Entradas

Salida de Jorge Cordero: cuando cumplir objetivos no es suficiente

Rc Sala de Juegos

Jorge Cordero es una clara demostración de que cumplir los objetivos marcados y tener firmes e importantes apoyos puede no ser suficiente para conservar el puesto de trabajo. El cartagenero ha dejado de ocupar la dirección deportiva del Elche tras casi dos años exitosos en el cargo. Llegó después del traumático descenso a Segunda B y se marcha con el equipo ilicitano a punto de sellar la permanencia en Segunda con jornadas de antelación. Como jefe de la parcela deportiva, los franjiverdes han logrado un ascenso vital, con el paso de tres entrenadores, y encarrilar la salvación en la categoría de plata con uno de los presupuestos más bajos.

Cordero, que incorporó a un total de 41 jugadores para el Elche, tenía varios defensores de su continuidad: el presidente, Diego García, la mayor parte del Consejo de Administración, piezas importantes del vestuario y un notorio sector de la afición. Además, le une una magnífica relación con el entrenador, Pacheta.

Sin embargo, José Sepulcre, el accionista mayoritario del Elche, ha asumido las riendas y prefiere un cambio de rumbo para su futuro proyecto. Por falta de feeling y confianza hacia Jorge Cordero para liderar metas más ambiciosas y por buscar un modelo de trabajo distinto para la dirección deportiva, más profesional, planificado y consensuado. El elegido ha sido Nico Rodríguez, una figura con amplia experiencia en el fútbol profesional. Su antecesor en el cargo le ha dejado el listón bastante alto. En DF, repasamos de forma amplia la trayectoria de Jorge Cordero como director deportivo del Elche.

Plantilla nueva, inicio arrollador y camino torcido

El cartagenero inició su etapa en los despachos del Martínez Valero tras el inesperado descenso a Segunda B. Se convertía en el tercer director deportivo franjiverde después del descenso administrativo, tras Ramón Planes y José Luis ‘Chuti’ Molina. Tuvo como principal valedor a Diego García, quien le conocía muy bien de compartir periodo en el Cádiz. Su llegada suscitó críticas de la afición, por su pasado en el equipo de trabajo del controvertido Quique Pina.

Vicente Mir fue elegido el entrenador que debía dirigir la nave del Elche hacia el retorno al fútbol profesional. Una decisión en la que José Sepulcre tuvo un peso importante. El técnico valenciano ya conocía la casa de su paso por el Ilicitano y venía de una notable labor en Hércules y Real Murcia, aunque sin el premio del ascenso a Segunda. Tras el fichaje del míster, tocaba confeccionar una plantilla que sólo Edu Albacar, que estaba lesionado, y Liberto tenían contrato en vigor.

Con uno de los presupuestos más altos de Segunda B, se conformó un conjunto muy potente, que destacaba por la experiencia en playoffs y ascensos a Segunda de muchas caras nuevas. Nino selló su continuidad, se acometió un alto número de fichajes y Sory Kaba y Primi promocionaron del filial. El citado Liberto salió traspasado al Betis, para jugar en su filial.

El inicio del Elche fue arrollador. Con goleadas que auparon al liderato y la clasificación para 1/16 de final de la Copa del Rey, donde se mediría al Atlético de Madrid. Sin embargo, el camino se torció y provocó la destitución de Mir. El primero de los tres entrenadores que pasaron por el banquillo franjiverde la temporada pasada. A pesar de que el conjunto ilicitano marchaba en segunda posición, las sensaciones ofrecidas en las últimas jornadas, sobre todo tras el batacazo frente al Formentera (0-1), condenaron a Mir.

Le sustituyó Josico. El manchego tenía como gran aval clasificar al Atlético Baleares para la promoción el pasado campeonato, con una remontada espectacular. Apuesta fallida y segundo cese. Lejos de mejorar, los franjiverdes empeoraron en juego y resultados. La derrota en Ontinyent (1-0) colmó la paciencia de Cordero y el Consejo. Aunque mantenían la plaza de playoff, ahora terceros, el equipo no confiaba en la forma de trabajar de Josico para encaminarles al éxito. Un equipo por el que Cordero mantenía su plena confianza, a pesar de que aumentaron las críticas hacia su rendimiento.

