Una semana de ventaja

publi logo diario franjiverde uno

Con los deberes hechos, tras conseguir el principal objetivo de la temporada que no era otro que la permanencia en Primera División –mi enhorabuena a los jugadores y a Fran Escribá, los artífices del éxito-, el Elche, su consejo de Administración y sobre todo los responsables de la parcela deportiva no deben tardar ni un solo segundo en empezar a reforzar la plantilla franjiverde. Sobre todo porque la entidad blanquiverde tiene una semana de ventaja con respecto a otros equipos que, como el ilicitano, también preparan las redes que lanzarán al mercado de cara a la próxima campaña.

Pero mientras estos todavía no pueden asegurar a los posibles fichajes su continuidad en la máxima categoría, el Elche les garantiza ya continuar en la élite. Y eso es fundamental a la hora de fichar.

Quien más y quien menos recordará cuando los ilicitanos trataban de confeccionar sus plantillas año tras año en Segunda División. Había jugadores a los que se quería traer que apuraban hasta el último momento esperando la llamada de un Primera, antes que descender un peldaño en su carrera. Y cuando se trata de un recién ascendido, se intenta igualmente esperar por aquello de encontrar acomodo en un club con mayores aspiraciones, antes que ir a uno que puede pagar el cambio de categoría y volver a bajar.

Ahora hay que aprovechar el momento. La empresa no es complicada porque desde octubre del pasado año todo el que ha acudido a los partidos en casa y ha ido a los de fuera o los ha seguido por televisión, sabe perfectamente lo que necesita y lo que no necesita el Elche para apuntalar sólidamente el proyecto en Primera División.

Hombres de banda izquierda y de banda derecha, centrocampistas con personalidad en el campo para liderar la conducción del balón, delanteros que desequilibren…, sin olvidar lo bueno que hay, que lo hay, en el filial. Algunos han podido dar el salto al primer equipo cumpliendo como el que más, y otros han estado llamando a la puerta. No hay que desaprovechar la cosecha de este año, que ha estado a punto de disputar el ascenso a Segunda División.

Claro está, se supone que alguien debe haber estado previamente haciendo su labor, viendo desde hace semanas a ese jugador o jugadores adecuados a los que el Elche puede llegar. Ya no hay excusas que valgan. La temporada 2014-2015 ha empezado desde el mismo momento en el que el colegiado pitó el final del encuentro ante el F.C. Barcelona. Así que menos fiestas y más trabajar.

Compartir esta entrada: