Entradas

Alberto Toril admite que la victoria del Almería es justa

Alberto Toril, entrenador del Elche, volvió a mostrarse autocrítico tras la derrota de su equipo ante el Almería (2-1). El técnico cordobés señaló que la victoria del rival «fue justa» porque el Elche «no ha estado acertado». «No tengo nada que reprochar a mis jugadores en cuanto al esfuerzo, pero no hemos estado bien ni defensivamente ni ofensivamente«, lamentó el cordobés. «No hemos estado lúcidos y ellos tienen muy buenos jugadores de medio campo para adelante», insistió.

El preparador del Elche se quejó de que su equipo no fue capaz de tener «nada» la pelota y que como consecuencia de ello «cada vez defendíamos más cerca de nuestra portería y así es muy complicado«. «La premisa era tener el balón. A veces se intenta, pero no se puede porque no encuentras los espacios y no están lúcido», explicó Toril, quien justificó la presencia de Guillermo en la banda derecha para «darle profundidad al equipo». «Queríamos que Nino bajara a recibir en zonas intermedias, pero al no tener el balón las cosas no salen como quieres», reiteró.

Toril dijo que el planteamiento del Elche era el mismo de siempre en cuanto a acaparar la posesión «pero a veces las cosas no salen o no nos atrevemos, y eso que había medio centros para ello». «No tenemos la pausa o la personalidad para asumir riesgos y así es difícil. Ni siquiera con el marcador a favor hemos estado bien. Solo al final, cuando el Almería se ha echado atrás», argumentó el técnico.

El preparador cordobés no puso reparos a la labor del colegiado y admitió que Nino pudo pisar «aunque sin querer» al jugador del Almería en la acción que le costó la tarjeta roja. Por último, Toril admitió su decepción por el hecho de que el Elche, de nuevo, dejara escapar la ocasión de lograr dos victorias seguidas y engancharse a la zona noble. «Te vas con el sabor de boca de que no somos capaces. Tenemos buenas sensaciones y luego nos llevamos un golpe. Y volvemos a recuperar las sensaciones, y otro golpe. Seguiremos trabajando para tener otra oportunidad», concluyó.

Vuelta a las andadas

El Elche mostró de nuevo su cara espesa y frágil ante un Almería en apuros. Otra vez cuando parecía ver de cerca la zona noble. Pese a adelantarse pronto en el marcador, los chicos de Alberto Toril acabaron derrotados en un partido en el que, según lo mostrado sobre el césped, no merecieron puntuar. Los atacantes locales desbordaron el frágil engranaje franjiverde, que además en ataque apenas mostró respuestas.

Alberto Toril suplió a Pedro, baja por amonestaciones, con Guillermo. El vasco, incómodo en banda derecha, permitía la continuidad de Hervías en la izquierda y una salida aérea en largo. En el global, resultó insuficiente. Por su parte, Fernando Soriano devolvió al once a Fidel Chaves, siendo éste la única novedad respecto a la pasada jornada. Pronto se lesionó Fran Vélez y tuvo que dar entrada a Diamanka.

La primera mitad acabó en empate, pero tuvo tintes rojiblancos. Ya en el minuto inicial avisó José Pozo, que recibió un balón entre líneas de Fidel, pero su disparo fue bloqueado por Juan Carlos. El joven ’10’ la volvería a tener para el gol momentos después, esta vez con Pelegrín desbaratando su golpeo. Sin embargo, fue el Elche quien se adelantó tras su primer acercamiento serio antes del cuarto de hora.

Una internada de Luis Pérez, que metió el balón al área ante el error del meta Casto, acabó con el remate fallido a puerta vacía de un Hervías que no esperaba tal desenlace. Pero en el saque de esquina posterior, Edu Albacar botó el balón cerrado, Guillermo lo peinó al segundo palo y Ximo Navarro lo metió en su propia red en su intento por despejar.

El Almería replicó con un centro envenenado de Fidel y una internada de Quique por la derecha, que ganó en velocidad a la zaga ilicitana y se metió hasta la cocina hasta encontrarse con Juan Carlos. En el minuto 28, los de Soriano encontraron su premio.

El extremo onubense coló una nueva pelota para la llegada del lateral Nano, que la puso desde la izquierda para que Antonio Puertas llegara al área a cabecear el 1-1. Hasta el pitido del árbitro, los locales continuaron amasando balón y haciendo titubear al sistema visitante, sobre todo por su perfil derecho.

Intentando cortar la hemorragia, Toril dio entrada a Rober Correa por Luis Pérez a la vuelta de los vestuarios. El cambio no tuvo especial incidencia, ya que el Almería se las arregló para seguir imponiéndose al Elche y buscar la portería hasta conseguir la remontada. Ésta llegó pronto, con un gol de Quique, que remató a placer un envío con el exterior de Fidel en el 57.

El Elche agotó sus cartuchos pasando a un 4-4-2 con Lolo y Eldin reemplazando a Álex y Matilla, pero no surtió efecto. El tercer tanto de los andaluces anduvo más cerca que la igualada y finalmente el marcador no se movió. Pero no quedó ahí el castigo para el conjunto ilicitano, ya que con el tiempo cumplido el colegiado Valdés Aller expulsó a Nino por interpretar una agresión sobre Diamanka que no existió. Y así finalizó un capítulo más del continuo divagar franjiverde.

Ficha técnica

UD Almería: Casto; Ximo Navarro, Joaquín, Morcillo, Nano; Fran Vélez (Diamanka, 4′), José Ángel; Antonio Puertas (Iago Díaz, 74′), Pozo, Fidel (Iván Sánchez, 88′); Quique.

Elche CF: Juan Carlos; Luis Pérez (Correa, 46′), Armando, Pelegrín, Edu Albacar; Dorca, Matilla (Lolo, 65′), Álex Fernández (Eldin, 65′); Guillermo, Hervías y Nino

Goles: 0-1, Ximo Navarro (p.p.), min. 13. 1-1, Antonio Puertas, min. 28. 2-1, Quique, min. 57.

Árbitro: Jorge Valdés Aller (comité castellano-leonés). Amonestó a Armando (25′), Álex Fernández (63′), Morcillo (84′) y Nino con roja directa (90′).

Partido correspondiente a la jornada 15 de Liga 1|2|3 2016-17 disputado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos.

Soriano: «El Elche es fuerte y peligroso a domicilio»

Fernando Soriano, técnico de la UD Almería, alabó al Elche CF, su próximo rival el viernes. «Son fuertes fuera de casa y hacen gol con facilidad, se trata de una prueba importante. Intentan tener la posesión, con esos tres centrocampistas que mezclan entre sí, tienen a Hervías en banda para dar verticalidad, buen golpeo en la figura de su lateral izquierdo… Son peligrosos«, resumió.

Bajo su punto de vista, el grupo «lleva un tiempo haciendo las cosas bien, aunque es cierto que a veces el rival te supera, pero vamos encontrándonos mejor«. Aun así, lamentó que «fuera de casa no estén llegando los resultados», lo que implica que los partidos en su estadio «se vuelvan así más importantes».

Para Soriano, al actual 20º clasificado le está «faltando un poco de claridad en el último tercio de campo y ajustar detalles en defensa. Nos generan pocas ocasiones, aunque para lo poco que llegan hemos encajado más goles de los deseados», añadió.

El joven entrenador restó importancia al hecho de encadenar su último partido un domingo y disputar el próximo un viernes: «Nos gustaría haber tenido algún día más para preparar, pero es lo que hay, hay semanas peores». Para acabar, deseó que sobre el césped se vea que hay «un equipo que se está jugando más que el otro», en alusión a sus futbolistas.

Un partido familiar (0-0)

El Elche volvió a dejar su marcador en tablas como local. Ya van cuatro ocasiones consecutivas ante rivales, atendiendo a la lógica de la clasificación, inferiores a él. Parece que los jugadores llevan a cuesta una mochila cuyo contenido pesa: la ambición de la afición, la situación en la tabla y la juventud del grupo está metiendo en problemas a los franjiverdes de cara a dar ese salto competitivo.

Rubén Baraja introdujo el cambio obligado en el lateral izquierdo respecto al partido en Miranda de Ebro y trazó un plan parecido: plantado en su mitad de campo, cedió el esférico al Almería e intentó salir tras robo. Esta vez tenía más metros a lo largo y ancho, su rival administró la posesión con más prudencia que los burgaleses y mantuvieron más hombres tras la bola, con lo que la idea no surtió el efecto deseado.

Los últimos veinte minutos presentaron a un Elche con afán de ganar mayor cuota de pelota y Álvaro y Álex Moreno gozaron de sendas ocasiones de peligro. Antes, el catalán había probado a Casto desde la larga distancia. Las claras de los andaluces llegaron en el 23′, con un centro de Dubarbier que Quique no atinó a rematar, y en el 36′, con un remate picado de cabeza de Saveljich a la salida de un córner.

En el descanso, el míster vallisoletano sustituyó al destacado Cristaldo por molestias y dio entrada a Armando, subiendo a Lolo al doble pivote. El equipo no ganó control. Incluso, con el paso de los minutos, anduvo cerca de perder el encuentro. Pozo, Juan Ramírez y el recién ingresado Chuli tuvieron el 0-1 en sus botas, mientras el Elche respiraba con contras que un Sergio León desacertado y poco acompañado no supo finalizar.

Fue el cordobés, en una de esas, quien provocó la roja directa de Saveljich a falta de diez minutos para el final. Espinosa y Eldin ya estaban en el campo en el sitio de Héctor y Moreno, y juntos trazaron un par de triangulaciones interesantes en el aspecto ofensivo. Aun así, la manera de gestionar el último tramo de encuentro por parte local fue mala, lo que cabreó a la mayoría de los casi ocho mil asistentes que se dieron cita en el estadio.

El día de San José albergó una historia conocida en clave franjiverde. El equipo de Baraja, aspirante a ocupar zona de playoff, dependió en exceso de su máximo goleador y, al no estar éste fino, no supo perforar la meta rojiblanca. Con el paso de los minutos, los nervios fueron ganando terreno en la mente y las piernas de los futbolistas hasta que se dio el punto por bueno. Ya saben: a saborearlo hasta el próximo fin de semana.

Ficha técnica

Elche CF: Javi Jiménez; Caro, Lolo, José Ángel, Álex Martínez; Mandi, Cristaldo (Armando, 46′); Álvaro, Héctor (Espinosa, 67′), Álex Moreno (Eldin, 80′); Sergio León.

UD Almería: Casto; Michel Macedo, Saveljich, Ximo Navarro, Morcillo, Dubarbier; Lolo Reyes, José Ángel; Pozo (Chuli, 69′); Juan Ramírez (Zongo, 72′) y Quique González (Ivan Sánchez, 79′).

Árbitro: Jorge Valdés Aller (comité castellano-leonés). Amonestó a Ximo Navarro (22′), Morcillo (34′), Caro (38′) y a Saveljich con roja directa (82′).

Aforo: 7.997 espectadores en el Martínez Valero.

Elche y Almería se enfrentan en el Martínez Valero con distintos objetivos · Ambos esperan encadenar su segunda victoria consecutiva · El entorno franjiverde se ha desviado hacia lo institucional durante la semana y la respuesta de la afición ante los cambios en la política de entradas es algo incierta

Dos recién descendidos de Primera por motivos diferentes se verán las caras en el Martínez Valero. Mientras el Elche sueña con colarse en los puestos de playoff tras un verano muy convulso que trastocó la composición de su nueva plantilla, el Almería anda todo el curso sumido en problemas y llega como cuarto por la cola.

Aun así, los rojiblancos parecen llegar en un buen momento, ya que ha sumado ocho de los últimos doce puntos. Su gran cuenta pendiente es ganar a domicilio, algo que sucedió por última vez en la Liga BBVA hace poco más de un año. Con Gorosito al mando, tercer entrador ocupante del banquillo andaluz, se van acercando a poner fin al mal fario y esperan hacerlo hoy mismo. Tendrán apoyo: su afición ha llenado cuatro buses rumbo a Elche.

Con su defensa de cinco y los destellos de calidad de sus peligrosos pero inconstantes hombres de ataque, el Almería espera sacar rédito de los problemas que el conjunto franjiverde viene exhibiendo como local. Para ello recupera a Soriano, Zongo y Azeez, aunque no parece que vayan a formar parte del once titular. La principal amenaza ofensiva será Quique González, que contará con los apoyos de José Pozo y el fichado en invierno Juan Ramírez.

