Entradas

Con Pepe se estaba mejor

Vaya por delante que ni nací ayer, ni me chupo el dedo ni me he caído de un guindo pero el mundo del fútbol y sus actores principales no dejan de sorprenderme cada día. Digue’m pimpollo pero así es. A veces soy un juglar del balompié, un romántico del esférico y creo en animales mitológicos, en la mortalidad de Jordi Hurtado y en el amor a primera vista. No tengo remedio.

En Elche hasta hace bien poco todo el mundo rezaba y abogaba por la inmediata salida del Consejo presidido por el inigualable José Sepulcre y en un necesario cambio de rumbo para buscar soluciones a los incipientes problemas y frentes abiertos del club. Era asumido por todos que el no-cambio nos llevaba irremediablemente al abismo.

Ahora, realizado el cambio al mando del club y tomadas las decisiones pertinentes para buscar cierta estabilidad inicial (se pagan nóminas, se inicia negociación con la AET, se tiene hilo directo con la LFP, se aparta a Toño,…), las prisas, la impaciencia y la falta de soluciones palpables y tangibles atormentan e invaden a aficionados, prensa, jugadores, cuerpo técnico y dirección deportiva. Antes igual todos ellos, y soy yo el equivocado, pensaban que éramos el Chelsea, que teníamos en el banquillo a la fisio portuguesa, que la secretaria de Abramovich ingresaba los sueldos a día 30 de mes y que todo era alegría, jolgorio y diversión. Pues no, chatos. Era todo una puta mierda, con perdón.

¿Qué esperaban? ¿El milagro de los panes y los peces? ¿Un truco de magia? ¿Que todo se iba a arreglar en una semana?

Uno se decepciona en mayor o menor medida en función de las expectativas que se genere. Y parece ser que algunos pensaban que esto era coser y cantar y que Anguix iba a poner en marcha en modo “High Level” la máquina de fabricar billetes. Curiosamente muchos de esos pensaban hace dos días que el club era un agujero negro, que se avecinaba la desaparición del club y que se nos venían encima las siete plagas. Y ahora esos mismos exigen, sin sonrojarse, soluciones y milagros en tiempo record.

Esa actitud y postureo se puede calificar, como poco, de caricaturesca, hipócrita y zafia, cualidades propias del que critica en un plazo ínfimo de tiempo una cosa y la contraria.

Ya se sabe que los trámites y gestiones con según que entes y estamentos llevan su tiempo y que “las cosas de Palacio van despacio”. Pagar la deuda con Hacienda no es llegar a una máquina, echar los 5 millones de Euros por una ranurita, darle al botoncito y esperar a que te conteste una voz diciendo: “Su ticket para Primera División, gracias”. Seamos serios.

Además, según han confirmado fuentes oficiales del club, el retraso en la definitiva resolución de este trámite no responde a problema alguno sino a la pertinente y necesaria negociación con Hacienda respecto a la forma de pago, y más concretamente respecto a la cantidad inicial a aportar. El club busca, como es obvio, reducir esa cantidad para poder contar con cierta liquidez y poder así hacer frente a todo lo que se va acumulando, primas, despidos, nóminas y sorpresas varias “made in Rocamora”.

Pero parece ser que la hoja de ruta marcada, la declaración de intenciones, la buena voluntad, las acertadas gestiones y la seriedad mostrada por el actual Consejo de Administración no es suficiente bagaje para la Dirección Deportiva y el Cuerpo Técnico de cara a confiar en el proyecto de la siguiente temporada. Otros que creían que todo se iba a solucionar en dos días, por lo que parece. O bien, según se rumorea y comenta en los mentideros y sanedrines ilicitanos, la decisión ya la tenían tomada de hace tiempo o son más inocentes que el Responsable de Campaña de UPyD. No hay más.

Lo que está claro que esta nueva singladura del Elche C.F., con la austeridad, la firmeza, la seriedad y la transparencia por bandera, no transmite a unos y a otros el suficiente aliciente para continuar apoyando la causa. “Me gusta pero pa tú” o “Lo hacéis muy bien pero me las piro” son dos de los leif motiv de algunos de ellos.

Qué mejor que el sabio y profundo refranero español para definir el antes y el después del club, “A río revuelto ganancia de pescadores” y “A perro flaco todo son pulgas”, respectivamente.

Aunque el club se estuviera muriendo, aunque se pagara con billetes del monopoly y aunque se generara deuda por doquier, es evidente que para algunos “Con Pepe se estaba mejor”. Era una realidad virtual, era un sueño, era Matrix, era vivir por encima de nuestra posibilidades, pero molaba mucho. Y había mejores primas, sueldos, complementos y cláusulas para todos. Dinero para fichajes o para pagar a empleados y a proveedores no había pero para tontaes…

 

Gracias, Pepe.

El plan Escribá

Banner-Publi-DF-001

Hemos hablado de muchos planes en las últimas semanas, el Plan Borja, el Plan Tornel, el Plan Anguix, pero ninguno como el Plan Escribá. Ese plan sí que funciona y es fiable, ni depende de factores externos o favores de terceros. Como diría una madre, en esas reafirmaciones enfáticas tan propias de ellas para decir que algo es bueno, como “esa chaqueta es de piel, piel” o “este jamón es jamón, jamón”, el Plan Escribá es un Plan, Plan. La hoja de ruta del mister valenciano es firme, clara, metódica, basada en el trabajo y en la constancia y, sobre todo, en el sentido común, que, en el mundo en general y en el fútbol en particular, es el menos común de los sentidos. Y todo esto sin aderezos, sin alharacas y sin los aspavientos propios de otros entrenadores. Eso sí, con elegancia y educación, dándole un valor añadido a la durante muchos años maltratada marca “Elche, C.F.”

Si un entrenador se debe a sus números y a sus éxitos, Fran Escribá es Dios con canas, un ganador nato y un puñetero mago de los banquillos. Lleva 3 años sacándole brillo, lustre y rendimiento a la Cuadrilla del Capitán Sparrow y a la Peña Bufanda juntas y todo ello, como firmaría el Profesor Brown, a pesar del Gobierno.

Eso sí, de momento, y hasta que no se demuestre lo contrario, los métodos y formas de nuestro máximo responsable técnico no nos alcanzan a asegurar más allá de la permanencia deportiva, en este caso virtual, que no es poco. Pero dadle tiempo.

Y es que, con la contundente victoria ante el Deportivo, con espectáculo en las gradas y satisfacción entre los nuevos y flamantes miembros del Consejo de Administración, alcaldesa en rojo incluida (vaya dos días de lucimiento y protagonismo que lleva la Merche), la permanencia deportiva es prácticamente un hecho.

Sí, amigos, permanencia deportiva. Ese es uno de esos giros del lenguaje, expresiones y vocablos tan comunes y familiares, desgraciadamente, para los aficionados al Elche, como quita, pignoración, deuda, ampliación de capital o causa de disolución. Manejamos más vocabulario de tipo económico, fiscal o financiero que futbolístico.

Es más, si sigues un año al Elche te convalidan varias asignaturas de Empresariales y prácticamente medio Master de Finanzas y Mercados Bursátiles.

Decimos permanencia deportiva porque somos de los pocos equipos que tenemos que ganarnos la salvación no solo en el césped sino también en los despachos. Es nuestra peculiar manera de jugar 2 competiciones, como hacen los grandes, eso sí, cambiando la Champions o la Europa League, por la Tebas Champion o la Hacienda League. Una curiosa forma de mantener entretenido al populacho y de rellenar tertulias de radio.

Afuera aparte, y con la salida de Pepe Sepulcre del club, satisfecho y con la cabeza alta, tiene bemoles la cosa, comenzó a rodar el Proyecto 3.0. de Juan Anguix. Este proyecto está llamado, además de a salvar a cortísimo plazo la situación económica y a asegurar la continuidad del club en categorías profesionales, a cambiar a corto/medio plazo el estereotipo, formas e imagen de los anteriores proyectos, más basados en los favores, los enchufes, los fajos de billetes con gomas, los amiguetes, las demostraciones barriguiles y las huidas hacia adelante, que en las modernas y buenas praxis de cualquier gestión que se precie de una empresa, por muy rara y peculiar que esta sea, al tratarse, como es el caso, de un club de fútbol, concretamente de una S.A.D.

Al nuevo presidente, presidente por accidente, y su equipo le espera una dura transición y un arduo trabajo para sacar a flote al club. Con la “nueva” deuda con la Agencia Tributaria (7,7 k) ya han tenido el primer aviso. Se prevén muchas sorpresas conformen vayan levantando alfombras y abriendo cajones. Eso sí, espero que el agujero que encuentren no sea lo suficientemente negro y profundo como para que el empresario valenciano salga huyendo, aval en mano, dirección Valencia para esconderse detrás de un fartón.

Por todo ello, y por muchas cosas más, le deseo toda la suerte del mundo a Juan Anguix, a su nuevo Consejo de Administración y a su nuevo equipo profesional en esta etapa que comienzan al mando de la nave franjiverde. Su suerte será la nuestra.

La puerta a cero, la entropía ilicitana y una oportunidad de oro

 

Empate en casa ante el Valladolid. ¿Malo? ¿Bueno? ¿Regular? Todos esperábamos una victoria pero tras el 0-0, como en todo, hay diversidad de opiniones. Los más negativos dicen que tenemos menos gol que la Duquesa de Alba y que si no ganamos al Valladolid en casa a quién vamos a ganar. Los más optimistas que el equipo está mejorando y que ya llegarán las victorias. En el punto medio estará la verdad, digo yo. Lo que sí es evidente es que se ha mejorado a nivel táctico y como equipo, como bloque. A nivel individual ya es otra historia porque hay bastantes jugadores que deben dar mucho más y que tienen margen de mejora. No olvidemos que el Elche del ascenso se cimentó, entre otras cosas, en su bloque trabajado y en su capacidad de disputar todos los partidos hasta el final. Es muy raro que este equipo, para bien o para mal, tenga el partido sentenciado a falta de 25-30 minutos. Y eso es porque marca y le marcan pocos goles. La clave del éxito del año pasado fue la teoría del Sistema Binario, como acuñé en su momento, consistente en llevar los partidos a un mundo de ceros y unos, de bajos guarismos y mantener la puerta a cero. Ningún equipo, como dice mi admirado Santi Martínez (@penflexiones), baja a Segunda encajando pocos goles. Suelen caer, en cambio, en descenso aquellos que reciben goles con facilidad. Ahí están los datos de otras temporadas. Agarrémonos, por tanto, a esa estadística y esperemos una mejoría en ataque. Porque, claro, si no marcas, no hay teoría defensiva que se sostenga. Y es que el fútbol, al fin y al cabo, es un juego que consiste en meter goles. Y tenemos poco gol, es evidente. Esperemos, al menos, que  los pocos que metamos los rentabilicemos.

 

A todo esto, estamos en Elche, donde, si hay varias opciones de interpretación, se elige casi siempre la más ceniza y pesimista. ¿Porqué aferrarse al dato objetivo de estar el 15º y fuera del descenso pudiendo argumentar que no hemos ganado un partido? Eso es evidente pero es querer quedarse solo con lo malo. Ya no se trata ni siquiera del tema de la Botella, y no me refiero a la señora de Aznar, que ya cansa, sino al tema de la botella medio llena / medio vacía. Se trata de la Entropía ilicitana, esa facilidad a que todo tienda al desorden, a la trituración, a romper la homogeneidad original. En nuestro entorno, si puedes elegir entre ser optimista o pesimista siempre se elige la segunda opción. Lo que no tiene discusión es que, como equipo recién ascendido, estamos en una posición lógica. Porque este año no somos, echando mano del tópico, cabeza de ratón sino cola de león. Y el que no lo quiera ve, allá él. Salvo sorpresa, vamos a sufrir todo el año. Y si lo vamos a pasar mal, ¿qué mejor que con Escribá en el banquillo? Aunque ahora se le vea tristón y apagado. Como dijo Rubén Darío, “La princesa esta triste, ¿qué le pasa a la princesa?” Pues que ve y oye chorradas todos los días. Si las vemos los aficionados, no quiero ni pensar las que tendrá que aguantar el pobre Fran.

