Tebas contra el Elche

Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), sigue empeñado en seguir su cruzada particular contra el Elche CF para descenderlo a Segunda División desde los despachos. El máximo mandatario de la patronal de clubs no cede de su decisión, y el conjunto ilicitano lo está sufriendo con indignación.

El proceso está viciado desde el primer día, y ya no hay ninguna duda de que la LFP no desea ver al Elche en Primera División el próximo año. Primero apareció una filtración de la sanción del descenso administrativo días antes de que el Juez Único de lo Social, que depende de la LFP, decidiera. Ahora, a pesar de que el Elche ha pagado el total de la deuda inaplazable, ha conseguido el certificado positivo de la Agencia Tributaria y ha presentado el recurso ante el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), Tebas sigue firme en su sentencia: “El Elche no tiene posibilidades de salvarse en el ámbito de la Liga. A efectos de la Liga, el Eibar es de Primera”. A todo esto, hay que sumar que si el TAD alarga los plazos de la resolución se pone en peligro que el club franjiverde pueda acudir a la justicia ordinaria.

Hace un par de temporadas Tebas tomó la decisión de descender de Segunda a Segunda B al Guadalajara por irregularidades. Y el año pasado el Real Murcia fue el damnificado, al que castigó por no cumplir los ratios económicos. La conclusión parece obvia: el presidente de la LFP la toma con un club cada año, y hasta que no lo desciende no acaba. Esta insistencia la demuestra el propio Tebas con sus actos, puesto que en el caso de Real Murcia llegó a recurrir a los tribunales para dejar sin validez la medida anterior y lograr su objetivo de descender al equipo murciano. Lo más grave es que la LFP no arropa a estos clubs, sino todo lo contrario, puesto que los deja indefensos cuando intentan defenderse en sus castigos.

En todo caso, el Elche difiere de esos casos en un punto clave que Javier Tebas parece no comprender. A día de hoy, la entidad franjiverde ha hecho efectivo el pago inaplazable a Hacienda y ha recibido su certificado positivo. Por este motivo, el conjunto ilicitano podría merecer una sanción económica por el retraso, pero nunca un descenso administrativo por incumplimiento de pago.

De forma paradójica, Tebas ha defendido causas opuestas en su trayectoria como letrado. Si ahora ha asumido el papel de ejecutor implacable frente a la patronal, en 2001, como abogado defensor del Badajoz, Tebas ganó un recurso contra la LFP, cuando el Tribunal de Justicia invalidó la sanción basada en deudas con Hacienda Pública que tenía el club extremeño. Además, es curioso que presente ahora esta obcecada intención de descender al conjunto ilicitano por el retraso de los pagos, cuando precisamente Javier Tebas también fue el abogado del polémico empresario ucraniano Dimitri Piterman, famoso en la Liga española por dejar una deuda de 23 millones de euros al Deportivo Alavés cuando era su presidente. El pasado nos pesa a todos, y parece que Tebas, mientras cobraba sus honorarios como abogado, no veía mal defender equipos endeudados con la Agencia Tributaria. Ahora, desde su despacho de presidente de la LFP ha empezado una cruzada contra todos los equipos que tienen retrasos en los pagos, y parece que el Elche es su víctima.

Compartir esta entrada: