Entradas

«Hemos llegado media hora tarde al partido»

Rubén Baraja, entrenador del Elche, no puso excusas a la derrota de su equipo ante el Llagostera. El técnico castellano, tal y como acostumbra, no se mordió la lengua y reconoció sin pudor que el conjunto ilicitano «ha llegado media hora tarde al partido». «Hemos empezado con dudas, regalando mucho. En esa primera media hora nos hemos merecido encajar algún gol más«, dijo el preparador, quien no entendía cómo su equipo había sido sorprendido en unas acciones de las que se había avisado durante la semana.

«No hemos cerrado el rechace y nos hemos equivocado en la forma de entender el partido«, prosiguió Baraja, quien no quiso refugiarse en las condiciones del campo o sus dimensiones. «Era igual para los dos equipos», dijo Baraja, quien insistió en que en la primera media hora de juego el Elche «ha tirado el partido«.

El castellano indicó que un equipo no puede dar tantas facilidades en una categoría tan igualada y desveló que en el descanso les dijo a sus jugadores «que no los reconocía». «Nunca había visto al Elche en los seis partidos previos como lo he visto hoy. Les he dicho que teníamos 45 minutos para cambiar la imagen y la intensidad», confesó Baraja, quien siguió lamentado que su equipo «le ha dado mucha vida» al Llagostera.

El técnico confió en que la derrota no deje secuelas porque recordó que el campo del Llagostera es «complicadísimo«, aunque si esperó que sus jugadores aprendan la lección de  que «cuando no trabajas en equipo y haces cosas diferentes esto te puse pasar».

«Esto es un aviso importante, no hemos tenido ninguna opción. Cada vez que hemos querido meternos en el partido ha llegado un gol de ellos», lamentó Baraja, quien no quiso individualizar y responsabilizó a todos los jugadores de lo sucedido. «Esto nos debe servir para mejorar y crecer en el futuro», aseguró.

En opinión del técnico, el Llagostera ha sido «más eficaz» y el Elche «no ha sabido engancharse al partido». Cuestionado por si la derrota supone una cura de humildad, Baraja recordó que él siempre ha sido claro y prudente al valorar las posibilidades del equipo ilicitano.

Sin embargo, aseguró que no se esperaba una imagen tan mala de su equipo. «Sabía que era complicado, pero no lo esperaba y nos sirve a todos para saber que esto es muy difícil y que hay que ir pensando en objetivos cercanos que se puedan conseguir», concluyó.

«Me llevo una mala impresión, no hemos sido el equipo que somos»

El entrenador del Gimnàstic de Tarragona, Vicente Moreno, no ha puesto excusas a la derrota de su equipo ante el Elche, si bien ha admitido que el resultado se debe más a los deméritos de sus jugadores que a méritos de los franjiverdes.

«Me llevo una mala impresión por parte de mi equipo, no hemos sido el equipo que somos habitualmente», ha señalado el técnico, quien ha admitido que ha pasado «un mal rato» en la primera parte ante la superioridad ilicitana.

«Tal y como hemos jugado era difícil ganar aquí, somos mejor equipo de lo que se ha visto«, ha agregado el entrenador, quien encajó su primera derrota de la temporada.

Moreno no quiso utilizar como excusa el cansancio de la Copa del Rey, ya que ha recordado que los dos equipos la jugaron, y ha extraído una lectura positiva de lo sucedido, ya que ha indicado que «estando tan mal, solo hemos perdido por un gol».

El entrenador no quiso profundizar sobre el Elche pero admitió que se trata de un «buen equipo con buenos jugadores». «Ellos están mejorando en las últimas semanas, pero me quedo con lo mal que hemos estado nosotros», apostilló Moreno, quien pidió paciencia para que su jugador estrella, Emaná, pueda brillar en la Liga.

Ziganda lamenta que dos errores defensivos hayan condenado al filial

José Ángel ‘Cuco’ Ziganda, entrenador del Bilbao Athletic, no ha puesto objeciones a la derrota de su equipo, pero sí ha lamentado que haya llegado «por desajustes defensivos en acciones de estrategia».

«Ha sido un partido parejo. Los dos equipos sufrimos sin el balón», ha comentado el técnico navarro, quien admitió que el Elche fue mejor en la primera parte «pero nosotros arrancamos mejor en la segunda».

«Hicimos lo más difícil, pero en dos acciones se nos ha ido«, insistió el preparador, quien indicó que las dos acciones de gol del Elche eran «previsibles«.