Mercado invernal ‘movidito’

Precisamente el equipo experimentó numerosos cambios en el mercado invernal de 2018. Con Jorge Cordero, el Elche protagonizó uno de los más ‘moviditos’ de su historia. Con cinco altas: Jony Ñíguez, Josan, Ivan Zotko, Manu y Neyder. Los dos últimos se erigieron en claves para el ascenso. Sobre todo el central colombiano, quien llegó el 31 de enero tras abonar la cláusula de rescisión al San Sebastián de los Reyes. En la actualidad, ha despertado el interés de equipos de Primera. Acaba contrato y lleva meses de silencio ante la oferta de renovación del club, que parece lejos de aceptar. Y se produjeron cuatro bajas: Diego Benito, Peris, Golobart y Adrián Jiménez. En total, nueve movimientos, con más aciertos que errores y se mantuvo la armonía del vestuario.

Y pudo darse un movimiento más, pues Nino llegó a estar en el disparadero. La gestión de la posible salida del ídolo franjiverde es una de las ‘manchas’ del historial de Cordero en el Elche. El cartagenero explicó que Josico planeaba un cambio de esquema, a 4-2-3-1, y confiaba más en Benja y Sory Kaba como delanteros. El ‘Cañonero’ de Vera iba a perder el rol protagonista y el entrenador y el director deportivo dudaban de su capacidad para asumirlo. Hubo una oleada de críticas a ambos. La situación de recondujo y Nino se erigió en fundamental para el ascenso.

La llegada de Pacheta, clave

Y tras el cese de Josico, que se marchó con críticas a Cordero y la plantilla, llegó el tercer y definitivo entrenador: Pacheta. Posiblemente la mejor decisión de Cordero como responsable de la parcela deportiva del club ilicitano. El preparador burgalés, que venía de una experiencia en Tailandia, había dirigido a equipos de renombre en Segunda B: Real Oviedo, Hércules y Cartagena. Aunque era inexperto en el playoff, a pesar de que clasificó a los albinegros. Asumía el reto del Elche a 11 jornadas del final.

Con Pacheta, el equipo reaccionó de forma fulgurante, avivó la llama del ascenso y unió a todos (Consejo, afición, dirección deportiva, prensa, etc.) para la consecución de la meta. Acabó la Liga regular en tercera posición, en el mismo puesto que lo dejó Josico, pero con sensaciones muy diferentes. Permaneció invicto en los once últimos partidos y se clasificó para la promoción con dos jornadas de antelación. Incluso llegó a soñar con ser campeón del Grupo III. En el playoff, el Elche logró el ascenso a Segunda tras superar a Real Murcia, Sporting B y Villarreal B. Jorge Cordero cumplía el objetivo encomendado y renovaba automáticamente por un año más.

Dificultades tras el ascenso

Con el regreso al fútbol profesional, Cordero se encontró con dificultades para mejorar la plantilla. Principalmente, porque LaLiga impuso al Elche el segundo límite salarial más modesto de Segunda. Sólo por delante del Reus, posteriormente expulsado de la competición a mediados de temporada. También porque aunque se pretendía conservar la base del éxito, la mayoría de jugadores tenían contrato en vigor tras el ascenso. Y no todos entraban en los planes de Pacheta. Como Collantes, Lolo Plá o Iván Calero, que salieron cedidos.

Motivado por el bajo presupuesto, la mayoría de los refuerzos estivales del conjunto ilicitano llegaron de Segunda B. Con nula o escasa experiencia en el fútbol profesional. Xavi Torres, tras una etapa en el fútbol australiano, puso la veteranía. En total, siete caras nuevas para el plantel. Unai Simón, la firme apuesta para la portería, regresó al Athletic por la venta de Kepa Arrizabalaga al Chelsea. Con apenas unos días de margen, Cordero encontró al mundialista Francis Uzoho como sustituto. Nando Quesada y Claudio Medina, fichados en verano, se marcharon a préstamo a Segunda B.

Y menos mal que la salida de Unai Simón dejó dinero en ‘caja’ al Elche, pues si no llega a ocurrir, posiblemente no habría podido inscribir a toda la plantilla. Los franjiverdes iniciaron la competición con algunos jugadores sin ficha. Francis y Redru tuvieron que asumir dorsal del filial para aligerar gastos. Pocos directores deportivos de Segunda atravesaron más complicaciones que Jorge Cordero para formar su plantilla. También, en parte, por las ‘hipotecas’ de contratos firmados en la campaña anterior. Y que seguirán en la siguiente.

En el arranque de Liga, el Elche acumuló más méritos que puntos. La primera victoria llegó en la jornada 8. Las goleadas encajadas frente a Deportivo (4-0) y Córdoba (1-4) en octubre, esta última en Copa, provocaron la primera gran crisis. Hubo gritos de ‘Cordero vete ya’ en las gradas del Martínez Valero en el duelo contra los andaluces. Un Cordero que incorporó a su hermano Pedro Cordero y Santos Olmo a su equipo de trabajo junto con Mantecón. Pedro estuvo dos meses, hasta su marcha al Real Murcia como director deportivo.

La escuadra dirigida por Pacheta pudo reconducir la situación. Y aunque llevó una línea irregular de resultados, sobre todo por la falta de pegada más allá del ‘pichichi’ Sory Kaba, acabó el año 2018 fuera del descenso. Ante la irrupción goleadora del ariete guineano, Cordero se encargó de su renovación hasta 2021.

El mercado invernal con más movimientos de la historia

Llegó el mercado invernal de 2019 a un Elche necesitado de varios refuerzos. José Sepulcre realizó cuantiosas aportaciones dinerarias para que Jorge Cordero mejorara la plantilla en enero, con un aumento de casi 500.000 euros euros del límite salarial. Así lo hizo, protagonizando el mercado invernal franjiverde con más movimientos de la historia del club: siete incorporaciones y seis salidas. Firmaron Nacho Gil, Dani Calvo, Edgar Badia, Karim Azamoum, Carlos Castro, Alfred Planas y Jesús Olmo.

Este último llegó tras la ‘espantada’ de Florentin Pogba, por el que el Elche iba a realizar un alto esfuerzo económico. LaLiga impuso unas importantes exigencias por su caché de jugador que recientemente disputó la Europa League. Pasó el periodo de prueba, regresó a Francia por las dificultades para inscribirle, se reincorporó a los entrenamientos porque se estaba dispuesto a hacerlo y el jugador optó por irse al Atlanta United a dos días del cierre del periodo de traspasos. Otra de las ‘manchas’ en el historial franjiverde de Cordero, que eso sí, encontró en Olmo un recambio rápido.

Y abandonaron la plantilla Zotko, Redru, Chuca (los primeros descartes junto a Jony Ñíguez, que no salió), Provencio, Francis y Sory Kaba. Hay que detenerse en este último, que fichó por el Dijon francés al abonar la cláusula de rescisión de cuatro millones de euros en el último día del mercado invernal. Nadie del club quería su marcha. Pacheta perdía a su máximo goleador de manera inesperada y sin poder hacer nada para impedirlo. Al menos, LaLiga permitió a la entidad del Martínez Valero un periodo extra de 30 días para fichar a un sustituto. El trabajo de Jorge Cordero seguía en febrero.

Apostó por Yacine Qasmi. Un delantero franco-marroquí de 28 años, ‘trotamundos’ de Segunda B y que había marcado 12 goles con el Melilla entre Liga y Copa esta temporada. El Elche pagó su cláusula de 300.000 euros para incorporarle. Una decisión que a Cordero le costó críticas, ya que había un sector de la afición que reclamaba la vuelta de Claudio Medina, que llevaba más tantos en el Mirandés.

Y días después, el enésimo movimiento: la controvertida salida de Benja a préstamo al Hércules. El director deportivo blanquiazul, Javier Portillo, llevaba meses detrás del catalán, pero ni Pacheta ni Cordero querían su marcha. A pesar de que no había marcado ningún gol, se le consideraba un jugador importante, tanto en el aspecto deportivo como en el vestuario. Incluso fue titular en su último partido como franjiverde, ante el Real Oviedo (1-2). Sin embargo, con la grave lesión de Emaná, al Hércules se le abrió la posibilidad de volver a intentarlo y lo consiguió. “Se dan unas circunstancias en las que todos estamos de acuerdo. Es una decisión consensuada”, afirmó Pacheta. Con Benja, el Elche suma la friolera de 11 jugadores cedidos en escuadras de Segunda B.

Plantilla reforzada y permanencia encarrilada

Volviendo a la competición, el Elche dio un salto cualitativo con los refuerzos invernales. La plantilla ha mejorado la competencia prácticamente en todas las posiciones, con incorporaciones que se han erigido en titulares indiscutibles o han obligado a jugadores que ya estaban a subir el nivel. Sin duda, el porcentaje de acierto de Cordero en un mercado tan difícil como el invernal ha sido alto. Un factor fundamental para que los franjiverdes iniciaran a mediados de febrero su mejor momento de juego y resultados del campeonato. Con su dinámica positiva, han dejado la permanencia casi sentenciada a siete jornadas del final e incluso llegaron a soñar con el playoff. Ilusión que prácticamente se esfumó con la cruel e injusta derrota frente a Osasuna (1-2) el pasado lunes.

Además, durante este periodo, se cerraron las renovaciones de Borja Martínez y Gonzalo Verdú hasta 2021 y 2022 respectivamente. No la de Neyder, que acumula meses de silencio ante la importante propuesta del Elche y parece que se irá. Pacheta ya indicó que la ampliación de su contrato no se trataría hasta tener la salvación garantizada. Y las negociaciones con Iván Sánchez (contrato hasta 2020), Juan Cruz (2021) y Alexander González (final de temporada) estaban paradas hasta que se resolviera el futuro de la dirección deportiva. También con Edgar Badia, quien renovará automáticamente por dos años con la permanencia pero se le facilitaría la salida ante una oferta de Primera, una condición que Cordero quería eliminar. Iván Sánchez y Juan Cruz mostraron abiertamente su deseo de la continuidad del cartagenero, que no se dará.

“El trabajo y sobre todo los resultados están ahí, pero no depende de mí”, declaró Cordero sobre su posible renovación en una reciente entrevista a DF. En ella, explicó algunos aspectos de la filosofía futbolística que quería seguir llevando a cabo en el Elche. Sin embargo, José Sepulcre ha optado por su salida para buscar el éxito con un director deportivo con otra manera de trabajar. En principio, quería esperar hasta que la permanencia estuviera sellada, pero no ha querido demorarlo más tiempo para que Nico Rodríguez se ponga manos a la obra cuanto antes.

Jorge Cordero se despedirá como director deportivo franjiverde este jueves a las 11:00 horas en la sala de prensa del Martínez Valero. Estará acompañado por miembros del Consejo de Administración, que le agradecen “el trabajo que durante estas dos temporadas ha efectuado en la entidad y le desean los mayores éxitos tanto en su carrera deportiva como a nivel personal”.

Foto: Sonia Arcos – Elche CF

Resumen Elche 1-1 Mallorca

Rc Sala de Juegos

Vídeo: LaLiga

Foto: Francisco Maciá

Resumen Elche 2-1 Granada

Rc Sala de Juegos

Vídeo: LaCopa

Foto: Sonia Arcos – Elche CF

Resumen Numancia 1-0 Elche

Rc Sala de Juegos

Foto y vídeo: LaLiga

Resumen Elche 0-2 Reus

Rc Sala de Juegos

Vídeo: LaLiga

Foto: Francisco Maciá

Seguros AXA

Resumen Osasuna 1-1 Elche

Rc Sala de Juegos

Vídeo y Foto: LaLiga

Seguros AXA

Resumen Elche 0-0 Granada

Rc Sala de Juegos

Seguros AXA

Vídeo: LaLiga

Foto: Francisco Maciá

Resumen Villarreal B 2-1 Elche

Rc Sala de Juegos

Vídeo: RFEF

Foto: Francisco Maciá

Seguros AXA

Resumen Olot 2-2 Elche

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Vídeo: TeleElx

Seguros AXA