Una zaga extrañamente atípica

Los defensas que apuntan al once del Elche este domingo son cuatro de los que más minutos acumulan, pero nunca han coincidido de inicio y sólo han jugado juntos 71 minutos en todo el año.

Los cuatro componentes de la defensa que a día de hoy cuenta con más posibilidades de formar ante el Barcelona el próximo domingo sólo han coincidido durante 71 minutos en todo lo que va de temporada, y nunca como titulares. A menos que Competición le conceda su perdón, la baja por sanción de Alberto Botía será suplida por David Lombán, que actuará en el eje de la zaga junto a Pelegrín. Ambos centrales sí han actuado juntos de inicio–en el Elche-Sevilla del Martínez Valero-, pero jamás custodiados en bandas por Damián Suárez y Domingo Cisma, los dos laterales con más minutos de la plantilla, lo que agranda en curiosidad al asunto.

Las dos únicas ocasiones en que se ha producido tal combinación comparte razón con la presente: la ausencia de Botía. Aunque el de Alquerías es un fijo absoluto, sí se ha caído de tres alineaciones y en ninguna de ellas se ha dado la mencionada línea. En la jornada 8, frente al Espanyol en casa, Pelegrín estaba lesionado. Después, en la 19 ante el Sevilla, Edu Albacar actuó por la izquierda en detrimento de Cisma. Y en la 29, en Los Cármenes contra el Granada, fue Lombán el que arrastraba molestias físicas.

Así, los dos únicos precedentes son: el último cuarto de hora en Cornellà, cuando Escribá, con un 3-0 a favor del Espanyol, decidió reservar al murciano, que se encontraba a una tarjeta de la suspensión, para dar entrada a Pelegrín, y seis jornadas después, en Mestalla, por culpa de un mareo que obligaba al futbolista cedido al Martínez Valero por el Sevilla a abandonar el césped y era Lombán el que ingresaba al terreno de juego en su lugar.

Compartir esta entrada: