Y se pararon a beber agua

El Cartero ¦ 15/01/13 07:00

Y se pararon a beber agua mirando la hierba crecer a duras penas. El fuerte viento hacía girar las veletas de los campanarios, en el césped aturdido salían brotes de aburrimiento, la muchedumbre desvanecía por momentos, el frio congelaba las pelotas de fútbol  y los pájaros veían la televisión desde sus hogares,  bien calentitos y arropados.

En una jornada, a penas relevante, donde no perjudicó lo más mínimo la corriente del rio que lleva a primera, el Elche hizo un parón en la autopista para jugar un partido frente al Guadalajara que terminó igual que empezó. Con unas condiciones meteorológicas adversas, un césped sin ganas de trabajar,  solo el afán de los 500 desplazados ilicitanos y las ganas de ver al líder brindaron al elche la oportunidad de disputar el partido.

Una jornada marcada por el tiempo, la post-resaca de navidad, la noche de los Globos de Oro, el fichaje del hijo del mítico Tigre de Matola, Aaron ñíguez, nada alteró la clasificación para el Elche, pues sus dos máximos perseguidores empataron sus correspondientes partidos.  A pesar de la oportunidad de amarar los 3 puntos frente a un rival que lucha por otros objetivos, el Elche se fue a dormir muy tranquilo, como de costumbre.

Con la primera vuelta ya concluida haciendo alarde, con humildad, de record de puntos en media temporada, 49, los de Fran Escribá se tendrán que ver las caras ante la cuesta de invierno, los fantasmas de primavera y el sentido común.

Compartir esta entrada: