Mantecón y el médico César o Montoya, los supervivientes del último ascenso a Primera

El Elche CF conmemora hoy lunes 18 de mayo el séptimo aniversario de su quinto y último ascenso a Primera División con la ilusión de repetir la gesta en las últimas once jornadas que restan para la conclusión del campeonato, interrumpido actualmente por la crisis sanitaria del coronavirus.

El equipo ilicitano certificó su ascenso como campeón, sin jugar y en un hotel de Almería, donde aguardaba para enfrentarse al conjunto local al día siguiente, tras el empate entre el Barcelona B y el Alcorcón.

El conjunto entrenado por Fran Escribá coronaba de esa forma, a cuatro jornadas del final de la Liga, una temporada antológica que le permitió batir todos sus registros en la categoría y algunos otros del fútbol español, como el de ser líder durante las 42 fechas del campeonato.

El ‘Elche de los récords’, como es conocido por la afición aquel equipo, tuvo continuidad dos temporadas más en Primera, aunque tras el descenso administrativo inició una nueva etapa que le llevó a Segunda B, de donde lo rescato su actual entrenador, José Rojo ‘Pacheta’.

En el Elche actual solo queda un superviviente del ascenso, el extremo Fidel Chaves, quien regresó este curso al club tras abandonar la entidad en su segundo año en Primera.

La importancia y el carisma de aquel grupo de jugadores fue tal que varios de ellos tras su retirada pasaron a desempeñar labores técnicas en el club, como Sergio Mantecón, actual responsable de la cantera y miembro de la dirección deportiva, Edu Albacar, ex secretario técnico o Sergio Pelegrín, ex entrenador del filial.

El ascenso a Primera mitificó en la ciudad la imagen de Escribá, considerado uno de los mejores entrenadores de la historia del club, quien recientemente confesó que seguía celebrando a nivel individual el inolvidable 18 de mayo.

El Elche del ascenso tenía en su alineación base a Manu Herrera en la portería; Damián Suárez, Pelegrín, Etxeita y Albacar, en defensa; Rivera y Mantecón en el medio campo, con Xumetra y Fidel en los extremos, Carles Gil en la media punta y Coro en ataque.

Además contaba con jugadores como Generelo, Aarón Ñíguez, Linares, Flaño o Ángel, actual ariete del Getafe, quienes también aportaron a pesar de contar con menos minutos.

Siete años después, el conjunto ilicitano está más cerca que nunca desde entonces de intentar repetir la gesta, ya que se encuentra situado en zona de promoción de ascenso y tiene once jornadas por delante para asegurar una plaza en la lucha en las eliminatorias hacia Primera.

El único superviviente actual de aquella plantilla es Sertio Mantecón, ahora en las labores de secretario técnico. En su día también estuvo Edu Albacar, pero fue despedido de la entidad.

En el área médica, se mantiene el doctor César Quesadq que es el máximo responsable de los servicios médicos  después de tanto tiempo. Mientras que como delegado sigue Psaco Montoya después de dos etapas en el club.

Otro de los que fue protagonista sobre el terreno de juego Gregory Beranger, ahora está en el club como artillero del primer equipo. Su fichaje se gestó hace unos meses después de la salida de Sancho, que ha estado media vida en el vestuario del club. O Sergi Guilló, que tras su retirada como jugador en activo ahora es entrenador del Elche Juvenil.

El tiempo corre y los mejores recuerdos siempre siguen presentes entre los aficionados del club que sueñan en volver a disfrutar de aquellos días…

Foto: DF

Compartir esta entrada: