Entradas

Entre Olsen y Daucik

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Pacheta se mantiene invicto tras siete jornadas como entrenador del Elche y empieza a acercarse a récords históricos del club franjiverde. Ya está, por ejemplo, a dos partidos de igualar el mejor arranque sin perder de un técnico llegado con la temporada iniciada, en posesión de José Bordalás, que no conoció la derrota en sus 9 primeros duelos como preparador franjiverde.

Y si Pacheta no conoce la derrota, en general, al recopilar sus primeros partidos en casa se le añade otro hito: su equipo aún no ha encajado ningún gol en el Martínez Valero. Los ilicitanos han dejado la portería a cero en los cuatro encuentros jugados en la ciudad de las palmeras desde la llegada del burgalés. Una racha que se amplía a seis, ya que José Juan tampoco sacó su balón de la portería en los dos últimos partidos en casa de la era Josico.

Este buen hacer defensivo permite a Pacheta igualar el arranque imbatido como local de Roque Olsen, uno de los mitos franjiverdes en el banquillo. El preparador argentino, como Pacheta, también mantuvo a su equipo sin encajar en sus cuatro primeros duelos de la 71/72. En Segunda División, aquel Elche inició la Liga ganando a Zaragoza (1-0), Mestalla (1-0), Langreo (3-0) y Hércules (2-0). El primer tanto llegó a la quinta, ante el Logroñés, obra de Berasategui. En total, la racha en minutos fue de 423.

Seguros AXA

En la 57/58, el Elche de César Rodríguez, entonces entrenador-jugador, también empezó la Liga sin recibir goles en sus cuatro primeros partidos en casa: Deportiva Minera (8-0), Almansa (10-0), Yeclano (8-0) y Cieza (6-0). El primer tanto llegó en otra victoria por goleada, un 6-1 al Imperial. Aquel sería el germen de un equipo que, en dos años, ascendió de Tercera a Primera.

Daucik, imbatido en Liga

El primer puesto de este récord, sin embargo, parece lejano. Ferdinand Daucik acumuló hasta 8 partidos sin encajar en el antiguo Altabix al llegar al club. Lo hizo mediada la campaña 67/68 (Primera División, relevando a Alfredo di Stéfano) y no recibió ni un solo gol en Liga: Espanyol (1-0), Atlético (1-0), Betis (1-0), Córdoba (3-0), Las Palmas (2-0), Pontevedra (0-0), Málaga (1-0) y Real Sociedad (5-0).

Daucik llegó al Elche en una situación complicada, con el equipo colista tras finalizar la primera vuelta. Su excelente labor en casa le permitió salvar la categoría. La fortaleza defensiva en Altabix se prolongó durante la Copa, disputada al finalizar la Liga. El Elche de Daucik disputó tres encuentros como local: Badajoz (4-2), Málaga (1-0) y Celta (3-0). Curiosamente, el único equipo capaz de marcar al técnico eslovaco militó aquel curso en Segunda y descendió a Tercera.

DAUCIK, LEYENDA DE LOS BANQUILLOS

Estuvo poco tiempo en Elche, pero dejó su sello en forma de récord y permanencia, cuando la situación pintaba muy mal para los franjiverdes a su llegada. Ferdinand Daucik completó una notable segunda vuelta en la temporada 67/68, sus únicos meses como preparador franjiverde. Sin embargo, su biografía es muy extensa.

Nacido en el Imperio austrohúngaro, actual Eslovaquia, Daucik jugó en su país, entonces Checoslovaquia, entre 1928 y 1942. Llegó a ser internacional y participó en dos Mundiales: 1934 (subcampeón) y 1938. Más longeva sería su trayectoria como entrenador, que le trajo a España en 1950 para dirigir al Barcelona. En nuestro país, además de al conjunto azulgrana, dirigió a Athletic, Atlético, Betis, Murcia, Sevilla, Indautxu, Zaragoza, Elche, Sant Andreu, Espanyol y Cádiz. Ganó tres ligas y seis Copas. También entrenó al Oporto (Portugal), a un equipo canadiense y, en sus inicios, al Bratislava y a las selecciones de su país (Checoslovaquia y Eslovaquia).

