Entradas

La defensa, gran asignatura pendiente

El Elche tiene la faceta defensiva como principal asignatura pendiente. El conjunto ilicitano es, junto al Almería, el más goleado de Segunda División con 15 tantos recibidos en nueve jornadas, diez de ellos en el Martínez Valero. A ellos hay que añadir los dos goles encajados frente al Mirandés en Copa del Rey.

Toril parecía haber encontrado la fórmula que le aportara solidez al Elche, que recibió al menos un gol en sus cinco primeros encuentros de Liga y el de Copa. Después de la goleada sufrida ante el Lugo (0-3), el cuadro franjiverde mejoró sus prestaciones defensivas, lo que se tradujo en un menor número de ocasiones concedidas al rival y, por tanto, menos goles recibidos. Mantuvo la portería a cero frente al Huesca (0-3), el único partido de la temporada en el que lo ha logrado, y encajó un gol contra Levante (0-1) y Alcorcón (1-0).

Sin embargo, el choque del pasado sábado ante el Nàstic de Tarragona (4-4) volvió a mostrar las carencias en defensa de los franjiverdes, que se dejaron remontar un 3-1 a favor ante el colista de la categoría en menos de diez minutos. Esta falta de firmeza en la retaguardia del Elche también coincidió con su mejor registro anotador en un partido en el presente curso. El cuadro dirigido por Toril había adolecido de falta de mordiente arriba para hacer daño a los adversarios en los últimos encuentros, pero cuando parecía haber recuperado el camino en la faceta ofensiva (es el cuarto equipo más goleador de Segunda junto a R. Zaragoza y Girona), no pudo redondearlo manteniendo el nivel en defensa.

En el vestuario del Elche son conscientes de que el equipo debe echar el cerrojo a su portería, como así lo reflejaron Nino y Pablo Hervías tras el partido frente al Nàstic. Ser sólido en defensa es una de las bases del éxito de los últimos equipos que han conseguido ascender a Primera División, valgan como ejemplos el Alavés y el Leganés de la pasada campaña o, echando la vista más atrás en el tiempo, el ‘Elche de los récords’. Si Toril consigue el equilibrio defensa-ataque, las opciones de los franjiverdes de pelear por objetivos ambiciosos se incrementarán. Pero seguir recibiendo tantos goles puede condenarles a sufrir.

El Elche no cierra su portería

Los resultados y la imagen del Elche en el inicio de competición se pueden considerar como notables. Ha sumado siete puntos de doce posibles en Liga, que le permiten situarse en la tercera posición, y sigue vivo en Copa del Rey tras eliminar al Mirandés en la segunda ronda en la tanda de penaltis. Salvo en la estrepitosa derrota ante el Girona, el equipo ilicitano ha dejado gratas sensaciones sobre el césped, exponiendo un fútbol vistoso, de toque y posesión. Y además, ha perforado la meta rival en sus cinco primeros partidos de la temporada, anotando un total de nueve goles entre Liga (7) y Copa (2).

Sin embargo, el conjunto franjiverde tiene un déficit en un apartado en el que se antoja fundamental tener un buen rendimiento para estar en la parte alta de la clasificación de Segunda División: los goles en contra. Y es que no ha conseguido mantener su portería a cero en el arranque de la campaña, encajando seis tantos en el campeonato liguero y dos en Copa. Girona y UCAM Murcia son, junto al Elche, los únicos equipos de la categoría de plata que han obtenido este registro negativo. Y sólo el propio Girona (9), Real Zaragoza (8), Lugo (8) y Córdoba (7) superan a los ilicitanos en tantos recibidos en Liga.

El rayista Ebert se encargó de inaugurar el casillero de goles encajados del Elche en la primera jornada. A los 12 minutos, el futbolista alemán adelantó al Rayo Vallecano con un disparo ajustado con la zurda dentro del área y sin apenas oposición. La jugada tuvo cuatro toques y se inició con un balón largo desde la línea defensiva. El partido se puso cuesta arriba, si bien el cuadro madrileño creó poco peligro después de ponerse por delante y el Elche reaccionó y remontó rápidamente gracias a las dianas de Josete y Matilla, que le dieron los primeros tres puntos del curso.

Frente al Girona se evidenciaron sobremanera los problemas defensivos del equipo ilicitano, que cayó por 3-1 en un encuentro en el que estuvo a merced de su rival prácticamente los 90 minutos. Un gol de falta de Borja García y dos acciones rápidas culminadas por Portu y Longo anotaron los tantos albirrojos. Y el resultado pudo ser más abultado, pues los pupilos de Alberto Toril concedieron multitud de ocasiones que el Girona no resolvió con acierto.

Contra el Tenerife, el Elche realizó posiblemente su mejor partido a nivel defensivo a nivel global, concediendo pocas oportunidades a su adversario, que llegó a fallar un penalti. No obstante, pasó minutos de sufrimiento, como reconoció su técnico, en los últimos compases con el resultado favorable por 2-1 y ante el empuje chicharrero, y no respiró tranquilo hasta que Hugo Fraile sentenció en el añadido. Carlos Ruiz anotó para los tinerfeños a falta de cuatro minutos para final del tiempo reglamentario en una acción embarullada.

El teórico equipo ‘B’ no logró atajar la racha de goles encajados ante el Mirandés en Copa del Rey, una de las escuadras con mayor vocación ofensiva de la categoría. Una falta de concentración en una falta en mediocampo rematada por Sangalli y un chutazo de Guarrotxena desde la frontal permitieron al cuadro rojillo remontar el tanto inicial de Guillermo para el Elche, que logró igualar por mediación de Nino. Maikel Mesa estuvo a punto de apear a los franjiverdes del torneo del KO, pero mandó la pelota fuera con todo a favor en el descuento. Tras 30 minutos más de juego, el Elche certificó su pase a la siguiente ronda en la tanda de penaltis.

Y en el último choque ante el UCAM Murcia, el Elche mantuvo a raya a su adversario defendiendo con la pelota en su poder y concediendo sólo disparos lejanos que apenas crearon inquietaron su meta en buena parte de su desarrollo. Sin embargo, la salida del campo de Álex Fernández, movimiento de Toril que despobló la medular franjiverde, y el bajón físico de los últimos minutos abrió una rendija al cuadro universitario, que logró empatar el tanto inicial de Nino con un gol de Jona, que estuvo atento para cazar un rechazo de un disparo de Natalio repelido por Juan Carlos. El Elche acabó teniéndose que conformar con el empate, incluso dando gracias por el resultado porque el meta alcarreño evitó la remontada de los murcianos con una gran estirada para salvar un gran disparo de Vicente.

Misma situación en Segunda en la temporada 2009/2010

Para ver un arranque del Elche en Segunda con goles recibidos en los cinco primeros partidos del curso futbolístico, hay que remontarse a la temporada 2009/2010, con Claudio Barragán en el banquillo, aunque cabe destacar que los números y la situación clasificatoria no eran tan positivos como los presentes. El equipo ilicitano recogió la pelota de sus redes en 13 ocasiones entre Liga y Copa.

En la competición doméstica, arrancó con un punto de doce posibles tras empatar ante el Salamanca en la tercera fecha (2-2) y perder frente a Huesca (0-2), Numancia (4-1) y Levante (2-1), mientras que en el torneo copero cayó a las primeras de cambio contra el Cartagena (2-2 en los 90 minutos reglamentarios y 3-2 en la prórroga).

El Elche apuntala su línea defensiva

Con la llegada de Rober Correa a la disciplina franjiverde, el técnico Alberto Toril cuenta con ocho hombres para cuatro demarcaciones, dos por cada posición, de cara a la próxima temporada. Dicen los sabios que los equipos se empiezan a construir desde atrás y el Elche cumple con esta máxima, a falta de firmar otro portero que compita con Juan Carlos por la titularidad y salvo la sorpresa de la llegada de otro lateral diestro, que solo sucedería si Luis Pérez sale cedido, algo improbable a día de hoy.

Así pues, el flanco derecho queda en principio sellado con dos caras nuevas: la del propio Luis Pérez y la de Correa, el último en aterrizar en la ciudad de las palmeras. En la izquierda, Javier Noblejas y Urtzi Iriondo disputarán por otra plaza. La pareja de centrales también tiene los puestos doblados, con los nuevos Sergio Pelegrín y Josete más José Ángel y Armando Lozano, actualmente lesionado. Además, Lolo Ortiz es una opción fiable para la zona y el canterano Fran Martínez hará la pretemporada con el primer equipo. En líneas generales, se apuesta por la veteranía en el centro de la defensa y por la juventud en los costados.

Después está la situación de Edu Albacar, que ha descolgado las botas un año después de su retirada y tratará de convencer a Alberto Toril durante la pretemporada para ser uno más de la plantilla el próximo campeonato. El ex capitán blanquiverde, que ha ejercido de secretario técnico del Elche durante el último año, sería una alternativa más dentro del elenco de zagueros que dispone el técnico cordobés. La posición natural de Edu Albacar a lo largo de su carrera ha sido la de lateral izquierdo, pero en su re-debut el pasado sábado ante el Torrevieja, actuó como central.

Otra zona que parece encarrilada es la del centro del campo, Con Albert Dorca, Mandi, Javier Matilla, Lolo y Pelayo como efectivos en nómina. No se descarta una nueva llegada, sobre todo si el asturiano recala en otro conjunto. Otros efectivos con menos opciones de quedarse son Michael Anaba y Javi Llor. Donde sí habrá novedades es en la línea de mediapuntas, que cuenta hoy con los nombres de Hugo Fraile, Pedro, Liberto y Eldin Hadzic, así como en la delantera.

Foto: Elche CF

La mejor racha defensiva desde el año del ascenso

Javi Jiménez le ha puesto el cerrojo a la portería del Elche. El equipo ilicitano suma ya cuatro jornadas consecutivas sin encajar un gol, un dato brillante que solo tiene comparación con el año del último ascenso a Primera, en el que el Elche pulverizó todos sus registros enla categoría.

El equipo ilicitano comenzó su racha de imbatibilidad en el partido ante el Alcorcón y la ha prolongado en los encuentros frente a Ponferradina, Bilbao Athletic y Numancia. El último equipo que logró batir la meta del Elche esta temporada fue el Valladolid en el último minuto del partido disputado en Zorrilla, el pasado 9 de enero, por medio de Rodri.

Desde entonces, Javi Jiménez y el Elche encadenan 360 minutos sin que su portería sea perforada. La última ocasión en la que el Elche sumó cuatro partidos sin recibir un gol se remonta a los meses de enero y febrero, cuando el equipo de Escribá derrotó al Hércules (2-0), empató con Las Palmas (0-0) y Córdoba (0-0) y venció al Sporting en Gijón (0-2).

Esa misma temporada, el Elche, con Manu Herrera bajo los palos, había logrado encadenar una racha idéntica entre las jornadas 14 y 17 en las que Xerez, Alcorcón, Girona y Villarreal fueron incapaces de anotar un gol.

Además de sumar cuatro partidos sin recibir un gol, el Elche lleva 9 partidos sin perder, si bien el récord de imbatibilidad aún queda bastante lejos, ya que está establecido en 16 encuentros, cómo no, en la temporada 2012-13.

Defensa por encima de todo

Armando Lozano nació defensa y morirá defensa. Ni siquiera su sorprendente racha goleadora ha logrado mutar su ADN competitivo. El central, autor de tres tantos en el presente curso, insiste en priorizar lo defensivo sobre ofensivo. Tanto que confiesa que prefiere ganar un partido 0-1 con gol de cualquier compañero a hacerlo por otro resultado que implique haber recibido tantos. «Si el otro día (ante el Almería) hubiéramos ganado 0-1 me hubiera ido más feliz que encajando dos goles», confiesa.

El granadino insiste en restar importancia a su racha goleadora, ya que la califica de anécdota, e insiste en el mensaje de que «mal vamos» si el Elche depende de sus tantos para alcanzar un objetivo. «Quizás subo más al ataque, o me cae el balón. También ha habido jugadas en torno a  mí y tenemos gente con muy toque que la pone bien», enumera como posibles explicaciones a su sorprendente capacidad anotadora. El jugador, además, evita marcase una cifra goleadora como objetivo para el final de la temporada. «Eso no es para mí. Ojalá sean más de tres«, asevera.

El central no cree que la victoria balsámica lograda en Almería responda a un cambio en el modelo de juego, aunque sí reconoce que el equipo afrontó el partido con ciertas precauciones. «No podíamos cometer los errores que estábamos cometiendo. Lo que queremos es echar el cerrojo, nos han metido 10 goles en tres partidos y hay mucho margen de mejora», explica Armando, quien insiste en el mensaje de que el Elche debe «competir siempre» porque si no lo hace «te pintan la cara».

Armando deseó que el Elche pueda convertir el Martínez Valero en un «fortín» y asegura que el grupo tiene ganas de competir para sumar una nueva victoria ante la afición. «Nuestra intención es ser más regulares y ordenados, pero eso no quiere decir que no juguemos la pelota«, señala el andaluz, quien elogió al Leganés, próximo rival de su equipo.

«Es un equipazo. Quiere la pelota y aunque a priori no es de los llamados a estar arriba, al final estará ahí», indica el segundo capitán del Elche quien afirma que si no compiten ante el conjunto madrileño «lo vamos a tener muy complicado».»Será un partido bonito, ojalá venga mucha gente a vernos»,  concluye.

El Elche pierde el blindaje

El blindaje de seguridad que protegía la meta del Elche durante los dos primeros meses de competición ha desaparecido. El equipo ilicitano ha pasado en dos jornadas de ser uno de los menos goleados a ser de los más tiroteados de la categoría (solo el Almería, próximo rival, ha encajado más) equiparándose en cuanto al número de dianas recibidas a algunos de los peores proyectos de los últimos tiempos.

El Elche ha encajado ya 13 goles en las primeras ocho jornadas del campeonato, lo que supone su segundo peor registro defensivo en las últimas diez temporadas que ha militado en la categoría.

La única ocasión en la que el Elche recibió más goles en las ocho primeras jornadas fue en la temporada 2009-10, cuando encajó 17, situación que precipitó la destitución del entonces entrenador, Claudio Barragán, quien abandonó el club tras la sexta fecha.

Cuando Claudio dejó el banquillo el Elche ya llevaba trece goles en contra con dos jornadas menos de las disputadas en la actualidad y el equipo era décimo séptimo, a un punto del descenso.

También recibió el Elche 13 dianas en las temporadas 2008-09, lo que le costó el puesto a David Vidal en la séptima jornada, y 2006-07, cuando con Luis García al mando el equipo franjiverde llegó a ser penúltimo tras los primeros ocho partidos.

Los registros defensivos de esta temporada contrastan con los de la última aparición del Elche en Segunda División, en la temporada 2012-13, en la que el conjunto entrenado por Fran Escribá solo había recibido seis goles y era líder destacado de la competición.

Un año antes, el último Elche de José Bordalás completó las ocho primeras fechas del calendario con 11 goles recibidos, por los ocho encajados del curso 2011-12, también con el alicantino en el banquillo, en el que acabó disputando la fase de ascenso.

El equipo de Rubén Baraja había comenzado la temporada mostrando cierta solidez defensiva y había logrado dejar su portería a cero en dos partidos de forma consecutiva, ante Numancia y Gimàstic de Tarragona, pero en las últimas jornada ha empeorado sus registros tras recibir ocho tantos ante Llagostera y Mirandés.

«Necesitamos recuperar la solidez defensiva y el equilibrio táctico. Y lo vamos a conseguir», comentó el preparador vallisoletano tras la dolorosa derrota de la pasada jornada ante el Mirandés. Almería, Osasuna y Zaragoza, tres equipos con un imponente arsenal ofensivo, están a la vuelta de la esquina y van a exigir la mejor versión defensiva de los ilicitanos.

Borrón y cuenta nueva para Hugo

«El que ponga excusas es un cobarde«. Hugo Álvarez se muestra igual de contundente sobre el césped que en la sala de prensa. El central gallego, uno de los indiscutibles para Rubén Baraja, asegura que no hay nada que justifique la debacle sufrida en Palamós ante el Llagostera. Ni las reducidas dimensiones del terreno de juego, ni el césped, ni nada sirve de coartada a la derrota.

«Todos venimos de abajo y hemos jugado en campos de tierra«, recuerda el central gallego, quien añade que la derrota llegó «porque fallaron muchas cosas«. «Salieron por encima de nosotros y marcaron pronto. Y eso te lastra. Fallamos todos como grupo y hay que mirarse el ombligo y hacer autocrítica», insiste el defensor, quien afirma que el grupo ha encajado el golpe con madurez «porque sabemos que en esta profesión hay días en los que las cosas no salen».

«Lo bonito es que cada semana hay una reválida«, apunta el central en alusión a la cita inminente contra el Mirandés, para la que el equipo ilicitano está muy motivado «porque volvemos a jugar en nuestra casa y después de una derrota». «Es importante volver a ganar y que salga todo bien el sábado», apostilla.

No sirve de consuelo al central el viejo tópico futbolístico de que es mejor perder un partido por cuatro goles que cuatro por uno. «Como central que soy, perder por cuatro es una putada, porque todos los días tienes en la cabeza los errores», asegura el gallego, quien prefiere perder «por un solo gol aunque sea de penalti».

Hugo elogia a Armando, su compañero de fatigas en el eje de la defensa, con el que dice es fácil entenderse, así como al resto del equipo, del que destaca su compromiso en tareas destructivas por más que ante el Llagostera todo se viniera abajo. «Hay que volver a mostrarse sólido en defensa y a equilibrar la balanza entre goles a favor y en contra», dice.

El vigués no cree que haya sido necesario pegarse un batacazo para que la plantilla tome conciencia de la dificultad de la categoría, ya que recuerda que en vestuario siempre han sido prudentes. «La Segunda es muy larga y mucha igualdad«, repite Hugo Álvarez, quien avisa que por mucho que se ganen dos partidos seguidos no se puede ascender en «septiembre».

«Si no estás al 100% en cada partido no lo ganas, porque tampoco valen de nada los presupuestos. Nosotros éramos segundos y el Llagostera penúltimo, y el resultado fue 4-1», reflexiona.

El gallego, titular en todos los partidos de Liga, pronostica un encuentro «muy complicado» para el Elche el próximo sábado ante el Mirandés, ya que define al rival como un equipo «muy trabajado, sólido y compacto» .

El defensa, todo un trotamundos del fútbol tras haber militado en diez equipos durante la última década, se ha mostrado encantado de haber aceptado la llamada del Elche, entidad al que pone un «diez» en su organización interna y, sobre todo, por la dedicación de sus empleados. «He estado en muchos equipos y este club está por encima de la media de la categoría. No voy a comparar con otros, pero es extraordinario«, sentencia.

«No podemos vender ascenso. Sabemos lo que ha pasado este verano y solo pensamos en el partido ante el Oviedo», afirma el central · El defensa andaluz es el único jugador que ha disputado todos los minutos de la temporada

Poco más de un mes ha necesitado el fornido central granadino para convertirse en el jefe de la defensa ilicitana. Armando Lozano llegó al Elche en el pasado verano sin hacer ruido y con un mensaje claro: quería reivindicarse y volver al escaparate del fútbol español tras una aventura poco afortunada por Norteamérica.

Y en un tiempo récord ha logrado su objetivo. Armando es indiscutible en el Elche, como lo confirma el dato de que es el único jugador de la plantilla ilicitana que ha disputado todos los minutos de la temporada, tanto en Liga como en Copa.

El jugador está atravesando, junto al resto del equipo, por un excelente momento de forma, pero apela a la prudencia y se resiste a marcar objetivos ambiciosos más allá del partido del domingo ante el Oviedo.

No quiere hablar ni especular con la idea del ascenso, un objetivo que ve demasiado lejos. «Esto es un maratón de 42 kilómetros, de 42 jornadas, y  no miramos más allá del Oviedo para intentar que siga la dinámica positiva el mayor tiempo posible», afirma el central, quien se niega a «vender la idea de ascenso».

«Yo no puedo vender aquí (en la sala de prensa) esa idea, ni mucho menos. Sabemos lo que ha pasado este verano y no puedo decir que el objetivo es ascender porque el pensamiento es ir partido a partido. Esto es largo y hay que ir poco a  poco, no pensamos en el ascenso», argumenta el andaluz.

Armando está satisfecho por cómo le están saliendo las cosas a nivel individual como colectivo y afirma que no le extraña el buen rendimiento del equipo, ya que recuerda que tanto él como la mayoría de sus compañeros ficharon por el Elche para «reivindicarnos y meternos de nuevo en la rueda y poco a poco lo vamos consiguiendo».

En relación al equipo asturiano, Armando indicó que, pese a ser un recién ascendido, cree que es un equipo en el que detecta «cierta presión por estar arriba». “Vienen de perder en casa ante el Girona y querrán los tres puntos», añade el defensa, quien elogia a Miguel Linares, delantero del Oviedo y ex jugador del Elche.

«Lo conozco y sé que es muy pesado porque no para de correr. Pero en esta categoría nadie te pone las cosas fáciles. Hay que estar muy concentrado porque a la más mínima la puede aprovechar», comentó Armando, quien también destacó «el buen ambiente que se ha creado en poco tiempo en el vestuario» del Elche.