Ziganda también ha señalado como clave que el Elche lograra empatar apenas dos minutos después del gol de su equipo. «Habíamos hecho un cambio y estábamos algo desajustados. Además, el empate les ha dado aire porque hasta ese momento no estaban cómodos«, explicó.

Ziganda, por último, reconoció que tenía esperanzas de puntuar en el Martínez Valero, ya que entiende que era «el momento«. «Sabemos que el Elche va a ir para arriba porque tiene muchos jugadores nuevos que necesitan tiempo y partidos», concluyó.

«Estoy encantado de tener un equipo joven que transmita energía y hambre»

banner-interior-publi-noticias-Xtep

Poco tiempo ha necesitado Rubén Baraja para meterse al vestuario y al entorno del Elche en el bolsillo. Mucho trabajo, buen humor y siempre buena cara, a pesar de las circunstancias tan adversas en las que ha tenido que trabajar.

El vallisoletano ya vela armas para lo que será su debut oficial como técnico en el banquillo del Martínez Valero en la segunda jornada de Liga, nada más y nada menos que ante el Bilbao Athletic, un equipo al que califica de «peligroso y trabajado».

El entrenador no quiere excusas ni cuentos. «Necesitamos tiempo, pero no lo tenemos, así que tenemos que competir ya como lo hicimos en Ponferrada», señala Baraja, quien encara el partido con la idea de «sumar los tres puntos«. «En una liga tan larga los partidos en casa son fundamentales«, añade.

«La idea es repetir las cosas que hicimos bien y mejorar las que no salieron tan bien», argumenta el preparador, quien se ha mostrado «encantado» por poder disponer de una plantilla con un perfil tan joven. «Cada uno tiene su situación, su momento. Yo estoy encantado de tener un equipo joven, no me da ningún miedo. Me gustan que tengan energía actitud y hambre porque eso al final transmite lo que se vio en Ponferrada», ha argumentado el técnico.

«Somos un equipo que por momentos sufre, pero que también irá a más con el paso de los partidos«, ha explicado Baraja, quien no ha adelantado si habrá cambios significativos en la alineación ante el conjunto vasco. «Puede haber cambios en la portería y en otras posiciones. Es bueno que exista competencia y rivalidad en la plantilla», ha puntualizado.

El preparador castellano ha elogiado al rival del domingo, del que ha comentado que «es intenso e incómodo«. «Está muy bien entrenado y está en Segunda por méritos propios. Nos espera un partido muy complicado, sin duda», ha apostillado.

El ‘plus’ de Espinosa

El vallisoletano ni ha querido ni ha podido camuflar su alegría tras poder reclutar para su plantilla con Javier Espinosa. «Ha sido la paciencia de esperar a un jugador con las características que buscábamos», ha dicho. «Nos va a dar ese plus de calidad y ese último pase. Va a ser pieza clave«, ha añadido.

Espinosa será el epicentro del juego ofensivo del Elche, ya que Baraja lo quiere «cerca del balón para que sea protagonista«. «Tiene que estar liberado para que pueda desarrollar todo su talento. Nos dará versatilidad. Espero disfrutar muchísimo de él«, ha comentado.

Baraja ha confirmado que el Elche aún incorporará entre dos y tres fichajes más, pero ha apelado a la «paciencia» para que los que lleguen puedan tener «la calidad de Espinosa».

Las conversaciones del entrenador con los jugadores han sido claves para que al final los futbolistas se hayan decantado por la oferta ilicitana. Baraja asegura que no usa ningún truco para convencer. Sólo apela a la realidad del proyecto y a la grandeza de la entidad. «El Elche es un escenario magnifico para cualquier jugador a pesar de todo lo que hemos vivido. Es un proyecto ambicioso, pero sin presión a corto plazo. Muchos jugadores tienen aquí la posibilidad de buscar una nueva oportunidad», ha explicado.

Rubén Baraja también se mostró satisfecho por los 10.000 abonados con los que ya cuenta el club, si bien deseó que la cifra pueda multiplicarse «porque nuestro mayor valor es enganchar de nuevo a la gente del Elche«. «Queremos hacer saltar de nuevo esa chispa y eso nos va a  ayudar mucho para que el equipo vaya creciendo», ha señalado.

Por último, el vallisoletano reconoció que le gustaría contar con el realista Concha en su plantilla y se mostró inquieto por el estado del césped del Martínez Valero, algo irregular. «El calor no beneficia, pero estamos trabajando para que el césped sea una ayuda y no un hándicap«, ha finalizado.