Entradas

Terapia en Girona

El Elche vuelve a la escena en Girona para disputar su último partido como visitante de 2015. Un ejercicio que comenzó rindiendo visita al Barcelona, en la Copa del Rey, permitió disfrutar del mejor Elche de siempre a domicilio en Primera y que acaba, por la mala gestión de unos y otros, con el equipo en Girona, en una categoría que no le corresponde, luchando por no perder el tren del ascenso antes de tiempo.

Después de la cita de este sábado solo quedará un partido para cerrar 2015, un año que será recordado con amargura por la hinchada franjiverde por los siglos de los siglos. Nada puede endulzar la amargura del descenso administrativo, pero a nadie escapa que ayudaría cerrar el capítulo con una sonrisa y con el equipo mirando hacia arriba. Y eso pasa por capturar los seis puntos que aún hay en juego, comenzando por Girona.

Tras sumar dos puntos de 12 posibles, el Elche no necesita promesas, sino hechos, como ha reconocido esta semana Rubén Baraja, entrenador del equipo. El conjunto ilicitano precisa sumar de tres en tres, pero para eso es fundamental recuperar el olfato goleador. El equipo lleva tres jornadas sin marcar y es el menos realizador de las diez últimas temporadas en Segunda. La idea es trasladar las buenas sensaciones ofrecidas ante el Tenerife frente al Girona, aunque mejorando la eficacia ante la portería rival.

El gol fue la única asignatura pendiente del Elche la pasada jornada, por lo que Baraja, que recupera a Armando e Ilie, sancionados ante el Tenerife, no hará grandes cambios en el equipo. La duda es saber si Armando recuperará su puesto en el eje de la defensa junto a Caro o, por el contrario, será Lolo y el ex bético la pareja de centrales.

Lo normal es que sea Armando el que se sitúe en el centro de la retaguardia y Lolo en el pivote defensivo, lo que podría empujar fuera del equipo a Pelayo. Este viernes, el técnico ensayó durante varios minutos en el entrenamiento la estrategia defensiva con Lolo, Pelayo y Caro, por lo que no se puede descartar esta opción.

Tampoco tiene claro su puesto Cifu en el partido más especial para él de la temporada, ya que regresa a Girona, donde jugó cedido la pasada temporada, cuajando un año espectacular. Isidoro parece haberle ganado la batalla en el lateral y como interior está luciendo poco. Espinosa, salvo sorpresa o recaída, volverá a liderar al equipo en ataque. Una vez más, la gran ausencia es Nono, quien no entra en los planes del entrenador.

El rival

El Girona, como el Elche, tampoco está en su mejor momento anímico. El conjunto catalán, con solo dos puntos de margen sobre el descenso, se mide al grupo franjiverde con la obligación de ganar para aprobar su asignatura pendiente esta temporada: los partidos como local. Solo en una ocasión en ocho encuentros como local ha sido capaz de vencer esta temporada, como si acusara el mazazo moral que supuso perder un ascenso a Primera en su feudo y en dos actos.

Pablo Machín, técnico del Girona, solo cuenta con la baja de Richy, lesionado de la rodilla, pero recupera a Javi Álamo tras cumplir un partido de sanción. El equipo será el mismo que perdió la pasada semana ante el Córdoba, con la presencia como referente ofensivo de Rubén Sobrino, quien le ha cambiado la cara al equipo en las últimas jornadas.

Alineaciones

Girona: Becerra, Javi Álamo, Lejeune, Alcalá, Kiko Olivas, Aday, Pere Pons, Felipe, Granell, Rubén Sobrino y Jairo o Mata.

Elche: Javi Jiménez; Isidoro, Armando, Caro, Álex Martínez; Lolo, Mandi; Espinosa, Álvaro, Álex Moreno; Sergio León.

Colegiado: José Luis Munuera Montero (Comité andaluz)

Estadio: Municipal de Montilivi (18.00).

Hambre y experiencia para la zaga

baner, publi, pasarela, cuatro direcciones

«Gracias al Elche por su confianza en mí. Intentaré devolvérsela con trabajo e ilusión«. Estas han sido las primeras palabras de Armando Lozano durante su presentación como nuevo jugador del equipo ilicitano.

El fornido central granadino (Motril, 1985) ha calificado su fichaje por el Elche como un «reto» para «volver al escaparate y la rueda del fútbol español» tras su aventura americana que le llevó por equipos de México y Estados Unidos sin demasiado éxito.

Parco en palabras y contundente en las respuestas, Lozano ha desvelado que las negociaciones con el Elche fueron rápidas «porque tenía ganas e ilusión por fichar«. «No me va a faltar ilusión y trabajo. Tengo ganas de reivindicarme y hambre después de la etapa que he vivido fuera de España», asegura.

«Sé que el Elche tiene problemas, pero tenia ganar de volver y competir. Todo irá por buen camino», ha comentado el defensa, quien está convencido de que su forma de juego encajará en el sistema de Rubén Baraja.

Lozano, cuarto fichaje del Elche para la próxima temporada, también apela a la prudencia al valorar los objetivos del equipo ilicitano la próxima temoporada. «Empezamos desde cero. La Liga es muy larga y lo primero es hacer grupo. Nuestro objetivo debe ser partido a partido«, ha explicado.

El central, que ha firmado por dos temporadas, asume que el Elche estará en desventaja con los rivales, ya que su tiempo de preparación será menor, pero asegura que no será «una excusa«. «Lo importante es que los que vengan sumen para que salga una buena familia y un buen grupo», apostilla.

Seguridad defensiva

Armando Lozano afirma que la seguridad defensiva debe ser uno de los pilares sobre los que se apoye el nuevo Elche, si bien matiza que en su opinión «la defensa empieza desde arriba«. «Con orden y todos juntos en como llegan los resultados», señala el andaluz, quien pide a la afición «paciencia». «Sabemos que llegamos tarde, pero haremos las cosas de la mejor manera posible», añade.

El nuevo defensor del Elche, que cuenta con una dilatada experiencia (Málaga, Levante, Córdoba, Cartagena y Barcelona B), no ha querido opinar sobra la marcha de gran parte de los jugadores que estuvieron en Primera, pero sí ha opinado sobre Adrián González, con el que le gustaría contar el año que viene «porque es un jugador de mucha calidad«.

Por último, Lozano elogió la ciudad de Elche, donde asegura que «se vive bien y el futbolista tiene todas las condiciones para hacer las cosas bien».