«Hay una calidad humana muy buena y cuando las cosas van bien todo fluye mejor, incluso en los que juegan menos», destaca el central, quien bromea al señalar que los largos viajes en autocar que ha realizado el equipo (Ponferrada, Soria y Huesca) también han ayudado a acelerar la convivencia.

Solidez defensiva

El central granadino considera como clave en la buena marcha de su equipo la solidez defensiva (un gol en los últimos tres partidos), ya que en su opinión «la buena defensa empieza desde los delanteros». «Guardar el orden, estar juntitos y que no haya espacios entre líneas», destaca Armando, quien admite que como central prefiere ganar todos los partidos dejando la portería a cero.

Armando se ha mostrado satisfecho tras conocer que el Elche ya ha superado los 12.000 abonados y espera que el domingo se pueda presenciar una gran entrada en el Martínez Valero «ante un buen rival, a una buena hora y con buen clima». «Queremos ilusionar a la gente y espero que sea la mejor entrada de la temporada«, apostilla.

El defensa también ha tenido palabras de elogio para su compañero Sergio León, en plena racha goleadora. «Me alegro mucho por él. Trabaja mucho y ha sabido aprovechar su oportunidad«, quien se muestra cada día más convencido de que acertó al elegir la oferta del Elche.

Por último, Armando confiesa que la plantilla aún no se ha reunido con el nuevo consejo, al que desea que tenga «total libertad para trabajar y que su labor sea positiva para el club».

Hugo Álvarez asegura que la solidez defensiva le da calma al equipo

Hugo Álvarez aterrizó en el Elche en plena tempestad y en mitad de un cambio de guardia de la dirección deportiva. Poco a poco y sin hacer ruido se ha convertido en una de las piezas claves de Rubén Baraja. El central, titular en los cuatro partidos de Liga, se mostró satisfecho por el rendimiento del equipo y valoró «la buena dinámica» en la que se encuentra el Elche, sobre todo como local.

«Es muy importante ganar en casa», destaca el gallego, quien valora «las pocas ocasiones de gol» que concede al Elche a sus rivales. «Ser sólidos atrás es la clave del equipo. Y luego aprovechar las ocasiones que tengamos», afirma el central, feliz por haber vuelto a dejar la meta a cero por segunda jornada consecutiva.

Álvarez añade que «si mostramos solidez atrás al equipo le damos calma». «Tenemos jugadores importantes de medio campo para arriba, además de los laterales. Y si no encajamos tenemos muchas opciones de ganar», apunta.

El defensa gallego no quiere lanzar las campanas al vuelo a pesar de los siete puntos con los que ya cuenta su equipo y recuerda que el Elche «debe mirar partido a partido porque esto es muy largo». 

El jugador también señala al ambiente que se respira en el vestuario como la clave del buen funcionamiento del colectivo. «He vivido en muchos vestuarios pero este grupo se ve como una familia. Nos conocemos hace poco, pero hay veces que conoces a una persona y en una semana ya te cala», concluye.

El central Charlie Dean se desvincula del Elche

Llevaba tiempo el Elche Cf sin comunicar una baja. Después de una semana en la que la noticia han sido las altas, el club ha comunicado que el defensa Charlie Dean l’Anson se desvincula del equipo ilicitano tras tres temporadas en la entidad.

El central, cuyo destino puede ser el filial del Valencia, fue miembro del equipo que logró el histórico ascenso del filial del Elche a Segunda B hace dos temporadas. Charlie llegó a debutar en Primera División con Fran Escribá en las primeras jornadas de la Liga 2013-14 en un partido ante el Espanyol de Barcelona.

Postriormente, volvió a participar en un nuevo partido, en esta ocasión ante el Granada. La pasada temporada, el jugador fue cedido al Alcorcón en Segunda y, posteriormente, al Oviedo en el mercado de invierno.

El joven jugador había realizado toda la pretemporada con el primer equipo del Elche, aunque en los últimos partidos Rubén Baraja, entrenador, había dejado de contar con él.

El hecho de que el jugador no tuviera dorsal ya era un claro indicativo de que sus horas en la entidad estaban contadas. El club ilicitano ha agradecido al central su “profesionalidad” durante su estancia en el club y le desea la mejor de las suertes en su nueva etapa profesional.