Dado los precedentes, para el Elche parece uno de esos duelos denominados «partido trampa». Recientemente demostró tener problemas para hincarle el diente a equipos de la zona baja de la tabla en el Valero. Tras una semana centrada en lo institucional con los vaivenes producidos por una abortada jornada económica, los de Rubén Baraja intentarán confirmar las buenas sensaciones ofrecidas en Miranda de Ebro, donde volvieron a la senda del triunfo después de cinco jornadas sin conocerlo.

Se esperan cambios en la zaga: Álex Martínez volverá al carril izquierdo, Isidoro podría hacer lo propio en el derecho y Armando tiene el alta competitiva para formar en el carril central. Cristaldo repetirá en la medular, mientras que arriba queda la duda de si Héctor, que recuperó las buenas sensaciones la pasada jornada, seguirá acompañando a Sergio León o por el contrario Espinosa volverá al once una vez dejado atrás el virus estomacal.

El día del padre, el no día de la cantera, tendrá olor a fútbol en la ciudad de las palmeras. Si el conjunto ilicitano quiere aspirar a cotas más altas que una permanencia más que encaminada, deberá empezar a hacerse fuerte en su casa. El calendario restante es duro y la afición merece ya una alegría.

Posibles alineaciones

Elche CF: Javi Jiménez; Isidoro, Lolo, Armando, Álex Martínez; Mandi, Cristaldo; Álvaro, Héctor Hernández, Álex Moreno; Sergio León.

UD Almería: Casto; Michel Macedo, Saveljich, Ximo Navarro, Morcillo, Dubarbier; Lolo Reyes, José Ángel; Pozo; Juan Ramírez y Quique González.

Árbitro: Jorge Valdés Aller (comité castellano-leonés).

Estadio: Martínez Valero.

Hora: 20:15.

Talentos frente a su pasado cercano

La Unión Deportiva Almería resulta una entidad familiar para dos jugadores del Elche CF. Quizá, los dos con mayor calidad técnica de la actual plantilla. Javier Espinosa y Eldin Hadzic vistieron de rojiblanco justo antes de enfundarse la franja verde. Ambos esperan gozar de minutos el próximo sábado, cuando el equipo de Rubén Baraja recibirá al ahora entrenado por Gorosito.

Espinosa fue cedido por el Villarreal al club del sureste de Andalucía en el mercado invernal de la temporada pasada. Allí fue titular habitual para Sergi Barjuán y actuó en una quincena de partidos ligueros, anotando un gol. Finalizada la temporada, no pudo evitar el descenso de categoría. El pasado verano, el técnico catalán intentó volver a contar con sus servicios, pero el talaverano se vio seducido por el proyecto del actual técnico franjiverde.

Eldin Hadzic llegó a la entidad almeriense en el inicio de competición procedente del Real Zaragoza, con quien disputó los playoff de ascenso a Liga BBVA en el anterior ejercicio. Su participación fue meritoria, ya que anotó ocho tantos en 32 apariciones, pero la dura eliminación en la final a manos de Las Palmas desembocó en una reestructuación del proyecto maño.

El movimiento le salió mal al hispano-bosnio, que tan solo actuó en una docena de partidos y vio puerta en una ocasión, precisamente ante el Elche en la primera vuelta de libre directo. Sin la confianza de sus entrenadores, Hadzic puso rumbo a la ciudad de las palmeras con el deseo de asentarse y acabar jugando en la máxima categoría.

Suplentes en la última jornada

Los dos mediapuntas formaron parte del banquillo de suplentes el pasado domingo en el Municipal de Anduva. El plan de juego trazado ante el Mirandés tenía como objetivo ataques rápidos y verticales, dejando a un lado la pausa y el afán por ganar el porcentaje de posesión. Espinosa reemplazó a Sergio León en el minuto 70.

Contra el Almería, ambos suspiran por ocupar una plaza del ataque ilicitano. En ese caso, es de suponer que el damnificado fuese Héctor Hernández, más por modificación de estilo y adaptación concreta al partido que por demérito del canario, que completó una buena actuación en su vuelta a los esquemas de ‘El Pipo’.

