Entradas

El Elche supera la puntuación de la temporada del descenso a Segunda B

Rc Sala de Juegos

El Elche ha superado la puntuación que logró en la temporada 2016/2017, la del último descenso a Segunda B, a nueve jornadas para el final de la Liga regular. Con su triunfo ante el Córdoba (1-0), el equipo ilicitano actual ocupa el 11º puesto con 45 puntos, mientras que el de hace dos campeonatos acabó el campeonato penúltimo con 43 unidades.

Aquella escuadra franjiverde sufrió una inesperada caída al ‘pozo’ tras una recta final desastrosa. A estas alturas de la competición, era también 11º, con 42 puntos tras superar al Sevilla Atlético (3-2). Tenía un margen de seis puntos sobre el descenso y una desventaja de nueve con el playoff. La permanencia parecía bien encarada. Sin embargo, un descalabro histórico con un empate y ocho derrotas (seis de forma consecutiva, la peor racha de su historia) le condenó al descenso.

Este ejemplo muy reciente “martillea” y hace “estar alerta” al Elche, cuya situación es mucho más favorable para conseguir la salvación. Además de que suma más puntos, goza de una mayor ventaja sobre la zona roja, 12 puntos más golaveraje particular, y vive su mejor momento de juego y resultados de la campaña. Además, ha encadenado tres victorias consecutivas totales y cuatro seguidas como local por primera vez esta temporada.

A pesar de ello, Pacheta subraya que el cuadro ilicitano no alcanzará la permanencia virtual hasta que llegue a los “48 puntos como mínimo”. “Cuando los tengamos, diré que se acabó el sufrimiento y cambio el objetivo”, dijo el míster burgalés tras el último choque. La gran dinámica del equipo ilicitano ha despertado ilusión por luchar por el playoff, que tiene a nueve puntos de distancia. Sin embargo, su entrenador mantiene la cautela hasta garantizar la meta primordial.

Foto: LaLiga

Dos ejemplos recientes que avisan

Rc Sala de Juegos

El Elche tiene la permanencia a su alcance. Con su última victoria frente a Las Palmas (0-1), ha aumentado su ventaja sobre el descenso, que abre el Extremadura, a 12 puntos más golaveraje particular. Ocupa el 12º puesto con 42 puntos a diez jornadas del final. Vive su mejor momento de sensaciones y resultados de la temporada, lo que invita a pensar que logrará su objetivo vital sin mayores problemas. «Estamos sumamente ilusionados. Somos un equipo muy humilde recién ascendido. Vernos en la mitad de la tabla es maravilloso”, celebró Pacheta tras el último partido.

En el entorno, hay quien ya se aventura a considerar la salvación como garantizada e incluso mira al playoff, a diez puntos de distancia. Sin embargo, el club ilicitano tiene dos ejemplos recientes muy claros para mantener la cautela. Uno de ellos lo protagonizó hace dos años. Aunque hay notorias diferencias con aquel caso, es un precedente que, en palabras de Pacheta, “martillea” y “hace estar alerta” al grupo. Ni relajación ni excesivas confianzas.

Elche 2016/2017

El Elche de la temporada 2016/2017 sufrió un impensado descenso a Segunda B tras un “derrumbe” sin precedentes. Con su triunfo frente al Sevilla Atlético (3-2) el 9 de abril, alcanzó los 42 puntos a nueve jornadas del final. Tenía un margen de seis puntos sobre la zona roja y estaba a nueve puntos del playoff. Faltaba poco para encontrar la tranquilidad total.

Pero llegó un desplome sin precedentes: una racha de seis derrotas seguidas, la peor de su historia. Tras el empate contra el Reus (1-1), el tropiezo en Cádiz (2-1) certificó su caída al ‘pozo’ 18 años después. La destitución de Alberto Toril a finales de abril y la llegada de Vicente Parras al banquillo desde el filial no surtió efecto. Concluyó la competición en el penúltimo puesto con 43 unidades. El conjunto ilicitano recuperó la categoría el pasado campeonato, tras superar tres eliminatorias en el playoff de ascenso.

Albacete 2017/2018

El segundo ejemplo es el Albacete de la pasada campaña. No acabó en descenso, pero casi. Y después de una situación posiblemente más favorable que los franjiverdes actualmente. El cuadro manchego, también recién ascendido, era 13º con 45 puntos a nueve jornadas del final. También gozaba de 12 puntos de renta sobre el descenso, que abría la Cultural Leonesa. El golaveraje particular estaba igualado.

Es decir, en comparación con el Elche, la escuadra dirigida por Enrique Martín tenía tres puntos más y la misma distancia sobre la zona roja con una jornada menos por celebrarse. Además, atravesaba una dinámica similar: 12 puntos de 21 posibles. Sin embargo, se vino abajo con estrépito.

Tras su última victoria, curiosamente contra el Sevilla Atlético (1-3) el 16 de marzo, acumuló semanas con empates y derrotas. Y llegó a la jornada final jugándose la permanencia. El pesimismo se apoderó de la capital manchega en los días previos. Pero esquivó el descenso. Le salvó su igualada contra un Tenerife (1-1) sin objetivos, el empate del Almería y la derrota de la Cultural Leonesa, que fue quien perdió la categoría. El Albacete finiquitó el curso en el 17º puesto con 49 puntos, a dos de volver al ‘pozo’.   

Fotos: LaLiga

Regreso al escenario de la tragedia

Rc Sala de Juegos

La historia negra del Elche reserva al Cádiz un papel destacable por dos episodios trágicos. El fallido ascenso a Primera en 1981, al perder por 1-2 en un Martínez Valero lleno a rebosar. Y el descenso a Segunda B 18 años después sufrido hace dos temporadas, certificado con una derrota por 2-1 en el Ramón de Carranza. Casi 17 meses han pasado desde aquel triste 4 de junio del pasado año. Un periodo en el que el equipo ilicitano peleó mucho en el ‘pozo’ para volver a Segunda. Por suerte, sólo pasó un campeonato fuera del fútbol profesional. El próximo domingo a las 12:00 horas, jugará de nuevo en el estadio donde se consumó aquella caída.

El Elche acudió a tierras andaluzas con remotas posibilidades de salvación. Tras el empate frente al Reus (1-1) siete días atrás, ocupaba el 21º puesto con 43 puntos, a tres de la zona de permanencia con seis en juego. Una horrible racha de ocho derrotas en las nueve citas anteriores, seis de forma consecutiva, la peor de su historia, dilapidaron toda su ventaja. La destitución de Alberto Toril y la llegada de Vicente Parras al banquillo no surtió el efecto deseado.

Necesitaba ganar a un Cádiz que se jugaba el playoff y esperar resultados de sus rivales directos, principalmente Mallorca, Alcorcón y Nàstic de Tarragona. Todo falló. El equipo ilicitano hincó la rodilla sin paliativos y firmó su descenso matemático a Segunda B. Muchas lágrimas en el Ramón de Carranza, sobre todo en el medio millar de aficionados que se desplazaron a la Tacita de Plata con la esperanza del milagro.

“Todas las fórmulas puestas en marcha para reanimar al enfermo no dieron resultados. Es un momento muy duro”, señaló Diego García, quien calificó la temporada como “aciaga”. El Elche creó un proyecto con una plantilla que llamaba a la ilusión, sobre todo tras los refuerzos invernales. Vivió en tierra de nadie casi toda la competición, incapaz de encadenar dos victorias seguidas y encajando demasiados goles. Y una incomprensible recta final le condenó.

Tras el descenso, hubo desbandada general. Sólo Nino y Edu Albacar, más Sory Kaba tras subir del filial, continuaron. Rober Correa y Álex Fernández acabaron en el Cádiz. Con nuevo director deportivo, Jorge Cordero, una plantilla renovada casi al completo y tres entrenadores, Vicente Mir, Josico y Pacheta, los franjiverdes ascendieron a Segunda al primer intento. Acabaron la Liga regular en el tercer puesto del Grupo III y superó tres eliminatorias en el playoff, ante Real Murcia, Sporting B y Villarreal B. Nino es el único ‘superviviente’ que queda.

Con 11 jornadas del presente campeonato, el Elche ocupa el 11º lugar de la tabla con 14 puntos, 3 más que el Cádiz, que abre la zona de descenso. Ambos equipos vienen de ganar el pasado fin de semana: a Real Zaragoza (2-0) y Lugo (1-2). Los ilicitanos van en línea ascendente, con triunfos ante Málaga (2-0) y el citado Real Zaragoza (2-0), que le permitieron salir de la zona roja. Los gaditanos cortaron su racha de nueve partidos sin saborear la victoria.

Antes de recibir a los franjiverdes, el Cádiz deberá afrontar su cita de Copa del Rey ante el Espanyol (jueves, 18:30 horas). Llegará con más desgaste físico, aunque su entrenador, Álvaro Cervera, apostará por una alineación con los menos habituales en Liga.

La Federación de Peñas organiza viaje a Cádiz

La Federación de Peñas del Elche ha organizado un desplazamiento para acudir al Ramón de Carranza. El pack de ticket de autobús más entrada tiene un precio de 45 euros. Para que el viaje salga adelante se necesitan mínimo 40 personas apuntadas.

La salida hacia tierras andaluzas se realizará a las 00:00 horas en la madrugada del sábado al domingo desde la estación de autobuses. La vuelta, después de comer.

Los interesados pueden reservar sus tickets de autobús en Tapería Franja Verde 2, en la calle Juan Díez Martínez nº2, junto al Parque Andalucía. Para más información, contactar con Ismael (teléfono: 673 446 334).

Foto: LaLiga

Un ‘pozo’ de difícil escapatoria

“Todavía me cuesta asimilar que el Elche está en Segunda B”, dijo Nino este lunes en una entrevista en ‘A todo gol’. Pero es la triste realidad. El club ilicitano, que ha competido en el fútbol profesional las 18 últimas temporadas, ha caído a un ‘pozo’ futbolístico del que es muy difícil escapar. Hay multitud de equipos considerados históricos y habituados a jugar en mejores escenarios que evidencian la dificultad de ascender a Segunda, un premio al que aspiran 80 equipos cada temporada y que sólo cuatro consiguen. Porque volver cuesta mucho, y el Elche no tardará en comprobarlo por sí mismo.

Únicamente Cádiz en 2009, Real Murcia en 2010, Ponferradina en 2012 y Racing de Santander en 2014 regresaron a la categoría de plata una temporada después de abandonarla desde que se instauró el actual sistema de playoff de ascenso en la temporada 2008/2009. A excepción de los bercianos, los otros tres equipos acabaron la Liga regular como líderes de grupo, amarillos y granas del III y verdiblancos del I, y superaron su eliminatoria de campeones de grupo. Suben cuatro, y dos de ellos son campeones de grupo, quienes, además, gozan de la ventaja de una segunda oportunidad si fracasan en el primer intento. El Elche ya ascendió a Segunda justo una temporada después de bajar en la temporada 1997/1998, pero por aquel entonces el formato de la fase de ascenso era liguilla de cuatro grupos con cuatro equipos cada uno.

Tres de los cuatro equipos mencionados son ejemplos del éxito inmediato en Segunda B, pero después se convirtieron en una muestra de lo que complicado que es retornar al fútbol profesional. El Cádiz, que en la presente campaña se ha clasificado para el playoff de ascenso a Primera, jugó recientemente en la tercera categoría de bronce durante seis años, entre 2010 y 2016. Se clasificó para la fase de ascenso en cinco ocasiones, dos de ellas como campeón, y no alcanzó su meta hasta el pasado curso. Ostenta el honor de ser el único conjunto que subió a Segunda tras acabar cuarto en la Liga regular con el sistema actual.

El Real Murcia está viviendo en sus propias carnes la frustración de fallar en sus intentonas por ascender a Segunda. El club grana descendió administrativamente a Segunda B en 2014 y desde entonces siempre ha conseguido su billete para la promoción como segundo clasificado, la primera vez en su ‘destierro’ al Grupo I, pero no ha logrado su propósito. La última decepción llegó el pasado domingo al caer eliminado contra el Valencia Mestalla en la segunda ronda, que es lo más lejos que ha llegado en esta etapa en el ‘pozo’.

Y el Racing de Santander, la entidad de mayor renombre de las cuatro citadas, está a dos partidos de llorar de alegría o de tristeza. Luchará contra el Barcelona B por una plaza en Segunda en la tercera y definitiva ronda de la fase de ascenso. El cuadro cántabro bajó a Segunda B en 2015 y la temporada pasada fracasó estrepitosamente en el momento decisivo. El Reus le vapuleó en la eliminatoria de campeones (el Racing fue campeón del Grupo I) y perdió en su segunda oportunidad ante el Cádiz. La próxima semana espera cumplir el objetivo de volver a la LFP.

Sobra decir que ni el nombre ni el presupuesto garantizan la gloria en Segunda B, pero cabe destacar esto último por lo ocurrido esta temporada. Gracias a la ayuda de la LFP, que supera el millón de euros, los equipos recién descendidos están un peldaño por encima en cuanto a poder económico respecto al resto, pero tres de ellos ni siquiera lograron clasificarse para el playoff: Ponferradina, 5ª en el Grupo I, Bilbao Athletic, 8º en el Grupo II, y Llagostera, 14º en el Grupo III. El Albacete fue el único que lo hizo, como 1º del Grupo II, y tras perder contra el Lorca en la eliminatoria de campeones, superó al Atlético Baleares en la segunda y se medirá al Valencia Mestalla en la tercera y definitiva.

Dos equipos que viven un momento dulce pasaron hace relativamente poco por la categoría de bronce, y su estancia se alargó más de lo deseado. El Alavés, ahora en Primera y finalista de la Copa del Rey, pasó cuatro años en Segunda B entre 2009 y 2013, y en dos de ellos se quedó fuera de las posiciones de promoción. Y el Tenerife, que disputará el playoff de ascenso a Primera, estuvo en la tercera categoría del fútbol nacional en las temporadas 2011/2012 y 2012/2013. Vitorianos y chicharreros regresaron a Segunda venciendo en su eliminatoria de campeones de grupo.

El Nàstic, un habitual de Segunda en los últimos años, compitió entre las campañas 2012/2013 y 2014/2015 en el Grupo III de la división de bronce, precisamente en el mismo en el que estará el Elche el próximo campeonato. Subió ganando en su eliminatoria de campeones de grupo contra el Huesca, que también ascendió, aunque en el segundo intento. Los oscenses regresaron a Segunda dos temporadas después de su descenso.

El cuadro ilicitano se encontrará en el citado grupo con el Hércules, que afrontará su cuarto curso seguido en Segunda B, división en la que milita desde 2014. En este último campeonato ni siquiera se clasificó para el playoff, como sí hizo en los tres anteriores. La pasada campaña, llegó a la última ronda, donde perdió contra el Cádiz.

Otro equipo del sudeste español, el Cartagena, vivirá su sexta temporada consecutiva en Segunda B. Entre las campañas 2012/2013 y 2016/2017, ha disputado tres promociones, ninguna como campeón, y todas acabaron con decepción. La última es bien reciente, pues el pasado fin de semana cayó eliminado en la segunda ronda contra el Barcelona B.

Y con tantos nombres históricos, no podía faltar la mención al Recreativo de Huelva, que está atravesando graves apuros económicos, siendo éste uno de los motivos principales por los que ha luchado por eludir el descenso en sus dos últimas campañas en Segunda B, categoría a la que cayó en 2015. Este caso es perfectamente equiparable al del Sabadell, que bajó a la tercera categoría en la misma campaña que los andaluces.

Y también hay que hablar de los filiales de los dos equipos más poderosos del fútbol español, Barcelona B y Real Madrid Castilla. Ambos han sido campeones de grupo desde que cayeron a Segunda B en 2015 y 2014 respectivamente. Los culés volverán a Segunda si superan al Racing en la última ronda del playoff y los merengues fracasaron en su intento la temporada pasada contra UCAM Murcia primero y Lleida Esportiu después.

Nino: «Tengo una deuda con el Elche»

Nino refleja el sentimiento de dolor, tristeza y desconcierto por el descenso del Elche a Segunda División B. Regresó al equipo ilicitano una década después con el sueño de guiarlo a Primera División, y se ha encontrado con una inesperada caída a la categoría de bronce 18 años después, justamente el tiempo que ha transcurrido desde su debut como franjiverde. El ‘Cañonero’ de Vera reconoció este lunes en una entrevista en el programa ‘A todo gol’ de TeleElx que está afrontando el momento más triste de su dilatada carrera.

“Me cuesta asimilar que el Elche está en Segunda B. Nadie podía pensar hace unas semanas que íbamos a estar en esta situación. Subí y bajé con Tenerife y Osasuna, pero este golpe ha valido por cinco seguidos. Esta es mi casa, en la que estoy desde los 17 años, decidí este verano que era el momento de volver y las cosas han salido así. Es un golpe muy duro, como si se te hubiera muerto un familiar sin saber cómo”, manifestó emocionado el delantero, quien aunque declaró que desconoce por qué el cuadro ilicitano se hundió estrepitosamente en la recta final de la Liga, hizo un repaso de varios motivos que le han llevado a Segunda B.

“Son muchos condicionantes. Hemos sido el segundo equipo más goleado, hemos sido incapaces de ganar dos partidos seguidos y hemos estado en la mitad de la tabla casi toda la temporada. A lo largo de los meses, jugábamos un fútbol que no era de la categoría, pero encajábamos goles con mucha facilidad. En cuanto faltara la pegada, caeríamos en picado, como así ocurrió también por otras cosas: mentalidad, miedo, responsabilidad, perder en el minuto 93 contra rivales directos en los dos primeros partidos de Parras…”, resumió Nino, quien afirmó que los jugadores son los principales responsables y quiso dejar claro que el vestuario “siempre ha estado unido”.

“Hemos tenido reuniones, unas más suaves y otras más fuertes, para buscar soluciones, porque teníamos mucho miedo de que pasara esto”, dijo el ‘Cañonero’ de Vera, quien considera que el equipo “se reforzó bien” en el mercado invernal y desconoce si la solución hubiera sido una destitución menos tardía de Alberto Toril, con el que señaló que mantenía una buena relación.

Nino comprende que la afición mostrara su enfado en el último partido de la temporada ante el Real Oviedo (0-2) e indicó que la plantilla debía en ese momento “agachar la cabeza” y asumir las críticas por su mal campeonato. “Tener que ver todo esto es una pena, pero es entendible. Se me cae el alma cuando paso por el estadio por lo que ha sucedido. No queda otra que dar las gracias y pedir perdón a la afición con letras mayúsculas”, señaló el jugador andaluz, quien afirmó que en los últimos días ha recibido multitud de muestras de apoyo en la ciudad. “Me siento muy querido, aunque también oyes cosas que te duelen”, admitió.

Con el descenso, Nino queda liberado de su vinculación con la entidad franjiverde, pero expresó que estaría dispuesto a seguir vistiendo su camiseta la próxima temporada en Segunda B. “Tengo una deuda con el Elche. Sólo jugaría en Segunda B aquí y será mi primera opción, sabiendo lo que se sufrirá. Seguro que me saldrán ofertas en Segunda, pero el corazón tira más que la cabeza. Pero hay que ver el proyecto y saber si cuentan conmigo”, dijo el punta almeriense, quien aseguró que se encuentra “bien físicamente”, pero que le falta “despejar la mente” tras este severo revés para “estar fuerte mentalmente”.

“Hubiera dado cualquier cosa por ascender a Primera con el Elche. No me quedan muchos años en activo y desgraciadamente me ha tocado vivir esto. Pero quiero que cuando lo deje, espero que el club esté como mínimo en el fútbol profesional”, prosiguió Nino, quien a pesar de sus 37 años recién cumplidos, se ve con cuerda para rato: “Cuando me fui hace diez años, marqué 13 goles en 40 partidos, lo mismo que he hecho esta temporada. El verde no engaña”.

El delantero almeriense espera que el club blanquiverde confeccione en el mercado estival una buena plantilla para regresar al fútbol profesional lo antes posible. “No consideramos que pueda estar muchos años en Segunda B, sería un desastre. El objetivo es hacer un equipo competitivo y estar entre los primeros”, dijo Nino, quien considera que la dirección deportiva debe formar un plantel con una base de jugadores que conozcan la categoría que complementen a otros que marquen diferencias, y destacó la necesidad de que los refuerzos “estén comprometidos y sepan la exigencia” por ascender que existirá.

Por último, el atacante de Vera apuntó que la ruptura entre Consejo y afición “no ayuda” y que se antoja vital la búsqueda de “soluciones” porque “cualquier club necesita unión y estabilidad” para salir adelante.

González: “El futuro del Elche pasa por conseguir capital para sus compromisos ineludibles”

El alcalde de Elche, Carlos González, mostró este lunes en el programa ‘Hoy por hoy’ de Radio Elche Cadena SER su “inmensa tristeza y gran preocupación” por la situación en la que se encuentra el Elche tras su descenso a Segunda División B. González afirmó que el Consejo de Administración del club ilicitano “tiene una responsabilidad inmensa” de la caída a la categoría de bronce, que a su criterio, “se podría haber evitado” con la entrada de Skyline International.

“El Consejo tuvo una oportunidad de oro con las gestiones realizadas por el IVF para favorecer la entrada de capital, que hubiera estado acompañada de un proyecto económico viable y un proyecto deportivo de futuro, pero puso todos los palos en las ruedas para que no ocurriera”, explicó el alcalde, quien alertó de que “el futuro del Elche pasa por conseguir capital para que haga frente a sus compromisos ineludibles”, como los gastos cotidianos y la multa de 4.1 millones de euros impuesta por la Unión Europea por ayudas públicas ilegales.

Los números del descenso del Elche

La temporada 2016/2017 será recordada como una de las más nefastas del Elche de su casi centenaria historia. Su descenso a Segunda División B 18 años después se ha producido como consecuencia de varias estadísticas negativas. Así ha sido el campeonato de los franjiverdes reflejado en datos.

El Elche finalizó la campaña en el 21º puesto con 43 puntos, la peor clasificación de su historia en Segunda y su puntuación más baja en la categoría de plata desde que las victorias valen tres puntos.

La caída a Segunda B llegó fundamentalmente por su inconcebible desplome en doce últimas jornadas, en las que sólo sumó 4 puntos de 36 posibles. Tras su último triunfo ante el Sevilla Atlético (3-2), rascó un empate y sufrió ocho derrotas, seis de ellas de forma consecutiva, estableciendo la mayor racha de derrotas de la historia de la entidad. Cuando venció al filial hispalense, el Elche gozaba de una ventaja de 6 puntos sobre el descenso, y ha acabado la Liga a 7 de la zona de salvación, que marcó el Alcorcón, con quien, además, tenía el golaveraje particular perdido.

El equipo ilicitano logró el 38.89% de los puntos en liza en las 36 primeras jornadas (42 de 108) con Alberto Toril ocupando el banquillo, mientras que con su relevo, Vicente Parras, únicamente sacó el 5.56% de los puntos disputados (1 de 18).

El curso recién finalizado deja otro hecho muy sonrojante para la historia: el Elche ha registrado su mayor número de derrotas en Segunda en una temporada, un total de 21. Dicho de otra manera, ha perdido la mitad de sus partidos de Liga (y cabe mencionar el de Copa contra el Alcorcón). Ha superado las 19 derrotas que sufrió en la campaña 2011/2012, que eran su récord en la categoría de plata hasta la fecha.