Foto:

Escribá, segundo técnico con más partido en Primera en el Elche

Publi-Banner-DF-002

La victoria cosechada por los franjiverde en Ipurua también será recordada con cariño por su técnico, Fran Escribá, que ha vuelto a escribir su nombre en la historia del club ilicitano. Si la semana pasada ante el Rayo Vallecano en el Martínez Valero el preparador valenciano igualaba al mítico entrenador Roque Olsen como segundo técnico que más partidos llevaba en Primera División al frente del Elche en tierras eibarresas Fran Escribá batió ese registro y seguirá aumentando una marca que ya es historia. Olsen comandó a los ilicitanos durante varias etapas en las décadas de los 70 y 80.

En el horizonte, el técnico ilicitano tiene los 104 partidos que sumó el brasileño Pedro Otto Bumbel en la década de los 60, la época dorada de los ilicitanos. A Fran Escribá todavía le queda un largo trecho en la presente temporada, por lo que seguirá acortando distancias con Otto Bumbel y podría pulverizar el registro del brasileño si el preparador valenciano llegase a cumplir el contrato que firmó el pasado verano con su renovación que le vinculará, además de esta, dos temporadas más al frente del navío ilicitano.

Escribá celebra los 100 con el propósito de reconducir la situación

AytoElche_CampanaCompras_Banner1170x344px

Fran Escribá se hizo centenario ante el Valladolid el pasado jueves. El entrenador del Elche celebró su partido número 100 desde que cogió las riendas del equipo franjiverde hará dos temporadas en las que no tardó en hacer historia. Un ascenso y una permanencia avalan un curriculum que hasta la fecha es intachable, aunque en estos momentos esté viviendo su etapa más dura desde que está en el club ilicitano. La victoria en Copa es una alegría en una temporada árida en la que las victorias se le resisten en Liga y con el equipo como último clasificado de Primera División.

El técnico reconocía que no sabía que ante el Valladolid cumplía su partido número 100 pero no escondió que fue una “alegría” para él, ya que considera que cuando un técnico logra esa cifra es porque hay estabilidad: “Los 100 anteriores no me preocupan y sí los 100 siguientes”. De momento sigue batiendo cifras de los mitos del franjiverdismo como la del técnico Máspoli, con 50 partidos dirigiendo al Elche en Primera, y tiene a tiro de piedra a Roque Olsen con 60 y en la lejanía a Otto Bumbel con 104. Escribá, que renovó en verano por tres cursos, podría batir todo registro si cumpliera su contrato.

Fran Escribá llegó en el verano del 2012 siendo una apuesta arriesgada después de que la opción de Manolo Preciado fracasara. Llegó nuevo. Sin bagaje. Y no tardó en demostrar sus credenciales convirtiendo a un equipo que no tenía ni de lejos el mejor presupuesto de la categoría en el Elche de los récords. Y pese a que reconoció que cuando firmó nadie le habló de Primera, consiguió el ascenso con la gorra con míticos partidos como ante el Castilla o en Villarreal.

25 años después devolvió al cuadro franjiverde a la máxima categoría y como novato en la Liga tuvo que pelear duro para certificar la permanencia. La escasez goleadora fue sufragada con un Martínez Valero que fue un fortín inexpugnable en toda la segunda vuelta y el técnico selló la permanencia con un empate ante un FC Barcelona con la Liga en juego. Esta temporada le está tocando vivir el lado más amargo pero sigue inamovible en el banquillo del Elche, ya que pese a la mala dinámica nadie cuestiona su puesto, ni directiva, ni afición, ni equipo. “Quien crea que la culpa de esta situación es del míster no tiene ni idea de fútbol”, llegó a espetar Pedro Mosquera. Siga José Sepulcre, entre Juan Anguix u otro, Escribá es inamovible.