Eldin Hadzic ya es del Elche

Eldin Hadzic Osmanovic (Sarajevo, 1991) ya es franjiverde. Así lo ha comunicado el club, una vez que el futbolista ha rescindido su compromiso con el Almería, donde no estaba gozando de la confianza que tuvo en otras plazas. Firmará hasta 2019 con la entidad ilicitana y sumará competencia a la línea de mediapuntas de Rubén Baraja. Será presentado este jueves a las 12 horas en el Martínez Valero.

El hispano-bosnio es un atacante diestro de segunda línea, dinámico y de buena técnica. Su talón de Aquiles reside en los problemas físicos. Se formó en la cantera del Hércules, subiendo escalones desde infantil hasta llegar al primer equipo, por lo que ha vivido buena parte de su vida en la capital alicantina. Antes de su debut con la primera plantilla blanquiazul, que se demoró hasta marzo de 2013 porque no tenía la nacionalidad española, jugó cedido en Eibar, Orihuela y Valencia Mestalla. Fue en este último club donde sufrió una grave lesión de ligamentos en su rodilla derecha.

Hadzic disputó 11 encuentros y marcó dos goles con la camiseta blanquiazul en la temporada 2012/13. Su irrupción fue clave para que el equipo lograra la permanencia en Segunda División. No la alcanzó en la 2013/14, en la que Eldin jugó 35 encuentros, 28 como titular, y anotó 9 dianas.

Sus actuaciones llamaron la atención de varios equipos de la división de plata. El Real Zaragoza fue el que consiguió hacerse con sus servicios. Su salida del Hércules estuvo rodeada de polémica, pues recibió críticas por parte de la afición blanquiazul por forzar su salida después del descenso a Segunda B. “No dejo tirado al club, renuevo y vuelvo el año que viene”, declaró el jugador en julio de 2014. En la afición herculana existe hoy cierta molestia por el nuevo compromiso adquirido.

El pasado curso brilló en el ataque del Real Zaragoza. Participó en 32 choques, 27 como titular, y batió la portería contraria en ocho ocasiones. Y este último verano firmó por uno de los equipos que partían como favoritos al ascenso a Primera, el Almería, que fue quien más fuerte apostó por Eldin. Sin embargo, en el cuadro rojiblanco no ha dado el nivel esperado, al igual que muchos de sus ex compañeros. Disputó 14 partidos, 9 como titular, y marcó un gol, precisamente al Elche.

El nuevo fichaje del Elche espera recuperar su mejor nivel y sentar las bases en su nuevo club, ya que está bien posicionado en Liga Adelante y volverá a tener cerca a familiares y amigos.

Una diferencia bastante negativa

Aunque por norma general no se le dé mucha importancia ni suele ser determinante, la diferencia de goles puede ser un factor que decida el título de Liga, el playoff o el descenso. Pues si el objetivo del Elche al final de la presente temporada se tiene que resolver por esto, mal camino lleva. Es el equipo con peor diferencia de goles de entre los que se encuentran por encima de los puestos de descenso. Ha anotado 15 goles y ha recibido 21. Haciendo la resta, da una diferencia de -6.

Tan solo mejora en esta estadística a Llagostera y Almería, con -7 cada uno. Ambos conjuntos están inmersos en la ‘zona roja’ de la clasificación. Cabe añadir que el Bilbao Athletic, que también está en posiciones de descenso, tiene -5 y juega esta noche ante el Zaragoza en San Mamés. El cuadro bilbaíno igualaría o empeoraría el registro de los franjiverdes si pierde.

El Elche solo ha tenido una diferencia de goles superior a cero durante dos jornadas, la quinta y la sexta. Después de vencer al Huesca por 1-3, pasó de 0 a +2, un número que mantuvo tras empatar contra el Real Oviedo. Pero el ‘logro’ se desvaneció tras caer frente al Llagostera por 4-1. Desde entonces, el conjunto ilicitano siempre ha tenido una cifra negativa en su casillero de diferencia de goles.