El gran déficit de los franjiverdes durante la competición ha sido la endeblez defensiva, que derivó en un alto número de goles encajados. Ha finalizado la temporada como el segundo equipo más goleado de la categoría con 63 tantos en contra, guarismo sólo superado por el Mirandés con 66. Iguala la mayor cifra de goles recibidos en Segunda de su historia, ya que también recogió la pelota de sus redes en 63 ocasiones en la campaña 2003/2004.

Por otro lado, una de las virtudes que tenía el Elche era su pegada, convirtiéndole en uno de los conjuntos más anotadores durante buena parte de la competición, pero ésta le abandonó en el tramo decisivo. Una clara muestra de ello es que sólo marcó dos goles en las seis últimas jornadas. Ha acabado la Liga con 49 tantos a favor, una cantidad que superó en nueve de sus 15 cursos anteriores en Segunda. Estos 49 tantos han sido anotados por 19 jugadores distintos, igualando así la mejor marca histórica del club en este aspecto, que se produjo en la temporada 1999/2000.

Otro de los grandes lunares del cuadro ilicitano es que no ha conseguido enlazar dos victorias consecutivas, algo que no ocurría desde la campaña 1997/1998, precisamente la de su anterior descenso a Segunda B. Ha registrado 11 triunfos en su casillero, una cifra que únicamente empeoran Mallorca y Mirandés con 9. Desde que la Segunda División tiene 22 equipos, el Elche sólo consiguió menos victorias en la temporada 2000/2001, un total de 10. También ganó 11 partidos en el curso 1997/1998.

Guillermo: “Debemos tener la conciencia tranquila”

Guillermo recalcó en zona mixta tras la derrota del Elche ante el Real Oviedo (0-2) que los jugadores vivieron “un partido muy difícil” por la situación del equipo tras el descenso a Segunda B y el ambiente en la grada. Comprende el hastío de la afición y agregó que son “profesionales” que deben abstraerse de ello para centrarse en el fútbol. “Entiendo su enfado, este club no merece esto. Pero para nosotros no es fácil jugar en tu campo y que animen al rival”, indicó.

El delantero vasco afirmó que la plantilla debe “pedir perdón” por la pésima temporada, pero a su vez dijo que debe tener “la conciencia tranquila” porque aunque nos resultados no salieron como esperaban, sudaron la camiseta. “Tenemos lo que nos merecemos”, añadió Guillermo, quien no encuentra explicación al último tramo de competición tan horrible del Elche. “Han sido dos meses en caída libre. No puedo decir un motivo concreto, porque si lo supiéramos, lo hubiéramos resuelto. Han sido muchos fallos seguidos”, expuso.

El ‘19’ blanquiverde defendió a su compañero Armando, quien se encaró con aficionados a su llegada al Martínez Valero: “No sé nada de eso, lo único que puedo decir de él es que es un profesional excepcional y un ejemplo para los jóvenes. Entrenó todos los días como si fuera el último”.

A Guillermo le ha tocado vivir sensaciones totalmente distintas en doce meses, pues ha pasado de celebrar un ascenso a Primera con el Leganés a sufrir un descenso a Segunda B con el Elche. Entiende que “el fútbol tiene estas cosas y debes ser consciente de que puedes vivir cosas muy bonitas y feas”. “Tienes que afrontarlo y aprender”, dijo el delantero vizcaíno, quien señaló que “es pronto todavía” para pensar en su futuro.

UCAM Murcia, Mallorca y Mirandés acompañan al Elche a Segunda B

UCAM Murcia, Mallorca, Mirandés y Elche son los cuatro equipos que descienden a Segunda División B en la temporada recién finalizada. El conjunto ilicitano, que baja a la categoría de bronce 18 años después, acaba la Liga en el 21º puesto con 43 puntos, a siete de la zona de salvación.

El cuadro universitario, debutante en Segunda esta campaña, regresa a Segunda B tras perder en la última jornada contra el Nàstic de Tarragona (1-0), que también luchaba por la permanencia. Alcorcón y Almería también continuarán en la división de plata al solventar sus compromisos contra Lugo (3-0) y Reus (1-0) respectivamente.

