Entradas

Una espina clavada con el Lugo

El Elche que ascendió a Primera División en la temporada 2012/13 fue brillante. Líder de principio a fin y equipo menos goleado de la categoría. De los 21 rivales que tuvo a lo largo del campeonato, sólo hubo dos al que no fue capaz de doblegar. Uno es el Barcelona B. El otro es el Lugo, el próximo rival de los franjiverdes. El cuadro gallego venció al Elche en el Anxo Carro (1-0) y sumó un punto en su visita a tierras ilicitanas (0-0).

Los hombres dirigidos por Fran Escribá cosecharon su segunda derrota del curso frente al Lugo, recién ascendido a Segunda División. A falta de once minutos para el final, el exfranjiverde Óscar Díaz marcó el único gol del encuentro rematando una falta lateral. En la primera mitad, el árbitro anuló un tanto a Fidel por un fuera de juego inexistente, un error que pudo ser determinante para el desarrollo del partido.

El ‘Elche de los récords’ tampoco pudo con el equipo albivermello en un Martínez Valero donde se escaparon pocos puntos en aquel curso. El Lugo fue posiblemente el contrincante que más cara plantó y mejor imagen dio en el estadio ilicitano. Dominó en varias fases del encuentro y gozó de las ocasiones más claras, pero le faltó acierto de cara a la portería. Los franjiverdes también tuvieron sus opciones, pero el marcador no se movió.

Pelayo, único superviviente del Elche

Pelayo es el único jugador de la plantilla del Elche que formó parte de aquel equipo que ascendió a Primera División en la temporada 2012/13 y no pudo con el Lugo. Frente a los gallegos fue titular en la ida (le sustituyó Powel en la segunda parte) y no jugó en la vuelta.

El centrocampista asturiano, que apunta a titular el próximo sábado en el Anxo Carro por las bajas de Mandi por sanción y Lolo por lesión, estuvo cedido la pasada campaña en el conjunto albivermello, una etapa lastrada por las lesiones. Disputó 14 encuentros, 7 como titular, y anotó 4 goles.

El jugador ovetense reconoció esta semana en rueda de prensa que el partido será especial para él y apuntó que su exequipo, al que definió como “muy familiar”, está muy fuerte en su campo. “Para puntuar allí tienes que estar muy metido y ganar disputas. Además, juega bien al fútbol”, afirmó.

Dos años dan para mucho

Muchas cosas han cambiado en el Lugo después de los dos últimos enfrentamientos contra los franjiverdes, desde la gran mayoría de su plantilla (sólo continúan cuatro jugadores) hasta la directiva y el entrenador (Luis Milla cogió el testigo de Quique Setién), aunque como señaló Pelayo, “mantiene la misma filosofía de juego”.

El cuadro lucense llega al partido en el quinto puesto con 19 puntos, uno más que el Elche. Ha sumado cuatro victorias, un empate y una derrota en su campo, lo que le convierte, junto a Albacete, Osasuna y Nàstic, en el tercer mejor local de Segunda División. Citando de nuevo a Pelayo, “para ganar allí hay que labrar la tierra”, como dicen en la ciudad gallega. Los pupilos de Rubén Baraja tendrán que ponerse el mono de trabajo si quieren sacar algo positivo del Anxo Carro.