El motivo principal de este hecho está en las victorias cortas y las derrotas abultadas. De las cinco victorias que acumulan los blanquiverdes esta campaña, cuatro de ellas han sido por la mínima (2-1 vs Bilbao Athletic, 1-0 vs Nàstic, 2-3 vs Almería y 2-1 vs Osasuna). El único triunfo por más de un gol de diferencia fue la mencionada ante el Huesca. En la otra cara de la moneda, cuatro de sus seis partidos perdidos han sido por una desventaja mayor a un tanto (2-0 vs Ponferradina, 4-1 vs Llagostera, 1-4 vs Mirandés y 2-0 vs Zaragoza). Curiosamente, sus dos únicas derrotas por la mínima han sido las dos últimas (0-1 vs Alavés y 1-0 vs Albacete).

Sin encajar después de cinco partidos

El Elche cortó el pasado sábado ante el Tenerife una racha de cinco choques consecutivos recogiendo la pelota de su portería al menos en una ocasión. La última vez que no encajó ningún gol fue en la décima jornada frente al Leganés. Contra chicharreros y pepineros, el resultado fue el mismo, 0-0.

Para encontrar un partido en el que los hombres de Rubén Baraja se llevaron los tres puntos manteniendo la portería a cero hay que irse hasta la cuarta fecha del campeonato, cuando se impusieron al Nàstic por 1-0.

Competición retira la amarilla que Sergio León vio en Almería

Buenas noticias para el Elche. El Comité de Competición ha retirado la tarjeta amarilla que Sergio León vio el pasado domingo frente al Almería porque el árbitro interpretó que simuló penalti.

La acción se produjo en la segunda mitad. El delantero cordobés cayó dentro del área por una entrada de Morcillo, pero el árbitro, José Ramón Piñeiro Crespo, entendió que se dejó caer y le amonestó. Pocos minutos después, Sergio León marcó el gol que ponía al Elche por delante en el marcador.

El club ilicitano recurrió la decisión del colegiado, presentando en sus alegaciones un vídeo en el que se demuestra que el ariete fue derribado en el área y no intentó engañar a Piñeiro Crespo. El Comité le ha dado la razón al Elche y la tarjeta se queda sin efecto.

Con la resolución favorable de Competición, el goleador franjiverde afronta el próximo partido con una cartulina amarilla, la que vio contra el Real Oviedo en la sexta jornada.

Curar al enfermo

Se respiraba cierto nerviosismo en el seno del club franjiverde. Las dos goleadas encajadas habían dejado al equipo algo tocado y existía el temor de repetir los mismos errores en Almería. Quizá, una de las diversas explicaciones a las derrotas frente a Llagostera y Mirandés se deba a que éstos tenían bien estudiado al equipo de Rubén Baraja, que aprovechando la buena racha de resultados lo había dejado casi todo como estaba.

En tierras andaluzas decidió cambiar. La variante fue incómoda y tosca, pero ayudó a recomponer los ánimos. El técnico vallisoletano se olvidó de construir juego desde su portería y optó por no correr riesgos, alejando el balón de su mitad de terreno sin complicaciones mediante envíos en largo hacia los puntas. La entrada de Álvaro en el once fue útil para llevar a cabo este recurso, que dificultaría al Almería presionar con efectividad y acercarse a la meta de un dubitativo Pol.

La jugada estuvo cerca de no salir. De hecho, apenas se crearon ocasiones (dejando a un lado el penalti cometido a Cifuentes) y el Almería logró avanzarse en el marcador. Por suerte, la efectiva pizarra volvió a aparecer para anotar el gol de la igualada al borde del descanso y llenar de nerviosismo a los rojiblancos, que están pasando apuros en la clasificación.

Con este planteamiento, se cogió aire para ser un equipo más reconocible durante la segunda mitad y culminar la remontada. Baraja no quiere morir con una idea: sabe que la categoría es dura y su plantilla le otorga cierta versatilidad, así que no rehuye adaptarse a un contexto determinado de manera ocasional. Tras el bálsamo en forma de tres puntos, lo más probable es que en casa y ante el Leganés se vea un Elche más parecido a la tónica del inicio de temporada. De todos modos, dormirse está prohibido. Los ajustes deben seguir apareciendo para perfeccionar la maquinaria.