Entradas

Javi Jiménez cree que no se le puede reprochar nada al Elche

Javi Jiménez ha hecho este miércoles balance de la temporada. Uno de los dos grandes pilares del equipo (el otro es Sergio León) le pone a su equipo una buena nota, ya que considera que, teniendo en cuenta las circunstancias en las que nació el proyecto, el rendimiento del grupo ha estado muy por encima de lo esperado.

«El objetivo de la permanencia lo logramos con creces y luego nos marcos otro. Como jugador siempre se es ambicioso y podías apretar en algún momento un poco más las tuercas, pero no se le puede reprochar nada al equipo porque lo dio todo», reflexiona el portero riojano. Como ejemplo, Javi Jiménez recuerda la lesión de varios compañeros, en especial Armando Lozano, quien jugó varios partidos con el equipo pese a tener una dolencia grave en la rodilla para señalar que «es el reflejo de lo que ha hecho este equipo este año, darlo todo hasta el final».

El portero, cuyo contrato expira el 30 de junio, afirmó que valorará su continuidad en la entidad a partir de la próxima semana, ya que era algo que acordó con el director deportivo, Ramón Planes, hace unos meses. «No pienso más allá del próximo partido, pero aquí me he sentido a gusto y arropado. Veremos qué es lo que nos conviene a las dos partes», dijo Jiménez, quien no quiso valorar si la actual ha sido una de las mejores temporadas de su carrera

«Estoy contento, pero lo que tengo claro es que el equipo se merece una buena nota«, dice el guardameta, quien calificó como clave en la buena marcha del equipo la «unión» que ha existido en el vestuario ilicitano. Jiménez, pese a ser libre para negociar desde el pasado 1 de enero, asegura que no ha hablado con ningún otro equipo por respeto a la entidad ilicitana y a la afición. 

Último esfuerzo

Jiménez garantiza que el Elche afrontará con la máxima seriedad, a pesar de que ya no hay nada en juego para el Elche, el partido del próximo sábado en Alcorcón, ya que recordó que «jugamos por unos colores y un escudo y representamos a una afición».

El portero desea que su compañero Sergio León pueda alzarse tras la última jornada con el trofeo de máximo goleador del equipo «porque es algo bueno para él y para el equipo”, ya que recordó que “cuando un delantero marca muchos goles es cosa de todos».

El riojano también tuvo palabras de elogio para su entrenador, Rubén Baraja, con el que cree que se ha sido injusto en algunos momentos de la temporada. «El devenir del equipo, la unión y cómo se ha reflejado es causa de él. Es el mayor protagonista de todo esto«, finalizó.

Un voto de confianza para la plantilla

Javi Jiménez confía en la actual plantilla del Elche. El portero asegura que es lo «suficientemente buena» para cumplir los retos que se h marcado esta temporada con independencia de que, finalmente, el club decida o no reforzarla en el mercado de invierno. El meta, sin embargo, aclara que cualquier fichaje será «bienvenido«, pero precisa que el grupo que hay es lo «suficientemente bueno para sacar esto adelante».

El portero, además, defiende que el Elche salió reforzado del empate ante el Tenerife, un partido en el que el Elche, según Jiménez volvió a sentirse cómodo porque «tuvo la posesión y jugó la pelota».»El equipo poco a poco cogerá la confianza e irá mejorando», afirma el meta, quien pronostica un partido «muy difícil ante el Girona».

Jiménez admite que tras las dos derrotas contundentes sufridas por el Elche el equipo necesitaba reciclarse «y no complicarnos la vida tanto atrás» para recuperar la confianza y la identidad.

El guardameta del Elche concede una importancia máxima al partido de Girona, a pesar de toda la competición que queda por delante. «Soy una persona que va partido a partido, pero creo que tenemos que afrontarlo como el partido más importante de la temporada, como una final», señala el meta. Javi Jiménez insiste en que tanto a nivel colectivo como individual «nos jugamos mucho», ya que señala que se trata de tres puntos importantes «tanto para salir de ahí como para tener unas buenas vacaciones». 

El riojano ha elogiado al Girona, conjunto del que ha señalado que «le gusta tener la pelota y jugarla desde atrás». «Desde el orden y teniendo las cosas claras tendremos nuestras oportunidades y hay que intentar aprovecharlas», ha señalado Jiménez, quien ha recordado que el Elche ha realizado «partidos muy buenos esta temporada», por lo que el reto es volver a demostrar «que somos un buen equipo».

A pesar de los números del equipo, que solo ha sumado dos puntos de doce posibles, Javi Jiménez ve al Elche en una línea «ascendente» que debe intentar aprovechar al máximo. Por eso quiere sumar los «los seis puntos» antes de Navidad,  ya que subraya que daría «moral» y dejaría al equipo en una posición «muy buena».

Sin embargo, recuerda que aún quedan «muchos partidos» para el final de la temporada y que la segunda vuelta es «lo más duro del campeonato, por lo que es ahí donde tenemos que apretar». No cree que el partido de Girona sea la última opción de engancharse a la cabeza «porque aún tenemos que jugar con los de arriba» y no quiso aventurarse sobre la pareja de centrales que alineará Baraja.

El portero dice encontrarse en un buen momento de forma, si bien admite que ni él ni el equipo han ofrecido aún su mejor versión esta temporada. También se refirió a la buena línea defensiva del equipo, que concede pocas ocasiones, al señalar que es un trabajo «de todos»  los jugadores, aunque admite cierta sensación de amargura en los últimos partidos «porque nos han tirado una vez y hemos perdido«.  «Eso me duele y me fastidia y hay que intentar mejorar«, concluye.

Practicidad sin perder la identidad

Nadie mejor que Javi Jiménez para analizar y debatir sobre el cambio de estilo del Elche, cuya pose estética y alegre ha mutado en los últimos tiempos a un sistema mucho más sobrio, exento de riesgo, sobre todo en la zona defensiva. El meta riojano es el gran damnificado de las alegrías defensivas de otros tiempos ya que le costaron goles, una expulsión y varios disgustos.

Jiménez lo tiene claro. Afirma que el Elche es un equipo al que le gusta jugar la pelota y que no se puede perder esa «seña de identidad«, pero a la vez aboga por ser algo más «prácticos para no cometer errores» en defensa, mortales en una categoría en la que la mayoría de los rivales juegan a que el otro se equivoque.

«Hemos tenido la pelota y hicimos buen fútbol al principio de la Liga, pero cometimos errores en dos partidos y perdimos. Hay que ser prácticos», señala el guardameta a quien, personalmente, le gustan los equipos que tratan bien la pelota desde la línea defensiva. «Es que por tener la pelota no quiere decir que vayamos a cometer errores. Solo hay que ser más prácticos porque en partidos anteriores los errores nos han costado goles», insiste el riojano.

Pese a todo este debate, Javi Jiménez no detecta en el Elche un cambio de estilo sustancial. «Es verdad que antes jugábamos más y teníamos más posesión, pero iremos creciendo desde la confianza para que se vea al Elche que no hemos perdido», reflexiona.

Partido grande

Ya soma en el horizonte la cita del próximo domingo ante Osasuna, un histórico de la categoría y agitador del primer cuarto de la competición. «Es un partido que nos va a dar mucha autoestima si lo ganamos«, asegura Javi Jiménez, quien destaca que el equipo navarro está haciendo las cosas bien esta temporada, por lo que intuye que «habrá que estar al 100% porque necesitamos los tres puntos».

Jiménez define a Osasuna como un equipo «joven y físico que corre mucho y nos peleará la posesión«, y pide especial precaución en las acciones a balón parado, en las que el equipo navarro suele sacar un gran rendimiento. También tuvo palabras de elogio para Nino, jugador con pasado franjiverde que será homenajeado en los prolegómenos del partido.

«Me he enfrentado varias veces a él y como el resto del equipo está haciendo un buen inicio de temporada. Pero no hay que temer a nadie si queremos conseguir la victoria«, afirma.

El portero se ha mostrado satisfecho por cómo le están saliendo las cosas en su primera temporada en el club, pero afirma que espera seguir «creciendo poco a poco» porque su mejor versión está «aún por llegar». No le sirve de consuelo ser el mejor del equipo a pesar de la derrota y confiesa haber estado incómodo con la sangría goleadora que sufrió el Elche en las anteriores jornadas.

Jiménez comparte la opinión de varios jugadores de Osasuna, quienes elogiaron la calidad de la plantilla del Elche, pero no se atreve a hablar de luchar por el ascenso. «Tenemos un buen equipo, sí. Pero la temporada es larga y no hay que pensar en eso. El primer objetivo es la permanencia«, recuerda.

El meta también se ha mostrado agradecido a la afición por su apoyo incondicional y ha destacado la importancia de sentirse arropado el domingo desde las gradas para tumbar a uno de los grandes favoritos al ascenso.

 

El Elche negocia con el Levante el fichaje del portero Jesús Fernández

banner-interior-publi-noticias-Xtep

El cuerpo técnico del Elche ya ha elegido el nombre de su portero para la próxima temporada, según recoge el diario valenciano Superdeporte. Se trata de Jesús Fernández, guardameta del Levante, quien no entra en los planes del equipo granota para la próxima temporada y se perfila como la competencia en el Elche de Pol Freixanet, hasta ahora intocable para Baraja.

Jesús, formado en la cantera del Real Madrid, tiene un año más de contrato con el Levante, si bien desde el cuerpo técnico valenciano ya se le ha comunicado que tendrá difícil competir con Mariño y Rubén Martínez, los dos porteros que se jugarán la titularidad.

El madrileño, de 27 años, se inició como portero en las categorías inferiores del Adarve, Villarreal y Getafe para, posteriormente, dar el salto al Numancia y desde allí al Castilla, con el que logró el ascenso a Segunda División.

En la temporada 2012-13 se convierte en el tercer portero del primer equipo, con Mourinho en el banquillo, y llegó a debutar en la última jornada del campeonato de Liga. La pasada campaña comenzó como titular, aunque tras la jornada siete cedió su puesto a Mariño.

Jesús, al igual que Pol, el otro portero de la plantilla franjiverde, destaca por su poderoso físico, ya que mide 192 centímetros.

EL ZHAR

El Elche quiere pescar en el Ciudad de Valencia y también ha puesto sus ojos en Nabil El Zhar, jugador franco-marroquí que no cuenta para los técnicos y que ya estuvo en la órbita franjiverde tras el ascenso a Primera.

El futbolista, internacional con Marruecos, llegó al Levante procedente del PAOK Salónica, donde estuvo un año cedido por el Liverpool. El Zhar tiene 29 años y es un jugador ofensivo que suele actuar escorado en la banda izquierda.

El club granota tendría que hacer frente a buena parte de su ficha, ya que el límite salarial con el que contará el Elche convierte la ficha del atacante en imposible para la entidad ilicitana.

FOTO: SOLOPORTEROS.COM

El Elche aligera peso

El club franjiverde anuncia un acuerdo para la rescisión del contrato del portero Toño, que viaja hasta Zaragoza para firmar con su nuevo club. Leer más

Diego Rivas: «Mi oportunidad llegará»

Adrián Cedillo ¦ 26/12/12 07:00 @Adrcedillo

Trabajando casi en la sombra, sin que muchos aprecien su labor diaria en los entrenamientos, se encuentra uno de los fichajes del pasado verano. La tardanza en aterrizar en el Martínez Valero provocó que Diego Rivas partiera con desventaja sobre Manu Leer más

El portero del gran teatro

Moisés Gonzálvez ¦ 05/12/12 07:00 @michelangeloelx

La posición más ingrata en el once titular de un equipo de fútbol. Donde envían al gordito de la clase en el cole, al peor jugador de campo, al torpe con el balón en los pies. Para mi es el valiente del grupo. Nadie quiere ocupar esa demarcación, incluso en algunas sociedades deportivas que organizan su partidillo semanal no paga la correspondiente cuota. Juega gratis porque nadie se atreve a cumplir su función. El único que puede usar las manos en el terreno de juego dentro de un área limitada, privilegio hasta cierto punto. Si de el dependiera, todos los partidos acabarían 0-0. El más cercano a la estrecha frontera que separa el triunfo del fracaso, la línea de gol, el error garrafal que sube al marcador y hunde al equipo. El que se juega el tipo, realiza su trabajo y lo llaman suerte. El que es herido por la caída del larguero y de vez en cuando sale a coger brevas o uvas, según la estación del año. También canta.

Estoy hablando, como no, de mi dorsal predilecto, el puesto más desagradecido: portero, guardameta o cancerbero, como gusten.

16 partidos, 8 goles encajados y 4 partidos consecutivos actualmente sin recoger el balón de nuestra red, es el claro reflejo de la impresionante temporada que está realizando nuestro Elche C.F. a todos los niveles.

Aunque sepamos que el trabajo defensivo es obra del conjunto, cuando el rival marca un gol, miramos de reojo a la defensa y de frente al portero.  La eterna duda, si pudo hacer algo más. Un lastre, una enorme fortaleza mental para aguantar esa presión.

A lo largo dela Historia, el Elche C.F. ha tenido grandes guardametas. Grandísimos. Con excepciones que confirman la regla, y con 75 años desde su fundación no venir a tocar las narices con Aizkorreta, Dani Mallo o Quirant, eso ya lo sabemos. Pero la portería del Campo de Altabix y del Martínez Valero siempre estuvo protegida.

Creo que por esa razón ha quedado impregnado en el aficionado, en el entorno franjiverde, una especial exigencia hacía el portero, sobre todo cuando es un nuevo fichaje. Las bromas durante la pretemporada del respetable, estilo que tal el nuevo portero, pues para el Gran Teatro va bien, o en el cine no se le cuela ni uno, forman ya parte de la cultura del seguidor del Elche, como el gol que falló Boria a puerta vacía o el monumental atasco para llegar al Martínez Valero. La cola, resumiendo.

Desconozco si Manu Herrera y Diego Rivas cortarían correctamente las entradas en el Gran Teatro, o acomodarían sin equivocar la fila y butaca a los espectadores en una sala de cine, pero con casi la primera vuelta jugada, podemos afirmar que la portería está bien cubierta.

Que el trabajo defensivo es obra de todo el equipo, pero el espectador de lujo, el que ve a toda la escuadra rival de cara, es el portero, y su trabajo no consiste solamente en blocar, parar o despejar. En ocasiones un grito a tiempo, una orden, una corrección de la posición de un compañero, es fundamental para la buena defensa de la que presumimos.

Y aunque celebre los goles en solitario, aguante  insultos y provocaciones de las gradas rivales, es el número uno, el que puede estar todo un partido casi sin intervenir y después emplearse a fondo, volar, sacar una mano imposible, en frío, reflejos como un espejo, tal como demostró con la prodigiosa parada que realizó en el descuento del encuentro contra el Villarreal.

Es una función invisible, desapercibida. Cuando ataja una ocasión peligrosa, resoplamos y a olvidar enseguida lo ocurrido, no queremos ni pensar en que hubiera sucedido sin el acierto del meta.

El balón, cuanto más lejos de nuestro área mejor, y por tanto, cuando menos intervenga en el juego el portero, mayor alegría. Que no se le recuerde ni nombre durante el encuentro, es buena señal. Que distinto a los jugadores de campo, de verdad. Lo dicho, una posición difícil y desagradecida.

Nuestro Elche C.F. que está batiendo récords, mantiene una solidez tanto defensiva como ofensiva, gracias a unos pilares fundamentales, y uno de estos es el portero. Detrás de un gran equipo, siempre hubo un cancerbero de categoría. Que el resto de futbolistas cumplen a la perfección y son igual de importantes, pero cuando el balón ronda nuestra área, aquel niño que decidió jugar donde a sus amiguitos les daba pavor por si recibían un balonazo, es ahora Manu Herrera, el último responsable, quién vela para que la línea de gol solo la traspase el viento, y con su permiso.

Si al final de esta temporada llegamos a alcanzar la gloria, se hablará del equipo, del plantel técnico, de los goleadores. También habrá que valorar las paradas, las voces y gritos, la portería a cero; todo forma parte de este proyecto que marcha por el buen camino haciala PrimeraDivisión.

¿Qué te crees? Ya me gustaría ver al Manu Herrera ese aquí, cortando entradas y vigilando que no se cuele nadie, que no es tan fácil, ¿sabes?

El portero del Gran Teatro.