo se iba definiendo.

Ahora, curiosamente, con una situación de inicio por todos conocida, ya se empiezan a oír y a leer cosas tan tremendistas como “este año bajamos seguro”, “tenemos una plantilla de 2ªB”, “bajamos en Navidad” o “a ver lo que dura Pacheta”.

Respetando todas las opiniones y sensibilidades, lo que no acabo de entender es la incoherencia en el argumento. Si aseguramos no tener una plantilla de nivel no deberíamos dudar del entrenador, ¿no?  ¿O pensamos que, echando al entrenador, Provencio se va a convertir en Toni Kroos?

Todos estamos de acuerdo en que, por unos motivos o por otros, se ha reforzado poco la plantilla que consiguió el ascenso y que no tenemos el potencial que otros sí tienen. Esta opinión creo que es generalizada y por todo el mundo compartida.

Asumiendo esta premisa, ¿por qué nos escandalizamos de estar abajo peleando por salvarnos? ¿a quién le pilla por sorpresa? ¿por qué ponemos ya en entredicho al valiente que ha decidido, a pesar de la difícil situación, asumir la responsabilidad de dirigir al equipo y tratar de conseguir el objetivo de la permanencia?

Otros años, en esta misma categoría, con todos los dorsales asignados y mejores peloteros, yo era el primero en criticar al equipo y al entrenador, unas veces por mal juego y resultados (Toril) y otras por discursos planos, aburridos y desmotivadores impropios de la plantilla que tenía entre manos (Baraja). No soy, creo, dudoso en cuanto al noble arte de atizar y criticar.

Pero este año pensaba que todo iba a ser más sencillo y que, por una vez, todos íbamos a tener clara la situación desde el minuto 0 y que íbamos a remar en la misma dirección, “acurrucando” y apoyando a un grupo al que vemos en clara desventaja con respecto a otros, con las críticas y quejas puntuales que son necesarias y bienvenidas, claro que sí.

Pero, iluso de mí, compruebo con pena y desazón que sigue habiendo mucho “guionista de ‘El coloso en llamas’”.

No nos queda otra, por tanto, que esperar que nuestro Paul Newman particular, nuestro míster Pacheta, manguera en mano, rociando a presión sentido común, capacidad de motivación, ilusión y trabajo, sea capaz de apagar el fuego, terminar con los rescoldos y salvaguardar este rascacielos llamado Elche, C.F.

ÓSCAR GÓMEZ | ¿Sufrir?

Rc Sala de Juegos

Pasadas ya las dos primeras jornadas de Liga se empiezan a sacar las primeras conclusiones y a emitir las más madrugadoras opiniones acerca de las posibilidades de nuestro equipo en esta vuelta al fútbol profesional.

Leo en redes sociales y escucho en tertulias y sanedrines una afirmación que se repite una y otra vez como un dogma de fe, como algo que no admite duda, como algo que se asume desde la más absoluta resignación y estoicidad: vamos a sufrir mucho esta temporada.

Pero, yo me pregunto, ¿de verdad vamos a sufrir?

Sufrir era visitar el Municipal de Peralada, el Nou Camp de Morvedre, La Almozara o Son Malferit, campos pequeños, de césped artificial, con el público pegado a la banda, con el aliento en el cogote. Eso era sufrir.

Ahora vamos a visitar estadios como El Sadar, Riazor, La Romareda, El Molinón o La Rosaleda, estadios con ambiente de fútbol y terrenos de juego con buen tapete y correctas dimensiones.

Seguros AXA

Sufrir era jugar contra el Llagostera, la Peña Deportiva, el Olot o el Formentera, con los que había que ganar sí o sí, contra los que no se nos permitía ni un error, contra los que éramos súper-mega-híper-favoritos, equipos que se encerraban atrás a verlas venir. Eso era sufrir.

Ahora vamos a enfrentarnos al Málaga, al Sporting de Gijón, al Deportivo de la Coruña, al Oviedo, a la UD Las Palmas y a un sinfín de equipos históricos contra los que vamos a poder jugar de tú a tú, equipos que no van a especular y que van a dejar espacios.

Sufrir era tener que ver los partidos en el ordenador de cualquier manera a través de la televisión balear, la de Aragón o el 3er canal de la TV3, escuchando comentaristas mediocres y, en el mejor de los casos, partidistas y forofos a más no poder. Eso era sufrir.

Ahora podemos ver los partidos en una plataforma de calidad con comentaristas de una profesionalidad fuera de duda y de una parcialidad asegurada (con alguna excepción, ya lo sé).

Sufrir era aguantar la presión de estar 5º en la clasificación siendo un transatlántico en Segunda B, no valerte un empate ni fuera de casa, que te empatara un equipo ramplón en la única ocasión que tenía y no poder celebrar ni un 3-0 por vergüenza torera. Eso era sufrir.

Ahora, con uno de los presupuestos más bajos y con el límite salarial ahogándonos, con una plantilla prácticamente igual que la del año anterior, con pocos jugadores de calidad, no tenemos presión alguna, más allá de la que nos marca el escudo y la historia del club.

Sufrir era tener que escuchar las ruedas de prensa de parvulitos de Vicente Mir y aguantar las estrategias y decisiones de regional de Josico. Eso era sufrir.

Ahora tenemos desde el principio a un entrenador que trata siempre de ver el lado positivo de las cosas, de reforzar al grupo, de hacer constantes guiños a la afición y de respetar a la institución que le paga, representándola con elegancia y saber estar.

¿Sufrir? Yo no sé vosotros, pero yo voy a tratar de disfrutar al máximo este año viendo a mi equipo en una categoría profesional, codeándose con grandes equipos y grandes jugadores y viendo fútbol de cierta calidad.

Además, el entrenador y la plantilla, sintiéndose fuertes desde la seguridad defensiva y el valor del grupo, haciendo de la necesidad virtud, me transmiten mucha tranquilidad, haciendo que confíe plenamente en que nos van a asegurar la permanencia de manera solvente.

Como diría Pacheta (leed por favor con su voz, su tono y sus pausas): “Van a bajar cuatro equipos, pero nosotros no seremos uno de ellos. No. No seremos uno de ellos. No. Bajarán otros. Nosotros no. No. Lo tengo claro. No. Que no cuenten con nosotros para eso. No.”

JAVI BRU | Miremos hacia el futuro

Rc Sala de Juegos 

Pasadas ya casi dos semanas de la celebración del ascenso en la Plaza de Baix, poco a poco he ido asimilando del todo que de nuevo pertenecemos al fútbol profesional. Ha sido un año duro, lleno de emociones, de subidas y de bajadas. Este año he vivido el Elche CF de forma distinta a las vividas anteriormente, de una manera más cercana y siendo consciente de lo que acontecía el día a día del club.

He tenido la fortuna de conocer a muchos profesionales de la entidad este año, que en la sombra han ayudado a brindar estabilidad a la institución en esta dura temporada. Mi más sincero agradecimiento a todos ellos. Ascender a Segunda División supone un balón de oxígeno para todos. Ver las cosas de manera distinta y con un punto mayor de optimismo.

Seguros AXA

La afición se ha sentido identificada con toda la plantilla, aspecto que no ocurría desde hace muchos años. Para la confección de este último grupo de jugadores se valoró mucho el aspecto humano, capacidad que se ha visto refrendada dentro y fuera de los terrenos de juego.

¿Cuál es el futuro que se le augura a la entidad? Yo pienso que el que quieran todos los socios y aficionados del Elche CF. Todos queremos un club fuerte, potente, respetado y estable a nivel social, institucional y deportivo. Honestamente, creo que la Segunda B nos ha venido bien. Nos ha hecho aumentar el sentimiento de pertenencia hacia nuestra institución y, sobre todo, coger el impulso necesario para recuperar tiempos de éxito.

Algunos hablan de recuperar inmediatamente la Primera División. Respeto ese pensamiento, pero creo, desde mi máxima humildad, que la prioridad es hacernos más fuertes a nivel interno, sin descartar grandes metas. El Elche el año que viene, deberá salir a ganar todos los partidos, demostrando ilusión por ser cada jornada mejor equipo, recuperando a la vez su lugar en la LFP.

Restan cinco años para nuestro centenario. Solo pido que vayamos todos juntos de la mano, para que en el 2023 celebremos con euforia y orgullo que nuestro club se encuentra en la máxima categoría del fútbol español, siendo una entidad admirada y respetada por todos.

DAVID GENERELO | Volved a hacer historia

Rc Sala de Juegos 

El ascenso de la categoría de bronce de nuestro fútbol a la de plata es, sin duda, el logro más complicado de todos los objetivos futbolísticos en este país. 80 equipos buscando únicamente cuatro puestos para la gloria. Una batalla de muchos meses para conseguir la clasificación que luego se alarga durante más semanas, en tres eliminatorias a vida o muerte.

Por si fuera poco, los recién descendidos como el Elche, creo que lejos de estar en ventaja pueden sufrir una larga adaptación al fútbol no profesional. Así se explica una campaña tan complicada como la que hemos vivido los franjiverdes, que esperemos pueda tener un desenlace feliz este sábado. Desde casa apoyaré como uno más. Y estoy convencido de que así lo harán otros muchos compañeros que tuvieron el honor, como yo, de lucir esa preciosa franja verde en el pecho.

Los inicios fueron duros y el año muy largo, pero el excelente trabajo en esta última fase del campeonato han llevado al equipo con ventaja a esta final en Villarreal, como en aquel inicio de mayo de 2013. Después de un gran año, nosotros llegamos a la capital de la cerámica con ventaja, pero albergábamos ciertas dudas por si el sueño se complicaba.

Seguros AXA

Recuerdo que la semana previa al partido en El Madrigal tratamos de que transcurriera con la mayor normalidad posible. Todos hicimos conjura para hacer historia. No queríamos ser un grupo de jugadores más que pasan por un gran club y que nadie recordara en unos años.

Queríamos pasar a la historia, queríamos ser recordados, que los jóvenes de ahora hablaran de nosotros a los jóvenes del futuro. Espero y deseo que esa mentalidad se repita durante estos días. Y ojalá los nombres de Nino, ya de por sí leyenda de este club, José Juan, Gonzalo, Neyder, Sory, Benja y compañía acompañen a los Manu Herrera, Pelegrín, Etxeita, Rivera, Coro, Xumetra…

También sería una inmensa satisfacción para mí que Javi Flores celebre como se merece una alegría así, tras la lesión que vivió en el ascenso a Primera, que Edu Albacar escriba el desenlace de su carrera profesional con un final feliz, que Sergio Mantecón festeje en los despachos igual que en el césped y que tantas y tantas personas que me enseñaron lo que significa el Elche recuperen la sonrisa tras un año tan duro.

Estamos ante otra posibilidad de seguir haciendo historia y, quien no lo vea así, para volver a lo más alto es imprescindible salir de donde estamos. ¡Mucha fuerza para Villarreal! ¡Mucho Elche!