 

Pero, como se suele decir en el mundo del fútbol, lo bueno es que enseguida viene otro partido y no da mucho tiempo a lamentaciones, polémicas y debates absurdos. Y en este caso, viene muy pronto. Mañana Viernes nos enfrentamos a todo un clásico del fútbol español, el Osasuna de Pamplona, como dicen ahora, como si hubiera un Osasuna en Coria del Río. Su estadio, el Sadar, el Reyno de Navarra o como diantres le llamen ahora (en breve el Iruña Stadiumi, al tiempo) siempre fue un escenario complicado para el equipo visitante. Se suele decir aquello de “el Sadar es un campo difícil, difícil”. Todos sabemos que cuando se repite una palabra dos veces seguidas es como más enfático, más acentuado. ¿O nunca os han dicho aquello de: “Pruébalo, está buenísimo, es jamón, jamón”? Como si el jamón a secas fuera una seta o un garbanzo de Fuentesaúco.

Que si el rival está herido, que si es mal sitio y mal momento, que el ambiente será infernal, que nos van a dar detrás de las orejas. Excusas. Todo lo contrario. Hay que ser valientes. Así se las ponían a Felipe II, a huevo. Y es que creo que es una oportunidad de oro para pescar en río revuelto. Ya lo dice el dicho popular, “la ocasión la pinta calva”. Porque la situación del Osasuna debemos transformarla en ventajosa no en peligrosa. No saben a que juegan, al menos todavía, y los ánimos andan revueltos a orillas del río Arga. Algunos, los estadísticos, dicen que cuantos más partidos se pierden más cerca se está de la primera victoria. Otros, los realistas, defienden que cuando se pierde mucho, aún se puede perder mucho más. Yo elijo, make no mistake, como dice Obama, la segunda opción. ¿Y vosotros? Tajonar es un buen sitio para pescar. No lo dudéis.

La Reina del Carnaval, unos empates de oro y la Casa de los líos

Óscar Gómez “Pedja” ¦07/02/13 07:00 @pedjafranjiverd

OPINIÓN.  Era el primer día de Carnaval en la capital del archipiélago canario y el árbitro de la contienda, en un duelo entre dos grandes equipos, quiso erigirse en el protagonista, en el objetivo de todos los flashes, en La Reina del Carnaval. Y lo consiguió el muyayo. Vaya si lo consiguió.

A ritmo de batucada, Lesma López anuló el que probablemente hubiera sido el gol de la temporada. Saliendo de clara posición legal, Coro ejecutó con maestría un remate espectacular de medio chilena tras controlar con el pecho un centro de Albacar, rememorando el gol de Rivaldo contra el Valencia de hace unos cuantos años. ¡Cómo se le ocurre anular semejante obra de arte! Este hombre le hubiera roto, en su momento, los pinceles a Velázquez y los lápices y las plumas a Cervantes. Un sacrílego, sin duda.

En un partido precedido de cierto miedo y/o respeto hacia la Unión Deportiva Las Palmas, futbolísticamente, en los tiempos modernos, nuestra bestia negra, el Elche volvió a hacer un partido muy serio a nivel defensivo aunque poco brillante en ataque, sobre todo en la primera mitad.. En la segunda parte cambiaron las tornas y el Elche mereció claramente la victoria, que finalmente no se consiguió por una mezcla de mala suerte, de falta de ambición en momentos puntuales y de errores arbitrales.

Una vez terminado el partido, la afición acabó con un sabor agridulce tras el empate en el Estadio de Gran Canaria. Se palpaba cierta decepción en foros y redes sociales comentándose que el Elche no estuvo bien y que no se vio su mejor versión. Siendo ciertas ambas afirmaciones, por el tono detectado de las opiniones, creo que no han sido justamente valorados y ponderados los últimos empates conseguidos fuera de casa. Y se tratan, sin ningún tipo de duda, de unos empates de oro. En la capital canaria, a pesar de no ser nuestro mejor partido en el aspecto ofensivo, truncamos la racha de un equipo que estaba jugando muy bien y que, probablemente, era el equipo más en forma de la categoría. Y creo que hay que valorar la facilidad que tiene nuestro equipo, al más puro estilo Barça, de desactivar y de dejar en poca cosa a los rivales por muy creciditos que lleguen. De igual modo que los empates en Ciudad Real y Ponferrada fueron muy buenos, viendo el estado de forma de ambos equipos y lo fuertes que están en casa.

Si a eso añadimos que queda un partido menos y que nuestros perseguidores están conspirando para que aumentemos poco a poco la ventaja, miel sobre hojuelas.

Ya de vuelta a la península y con la mente puesta en el próximo envite, estoy convencido que todos estamos deseando que se hable únicamente de fútbol, de lo bien que llega el Córdoba, del emergente talento de Fede Vico, del potente delantero italiano Rennella, de nuestro inolvidable “amigo” Abel, de las viejas rencillas de Copa, etc. El Córdoba es, en definitiva, un equipo lo suficientemente brillante y rutilante como para que todos nos centremos, cada uno en su parcela y con arreglo a sus posibilidades, en tratar de crear un gran ambiente para conseguir una nueva victoria en casa.

Pero, claro, el Elche es, no nos olvidemos, la Casa de los Líos, y todo, absolutamente todo, puede ocurrir. Ya hemos tenido discusiones entre directivos, envidias entre empresarios, el caso de las entradas, detenciones policiales, la polémica vuelta de Ángel y demás zarandajas. Solo nos falta que fichen Rafa Mora como Jefe de Taquillas para que ponga su única neurona al servicio del club o que Sepulcre y Juan Carlos Ramírez se reten a un duelo de Sumo en la Playa de Arenales, y no me refiero precisamente a ver quién exprime más litros de jugo de granada.

En los últimos días el ambiente del club ha estado más caliente que la destructora de papel de Génova 13. Y va a ser inevitable que se siga hablando por un tiempo del tema de las entradas. Y es que el aficionado está muy enfadado y ya no se fía de nada ni de nadie. Hay quien llega a imaginarse, rozando la obsesión, a Jorge Javier Vázquez en “Hay una cosa que te quiero decir” diciendo aquello de “Retiramos el sobre” y apareciendo en ese momento, al unísono y de la mano, un diputado del PP y un empleado del Elche.

Independientemente de lo que dicte la investigación policial, el club debe posicionarse y tomar decisiones. No es creíble que le hurguen en sus cajones y nadie sepa nada. El presidente es cómplice y culpable precisamente por no haber hecho nada, como bien apostilló William James, “Cuando debes hacer una elección y no la haces, eso ya es una elección”. Y la elección de Sepulcre ha sido, sin duda, mirar para otro lado y esconder la cabeza como las avestruces.

Lo mejor y más recomendable para la salud e incluso para la caída de pelo, salvo que se tenga la inmensa fortuna de tener el champú de Dragón de Xumetra, es agarrarse a la filosofía de Fran Escribá y pensar únicamente en el siguiente partido. No merece la pena pensar más allá. Como dijo Albert Einstein, “Nunca pienso en el futuro. Ya se encarga él solo de llegar lo suficientemente rápido

«Hombres contra niños, el falso 9 y una organización de chichinabo»

Óscar Gómez “Pedja” ¦31/01/13 07:00 @pedjafranjiverd

 En los primeros compases del partido ya quedó bien claro que se trataba de un duelo desigual, de un combate entre un boxeador de pesos pesados y un tertuliano del Sálvame Deluxe, en definitiva, de un duelo de hombres contra niños. El Hércules venía de ganar dos partidos seguidos y con altas dosis de confianza e ilusión, pero se topó muy pronto de bruces con la cruda realidad y con un rival muy superior.

El partido lo ganó el Elche desde el mismo momento en el que se dieron a conocer las alineaciones. Fue una de esas victorias de entrenador, dinamitando los puntos débiles del rival desde el primer minuto. Fran Escribá volvió a apostar por los 4 fantásticos, con un motivado Aarón en lugar del lesionado Carles Gil. Su estrategia no es ni más ni menos que una versión datilera de la ya conocida apuesta por el falso 9, que inventó hace ya tiempo Cruyff y que ha puesto de moda nuevamente Vicente Del Bosque con la selección. Este sistema, basado en la total libertad de los hombres de arriba, aportando movilidad y capacidad de sorpresa, fue el acertado con un rival lento en la zaga. Cabrera y Pamarot aún están preguntándose quién era el delantero centro. Y Cortés y Peña tienen sudores fríos, temblores y convulsiones pensando en Xumetra y en Fidel.

Algunos aficionados ya comentan, de manera muy poco constructiva, que éste debería ser el único sistema a emplear y que ya era hora deque sentaran a Powel en el banquillo. ¡¡Qué manía con buscar culpables y con encasillarnos en un solo papel!! Señores, este Elche es un equipo camaleónico que tiene, afortunadamente, diferentes registros y que haría mal en prescindir de cualquiera de ellos. Otros equipos son tan pobres que solo saben jugar a una cosa. Nuestro equipo, en cambio, puede ser el Elche jugón de los 4 fantásticos, el Dátil Mecánico del fútbol total, el equipo letal a balón parado, el conjunto contragolpeador o el once peleón cuando las circunstancias lo requieren. Para mí una de las claves del éxito de este año, sino la más importante, es precisamente no agarrarse a un solo estilo y adaptarse a cualquier situación. Dejemos y permitamos, por tanto, que el entrenador utilice la táctica y a los jugadores que considere oportunos en cada momento.

Dicho todo esto, viendo las prestaciones del equipo, creo que no se debería de fichar a nadie más. Estamos todos de acuerdo en que necesitamos un 9 clásico y un central polivalente. Pero también estaremos de acuerdo en que la fuerza de este equipo es el grupo. Y yo apostaría sin duda por la continuidad del grupo y, ya de paso, que a veces da la impresión de que tenemos el dinero por castigo, por la austeridad económica.

Por último y no por ello menos importante, me sorprendió sobremanera el caos organizativo del club y de la policía nacional en el dispositivo de seguridad llevado a cabo el sábado en el Estadio. Fue un desastre de mayúsculas dimensiones, un cúmulo de despropósitos, un canto a la desinformación, un berenjenal sin precedentes, en definitiva, presenciamos una organización de chichinabo. De los creadores de “Esta casa es un ruina”, viene ahora la secuela “Este estadio es un derastre”, con accesos de vehículos anulados sin aviso, accesos peatonales a curva norte y preferencia cortados por vallado, autobuses dentro del aparcamiento, carriles en zona parking cortados sin señalizar, entradas sin numerar y policías con cara de pocos amigos, ayudando, como viene siendo habitual en ellos. A esta gente le das la organización de la Superbowl y detienen a Beyoncé por no llevar un vestido ignífugo y expulsan a Obama al grito de “Yes we can, tú y cuantos más, payaso”.

Todas las medidas adoptadas serán todo lo legales que se quiera al tratarse de un partido de alto riesgo, pero la legalidad de una medida no da derecho que se tengan que pisotear los derechos de los aficionados, que no se informe y que no se señale convenientemente, provocando atascos, enfados monumentales y lo que es peor, inseguridad. Hacerlo, lo hacen muy mal, pero es que lo cuentan y lo venden peor. El año que viene a lo mejor el club es de 1ª división, pero la organización, sino cambia mucho la cosa, será de regional preferente.  Para más inri, el club no está actuando ni posicionándose ante la brutal represión policial que están sufriendo las peñas, sobre todo Jove Elx. ¿Por qué no defienden a sus aficionados? ¿Por qué siguen mirando para otro lado?

¿Y qué decir del entrañable Ceferino Serrano, Inspector Jefe de la Policía y Coordinador de la Seguridad del Martínez Valero? Pues que podría centrarse más en mejorar los dispositivos, en informar y en ser parte de la solución y no en parte del problema, que en comprobar si una bandera es o no ignífuga o si un aficionado canta según que cosas. Pero, claro, como dirían en Albacete, “Donde no hay mata, no hay patata”.

 

Un gigante con pies de barro, la chispa adecuada y un derby desigual

Óscar Gómez «Pedja» ¦ 24/01/13 07:00 @pedjafranjiverd

Hacía tanto frío en Ponferrada que incluso había un político con las manos en sus propios bolsillos. No te digo y te lo digo tó. Leer más

Tostonazo en La Alcarria, un récord para la posteridad y el enemigo en casa

Óscar Gómez «Pedja» ¦ 17/01/13 07:00 @Pedjafranjiverd

No fue un partido entretenido el de Guadalajara, hay que reconocerlo, fue un Tostonazo en La Alcarria. Leer más

Escucha el programa de hoy de Diario Franjiverde Radio

Ya puedes volver a escuchar el programa de hoy de Diario Franjiverde Radio, emitido a las 14:00 en directo en el 95.8 a través de SolFM, en nuestro podcast. Adrián Cedillo ha analizado junto a Moisés Gonzálvez, Óscar Gómez «Pedja» y Pablo Salazar la actualidad del Elche, con especial atención a la celebración del 90 aniversario de la entidad y los actos que acompañarán a la efeméride. Además, todas las previas del fin de semana, con especial atención al Guadalajara – Elche y con entrevista exclusiva con Rubén Maestre, entrenador del Elche Club de Fútbol Sala, con quién se ha repasado la actualidad del equipo y la previa del derbi que disputará este domingo a las 11:30 en el Esperanza Lag ante el Xaloc.

El arte de la estrategia, el Mortadelo de Segunda y el vértigo del trapecista

Óscar Gómez «Pedja» ¦ 10/01/13 07:00 @Adrcedillo

Igual que un boxeador que va dominando un combate no quiere que suene la campana o un piloto que lidera una carrera de F1 no quiere que salga el Safety Car, nosotros temíamos al parón navideño y al efecto de los polvorones. ¿Sería un punto de inflexión? ¿Perderíamos la inercia ganadora? ¿Se acabaría la racha en casa?

Nada más lejos de la realidad. Este Elche es un martillo pilón en el Martínez Valero. Ha ganado todos los partidos. Para terminar de acojonar a los rivales ya solo nos falta colocar un cartel a la salida del túnel de vestuarios al estilo del “This is Anfield”, que en versión ilicitana podría ser algo así como “Vamoraver, astò és el Martínez Valero”.

Y eso que los equipos visitantes lo han intentado de todas las formas posibles, unos agazapados atrás, otros “repartiendo ostias como panes” y los más valientes y osados atacando. En esta ocasión, el Sabadell de Lluís Carreras intentó mantener su estilo, de posesión y toque, pero con su  9 en el banquillo, Aníbal, que asusta solo de nombrarlo. Gracias Lluís. Te mandaremos una cesta de dátiles y una botella de cantueso.

La victoria también sirvió para vengar a la CAM. El Sabadell se la merendó y ahora nosotros nos los merendamos a ellos. Vencimos al conjunto arlequinado gracias a 3 goles a balón parado. Y digo yo, ¿qué pasa?  ¿No vale? Que lo hagan los demás, si es que saben. El arte de la estrategia, porque es un arte, es algo que se trabaja, que no es fácil y que merece recompensa. Es algo lícito, honesto y fruto del esfuerzo.

Está claro que los sabadellenses no saben lo que es. No hay más que verles jugar. Renuncian a sacar  cualquier falta o corner de manera directa y, de este modo, buscar el remate o la jugada ensayada. Así seguro que no meten goles de estrategia. Sacando “gilicorners” y “gilifaltas” no puedes optar a remate alguno. Y es que, de un tiempo esta parte, los apóstoles del denominado sello de “Can Barça” llevan ese estilo al extremo, pensando que tienen a Iniesta y Xavi. Estos “puristas” prefieren aquello de “antes muerto que sencillo” y mueren, como los mosquitos, entre aplausos. Pero mueren.

Así las cosas, los rivales quieren poner peros a nuestro aplastante liderazgo y argumentan todo tipo de sandeces, chorradas y majaderías, como que solo ganamos a balón parado, que tenemos suerte, que si tal, que si cual. Claro, majetes. Un equipo tiene 48 puntos, pulverizando el record de Atlético de Madrid y Betis, por avatares del destino, por pura chiripa y, como dicen los más cachondos, porque la segunda es muy floja este año. Como diría “el Luisma” de Aida, “me parto, me mondo y me troncho”.

El Elche es, y no quieren verlo, un equipo camaleónico, el Mortadelo de Segunda que, como el mítico personaje de comic creado por Ibáñez, se disfraza de lo que más le conviene en cada momento, de equipo jugón de los cuatro fantásticos, de bloque sufridor, solidario y fuerte atrás, de estratega o de rey del contragolpe. Somos el equipo de las mil caras. Como dice el gran Punset, “cambiar a menudo de opinión y de estilo es sinónimo de inteligencia”. Y algunos demuestran, por ende, ser bastante cenutrios.

El equipo de Escribá saca petróleo y aprovecha los centros de lujo de Damián y de Albacar, con un Etxeita en plan estelar, Wolfang Etxeiten para los amigos, recordando a los centrales alemanes de toda la vida, contundente atrás, con buena salida de balón y peligroso en ataque. Y Powel haciendo bueno aquel dicho popular que dice que “Dios creó unas cuantas cabezas perfectas. El resto las cubrió de pelo”.

¿Y qué decir del árbitro? No estuvo fino De Barna Bengoechea, perdón, quería decir De Burgos Bengoechea, me ha fallado el subconsciente, y ahora me da pereza ir hacia atrás con el cursor. Así lo dejo. Pero ya no nos importan ni los fallos arbitrales. Da igual.

El único punto negativo de estar tan destacado y con tanta ventaja con los rivales es el vértigo del trapecista, el mal de alturas, el temor a la caída. Pero es un miedo que ya quisieran algunos para sí. El líder siempre tiene el peligro de pensar que todo esta hecho, de relajarse y de ser acechado. Pero es normal que nos ilusionemos, que se genere una expectación excepcional y que pensemos en el ascenso. Algunos tienen miedo incluso de pronunciar la palabra tabú. Yo, como dijo mi tocayo Óscar Wilde, creo que “la mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella”. Y veo posible el ascenso. Sí, lo he dicho, AS-CEN-SO. Y creo que lo vamos a conseguir.

Por último decir que esta semana ha sido sonada, además de por el retorno del gran David Bowie, por la llegada del ilicitano Aaron Ñíguez, alias Borieta. ¿Explotará aquí, y disfrutaremos de una versión moderna del Tigre de Matola? Esperemos que así sea.

Hoy es el cumpleaños de nuestro Elche, C.F. ¡Felicidades! A pesar de tus 90 años estás hecho un chaval.