Entradas

Regreso al escenario de la tragedia

Rc Sala de Juegos

La historia negra del Elche reserva al Cádiz un papel destacable por dos episodios trágicos. El fallido ascenso a Primera en 1981, al perder por 1-2 en un Martínez Valero lleno a rebosar. Y el descenso a Segunda B 18 años después sufrido hace dos temporadas, certificado con una derrota por 2-1 en el Ramón de Carranza. Casi 17 meses han pasado desde aquel triste 4 de junio del pasado año. Un periodo en el que el equipo ilicitano peleó mucho en el ‘pozo’ para volver a Segunda. Por suerte, sólo pasó un campeonato fuera del fútbol profesional. El próximo domingo a las 12:00 horas, jugará de nuevo en el estadio donde se consumó aquella caída.

El Elche acudió a tierras andaluzas con remotas posibilidades de salvación. Tras el empate frente al Reus (1-1) siete días atrás, ocupaba el 21º puesto con 43 puntos, a tres de la zona de permanencia con seis en juego. Una horrible racha de ocho derrotas en las nueve citas anteriores, seis de forma consecutiva, la peor de su historia, dilapidaron toda su ventaja. La destitución de Alberto Toril y la llegada de Vicente Parras al banquillo no surtió el efecto deseado.

Necesitaba ganar a un Cádiz que se jugaba el playoff y esperar resultados de sus rivales directos, principalmente Mallorca, Alcorcón y Nàstic de Tarragona. Todo falló. El equipo ilicitano hincó la rodilla sin paliativos y firmó su descenso matemático a Segunda B. Muchas lágrimas en el Ramón de Carranza, sobre todo en el medio millar de aficionados que se desplazaron a la Tacita de Plata con la esperanza del milagro.

“Todas las fórmulas puestas en marcha para reanimar al enfermo no dieron resultados. Es un momento muy duro”, señaló Diego García, quien calificó la temporada como “aciaga”. El Elche creó un proyecto con una plantilla que llamaba a la ilusión, sobre todo tras los refuerzos invernales. Vivió en tierra de nadie casi toda la competición, incapaz de encadenar dos victorias seguidas y encajando demasiados goles. Y una incomprensible recta final le condenó.

Tras el descenso, hubo desbandada general. Sólo Nino y Edu Albacar, más Sory Kaba tras subir del filial, continuaron. Rober Correa y Álex Fernández acabaron en el Cádiz. Con nuevo director deportivo, Jorge Cordero, una plantilla renovada casi al completo y tres entrenadores, Vicente Mir, Josico y Pacheta, los franjiverdes ascendieron a Segunda al primer intento. Acabaron la Liga regular en el tercer puesto del Grupo III y superó tres eliminatorias en el playoff, ante Real Murcia, Sporting B y Villarreal B. Nino es el único ‘superviviente’ que queda.

Con 11 jornadas del presente campeonato, el Elche ocupa el 11º lugar de la tabla con 14 puntos, 3 más que el Cádiz, que abre la zona de descenso. Ambos equipos vienen de ganar el pasado fin de semana: a Real Zaragoza (2-0) y Lugo (1-2). Los ilicitanos van en línea ascendente, con triunfos ante Málaga (2-0) y el citado Real Zaragoza (2-0), que le permitieron salir de la zona roja. Los gaditanos cortaron su racha de nueve partidos sin saborear la victoria.

Antes de recibir a los franjiverdes, el Cádiz deberá afrontar su cita de Copa del Rey ante el Espanyol (jueves, 18:30 horas). Llegará con más desgaste físico, aunque su entrenador, Álvaro Cervera, apostará por una alineación con los menos habituales en Liga.

La Federación de Peñas organiza viaje a Cádiz

La Federación de Peñas del Elche ha organizado un desplazamiento para acudir al Ramón de Carranza. El pack de ticket de autobús más entrada tiene un precio de 45 euros. Para que el viaje salga adelante se necesitan mínimo 40 personas apuntadas.

La salida hacia tierras andaluzas se realizará a las 00:00 horas en la madrugada del sábado al domingo desde la estación de autobuses. La vuelta, después de comer.

Los interesados pueden reservar sus tickets de autobús en Tapería Franja Verde 2, en la calle Juan Díez Martínez nº2, junto al Parque Andalucía. Para más información, contactar con Ismael (teléfono: 673 446 334).

Foto: LaLiga

La Federación de Peñas organiza desplazamiento para el Cádiz-Elche

Rc Sala de Juegos

La Federación de Peñas del Elche ha organizado un desplazamiento para la afición para el Cádiz-Elche (domingo 4 de noviembre, 12:00 horas). El pack de ticket de autobús más entrada tiene un precio de 45 euros. Para que el viaje salga adelante se necesitan mínimo 40 personas apuntadas.

La salida hacia tierras andaluzas se realizará a las 00:00 horas en la madrugada del sábado al domingo desde la estación de autobuses. La vuelta, después de comer.

Los interesados pueden reservar sus tickets de autobús en Tapería Franja Verde 2, en la calle Juan Díez Martínez nº2, junto al Parque Andalucía. Para más información, contactar con Ismael (teléfono: 673 446 334).

El Elche volverá a jugar en un escenario de desagradable recuerdo reciente, ya que en el Ramón de Carranza certificó su descenso a Segunda B hace dos temporadas.

Foto: LaLiga

Cádiz-Elche, domingo 4 de noviembre a las 12:00 horas

Rc Sala de Juegos

LaLiga ha publicado los horarios correspondientes a los partidos de la jornada 12 en Segunda División. El Elche se medirá al Cádiz el domingo 3 de noviembre a las 12:00 horas en el Ramón de Carranza. El encuentro será retransmitido por LaLiga 1|2|3 TV.

Será el regreso de los franjiverdes en el escenario en el que certificaron su descenso a Segunda B hace dos temporadas.

Foto: LaLiga

El héroe de ‘a tanda do Carranza’

Tarde del 24 de junio de 2012. Estadio Ramón de Carranza a rebosar. Cádiz-Lugo, vuelta de la eliminatoria de tercera ronda del playoff de ascenso a Segunda División. Tanda de penaltis igualada 2-2 a falta del último lanzamiento. Si marcan los lucenses, regresan a la división de plata 19 años después. Manu, el capitán albivermello, asume la responsabilidad y se dirige desde el centro del campo hacia el área. Concentrado, coge el balón y lo coloca en el punto fatídico. Camina hacia atrás hasta la semiluna del área. El tiempo se congela. Todo el trabajo de once meses se decide en una pena máxima. Avanza hacia la pelota, golpea raso a la izquierda y engaña al guardameta. Cuando ve el balón en la red, corre emocionado y se tira encima de su compañero Escalona. La zona visitante del estadio estalla de júbilo. Manu ha escrito su nombre con letras de oro en la historia del Lugo como el héroe de ‘a tanda do Carranza’.

Esta es la gran crónica del nuevo fichaje del Elche, el cuarto en el mercado invernal. El lateral zurdo de 33 años refuerza la plantilla tras desvincularse de la Cultural Leonesa para cubrir la baja de Adrián Jiménez, quien ha pedido salir por motivos personales. Antes de su infructuosa etapa en León, el hispano-suizo forjó una trayectoria de leyenda en el Lugo, donde militó diez temporadas. Entre los años 2007 y 2017 a orillas del río Miño, se reconvirtió de extremo a lateral, jugó cinco temporadas en Segunda y cinco en Segunda B, disputó 392 partidos, marcó 19 goles, se convirtió en capitán y logró el citado ascenso a la categoría de plata.

Manu ha sido un fijo en las alineaciones en buena parte de su década en el Anxo Carro, superando los 34 encuentros jugados en ocho temporadas. Su principal valedor ha sido Quique Setién, actual técnico del Betis y que dirigió a los lucenses en seis campeonatos, el del ascenso entre ellos. Sin embargo, su participación bajó a las órdenes de Luis César Sampedro en el curso 2016/2017, el último como albivermello. El hispano-suizo se despidió del Lugo con una emotiva carta.

Dos franjiverdes conocen bien la profesionalidad y capacidades futbolísticas de Manu: José Juan y Lolo Plá. El ourensano coincidió con el meta vigués durante sus últimas cinco temporadas en Lugo, mientras que el emeritense compartió vestuario con ambos en la campaña 2014/2015. Lolo Plá ya ha ‘bendecido’ la llegada de Manu en su cuenta de Twitter:

Además, Manu también fue compañero de José Juan durante su etapa en el Ourense y coincidió en el cuadro albivermello con seis exjugadores del Elche: Diego Rivas, Óscar Díaz, Tena, Raúl Fuster, Dani Mallo y Pelayo. Con el portero suplente de Manu Herrera en el ‘Elche de los récords’ consiguió el ascenso a Segunda, que el hispano-suizo rememoró al periódico El Progreso de Lugo cinco años después, a pocos días de regresar al Ramón de Carranza para el Cádiz-Lugo del pasado campeonato.

«Tenía claro que tiraría el último penalti. Todo lo que vivimos fue muy especial. Era todo una novedad. Nunca había vivido algo así. Me perdí muchas cosas de la celebración porque no pude salir de allí hasta las dos de la mañana por pasar el control antidoping junto a Miguel (Escalona). Fue por mi culpa, porque tardé muchísimo en mear. Nos contaron que estuvieron sacándose fotos detrás de una portería, luego se marcharon al hotel, estuvieron cenando, se tiraron a la piscina… Yo me lo perdí, pero luego me lo contaron», contó.

Con la profesionalidad y experiencia como principales valores, Manu llega al Elche con el objetivo de sumar otro ascenso a Segunda en su currículum. Con 33 años (cumple 34 en junio), encaró el pasado verano su primera etapa fuera del fútbol gallego, y unos meses después, se aventura a salir del norte por primera vez en su dilatada trayectoria deportiva. Este viernes pasará el reconocimiento médico, se incorporará a los entrenamientos y será presentado a las 12:15 horas en la sala de prensa del Martínez Valero.

Foto: CD Lugo

El regreso a casa más triste

Los 460 aficionados del Elche que se desplazaron a Cádiz vivieron el regreso a casa más triste. Los seguidores que completaron nueve autobuses, financiados por club, plantilla y TM Grupo Inmobiliario, para apoyar al equipo ilicitano en el Ramón de Carranza sufrieron el mal trago de presenciar en directo el descenso a Segunda B del equipo ilicitano, cuya derrota por 2-1 ante el cuadro amarillo le condenó.

A pesar de la complicada situación, estos valientes quisieron estar dando su apoyo a sus jugadores y recorrieron los 619 kilómetros que separan Elche y Cádiz. Uno de los autocares sufrió un contratiempo al averiarse a poco más de una hora de la Tacita de Plata, pero otro vehículo permitió que los seguidores que viajaban en ese bus llegasen a su destino.

Los hinchas blanquiverdes presentes en la ciudad andaluza vivieron una jornada de cordialidad con la afición amarilla en las horas previas al partido, en el que los locales necesitaban la victoria para disputar el playoff.

El gol de Pelegrín en propia puerta al poco de comenzar la segunda mitad sentó como un jarro de agua fría para la afición situada en la Tribuna Alta del estadio gaditano, que además, estaba informada de que los resultados en otros campos también mandaban al Elche a Segunda B. Y el gol de Salvi prácticamente enterraba todas sus esperanzas de continuar en la división de plata. La reacción la diana de Guillermo en el tiempo añadido fue tímida, porque la tragedia ya estaba asumida.

El pitido final del árbitro dio paso a las lágrimas de desconsuelo por el descenso a la categoría de bronce del fútbol español 18 años después. Los aficionados más jóvenes no vivieron o no recuerdan la última etapa del Elche fuera del fútbol profesional, y ahora todos ven con tristeza cómo su equipo ha pasado de competir en Primera a bajar a Segunda B en dos años, siendo ellos quienes más lo sufren y menos culpa tienen.

Además, los 460 seguidores blanquiverdes, que aplaudieron el esfuerzo de los suyos, tuvieron que soportar cómo los jugadores y la afición del Cádiz celebraban su clasificación para la promoción. Una afición del Cádiz, perfectamente conocedora de las dificultades de la categoría de bronce, que mostró su apoyo a la hinchada ilicitana con gritos de “Elche, Elche”, correspondidos con aplausos.

Con el presente panorama, es difícil que la afición del Elche pueda encontrar motivos para afrontar el próximo curso con optimismo, pero a buen seguro que sacarán fuerzas para seguir apoyando al equipo de su corazón en el ‘pozo’ de la Segunda B.

Parras: “Es el día más triste de mi carrera”

Vicente Parras hizo un esfuerzo para no derrumbarse ante los medios tras la derrota del Elche ante el Cádiz (2-1) que certifica su descenso matemático a Segunda División B. El técnico ilicitano, que asumió el banquillo franjiverde tras la destitución de Alberto Toril a seis jornadas del final, afirmó que este domingo 4 de junio de 2017 es “el día más triste” de su carrera. «Es un momento muy duro y difícil. Entré ilusionado y nos llevamos dos palos muy gordos en los dos primeros partidos. Desde entonces, hemos luchado contracorriente y no hemos podido hacer nada. Estamos hechos polvo», declaró.

Sobre el partido, Parras señaló que creyó en una victoria que era vital para seguir soñando con la salvación, pero agregó que la misión era muy difícil tras el gol de Aridane para los amarillos. “Teníamos que arriesgar, pero sabía que iba a ser más complicado. Colgamos algunos balones después del 1-0, pero eran ataques más alocados. En los últimos minutos, se lo poníamos en bandeja si nos descomponíamos, pero no había más remedio”, expuso.

Cuestionado por los motivos de esta debacle, el preparador blanquiverde afirmó que haber puntuado en Mallorca, donde el Elche perdió en el tiempo añadido, “hubiera sido un punto de inflexión” para revertir la dinámica negativa, y que los ilicitanos tendrían que haber ganado los partidos en casa contra Mirandés y Reus.

Parras opinó que el club tendrá “vida” en la división de bronce “si es capaz de reorganizarse y crear un proyecto deportivo”. “Que esto nos sirva para aprender y no cometer los mismos errores”, dijo el expreparador del Ilicitano, quien agradeció el apoyo de la afición desplazada al Ramón de Carranza, a la que también pidió disculpas. “Sólo puedo decir gracias y lo siento”, finalizó.

Derrota y a Segunda B (2-1)

Tristeza. Frustración. Lágrimas. Palabras que sirven para describir el sentir de una afición rota por el dolor. El Elche se la jugaba en Cádiz, y falló por enésima vez. El equipo ilicitano firmó su descenso matemático a Segunda División B en la penúltima jornada al perder por 2-1 en su visita al Ramón de Carranza. Necesitaba ganar, y no hizo ningún mérito para ello. La inoperancia atacante y los interminables errores defensivos terminaron por condenar a los franjiverdes, que regresan a la división de bronce 18 años después. Aridane a la salida de un córner y Salvi anotaron para el Cádiz y Guillermo acortó distancias para el Elche.

Vicente Parras confió en el bloque del último partido ante el Reus (1-1) y realizó un único cambio en la alineación: Pelegrín, sancionado la pasada jornada, entró por el lesionado Josete. Por su parte, el entrenador del Cádiz, Álvaro Cervera, repitió once con la presencia de Álvaro, que pudo jugar por la suspensión cautelar del TAD de su sanción por ciclo de amonestaciones.

El partido comenzó con mucho respeto y miedo al error en ambos equipos, circunstancia lógica con tanto en juego. El Elche tenía claro que debía imponer un fútbol de posesión y escasa velocidad para evitar que el Cádiz desarrollara su fútbol de transiciones vertiginosas, y en este sentido, su inicio fue impecable, con Fabián y Álex haciéndose dueños de la zona ancha y la zaga defendiendo con solvencia. Sin embargo, los franjiverdes carecían de profundidad y remate cuando llegaban a las inmediaciones del área del conjunto amarillo, que también se mostraba serio atrás.

Pasada la primera media hora, el cuadro gaditano cogió más peso en el encuentro y adquirió una ligera superioridad, pero que no se traducía en acciones que inquietaran a Juan Carlos. Algún centro desde la banda sin mayores consecuencias y un remate de cabeza alto de Garrido a la salida de un córner fue lo único reseñable en la primera mitad por el bando local. Por el otro bando, los de Parras tan solo tuvieron como bagaje ofensivo una volea de Túñez que se marchó muy desviada y un intento de remate de Pelayo en el saque de una falta lateral. Al descanso, con los resultados que se estaban dando, el Elche estaba en Segunda B.

Los entrenadores movieron ficha tras el paso por vestuarios para mejorar su actuación en ataque: Rubén Cruz entró por Ortuño, máximo anotador del Cádiz, y Guillermo sustituyó a Pelayo. El conjunto gaditano salió mejor que el Elche, y en las temidas jugadas a balón parado se produjo el gol del Cádiz. En el minuto 52, Aketxe puso el córner y Aridane, libre de marca, remató en el área pequeña y Pelegrín fue el último en tocar la pelota antes de que se colara en la portería. Ni en un partido de este calibre, a vida o muerte, los blanquiverdes dejaron de cometer un error grosero que les costó ponerse por detrás en el luminoso.

Tras el gol, Parras metió más pólvora arriba con el ingreso de Sory Kaba por Rober Correa, que se retiró cojeando después de una entrada de José Mari. Pero el atisbo de reacción franjiverde fue bastante estéril, y aunque el Cádiz bajó una marcha, tenía la situación completamente controlada. Un tiro de Nino que tapó Garrido fue lo único destacable.

Y con un Elche más expuesto, el Cádiz sentenció la contienda con el 2-0. En el minuto 70, Álvaro puso un centro que ni Túñez ni Iriondo acertaron a despejar y que le cayó a Salvi, que fusiló a Juan Carlos en el área pequeña. El gol fue la losa definitiva para prácticamente liquidar a los franjiverdes, que siguieron intentándolo sin ideas ni fluidez, con más corazón que cabeza.

De hecho, el tercero de los amarillos parecía más cercano que el primero de los ilicitanos, pero Guillermo acortó distancias en el tiempo añadido con un zurdazo dentro del área. Un gol meramente anecdótico. Los casi 500 seguidores del Elche que hicieron el esfuerzo de desplazarse a Cádiz ya tenían asumido el fatal desenlace. Las victorias de Alcorcón y Nàstic certificaron la caída al ‘pozo’.

De Primera a Segunda B en dos años, con descenso administrativo a Segunda de por medio. Hace tan solo cuatro años, Elche se echaba a la calle para celebrar el regreso de su equipo a la máxima categoría del fútbol español casi un cuarto de siglo después. Ahora, a quien siente el club de su alma, llora desconsoladamente al ver que la próxima temporada estará fuera del fútbol profesional y se batirá el cobre en campos de césped artificial. No existe consuelo. Porque además, pocos motivos existen para mirar al futuro con optimismo. Mucho ánimo a lo más valioso que tiene el Elche Club de Fútbol: su afición. La menor culpable de todos los males de la entidad.

Ficha técnica

Cádiz: Alberto Cifuentes; Carpio, Sankaré, Aridane, Brian Oliván; José Mari, J. A. Garrido; Salvi (Abdullah, min 71), Aketxe, Álvaro (Santamaría, min 87); y Ortuño (Rubén Cruz, min 45).

Elche: Juan Carlos; Rober Correa (Sory Kaba, min 56), Pelegrín, Túñez, Iriondo; Fabián, Álex (Malonga, min 71); Hervías, Pelayo (Guillermo, min 45), Borja Valle; y Nino.

Goles: 1-0, Pelegrín en p.p. (min 52); 2-0, Salvi (min 70); 2-1, Guillermo (min 90)

Árbitro: Gorka Sagués Oscoz (comité vasco). Amonestó por parte del Cádiz a Brian Oliván (min 41), Aketxe (min 50) y por parte del Elche a Túñez (min 77) y a Sory Kaba (min 80).

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 41 de la Liga 1|2|3 disputado en el estadio Ramón de Carranza ante 16.324 espectadores, entre ellos cerca de 500 aficionados del Elche.

El Elche debe ganar al Cádiz (20:00 h) para seguir creyendo en la salvación y evitar que resultados adversos le desciendan matemáticamente a Segunda B · Casi medio millar de seguidores franjiverdes estarán en el Ramón de Carranza

El margen de error está prácticamente agotado. Es ahora o nunca. El Elche se mide al Cádiz (20:00 h) con la necesidad de ganar para seguir creyendo en la salvación y evitar que resultados adversos de rivales directos le desciendan matemáticamente a Segunda División B. A tres puntos de la permanencia con seis en juego y con una racha de siete jornadas sin ganar, el equipo ilicitano se juega su continuidad en la categoría de plata contra un conjunto amarillo que aunque no atraviesa su mejor momento, está situado entre los mejores y saldrá a por todas con el objetivo de dar un paso más, puede que definitivo, para disputar el playoff.

Sumar cuatro puntos de los treinta últimos en juego es el principal causante de que el Elche, 21º con 43 puntos, afronte un match ball en el Ramón de Carranza. El empate ante el Reus (1-1) cortó una racha de seis derrotas seguidas, y aunque el resultado fuera insuficiente, realizó su mejor partido en los dos últimos meses y recuperó buenas sensaciones, a las que tratará de dar continuidad. No obstante, faltó pegada arriba y los catalanes llegaron al Martinez Valero sin tensión por haber asegurado la permanencia y perdonaron a los franjiverdes en dos claras ocasiones.

Es evidente que sus posibilidades de eludir el descenso son escasas, no sólo por depender también de lo que hagan sus rivales directos (Mallorca, Alcorcón, Nàstic de Tarragona, Almería y UCAM Murcia), sino porque seguramente necesitará algo que no ha hecho en toda la Liga: encadenar dos triunfos seguidos. Y la dinámica y el próximo contrincante hacen que confiar en la proeza sea difícil. Pero como dijo Vicente Parras en la rueda de prensa previa al choque, el equipo ilicitano apurará sus opciones hasta el final.

Las situaciones que se darían en función del resultado son las siguientes: si gana, seguirá vivo e incluso saldría de la zona roja si el Nàstic pierde en Tenerife y el Alcorcón no gana contra el UCAM Murcia en La Condomina. Hay que señalar que en un triple empate entre Elche, Nàstic y Mallorca, que está igualado a puntos con los franjiverdes y visita al descendido Mirandés, el cuadro ilicitano sería el más beneficiado, situándose por delante de catalanes y baleares al haber sumado más puntos en los enfrentamientos. Si empata, un triunfo de tarraconenses y/o alfareros le condenaría a la Segunda B, al igual que una derrota y que el Nàstic puntúe y/o el Alcorcón sume los tres puntos.

Así las cosas, el Elche se la juega curiosamente ante el rival con el que protagonizó uno de los episodios más trágicos de su historia. Dejó escapar un ascenso a Primera contra el Cádiz en 1981 con un Martínez Valero a rebosar de público. Pero caer de Primera, por vía administrativa, a Segunda B en dos años sería una mancha aún mayor en el historial. Una mancha sin precedentes en el fútbol español.

Parras recupera a dos piezas importantes, Pelegrín, sancionado la pasada jornada, y Guillermo, que superó su lesión antes de lo previsto, pero pierde a Josete, que sufrió ante el Reus una rotura muscular y se une a Edu Albacar, Matilla, Dorca, Hugo Fraile y Pedro en el dique seco. Mandi también será baja al no disponer de ficha. El zaguero catalán sustituirá al ilicitano en el once, en el que Nino o Pelayo podrían dejar su sitio al ariete vasco o a Sory Kaba, que marcó el pasado domingo. Los 20 jugadores disponibles entraron en la convocatoria y viajarán en vuelo chárter el mismo día del choque.

Para esta importantísima cita, la escuadra ilicitana contará con el apoyo de casi medio millar de seguidores blanquiverdes en el Ramón de Carranza. 460 aficionados recorrerán los 619 kilómetros que separan Elche y Cádiz en los nueve autobuses costeados por el club, la plantilla y TM Grupo Inmobiliario, el patrocinador principal. Las entradas también corrieron a cargo de la entidad.

El Cádiz quiere encarar su presencia en el playoff

Por su parte, el Cádiz se ha complicado su presencia en el playoff, puestos en los que se encuentra desde la jornada 17, por su escasez de triunfos en los dos últimos meses de competición, y le urgen los tres puntos para llegar a la última jornada dependiendo de sí mismo para disputarlo o para asegurarlo. Certificará la promoción si vence al Elche y el Huesca empata o pierde frente al Numancia.

El cuadro amarillo es 5º con 61 puntos, dos por encima del séptimo. Ha empatado sus cuatro últimos encuentros y acumula una victoria y otro igualadas en las nueve últimas jornadas. Su última derrota se produjo el 26 de marzo contra el Tenerife (0-1), y no gana en casa desde el 12 de ese mismo mes, cuando lo hizo ante el Rayo Vallecano (1-0). Es tercer equipo de Segunda con menos derrotas (9), el cuarto más anotador con 53 goles a favor y el cuarto menos goleado con 38 tantos en contra. Ortuño es su máximo realizador con 17 goles, seguido de Salvi con 7 y Álvaro y Aitor García con 5.

El penúltimo podrá estar disponible para el técnico del cuadro gaditano, Álvaro Cervera, después de que el TAD le concediera la suspensión cautelar de su sanción por ciclo de amarillas. Güiza, por lesión, será la única baja de los locales.

Posibles alineaciones

Cádiz: Alberto Cifuentes; Carpio, Sankaré, Aridane, Brian Oliván; José Mari, J. A. Garrido; Salvi, Aketxe, Álvaro; y Ortuño.

Elche: Juan Carlos; Rober Correa, Pelegrín, Túñez, Iriondo; Fabián, Álex; Hervías, Pelayo o Nino, Borja Valle; y Nino o Guillermo.

Árbitro: Gorka Sagués Oscoz (comité vasco).

Estadio: Ramón de Carranza (domingo, 20:00 horas).

Parras cita a los 20 jugadores disponibles para visitar al Cádiz

El Elche ha convocado a los 20 jugadores disponibles para el partido ante el Cádiz en el Ramón de Carranza (domingo, 20:00), en el que los franjiverdes necesitan la victoria para seguir soñando con la salvación en Segunda División. Pelegrín, baja ante el Reus por sanción, y Guillermo, recuperado de la lesión sufrida contra el Mirandés, son las novedades de una citación de la que se cae  Josete por la rotura muscular que sufrió el pasado domingo. Vicente Parras tendrá que realizar dos descartes antes del encuentro. Armando fue el elegido para ver los choques desde la grada en las dos últimas jornadas, en las que el técnico ilicitano citó a 19 jugadores.

Se quedan fuera de la convocatoria el citado Josete, Edu Albacar, Matilla, Dorca, Hugo Fraile y Pedro por lesión y Mandi sin ficha.

La lista de citados es la siguiente: Juan Carlos, Germán, Rober Correa, Luis Pérez, Pelegrín, Armando, José Ángel, Túñez, Iriondo, Fabián, Álex Fernández, Pelayo, Liberto, Hervías, Borja Valle, Eldin, Sory Kaba, Malonga, Guillermo y Nino.

La expedición blanquiverde se concentrará a las 20:00 horas en el Hotel Holiday Inn de Elche Parque Empresarial. El domingo a las 10:00 horas cogerá un vuelo desde el Aeropuerto de Alicante-Elche con destino al Aeropuerto de Jerez, para comer y descansar en el Hotel NH Avenida de Jerez. A las 18:00 horas, el equipo se dirigirá al Ramón de Carranza y la vuelta a tierras ilicitanas será a la conclusión del encuentro también en avión.

Parras: «Apuraremos nuestras opciones hasta el final»

Vicente Parras trata de mantener la positividad a pesar de las circunstancias. El técnico del Elche indicó este viernes en rueda de prensa que la plantilla es «muy consciente» de lo que se está jugando y afronta la visita al Cádiz (domingo, 20:00 horas) “con responsabilidad y cierto optimismo” de encararla en las mejores condiciones. El cuadro ilicitano tiene difícil alcanzar la permanencia, zona situada a tres puntos a falta de seis por disputarse, pero Parras mantiene la fe.

“Sabemos que nos metimos en una situación en la que no queríamos estar y que se veía venir. Pero vamos a apurar nuestras opciones hasta el final. Nuestra idea es ir a ganar. Somos conscientes de que es muy difícil salir del descenso haciéndolo, pero tenemos nuestras opciones”, declaró el preparador franjiverde, quien aseguró que no ha echado cuentas sobre las opciones del Elche de seguir respirando en Segunda si no vence en el Ramón de Carranza y que no quiere durante el choque no quiere pensar en lo que ocurra en otros campos. “La jornada dirá si no ganando estamos descendidos o no”, dijo.

Parras apuntó que el equipo ilicitano acabó el último choque ante el Reus (1-1) “con la sensación de que se empujó hasta el último momento”, pero que “faltó el acierto”, y que a pesar del punto insuficiente, la imagen mostrada le da motivos para creer en la permanencia. “Siento más esperanza que en las últimas semanas”, reconoció.

El entrenador franjiverde alertó de que el Cádiz es “un bloque sólido con jugadores determinantes en bandas y arriba y que es más fuerte cuando su rival se abre y puede salir a la contra”, señalando que su mayor preocupación es su “velocidad” y la capacidad realizadora de Ortuño. Parras sabe el Elche necesita la victoria y por ello deberá exponer, pero también será necesario que sepa protegerse. “Sabemos que no nos vale el empate, pero no podemos ir a suicidarnos. Debemos mantener un equilibrio”, expuso.

Parras recordó que ambos conjuntos afrontan el partido “con distintas necesidades”, los amarillos por asegurar el playoff y los franjiverdes por eludir el descenso. Admitió que si le dieran a elegir, prefería jugarse los objetivos contra “los equipos de abajo”, y subrayó que “los quince primeros minutos serán claves”. “Si somos capaces de plantarles cara, a ellos también les puede pesar. Lleva varias semanas sin conseguir los resultados que quería en casa. Hay que saber jugar con estas circunstancias”, manifestó el preparador ilicitano, quien destacó la baja de Álvaro en el Cádiz al considerarle “una pieza importante”.

En el capítulo de altas y bajas del Elche, Parras informó que Pedro y Dorca no han superado sus problemas físicos y seguirán en el dique seco, mientras que recupera a Pelegrín, sancionado la pasada jornada, y a Guillermo, recuperado de su rotura en el bíceps femoral de la pierna derecha. “Tengo 20 jugadores para convocar”, dijo. La expedición blanquiverde viajará a Cádiz en vuelo chárter el mismo día del partido, algo que el entrenador ilicitano considera “la mejor opción” dada su importancia.

Parras calificó como “espectacular” la respuesta de la afición, que ya ha llenado ocho autobuses para desplazarse al Ramón de Carranza, e indicó que esto supone “un plus de motivación” para el grupo. “Ser capaces de llevar 600 personas en en esta situación demuestra que quieren a su equipo por encima de todo. Espero que podamos corresponderle”, declaró.

Por último, cuestionado por la desestimación del recurso por el descenso administrativo a Segunda, el técnico franjiverde no ocultó que la sentencia “llega en un momento malo”. “Es un palo más en la rueda. Queremos centrarnos en lo estrictamente deportivo, pero esto afecta al ánimo de la afición”, respondió Parras, quien opinó que lo ganado sobre el césped “debe primar sobre otras circunstancias externas”.

Foto: Elche CF