De cara al próximo curso, Mallorca y Elche coincidirán en el Grupo III, mientras que el UCAM Murcia presumiblemente estará en el IV y el Mirandés en el I, aunque según El Correo de Burgos, el club rojillo tiene en mente solicitar a la Federación competir en el II.

Castellón y Peña Deportiva, eliminados

Castellón y Peña Deportiva de Santa Eulalia cayeron eliminados en el playoff de ascenso a Segunda B a manos de Peña Sport y Atlético Malagueño. Ambos conjuntos hubieran sido rivales del equipo ilicitano de haber subido a la tercera categoría del fútbol nacional.

Quien sí logró el pase a la tercera y definitiva ronda fue el Olímpic de Xàtiva, que se deshizo de Unionistas de Salamanca. Peralada y Ontinyent juegan en la tarde del domingo el partido de vuelta de su eliminatoria contra Conquense y Arcos respectivamente.

Elche-Real Oviedo: Triste y tensa despedida de Segunda

Punto y final a esta desastrosa temporada. El Elche se despide de Segunda División frente al Real Oviedo, que necesita la victoria para apurar sus opciones de playoff. El equipo ilicitano, 21º con 43 puntos, bajó matemáticamente la pasada jornada contra el Cádiz (2-1) y abandona el fútbol profesional 18 años después con tristeza y tensión en el entorno, que ha visto cómo el club ha pasado de Primera a Segunda B en tan solo dos años, en los que se ha hablado más de cuestiones institucionales que de fútbol. Y todo apunta a que seguirá siendo así en el futuro.

Jugadores y Consejo están en el ojo del huracán al ser los principales culpables de la caída a la categoría de bronce, y tanto las peñas federadas como las no federadas han realizado un llamamiento a la afición para que acuda al Martínez Valero y muestre su enfado contra ellos. Llevar camiseta negra, recibir a los futbolistas de espaldas cuando salten al césped, dejar las gradas vacías durante cinco minutos y gritar contra la directiva son algunas de las medidas de protesta que se realizarán. No obstante, se espera que el estadio ilicitano registre la peor entrada de la campaña para un choque intrascendente para los franjiverdes.

Vicente Parras, que probablemente vivirá su último partido como entrenador del Elche, pierde a Rober Correa, Pelayo y Nino por lesión y serán baja, al igual que Josete, Armando, Edu Albacar, Matilla, Dorca y Hugo Fraile, además de Mandi por no tener ficha. El técnico ilicitano, quien reconoció en la rueda de prensa previa que se encontró un Elche “peor de lo que esperaba”, ha incluido en la lista de 19 convocados a cuatro jugadores del filial: los centrales Primi y Kike, el centrocampista Javi Llor y el delantero Sory Kaba, este último habitual en las últimas jornadas.

Por su parte, el Real Oviedo, 8º con 58 puntos, llega a la jornada final con posibilidades de ocupar la última plaza de promoción, aunque no depende de sí mismo. Debe ganar y esperar los pinchazos de Huesca y Real Valladolid contra Levante y Cádiz respectivamente para disputar las eliminatorias por el ascenso a Primera. El técnico azul, Fernando Hierro, no podrá contar con Varela, Jorge Ortiz, Borja Domínguez y Michu por lesión y Jon Erice se ha quedado en tierras asturianas por decisión técnica.

Posibles alineaciones

Elche: Germán; Luis Pérez, Pelegrín, Túñez, Iriondo; Hervías, Fabián, Álex, Liberto; Malonga y Sory Kaba.

Real Oviedo: Juan Carlos; Johannesson, D. Costas, David Fernández, Christian F; Susaeta, D. Rocha, Lucas Torró, Saúl Berjón; Linares y Toché.

Árbitro: Pedro Jesús Pérez Montero (comité andaluz).

Estadio: Manuel Martínez Valero (sábado, 20:30 horas).