Entradas

Villarreal B: Raba y Samu, más arsenal para el minisubmarino

Rc Sala de Juegos

El Villarreal B es el último obstáculo del Elche para regresar a Segunda División un año después. Parecía improbable, pero el destino ha querido que los franjiverdes se jueguen el ascenso contra un equipo al que ya se midió en Liga regular. Ambos duelos acabaron sin goles, pero una eliminatoria de playoff es otra historia. Reforzados con Raba, habitual del primer equipo, y la irrupción del juvenil Samu Chukwece, el talentoso filial amarillo cuenta con argumentos ofensivos para desarbolar a cualquier adversario, pero también ha mostrado cierta debilidad atrás que el cuadro ilicitano tratará de explotar.

Los groguets finalizaron la competición regular en el segundo puesto del Grupo III con 65 puntos, dos más que el Elche. Llegaron a la última jornada jugándose el subcampeonato con los franjiverdes, y tuvieron la fortuna como aliado en un tiempo añadido que lo cambió todo. Prácticamente en el mismo minuto, el Villarreal B marcó el gol del triunfo in extremis contra la Peña Deportiva (0-1) y el Elche vio cómo el Olot le empató (2-2). Concluyó en la posición que ocupó durante más de media competición, aunque a una considerable distancia del Mallorca.

En el playoff, el Villarreal B superó al Bilbao Athletic en la primera ronda gracias al valor doble de los goles a domicilio. Ganó 1-3 en la ida y perdió 0-2 en la vuelta. El filial vasco marcó sus dos goles en los veinte primeros minutos de partido y se quedó a uno de apear a los castellonenses. En la segunda eliminatoria, dejó por el camino al Fuenlabrada. Empate sin goles en el Fernando Torres y 2-0 en el Mini Estadi. Los dos encuentros tuvieron un desarrollo similar: dominio amarillo en la primera mitad y azul en la segunda. Primó el acierto y el espectacular nivel del guardameta Ander Cantero.

Hay que señalar que el conjunto amarillo se desmarca de las frases típicas para referirse a los filiales. “Capaces de lo mejor y lo peor”, “te la pueden liar si tienen un buen día, pero les puedes hacer un roto si tienen uno malo”. Ni mucho menos. Su regularidad le permitió estar asentado en la zona de promoción prácticamente toda la Liga regular. No sólo por demérito del Elche y el resto de los perseguidores. Para muestra, un par de datos: junto al Mallorca, fue el equipo con menos derrotas (cinco, sólo una en la primera vuelta) de toda la Segunda B en Liga regular, en la que también fue una de las escuadras con menos goles encajados (29). No obstante, bajó sus números en la segunda vuelta, con sólo dos victorias a domicilio. Ambas contra equipos ya descendidos: Deportivo Aragón (0-4) y Peña Deportiva (0-1).

El ‘amo’ de la posesión

¿Cuál es la clave de este Villarreal B? Fundamentalmente que tiene futbolistas de mucha calidad que, individual y colectivamente, manejan la pelota como muy pocos en Segunda B e incluso en Segunda A. No es casualidad que sea el equipo con mayor porcentaje de posesión del grupo y el segundo de toda la categoría, por detrás de otro filial que marcha segundo en su grupo, la Real Sociedad B. Quitarle la pelota es una empresa muy difícil y que exige un alto desgaste físico. Pero si su rival lo consigue, puede hacer sufrir mucho a los groguets, poco acostumbrados a defender sin balón.

Su técnico, Miguel Álvarez, reemplazo de Javi Calleja tras su promoción al banquillo del primer equipo, mantuvo el esquema 4-1-2-1, o 4-4-2 en rombo. Este dibujo (también moldeable a 4-1-3-2) da superioridad en el centro del campo y deja las bandas más libres a las subidas de los laterales. Como todo equipo que quiere dominar los partidos, el ‘motor’ se encuentra en la medular, una zona primordial para el filial.

Los tres jugadores ofensivos del rombo tienen para moverse por el centro y tres cuartos de campo, intercambiándose incluso. Sobre todo, a los de los costados, que pueden tanto aparecer por banda como por zonas más interiores. Una manera de atacar que puede parecer desordenada, pero muy bien trabajada para tener verticalidad, distribuir el esférico con rapidez y desbarajustar a las defensas rivales. Y además, ejercen una presión muy rápida tras pérdida.

Un rombo con muchísima calidad

A Raba y Chuca les viene que ni pintada esta idea futbolística. El primero es un refuerzo de lujo para el filial en el playoff, tras convertirse en habitual del primer equipo. Calidad, velocidad y potencia física para un futbolista al que el Villarreal ya ha ‘blindado’ con una cláusula de 20 millones de euros. No está en plenas condiciones físicas (forzó para jugar la vuelta ante el Fuenlabrada), pero le basta para mostrar su nivel de superior categoría. Suma dos goles en la fase de ascenso, en la que ha jugado dos de los cuatro partidos. Chuca es más ligero y desequilibrante en el uno contra uno que Raba, que está arrancando por zonas más centrales en la promoción. Chuca ha aportado seis goles, varios de ellos con una de sus amenazas: los disparos con rosca.

Con Raba en dinámica de primer equipo, Manu Morlanes ganó peso en los planes de Miguel Álvarez. Uno de los grandes talentos del fútbol nacional. Internacional sub-19, tiene un poso y capacidad para dirigir a una escuadra puntera de Segunda B impropia de su corta edad. Su perfil se acerca más al prototípico de mediocentro organizador, pero también puede llegar a espacios trescuartistas.

Pero sin duda, la gran amenaza del Villarreal B junto a Raba es Samu Chukwece. El extremo nigerano de 19 años irrumpió con mucha fuerza desde el juvenil en la recta final de la Liga regular. Zurdo con calidad, potencia, velocidad endiablada e inteligencia para decidir sus movimientos. Suele actuar a pierna cambiada. Está siendo seguido muy de cerca por clubes de talla internacional por su deslumbrante playoff, y atarle es una prioridad para el club castellonense. Ha marcado dos goles, uno en cada eliminatoria.

Para abrir el campo, Miguel Álvarez también cuenta con la alternativa del extremo Pedrito. Actúa principalmente por la banda izquierda, pero su buen manejo de ambas piernas le permite situarse también en la derecha. Y aunque pueda destacar más pegado a línea de cal, puede tender a meterse por posiciones centrales para sacar a relucir su capacidad de tiro en la frontal del área.

Aparte de contar con Raba, una de las mejores noticias para le Villarreal B en el playoff es la recuperación de Leo Suárez. El talentoso futbolista argentino pasó por el quirófano en noviembre por una rotura de ligamentos y ha llegado a tiempo para la hora de la verdad. El Villarreal abonó cerca de dos millones de euros a Boca Juniors para firmarle. Un extremo desequilibrante a pierna cambiada que exige mucha atención a los rivales y con habilidad para decidir partidos él solo. Disputó algunos minutos en los dos encuentros ante el Fuenlabrada.

Para que este sistema tenga las menores grietas posibles, es necesario un pivote que equilibre y cubra los espacios, con el añadido de que debe estar capacitado de visión de juego para la salida desde atrás. Ese hombre es Imanol. Fichado procedente de Osasuna Promesas, se incorporó en principio para asumir un papel con mayor vocación ofensiva, pero la ausencia de Ramiro Guerra, primero por las convocatorias con el primer equipo y posteriormente su grave lesión, le han obligado a adaptarse al puesto de ‘6’. Y cumple a gran nivel.

Salida de balón por bajo como norma

La salida de balón desde atrás por bajo es una norma incuestionable en la filosofía Villarreal. No es extraño que los adversarios más osados dispongan una presión muy alta cuando se miden al filial amarillo, que, lógicamente, firma futbolistas que puedan asimilar y llevar a cabo esa idea. El Villarreal B trabaja ese posible escenario, que también se puede convertir en un riesgo para los rivales, ya que los groguets poseen mecanismos para sortear la presión y coger las espaldas. Su planteamiento principal es la posesión, pero también es todo un peligro a la contra con la rapidez de sus jugadores, sobre todo con resultado favorable.

El ‘modus operandi’ es centrales muy abiertos, con el pivote apoyando, y laterales en línea de cal. Aquí goza la ventaja de tener en sus filas a Pau Torres, a quien Vicente Mir calificó como “un central de Primera División”. Categoría en la que ha debutado esta temporada, como también en Europa League. Pocos centrales de Segunda B tienen su habilidad para avanzar desde atrás con la pelota. Con el valor añadido de ser zurdo. Juan Ibiza o Roger Riera se reparten la otra plaza en el eje de la zaga. El segundo la ha ocupado en los cuatro compromisos del playoff. Donde puede pecar la pareja de centrales amarillos es en falta de fortaleza para las disputas. Arietes corpulentos, como Benja o Sory, pueden sacar provecho.

Los laterales se caracterizan principalmente por su profundidad, siempre en campo rival durante la fase ofensiva y con mentalidad para llegar a línea de fondo y combinar en jugadas dos contra dos. El derecho tiene dueño asentado, Miguelón, pero se ha perdido tres de los cuatro choques de la promoción por motivos físicos. Ante la falta de opciones naturales para sustituirle, Miguel Álvarez ha tenido que colocar a Roger Riera como lateral. Una zona por la que el Elche puede hacer daño con la velocidad y desborde de sus extremos ante un central situado fuera de sitio. En la izquierda, Enric Franquesa y Xavi Quintillà permutaron en Liga regular, pero el segundo se ha adueñado del puesto en el playoff. Enric tiene un estilo más ‘ágil’, mientras que Quintillà, quien también puede actuar de central, es más sobrio.

La defensa está custodiada por detrás por el portero Ander Cantero, recientemente renovado por el Villarreal con miras a un salto al primer equipo. Con buena planta y valiente para las salidas, ha pasado por las categorías inferiores de la selección española. Esta temporada, ha ido convocado con el primer equipo en varias jornadas por las lesiones de gravedad de Sergio Asenjo y Andrés Fernández. Viene de una eliminatoria espectacular contra el Fuenlabrada, con paradas de muchísimo mérito para poner el cerrojo total a su portería.

Un perfil de delantero

Los delanteros del Villarreal B tienen un perfil concreto para el estilo: con calidad, capaces de conducir el balón y atacar el espacio, intuitivos, asociativos y amenazantes desde fuera del área. Nada de ‘tanques’, lo que puede suponer una desventaja si se necesita juego directo. Y todo un quebradero de cabeza para los centrales que sufren mucho cuando les sacan de zona.

El cuadro amarillo no deja de ser un equipo formativo, y en la punta del ataque es donde más rotaciones suele realizar Miguel Álvarez. Adrià Dalmau, Mario y Rubén Mesa son las principales opciones, con Simón Moreno en un papel habitual de revulsivo. Con la presencia de Raba, Darío cuenta más como delantero, dejando su puesto habitual de mediapunta durante la temporada. Dalmau, quien llegó tras dos cursos en Segunda con Numancia y Mallorca, es el máximo realizador con once goles, uno de ellos en la fase de ascenso.

Datos

  • 2º del Grupo III con 65 puntos (16 victorias, 17 empates y 5 derrotas)
  • Acabó la Liga regular a ocho puntos del primero, dos puntos por encima del tercero, cinco por encima del cuarto y nueve por encima del quinto
  • 4º equipo más goleador de su grupo junto al Cornellà (46 goles a favor)
  • 2º equipo menos goleado junto a Sabadell y Alcoyano (29 goles en contra)
  • Sumó dos victorias, dos empates y una derrota en las cinco últimas jornadas de Liga regular
  • Superó al Bilbao Athletic en la primera ronda del playoff: 1-3 en la ida y 0-2 en la vuelta
  • Superó al Fuenlabrada en la segunda ronda del playoff: 0-0 en la ida y 2-0 en la vuelta
  • 2º mejor local con 39 puntos (11 triunfos, 6 empates y 2 derrotas)
  • 2º mejor visitante junto al Alcoyano con 26 puntos (5 victorias, 11 empates y 3 derrotas)
  • Adrià Dalmau es su máximo anotador con 11 goles, seguido de Chuca con 6 y Raba y Darío con 5

Posible alineación

Foto: Villarreal CF

Sporting B: Talento propio e importado

Rc Sala de Juegos

El Elche puede presumir de iniciar el playoff con pleno de tres victorias. Tras eliminar al Real Murcia ganando los partidos de ida (0-1) y vuelta (3-2), derrotó al Sporting B (2-1) en la ida de la segunda eliminatoria gracias a dos goles de Nino en la recta final. El filial gijonés, que todavía no sabe si puede ascender, mostró su potencial ofensivo en el Martínez Valero, con una muy buena primera mitad en la que generó claras ocasiones. Sin embargo, desajustes y falta de contundencia defensiva le condenó a la derrota. En la vuelta, tratará de hacer valer su fuerza como anfitrión, donde tiene uno de los mejores registros de la categoría, para apear a los franjiverdes.

El Sporting B finalizó la Liga regular en el segundo puesto del Grupo II con 75 puntos. Caminó con paso firme desde el inicio. Se mantuvo en playoff desde la jornada cinco hasta el final, manteniendo el elevado grado de exigencia al que le obligaban sus adversarios en la zona noble. Fue líder entre las jornadas 21 y 35. Una derrota contra la Real Sociedad B (0-1), la única como local de todo el curso, le costó el primer puesto. Tal era la igualdad en la cabeza de la tabla que afrontó el último encuentro de competición regular sin la clasificación matemática para la promoción y con opciones de ser campeón.

Mucho gol

Las estadísticas que más llaman la atención del filial asturiano es que acabó la Liga regular como el segundo conjunto con mayor puntuación y más goles a favor. Marcó 61 tantos, seis menos que el Bilbao Athletic. Con una variedad de anotadores y sin ningún atacante con cifras espectaculares. Por otro lado, sus 36 goles encajados, casi uno de media por choque, muestran que la faceta defensiva no es su fuerte. Pero tampoco una gran endeblez. Podría considerarse incluso positiva valorando los riesgos que asume con su estilo.

Hay quien puede opinar, viendo sus últimos resultados antes del playoff, que puede que la competición se le esté haciendo demasiado larga. Además, jugó en el grupo teóricamente menos fuerte de los cuatro de la categoría de bronce. Y se añade que todavía no sabe si puede ascender. Aun con todo, se ha plantado en la segunda ronda. En la primera, se deshizo de la ‘cenicienta’, el Cornellà: 2-2 en tierras catalanas y 2-0 en Mareo.

El campo Pepe Ortiz de la mítica escuela de fútbol acoge normalmente los partidos del filial. De la cantera del Sporting “surgieron valores que nadie ni nunca podrán olvidar”, como dice su himno. Jóvenes promesas que dieron el salto de Mareo a El Molinón-Enrique Castro ‘Quini’, donde no se celebrará el desenlace de la eliminatoria.

A pesar de que era el deseo tanto del Elche como del Sporting B, que el cuadro dirigido por Rubén Baraja también juegue como local el domingo por la tarde lo impedirá. El Sporting perdió por 3-1 contra el Real Valladolid en la ida en su eliminatoria de promoción de ascenso a Primera. Un resultado que puede afectar a los guajes, que dependen de los ‘mayores’ para poder subir.

Variantes bajo un mismo estilo

El Sporting B es un equipo con un estilo futbolístico ofensivo, llegando con mucha gente al ataque. Suele ejercer una presión alta en la salida de sus rivales, para robar arriba y asestar un golpe rápido. Quiere dominar a través de la pelota, pero no demora demasiado sus acometidas con posesiones largas. A diferencia de otros filiales, tampoco se auto-obliga a iniciar el juego por bajo desde atrás. Incluso hay fases en las que apuesta por un fútbol directo.

Una de sus particularidades es que carga mucho los centros, ejecutados principalmente por los laterales sin necesidad de llegar a línea de fondo. El punta, los extremos e incluso el mediocentro más ofensivo pueden incorporarse al área a la espera del servicio desde la banda. Hasta cuatro hombres para el remate, lo cual aumenta la exigencia defensiva de los adversarios. Los riesgos que asume en ataque pueden provocar huecos en la zona entre la medular y la defensa.

Su entrenador, José Alberto López, tiene como esquemas principales el 4-2-3-1 y el 4-3-3, amoldándolo a cada tipo de encuentro y sus planteamientos para afrontarlo. Incluso puede variarlo durante el mismo, gracias a las características de sus futbolistas. Cabe decir que de la teórica alineación de gala, varias de sus piezas importantes ficharon por la disciplina rojiblanca directamente para jugar en el filial. Por lo que ni mucho menos es un equipo 100% Mareo. Ni asturiano. Por ejemplo, seis de los integrantes de su último once nacieron fuera del Principado.

Sin la defensa top

Dani Martín es el guardián de la portería. Internacional sub-19 con España, tiene unas cualidades que hacen presagiar un buen porvenir en su carrera. Su actuación en su debut con el primer equipo, contra el Numancia en Copa, copó las crónicas del partido. Un guardameta con “una elasticidad enorme, una altísima velocidad de reacción y un nivel muy elevado de progresión», como le definió Rogelio García, quien le incorporó a la escuela de Mareo en edad cadete.

La línea defensiva ‘top’ la conforman Adri Montoro y Carlos Cordero en los laterales y Víctor Ruiz y Juan Rodríguez como pareja de centrales. Montoro y Rodríguez se perdieron la ida por problemas físicos. El primero se quedó en el banquillo, y el segundo jugó el jueves con el primer equipo y probablemente seguirá en los planes de Baraja para el fin de semana. Al menos, para completar la convocatoria.

Si Juan Rodríguez y Adri Montoro vuelven a ausentarse, José Alberto podría apostar por repetir la zaga, con Ramón Riego y Espeso en los costados diestro y zurdo y Víctor Ruiz y Carlos Cordero en el eje. Cordero tiene la capacidad de actuar de lateral izquierdo y central con plenas garantías. Pelayo y Aizpiri, alternativas para el puesto de central.

Calidad en la medular

Cristian Salvador pone el equilibrio en el filial. Pivote con altura y potencia, se mete entre los centrales para ayudar en la salida del balón y permitir avanzar a los laterales. Corta, distribuye y tiene buena colocación. La destitución de Paco Herrera frenó su promoción al primer equipo en enero. Marcó el gol asturiano en la ida.

A su lado, Pedro Díaz y Berto Cayarga. El primero da criterio a los rojiblancos a través de su calidad y visión de juego. También cuenta con presencia física para implicarse en labores defensivas. Ha ido evolucionando desde su debut con el filial con tan sólo 16 años. Y el segundo es talento y dinamismo. Gran golpeo con la diestra y difícil de frenar en el uno contra uno. Cuando se sitúa en el trivote, le dan plena libertad para ir a posiciones ‘trescuartistas’. También ha jugado de mediapunta y en el costado zurdo del ataque. Ha aportado ocho goles. Su suplencia en Elche fue toda una sorpresa. 

Para hablar de más talento, no hay que olvidarse de Nacho Méndez. Varios de los jugadores del filial se han entrenado con el primer equipo, pero el habilidoso futbolista ha sido quien más ha convencido. Debutó con Paco Herrera y Rubén Baraja le ha dado un papel de revulsivo en la segunda vuelta. Esta circunstancia ha hecho que pierda protagonismo con el ‘B’. Fue suplente en los duelos ante el Cornellà. En la ida, jugó diez minutos. En la vuelta, anotó el 2-0 definitivo. En el Martínez Valero, actuó como titular por Cayarga.

Dinamismo arriba

Las ‘alas’ están ocupadas por Isma Cerro y Álvaro Traver. Normalmente la derecha y la izquierda respectivamente, aunque se intercambiaron en el último compromiso. Tras tener poco protagonismo en el Racing de Santander, Isma Cerro ha explotado su velocidad y desborde en Mareo. Autor de 12 goles, una cifra muy relevante para ser extremo. Y Traver se ha convertido en una de las revelaciones del curso en Segunda B. Reparte sus participaciones como titular y saliendo desde el banquillo. Suma siete tantos. Ambos muestran tendencia a abandonar la banda y aparecer también por zonas centrales.

Traver fue uno de los principales quebraderos de cabeza para el Elche en la ida, hasta que se marchó sustituido al descanso por problemas físicos. Tuvo dos oportunidades claras para que el Sporting B finalizara el primer periodo con una renta mayor. Y en punta, actuó otra novedad destacable, Pablo Fernández. Un extremo diestro espigado (1.92 m), con más físico de delantero referencia. También ha marcado siete goles.

Pablo Fernández dejó en el banquillo al indiscutible Claudio Medina. Un ariete fuerte, que va bien al cuerpo a cuerpo con los centrales. Con instinto para posicionarse y olfato anotador. Su presencia es fundamental para el recurso del juego directo. Sabe moverse y asociarse con sus compañeros cuando recibe un balón largo alejado del área. Máximo anotador con 13 dianas.

Datos

  • 2º del Grupo II con 75 puntos (22 victorias, 9 empates y 7 derrotas)
  • Acabó la Liga regular a un punto del primero, un punto por encima del tercero, dos por encima del cuarto y siete por encima del quinto
  • 2º equipo más goleador de su grupo y de toda la Segunda B (61 goles a favor)
  • 9º equipo menos goleado (36 goles en contra)
  • Sumó dos victorias, un empate y una derrota en las cuatro últimas jornadas de Liga regular
  • Superó al Cornellà en la primera ronda del playoff: 2-2 en la ida y 2-0 en la vuelta
  • 2º mejor local con 44 puntos (13 triunfos, 5 empates y 1 derrota)
  • Sufrió su única derrota como local en la antepenúltima jornada (0-1 ante la Real Sociedad B)
  • 3º mejor visitante con 31 puntos (9 victorias, 4 empates y 6 derrotas)
  • Claudio Medina es su máximo anotador con 13 goles, seguido de Isma Cerro con 12, Berto Cayarga con 8 y Traver y Pablo Fernández con 7

Posible alineación

Foto: Real Sporting de Gijón

Real Murcia: Defender y golpear

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Elche y Real Murcia mostraron sus credenciales y estilos en el partido de ida de su eliminatoria de playoff de ascenso a Segunda División. Los franjiverdes se llevaron el duelo por 0-1 gracias a un gol de Benja. Con algo de suerte, tras un desvío de Charlie. Detalles que pueden decantar la balanza. Un resultado que puede considerarse corto o afortunado, según cómo se valoren las ocasiones de ambas escuadras. Pero que pone de cara el pase al Elche y obliga al Real Murcia a dar un paso al frente en la vuelta. Un escenario que no favorece a los pimentoneros, como se pudo ver tras el tanto ilicitano en la ida. Pero no se puede obviar que el Real Murcia mejora sus prestaciones a domicilio, donde acumula más de medio año sin perder. La gran duda es saber si Salmerón, criticado por su planteamiento en el primer choque, apostará por un fuerte inicio o esperar a los acontecimientos.

Tras quedarse en segunda ronda la temporada pasada, el Real Murcia hizo borrón y cuenta nueva con una plantilla renovada casi por completo. Quizás tuvo demasiados cambios. El objetivo ineludible, ser campeón del exigente Grupo IV y subir. Para el banquillo, apostó por Manolo Sanlúcar, principal artífice de la clasificación del Villanovense para el playoff. Sin embargo, el proyecto se torció con un nefasto inicio: una victoria y una media de un gol encajado en las siete primeras jornadas. Tras el cese de Sanlúcar, el técnico del filial, Víctor Basadre, cogió al equipo de forma interina. Sacó resultados dispares: una derrota sonrojante frente al Córdoba B (4-3) y un triunfo contundente contra el Marbella (3-0).

Salmerón trae la fiabilidad

Los pimentoneros necesitaban un cambio de rumbo, y lo encontró con el fichaje de José María Salmerón como entrenador. El almeriense, técnico de amplia experiencia y con su reciente ascenso con el UCAM Murcia como aval, trajo a Nueva Condomina un fútbol menos atractivo, pero mucho más fiable y efectivo. Un estilo de juego cimentado en la seguridad defensiva y aprovechar las ocasiones. El Real Murcia fue escalando puestos en la tabla hasta meterse en zona de playoff y tener opciones de ser primero hasta la antepenúltima jornada.

Seguros AXA

Los granas han firmado números casi de campeón desde la llegada de Salmerón: 16 victorias, 7 empates y 6 derrotas, con 35 goles anotados y 22 encajados. Dentro de sus estadísticas, hay que destacar que es el conjunto que más tiempo acumula invicto a domicilio de las tres primeras categorías del fútbol nacional. Su última derrota fuera de casa se produjo contra el Cartagena (2-1), campeón de su grupo, el 12 de noviembre. A partir de ahí, ha obtenido siete triunfos y cinco empates como visitante.

¿Y en qué falló? Sacó adelante partidos contra sus rivales directos, por ejemplo, una épica remontada contra el Extremadura (3-2), pero se dejó demasiados puntos contra las escuadras de abajo. Sumó un tercio de los posibles contra los seis últimos clasificados. Una derrota frente al Betis Deportivo (0-1), virtualmente descendido, le dejó sin posibilidades matemáticas de ser primero.

Y dentro de este análisis, no se puede pasar por alto que el equipo pimentonero ha sabido aislarse (en la medida de lo posibles) de las continuas ‘movidas’ institucionales. Tres máximos accionistas, tres presidentes y tres directores deportivos han pasado por las oficinas de Nueva Condomina esta campaña, con conflictos judiciales para dictaminar de quién es la propiedad del club. Y jugadores, empleados y fútbol base con problemas para el cobro de sus salarios.

Dominar sin posesión

Una de las mayores características de este Real Murcia es que no necesita dominar la posesión para tener el control del partido. De hecho, puede que incluso se sienta más cómodo sin ella. Agazapado en su campo, o con una presión media, sin sufrir para dar un zarpazo letal al contragolpe. Para apostar por esta idea, hay que tener un trabajado y firme sistema defensivo, y el de los granas ofrece garantías.

No obstante, también tiene sus contras: como dentro de su sistema 4-3-3, con un pivote por delante de los centrales, o 4-2-3-1, como en fases del partido de ida, Salmerón no suele apostar por un centrocampista de corte creativo, por lo que sus ataques pueden atascarse por falta de imaginación. Sobre todo si se le adelantan en el marcador. Así ocurrió contra el Elche.

De hecho, dejó fuera de la convocatoria a Fran Carnicer, el mediocentro más ofensivo ante la ausencia de Jordan por lesión. Y sus cambios despertaron las críticas: quitar al único punta, Chrisantus, para meter a un extremo, Elady, y sacar a un centrocampista que puede considerarse mixto, David Sánchez, para introducir a un central reconvertido a pivote, Mateos.

Portería y defensa top

Bajo palos se sitúa Biel Ribas, uno de los porteros que mayor rendimiento ha ofrecido en toda la Segunda B esta temporada. No sólo por los cuatro penaltis detenidos, sino porque ha salvado puntos con actuaciones salvadoras y paradas inverosímiles. Su refuerzo despertó polémica por llegar desde el vecino UCAM Murcia, recordando algunos mensajes de sus redes sociales, y su casi fichaje por el Cartagena, pero se ha ganado el respeto de la hinchada pimentonera.

La inamovible defensa la conforman Pedro Orfila y David Forniés en los laterales y Molo y Charlie como centrales. Con la salida de Álex Ortiz y Fede Vega en el mercado invernal, Orfila pasó de central a lateral diestro. Sobrio y firme en la marca atrás e inteligente para medir sus subidas. Sus cinco goles en la estrategia le convierten en un hombre a atar en corto en estas acciones. Forniés ostenta un papel importante en el ataque grana por la profundidad que aporta desde la izquierda. Constantes incorporaciones y centros.

El Real Murcia hizo un esfuerzo en enero para incorporar a dos centrales top como Molo y Charlie. Zagueros completos y contundentes que muestran una buena compenetración. Notables para neutralizar centros laterales pero que pueden sufrir si se les saca de su zona.

Trivote de trabajo

Una de las grandes dudas es quién ocupará el puesto de pivote, David Sánchez o Mateos. El primero se ha ‘reciclado’ desde su salida del Elche, retrasando su posición e implicándose más en tareas defensivas. Da una mejor salida de balón que Mateos, que da más presencia y altura. Su posición natural es la de central, pero Salmerón ha apostado por sus cualidades para jugar de stopper. La apuesta en la ida fue David Sánchez, quien estuvo desafortunado y fue reemplazado precisamente por Mateos.

Por delante, escoltan dos mediocentros, normalmente Armando y Juanma Bravo. Futbolistas que aportan trabajo, recorrido y llegada por el club de su tierra. Abarcan campo en la presión para cerrar los caminos a los rivales. Armando es el capitán, con cuatro temporadas consecutivas en el Real Murcia, y Juanma Bravo es el último producto de la ‘factoría’ grana, haciéndose indiscutible con 20 años. De corte más defensivo, les falta capacidad para erigirse en la ‘brújula’ del equipo en ataque.

Fran Carnicer debería ser ese hombre, pero su irregularidad le deja sin sitio en la alineación…y la lista de citados. También debió serlo Fernando Llorente, por quien el club pimentonero echó el resto para ‘robárselo’ al Cartagena, pero su rendimiento fue decepcionante. Se marchó al Mirandés en enero. Y Jordan Domínguez, también centrocampista ofensivo, causará baja para la eliminatoria. Pallardó, alternativa de perfil similar a Armando y Juanma Bravo, pero con mayor veteranía.

Velocidad en bandas y potencia arriba

La banda derecha es propiedad indiscutible de Santi Jara. Uno de los extremos con mayor capacidad de desborde de la categoría, a lo que suma un excelente golpeo con la pierna derecha. Estuvo en la agenda de Jorge Cordero el pasado verano. Autor de uno de los goles más espectaculares de la temporada.

En la izquierda, hay hasta tres alternativas: Carlos Martínez, Pedro Martín y Elady. Los dos primeros, diestros, destacan por su velocidad, a lo que Pedro Martín añade potencia, y tienen gol, pero su impacto disminuye si les limitan los espacios para correr. Elady, máximo goleador con 11 dianas, dio un bajón en el último tercio de Liga regular y apunta a revulsivo. Extremo con calidad y garra. Para la ida, Salmerón se decantó por Pedro Martín, quien desaprovechó varias acciones y acabó como delantero centro. Elady y Carlos Martínez entraron de refresco. El primero tuvo el empate en una ocasión clarísima en el tiempo añadido.

Arriba, el ‘9’ lo ostenta Chrisantus. Llegó en enero tras un periodo inactivo, por lo que tuvo que ponerse en forma. Y llega a tope al playoff. Un delantero de lujo para la categoría. Más allá de sus cinco goles, su fortaleza es importante para el juego directo, aguantando el balón hasta que llegan apoyos y fijando centrales. No podrá tener como socio a Víctor Curto, lesionado de gravedad al inicio de curso y que no podrá ser inscrito para esta eliminatoria.

Datos

  • 3º del Grupo IV con 65 puntos (18 victorias, 11 empates y 9 derrotas)
  • Acabó la Liga regular a seis puntos del primero, a cinco del segundo y cinco por encima del cuarto y el quinto
  • 4º equipo más goleador de su grupo junto al Marbella (49 goles a favor)
  • 3º equipo menos goleado de su grupo junto a Cartagena y Villanovense (33 goles en contra)
  • Ganó cuatro de sus seis últimos partidos de Liga regular
  • Perdió en sus dos últimos compromisos en casa: ante Betis Deportivo (0-1) y Linense (0-2)
  • 7º mejor local junto a El Ejido y Mérida con 33 puntos (10 victorias, 3 empates y 6 derrotas)
  • Mejor visitante junto al Cartagena con 32 puntos (8 triunfos, 8 empates y 3 derrotas)
  • Elady es su máximo realizador con once goles, seguido de Pedro Martín, Pedro Orfila y Chrisantus con cinco

Posible alineación

Foto: Real Murcia

La historia juega a favor del Elche

Rc Sala de Juegos

Arrancar una eliminatoria con una victoria en la ida fuera de casa es un escenario ideal para todos los equipos. Así lo hizo el Elche contra el Real Murcia el pasado domingo, venciendo por 0-1 en la Nueva Condomina. De cara a conseguir el pase a la segunda ronda, existen estadísticas para el optimismo. Más allá de la imbatibilidad con Pacheta, los franjiverdes han superado 16 de las 17 eliminatorias en las que ganó el primer partido, seis de ellos por 0-1. Cabe señalar que dichos duelos eran de Copa y no de playoff de ascenso.

Seguros AXA

La única vez que el Elche cayó tras ganar en la ida a domicilio fue contra el Hércules en la temporada 1983/1984. En la segunda ronda del torneo del KO, se impuso por 0-1 en el Rico Pérez y perdió por el mismo marcador en el Martínez Valero, decantándose la eliminatoria para los blanquiazules en los penaltis. Los seis enfrentamientos siguientes con triunfo en la ida como foráneo resultaron favorables. El último, frente al Sporting Mahonés en la 1990/1991: 1-2 y 2-1.

El conjunto ilicitano disputa su sexta promoción de ascenso en Segunda B, pero las cinco anteriores tenían formato de liguilla. Sí disputó eliminatorias en el playoff de ascenso a Primera en el curso 2010/2011, con la vuelta en el Martínez Valero en los dos enfrentamientos. Apeó al Real Valladolid (1-0 en la ida y 3-1 en la vuelta) en semifinales, pero no pudo con el Granada en la final por el valor doble de los goles a domicilio (0-0 en la ida y 1-1 en la vuelta).

Tal como publica la Agencia EFE con datos facilitados por el Elche, los franjiverdes superaron varias eliminatorias de ascenso en las décadas de los años 30, 40 y 50, aunque la mayoría con la ida en la ciudad de las palmeras. En este periodo, sólo se quedó fuera de su objetivo una vez tras ganar el primer partido. Ocurrió en la temporada 1932/1933: venció por 3-0 al Sabadell en la ida y cayó por 5-2 en la vuelta, teniendo que celebrarse un choque de desempate que se inclinó al lado catalán por 2-1.

Un eliminado con el sistema actual

Para más datos favorables a los ilicitanos, desde que se instauró el actual sistema de playoff de ascenso a Segunda, en la campaña 2008/2009, sólo un equipo perdió su eliminatoria tras ganar por la ida a domicilio. Lo sufrió el Mirandés contra el Guadalajara en tercera ronda de la 2010/2011: venció por 0-1 en el Pedro Escartín y le birlaron el premio en Anduva, donde perdió por 1-2 tras adelantarse en el marcador. El franjiverde Jony Ñíguez jugaba en la escuadra burgalesa. En total, 15 eliminatorias se han remontado tras derrota en la ida en los nueve últimos campeonatos, tal como señala la cuenta @Vintage_stats.

Foto: LFP

Olot: A evitar el ascensor

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

La exagerada cantidad de equipos militan en Segunda B, ochenta, permite que conjuntos humildes de localidades pequeñas puedan medirse a equipos de mayor renombre y habituales del fútbol profesional. En el primer caso se enmarca el Olot, un club de la región gerundense de La Garrotxa que desde su debut en la división de bronce, campaña 2013/2014, ha visto pasar a equipos como Nàstic de Tarragona, Sabadell, Hércules, Alcoyano, Mallorca y filiales de escuadras punteras por su campo. Tras sufrir un descenso y recuperar la categoría de forma inmediata, llega a la última jornada frente al Elche jugándose la permanencia. Con la ventaja de que depende de sí mismo para evitar el ‘ascensor’ que le devuelva a Tercera.

Para hablar del campeonato del Olot, todo análisis parte de que hay un antes y un después desde la llegada de Raúl Garrido al banquillo. El club rojillo destituyó a Martín Posse tras conseguir una única victoria en el primer tercio de Liga, y apostó por un técnico que venía de malas experiencias en Huracán Valencia, Olímpic de Xàtiva y Eldense. Con prácticamente el mismo plantel, realizando muy pocos retoques en enero, Garrido lavó la cara a un conjunto con limitaciones pero que con mucho esfuerzo y sacrificio, salió de las cinco últimas posiciones de la tabla.

Dinámica insuficiente para estar salvado

La evolución del Olot tras el cambio en el banquillo es digna de muchas alabanzas. Acumula números casi de playoff en la segunda vuelta. Tirando de comparaciones, ha sumado los mismos puntos que el Mallorca y uno y dos más que Villarreal B y Cornellà, situados en puestos de promoción. El Elche, su próximo adversario, ha sacado cuatro unidades más en 2018. Aun así, se ha mantenido al filo del playout desde febrero. Consecuencias de un nefasto inicio y un mejorable rendimiento a domicilio.

Seguros AXA

Y su línea de resultados ha sido insuficiente para llegar salvado a la última fecha del campeonato. Un triunfo en las seis últimas jornadas le ha privado de ello. Dentro de la intranquila situación, a un punto de playout y descenso, hay factores que dan pie a la esperanza: depende de sí mismo, se batirá el cobre en su territorio, donde no pierde desde el 1 de noviembre (1-3 ante el Cornellà) y ganó en su última cita (1-0 al Valencia Mestalla), dos rivales directos se miden a escuadras que pelean por la cuarta plaza y tanto club como afición se están movilizando para llenar el Municipal de Olot. Los garrochinos van a plantar una dura batalla para seguir siendo de bronce.

Polivalencia y fútbol raso

Raúl Garrido ha mantenido la idea del esquema de tres centrales y dos carrileros, al que también ha dado su toque personal. Y trata de sacar provecho a la polivalencia de sus piezas, que le permite variar el dibujo durante los partidos. Por ejemplo, de 5-2-1-2, el más habitual, a línea de cuatro defensas. A pesar de ser un equipo de perfil medio-bajo en el grupo, la confección de su plantel ni mucho menos es para apostar por un juego rudimentario y directo. Es idónea para realizar un fútbol elaborado, raseando la pelota para ejecutar los ataques. Y con notable importancia de las bandas.

Xavier Ginard se sitúa bajo palos. Un portero veterano, ágil y con reflejos. Uno de los hombres más importantes de este Olot. Si el equipo baja, a buen seguro que contará con ofertas para continuar en Segunda B.

La línea de tres centrales más probable para el domingo estaría integrada por José, Barnils y Carles Mas. El primero entraría en el once por el sancionado Micaló. Barnils dota de presencia y centímetros a una zaga que puede adolecer de esto mismo. Carles Mas, José y Micaló no superan los 1’81 metros. Pero lo compensan con su capacidad para cubrir las incursiones en ataque de los carrileros, teniendo que desplazarse a los costados para ocupar los huecos. De hecho, el lateral diestro es el puesto natural de José y Micaló.

Blázquez e Iván Guzmán dotan a los rojillos de profundidad desde los carriles. Blázquez es un lateral derecho ‘estándar’, mientras que Iván Guzmán, que actúa a pierna cambiada, puede moverse en distintas demarcaciones: carrilero y extremo por ambos costados e incluso por espacios centrales. Futbolista de calidad, que pide la pelota y al que hay que atar en corto en el uno contra uno. David Bigas, alternativa de garantías para la banda izquierda.

Héctor Simón dirige el ‘cotarro’

En la medular, Jordi Masó hace el trabajo ‘sucio’ para liberar a Héctor Simón, el ‘comandante’ del Olot. Pocos centrocampistas organizadores hay como él en el grupo. Imprescindible en los planes tanto de Posse como de Garrido. Con dilatada experiencia, el juego garrochino pasa por su visión y criterio con el balón en sus botas. Abarca bastante campo, al acercarse a los centrales para iniciar el fútbol desde atrás y mostrarse en posiciones ‘mediapuntistas’. Además, es el segundo máximo realizador con cinco goles.

Ambos suelen tener por delante a un futbolista de perfil ofensivo, como Xumetra o Pedro del Campo. Con el dibujo de tres centrales y dos carrileros, Garrido ha encajado al exfranjiverde, incorporado en enero, como mediapunta, dando verticalidad y rapidez a las acometidas catalanas. Roger Vidal, opción para planteamientos más conservadores.

Y en la delantera, actúa el ‘dúo’ Marc: Mas y Cosme. El primero es la principal referencia ofensiva y máximo goleador con ocho dianas. El segundo ha aportado dos tras su llegada en el mercado invernal. Como revulsivos, el Olot cuenta con Alberto Toril (nada que ver con el extécnico del Elche) y dos ‘ratoneros’: Uri Santos y Alfredo. Toril ha aportado cuatro tantos.

Datos

  • 14º con 42 puntos (9 victorias, 15 empates y 13 derrotas)
  • Un punto por encima de la plaza de playout y los puestos de descenso
  • 7º equipo menos anotador junto al Alcoyano (32 goles a favor)
  • 10º equipo más goleado junto al Badalona (36 goles en contra)
  • Ha ganado uno de sus seis últimos partidos (tres empates y dos derrotas)
  • Superó al Valencia Mestalla (1-0) en su última cita como local
  • Perdió contra el Lleida (1-0) en su último compromiso a domicilio
  • 9º peor local junto al Sabadell con 27 puntos (6 victorias, 9 empates y 3 derrotas)
  • 3º peor visitante con 15 puntos (3 triunfos, 6 empates y 10 derrotas)
  • Marc Mas es su máximo realizador con ocho goles, seguido de Héctor Simón con cinco

Posible alineación

Foto: UE Olot

Hércules: Fracaso por demérito propio

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Bajar a Segunda B es una condena sin libertad condicional ni fecha prevista de salida. Cuando el Elche firmó su sentencia en Cádiz, tenía multitud de ejemplos de ‘presos’ de su similar condición sobre la dificultad de abandonar un infierno que sólo dejan cuatro equipos de ochenta cada temporada. No hay que irse muy lejos para encontrar uno, sólo mirar más allá de Torrellano. El Hércules lleva cuatro temporadas en la categoría de bronce. Hace dos, llegó a la última ronda del playoff. La pasada, no se clasificó. Y salvo milagro, tampoco en esta. Por lo que va a encadenar un lustro fuera del fútbol profesional. Y con su situación económica, su horizonte es poco esperanzador.

El Grupo III subió su caché en el presente curso. Subió el Barcelona B, pero bajaron Elche y Mallorca, que conformaron posiblemente las plantillas más potentes de la categoría. El Hércules aparecía como el tercer nombre ‘grande’, y sin tanto músculo financiero, hizo movimientos que despertaron ilusión, como los regresos de Samuel y Falcón. Sin embargo, ahí están los resultados: tres entrenadores, prácticamente sin opciones de promoción y sin puesto asegurado para la siguiente edición de la Copa del Rey. Ha tenido sobradas oportunidades para alcanzar la cuarta plaza, una de las más ‘baratas’ de la historia, pero ni por esas.

Sin saber competir

Podrían mencionarse multitud de males de los alicantinos esta campaña, pero quizás podría resumirse en una: no han sabido competir en ciertos momentos claves. Sin ir más lejos, el pasado domingo. Su última bala para aspirar al playoff, ante el Ontinyent, un rival directo. Moviliza a un nutrido grupo de seguidores para que les apoyen en El Clariano. Y pierden 1-0 sin ser capaz de chutar al menos una vez a portería. Y más graves fueron las justas derrotas contra Atlético Baleares (1-0), Peña Deportiva (1-0) y Peralada-Girona B (2-0). Ofrecieron un fútbol insulso y carente de ambición ante rivales metidos en la zona baja.

Seguros AXA

El Hércules sí ha sacado mejores números en el Rico Pérez, pero, a excepción del Sabadell (1-0), todos sus triunfos, tanto en casa como a domicilio, han sido contra adversarios situados en la mitad inferior de la tabla. Y algunos de ellos, como ante Peña Deportiva (1-0), Atlético Balares (1-0) y Formentera (1-0), se produjeron con un gol en el último minuto. Partidos con un juego lento, previsible y escaso de ideas.

En los compases finales, ha sacado victorias, pero también ha dejado volar una considerable cantidad de puntos. Ante Cornellà (1-1), conjunto al que ansiaba dar caza, Peña Deportiva (1-0), Olot (1-1), Sabadell (1-1) o Mallorca (1-1). Los alicantinos plantaron mucha cara al líder, al igual que al Villarreal B (0-0), pero un discutible penalti le privó del triunfo.

Defensivamente, los blanquiazules presentan buenos registros. Sólo tres conjuntos han recibido menos goles. Ninguno es el Elche, que ha encajado un tanto más. Sólo una de sus derrotas ha sido por más de un gol de diferencia. Pero arrastran un mal endémico en las últimas temporadas: la falta de un ansiado killer. Varios delanteros han portado el ‘9’ herculano, con escasa fortuna. Las apuestas por Óscar Díaz y Carlos Fernández, más David Torres en enero, han salido ‘rana’: nueve goles entre los tres. La media global del equipo es de un gol por partido, escasa para un candidato al ascenso.

Con todo este cúmulo de circunstancias, el Hércules sólo ha estado en playoff en dos de las 36 jornadas disputadas. Una cifra injustificable. Gustavo Siviero no dio con la tecla y fue destituido tras nueve encuentros. Claudio Barragán sí supo encontrar el camino al inicio de su etapa: tres victorias y dos empates. Sin embargo, todo se torció con un sólo un triunfo en las once jornadas siguientes, con muchas igualadas. Y con Visnjic, hubo esperanzas más por demérito de los rivales que por valía propia, pero ya todo se echó por tierra en El Clariano. Acumula números de descenso en la segunda vuelta.

Ataques posicionales

El esquema más empleado por los técnicos blanquiazules es el común 4-2-3-1. Un conjunto con un carácter más ofensivo que defensivo, pero sin buscar partidos de locura y descontrol. Tiene mucha veteranía, por lo que pueden convenirle los ataques posicionales antes que los contragolpes. Así lo ha mostrado durante el campeonatp. Sufre mucho para elaborar cuando sus hombres más imaginativos no aparecen o les tapan. Los laterales juegan un papel primordial con sus incorporaciones al campo adversario.

Ismael Falcón ocupa la portería. Se esperaba un nivel mayor dada su reciente experiencia en Segunda, pero ha cometido varios errores que han costado puntos. Como también ha dejado actuaciones de mérito. En definitiva, le ha faltado regularidad. Incluso se habló de abrir el debate sobre su titularidad, con Iván Buigues esperando su turno.

Los laterales son uno de sus puntos fuertes. En la derecha, Juanjo Nieto, su mejor fichaje con diferencia y que probablemente tendrá ofertas de superior categoría en verano. De perfil ofensivo, todo un ‘pulmón’ para subir y bajar la banda, y con un rendimiento constante. En la izquierda, el incombustible Paco Peña, que siempre ofrece un buen papel a sus casi 40 años, aunque ha perdido profundidad.

La pareja de centrales ha sido otra de las decepciones. Samuel y Mikel Santamaría llegaron tras un sobresaliente nivel en el Racing de Santander, pero sus prestaciones como blanquiazules han sido inferiores a las esperadas. Samuel, uno de los capitanes, es fijo, mientras que las dudas de Santamaría han provocado cierta alternancia con Pol Bueso.

El centro del campo supone una de las zonas con más problemas, con continuas permutas para encontrar la pareja ideal. Sobre todo, para el trabajo de pivote defensivo. Poca relevancia de Pepelu, del que se esperaba más por su cartel de promesa del fútbol español. El veterano Checa encontró continuidad a partir de mediados de octubre, pero salió en enero para fichar a Paco Candela, quien ha dado un rendimiento aceptable. Quien ahora se ha asentado en ese puesto es Nacho Navarrete, que tuvo escaso protagonismo en los dos primeros tercios de Liga.

La responsabilidad de dirigir las acometidas del Hércules recae sobre Miñano. El mediocentro de mayor corte ofensivo de la plantilla, y podría decirse el único. Cuando falta, se le añora, por ser ese tipo de futbolista diferente, pero cuando juega, se le critica por su falta de espíritu. Lleva cuatro temporadas con muy poca competencia, y puede que a la dirección deportiva se le haya acabado la paciencia con el ex del Ilicitano.

‘Trescuartistas’ que infunden respeto

En línea de tres cuartos, cuenta con varias alternativas que infunden respeto. Juli pone garra e intensidad tanto en la mediapunta como por bandas, pero a sus 36 años, ha estado alejado de su mejor versión. También Chechu Flores, quien ha aparecido de forma intermitente y ha descubierto una nueva posición, actuando por detrás del delantero. Futbolista diferencial en un buen punto de forma y máximo realizador con nueve goles. José Fran, quien interesó al Elche en enero, da desborde y buen golpeo desde la izquierda. Y Moha, voluntad y velocidad. José Gaspar y Nieto dejaron la plantilla en el mercado invernal, rumbo a Cartagena y Alcoy.

Y la delantera, el principal Talón de Aquiles de los blanquiazules. Carlos Fernández, lesionado desde marzo, y David Torres son arietes ‘peleones’ que han tenido poco acierto de cara al gol: cuatro y uno respectivamente. Para más inri, la única diana del segundo llegó de penalti. Y Óscar Díaz, destinado a subir el nivel, ha resultado un fiasco, con también cuatro tantos. En un segundo plano, aparece el canterano Tarí, quien ha marcado dos goles postreros que significaron victorias.

Datos

  • 9º con 49 puntos (11 victorias, 16 empates y 9 derrotas)
  • A cinco puntos del cuarto con seis en disputa
  • 6º equipo más anotador junto al Lleida (36 goles a favor)
  • 4º equipo menos goleado junto al Alcoyano (28 goles en contra)
  • Tras lograr dos triunfos seguidos, acumula un empate y una derrota
  • Igualó frente al Lleida (0-0) en su última cita como local
  • Perdió contra el Ontinyent (1-0) en su último compromiso a domicilio
  • 8º mejor local con 30 puntos (7 victorias, 9 empates y 2 derrotas)
  • 10º peor visitante junto al Atlético Saguntino con 19 puntos (4 triunfos, 7 empates y 7 derrotas)
  • Chechu Flores es su máximo realizador con nueve goles, seguido de Óscar Díaz, Carlos Fernández y Moha con cuatro

Posible alineación

Foto: Hércules CF

Ojeando posibles rivales en el playoff

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Quedan dos jornadas para el final de la Liga regular, pero el Elche centra buena parte de su atención en el playoff. Pacheta ya reveló que dosificará «esfuerzos y descansos» ante Hércules y Olot. La dirección deportiva ha trabajado durante toda la temporada para tener analizados a los posibles adversarios en el camino hacia Segunda. «Tenemos a prácticamente todos controlados», señalaba el técnico burgalés en la reciente entrevista a Onda Cero. En DF, os hablamos de los equipos que pueden cruzarse con los franjiverdes en la fase de ascenso. Consulta el funcionamiento del sorteo aquí.

Grupo I:

Rayo Majadahonda: Sorprendente líder, aunque a la calificación de revelación habría que ponerle un asterisco, ya que disputó el playoff la temporada pasada. Equipo muy bien estructurado, de gusto por el fútbol elaborado y dinámico, también con unas transiciones muy bien ensayadas. Con una plantilla humilde, con incluso algunos miembros que compaginan el fútbol con otra labor. Jorge de Frutos, uno de sus puntales, jugará en el Real Madrid Castilla la próxima temporada, y puede que Jeisson le acompañe. Ayoub apunta al Getafe.

Deportivo Fabril: A este filial sí se le puede considerar revelación por su condición de recién ascendido. El descenso del primer equipo a Segunda chafa sus opciones de ‘doblete’, pero su intención es disputar el playoff. Tuvo un bajón tras la promoción de Cristóbal Parralo al ‘A’, pero Gustavo Munúa supo reconducir la situación. Equipo de carácter ofensivo, que le da notable importancia a la salida desde atrás y el fútbol por bandas. Futbolistas como Edu Expósito, Diego Caballo o Borja Galán hacen méritos para llamar a la puerta del primer equipo.

– Fuenlabrada: Con una de las plantillas más potentes (y caras) de la categoría, encabezó el grupo buena parte del curso, pero sufrió un bajón muy fuerte tras la salida de su ‘timón’, Luis Milla, en el mercado invernal. Encadenó una racha de diez jornadas sin ganar que le costó perder su amplia renta y poner en riesgo su clasificación para la promoción. Antonio Calderón fue destituido y llegó Eloy Jiménez, técnico con el que los madrileños han sumado cinco puntos de nueve posibles. Presencia de varios exfranjiverdes: Pol, Armando, Hugo Fraile, Cristóbal y Quero. Y con Dioni, tercer máximo realizador de Segunda B con 21 dianas.

Seguros AXA

– Celta B: Una de las escuadras más en forma de la división de bronce. Se asentó en playoff en la primera vuelta, se cayó, y ha vuelto gracias a una racha de seis victorias seguidas, dos de ellas a Rayo Majadahonda y Deportivo Fabril. Practica un fútbol vistoso, comparable al de sus ‘mayores. Drazic, Dani Molina y Juan Hernández, futbolistas de un talento de superior categoría. Este último es el máximo anotador celeste con 13 dianas actuando como extremo zurdo. Y a ellos se puede sumar en el playoff Brais Méndez, titular con el primer equipo y que ya ha declarado que quiere “echar una mano”.

– Rápido de Bouzas: Volvemos a utilizar la palabra, pero con mayor énfasis: una de las mayores revelaciones de la historia de Segunda B. Debutante en la categoría, este humilde conjunto vigués se ha metido en la pelea siendo un bloque muy sólido, con las ideas claras, y dificilísimo de batir. Sin futbolistas de renombre en la categoría, como los exfranjiverdes Caballero o Deivid, pero a los que su entrenador, el joven Borja Jiménez, ha sabido sacar muchísimo rendimiento. Su campo de césped artificial puede ser un hándicap para los rivales, además de su ausencia de presión por subir. Quizás llega justo de gasolina a la recta final.

– Grupo II:

– Mirandés: Recién descendido, pero a diferencia de Mallorca, Elche y UCAM Murcia, ha conformado un plantel más modesto económicamente. Pero con un nivel alto, más que suficiente para ocupar las dos primeras plazas desde la jornada 7. Recuperó el liderato el pasado fin de semana. Mejor visitante de Segunda B. Apostó para el banquillo por la continuidad de Pablo Alfaro, quien dirige a un equipo sobrio y equilibrado. A destacar que cuenta con el mejor tridente goleador de Segunda B: Diego Cervero (22), Yanis (10) y Pito Camacho (6). Y una zaga de muchísima experiencia, con Melli, David Prieto y Kijera.

– Sporting B: Otro filial recién ascendido que ha irrumpido con mucha fuerza. Metido en playoff prácticamente toda la Liga, y con la línea del primer equipo, no sabe si podrá ascender. Tiene como gran virtud su arsenal ofensivo. Entre la pareja Isma Cerro-Claudio Medina han marcado 24 de sus 57 goles, cifra que le convierte en el tercer equipo más realizador de Segunda B. Exige un alto rendimiento atrás a sus rivales, con extremos que se meten hacia posiciones más centrales para sumarse al remate. Varios de sus futbolistas más importantes no han ido quemando etapas en Mareo, sino que ficharon directamente para el filial.

– Real Sociedad B: Uno de los conjuntos que mejor maneja la pelota de la categoría. Sin ir más lejos, ninguno acumula un mayor porcentaje de posesión. Tiene futbolistas idóneos para este estilo. Quiere cumplir a rajatabla la norma de salir con el balón jugado, sin reparos a retrasar la pelota a la línea defensiva para iniciar jugada. Demuestra que la mejor manera de defender es dominando el esférico: es el equipo menos goleado de toda la Segunda B, con 23 tantos en contra. Y otro dato más: conjunto que más puntos ha sumado en la segunda vuelta (36). Entre tanta calidad, brilla con luz propia Eneko Capilla. Mantiene el ritmo tras la subida de su técnico, Imanol Alguacil, al primer equipo.

– Racing de Santander: Un histórico del fútbol español que afronta su tercer intento por salir del ‘infierno’. Sin embargo, cuenta con una plantilla netamente inferior a la de las dos campañas anteriores, y se refleja en sus números y sensaciones. Al igual que el Elche, cambió de entrenador ocupando puesto de promoción: Carlos Pouso dejó la dirección deportiva de la UD Logroñés para reemplazar a Ángel Viadero. Tiene el lujo de contar con Dani Aquino, uno de los futbolistas más diferenciales de la categoría. Y del que siente demasiada dependencia. Borja Lázaro, refuerzo invernal, se ha convertido en su mayor apoyo con ocho goles.

– Bilbao Athletic: Lezama ha dado una buena ‘hornada’ para el filial vizcaíno, que dirige Gaizka Garitano. Equipo máximo realizador de toda la Segunda B con la friolera de 62 goles, aunque cabe indicar que marcó 8 en su última victoria frente al Lealtad. Su buen hacer defensivo le convierte en el conjunto con mayor diferencia de goles (+35). El trío Iñigo Vicente-Guruzeta-Asier Benito encabeza los ataques rojiblancos. Con un enfrentamiento Real Sociedad B-Racing de Santander en la penúltima jornada, depende de sí mismo para entrar en playoff. Y se medirá a rivales teóricamente asequibles para alargar su racha de cinco triunfos consecutivos.

Grupo IV:

– Cartagena: Confianza en un proyecto y estilo continuista que está cerca de dar el fruto deseado. Propone un fútbol ‘tocón’, poco común en la categoría, y ultraofensivo. Su técnico, Alberto Monteagudo, ha apostado por alineaciones sin mediocentro puramente destructor, con laterales muy profundos y dos delanteros. Su gran refuerzo invernal, Rubén Cruz, está dando un rendimiento sensacional, con diez goles. Y hay que sumarles a Chavero, Jesús Álvaro, Hugo Rodríguez, Aketxe…pero ha sufrido el duro golpe de la grave lesión de Cristo Martín. Quizás ha podido faltarle fiabilidad en algún tramo, pero no ha repetido la ‘pájara’ del último campeonato.

– Marbella: En principio, no entraba en las quinielas como firme candidato a la fase de ascenso, pero se ha colado con todo merecimiento. Sin demasiados nombres altisonantes ni un fútbol de quilates, pero con un bloque muy férreo, que defiende con solvencia y sabe manejar los tiempos y aprovechar sus ocasiones. Su lateral zurdo indiscutible es Peris, quien llegó cedido por el Elche en enero. Mucho ‘doctorado’ en la categoría, como Indiano, Javi Moreno, Añón, Francis Ferrón o Chus Hevia. Su primera derrota en la segunda vuelta llegó hace tres semanas.

– Real Murcia: Otro club que está fuera de su hábitat natural y lucha cada año por regresar al fútbol profesional, de la que salió por motivos extradeportivos. Plantilla de muchísimo nivel que saca números de campeón desde que José María Salmerón cogió las riendas, tras el cese de Manolo Sanlúcar. Un equipo que puede sentirse cómodo sin balón y con un sistema defensivo que roza el sobresaliente. Biel Ribas bajo palos y Molo-Charlie en el eje de la zaga son palabras mayores.  Sin embargo, se le han atascado partidos por falta de imaginación arriba. Tropiezos contra los de abajo le han costado quedarse sin opciones de ser primero. Los líos institucionales, con cambios de propietarios y problemas de cobro, dan aún más mérito a su temporada.

– Villanovense: Resulta increíble que un equipo con diferencia de goles negativa (-2) esté en zona de playoff. La rentabilidad de sus tantos es de las mejores de toda Europa. Sólo ha marcado 29, menos de uno por partido. Con uno de los planteles más modestos del competidísimo Grupo IV, está camino de su tercera promoción en las cuatro últimas campañas. Y eso que perdió a la mayoría de los futbolistas de su once tipo del pasado curso, en el que llegó a segunda ronda. Y a su técnico, Manolo Sanlúcar, pero Iván Ania está supliéndole realmente bien. El exfranjiverde Leandro le ha dado muchos puntos con actuaciones destacadas. Otras de sus figuras son Javi Barrio, los veteranos Curro y Pajuelo, Jacobo o Carlitos, su máximo realizador con cuatro goles. Perdió calidad con la grave lesión de Annunziata.

– Melilla: El eterno aspirante de la Segunda B, con más de treinta temporadas militando en ella de forma ininterrumpida. Se colocó en la zona noble en el primer tercio, pero su irregularidad le impidió sentar su ‘campamento base’. Tiene uno de los sistemas defensivos que mejor funcionan de la categoría, con 24 goles recibidos, uno más que la Real Sociedad B. Su portería la defiende otra figura de Segunda B, Dani Barrio. Peligroso en transiciones con la potencia, velocidad y calidad de Richard Boateng, uno de sus referentes ofensivos. El futbolista ghanés ha marcado 11 goles, los mismos que Yacine, el punta referencia. Su campo que entraña dificultad por el factor viento.

– Extremadura: La evidencia de que el talonario ni mucho menos garantiza el éxito en Segunda B. Proyecto formado con futbolistas ‘de lo mejorcito’ de la categoría, sobre todo en ataque, pero con mucha inestabilidad en el banquillo. Incluso pagó traspasos en enero, fichando al ‘killer’ Enric Gallego, que ha marcado ocho goles como azulgrana. Contando la pretemporada, ha realizado cuatro destituciones. La última, la de Martín Vázquez tras la tercera derrota consecutiva, que ha provocado su salida de playoff. Lo rocambolesco es que ha vuelto a contratar a Juan Sabas, a quien cesó en julio. Tiene argumentos ofensivos envidiables, como Kike Márquez, Jairo, Jesús Rubio, Carlos Valverde y el citado Gallego. 52 goles a favor.

Fotos: Sonia Arcos – Elche CF, CF Fuenlabrada, Real Sociedad y Real Murcia

Lleida: El eterno aspirante

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Ya han pasado doce años desde que el Camp d’Esports celebró su último partido en fútbol profesional. Desde entonces, el Lleida, con refundación por medio, ha casi iniciado todas las temporadas como un candidato al ascenso a Segunda. Plantillas potentes para la categoría y numerosos playoffs disputados sin éxito. Hace dos campañas, una trágica tanda de penaltis frente al Sevilla Atlético le privó del perseguido objetivo. A tres jornadas del final de la Liga regular, los de la Terra Ferma afrontan en Elche una ‘final’ para tratar de meterse en la zona de promoción, que tiene a un puesto y dos puntos de distancia con nueve en juego.

El Lleida está desarrollando un campeonato lleno de altibajos, que han lastrado sus aspiraciones. Firmó un buen primer tercio de Liga, colocándose en zona de promoción. Pero después, cayó en picado al sufrir una mala racha de nueve jornadas sin ganar, en las que acumuló cinco choques seguidos sin marcar. Una sequía que finalizó precisamente contra el Elche (1-1). Pasó de ocupar el 4º puesto a finalizar la primera vuelta como 13º, a la misma distancia del playoff que del descenso.

Seguros AXA

Durante su peor dinámica, se produjo su mayor hazaña: eliminar a la Real Sociedad en dieciseisavos de la Copa del Rey, remontando una desventaja de tres goles en Anoeta. El Atlético de Madrid le apeó en la siguiente fase. Tras el parón invernal, se rehízo a través de resultados positivos: 20 puntos de 27 posibles en los dos primeros meses de 2018. Escaló en la tabla hasta llegar al tramo decisivo de la Liga regular en plena lucha por la fase de ascenso.

Tropiezos en citas clave

Sin embargo, ha sido incapaz de dar ese paso adelante, fallando en citas clave. Ante el Cornellà, gozó de la oportunidad de ‘robarle’ la cuarta plaza, pero hincó la rodilla por 1-0 con un gol en el tiempo añadido. Se repuso venciendo al Ebro (1-0), pero posteriormente sufrió tres derrotas consecutivas, contra Villarreal B (1-0), Formentera (0-1) y Mallorca (3-2). El tropiezo frente al filial amarillo hizo bastante ‘pupa’, ya que un triunfo le habría metido en playoff y sucumbió tras jugar toda la segunda mitad con un hombre más sobre el césped. Los citados ‘pinchazos’ y su pobre bagaje a domicilio son ‘lunares’ principales del cuadro ilerdense.

Aun con todo, sólo el Peralada-Girona B ha sumado más puntos en la segunda vuelta. Y ha obtenido los mismos que Badalona y Elche. Se levantó de las tres derrotas con una victoria contra el Valencia Mestalla (3-2). Y en la última jornada, arañó un punto en su visita al Hércules (0-0). Un resultado con el que parecía todo perdido para ambos, pero la irregularidad de los aspirantes le ha permitido seguir con opciones de acceder al playoff más barato en el Grupo III de los últimos años. No obstante, acudirá a la ciudad de las palmeras casi sin margen de error. “El Martínez Valero es el mejor escenario para lograr la victoria sonada”, declaró su técnico, Gerard Albadalejo, en rueda de prensa.

Personalidad y orden

Personalidad y orden son dos palabras que definen el estilo de juego del Lleida. El conjunto catalán asume su condición de nombre importante dentro del grupo, y plantea cada partido con valentía comedida. Intenta un fútbol de combinación rápida, con futbolistas de buen trato de balón, explota las bandas y sitúa sus líneas con presión alta. Pero siempre tratando de mantener una estructura rígida, sin descomponerse y asumiendo muy pocos riesgos. Un modelo que a veces puede llevar al encorsetamiento y la previsibilidad.

Los esquemas más empleados por Albadalejo, joven entrenador de 34 años, son el 4-4-2 y el 4-3-3, decantándose más por el segundo en las últimas fechas. Un dibujo que puede moldearse a un 4-1-2-3 para la salida de balón, con un pivote incrustándose entre centrales, o 4-5-1 para tapar más espacios en disposición defensiva.

Su portería la cubre un viejo conocido de la afición franjiverde, Diego Rivas. El gallego, suplente de Manu Herrera en el ‘Elche de los récords’, es rápido, ágil e intuitivo, aunque tiene dificultades en los balones largos. Salvador en algunos encuentros, como en el anterior en el Rico Pérez o frente al Elche en la primera vuelta.

Los laterales tienen un papel importante en el Lleida por su profundidad, con constantes incorporaciones a las inmediaciones del área rival. Una de las particularidades es el doble lateral en la izquierda, con Fernando Pumar y Mousa. Con 4-4-2, ambos han alternado la posición de lateral y extremo en varias citas, sobre todo Mousa, con mayor potencia y carácter ofensivo. Y también uno ha sustituido a otro en numerosos encuentros. El desarrollo del encuentro marca la posición, la entrada o la salida de los dos. En la derecha, Leto, incorporación invernal, le ha ganado el sitio a Aitor Núñez en las últimas jornadas.

Marc Trilles y Eneko Satrústegui conforman la indiscutible pareja de centrales. El segundo, zurdo, también puede ocupar el lateral, su demarcación en sus inicios. Con altura, contundentes tanto por arriba como por juego subterráneo, pueden sufrir si se les saca de zona, sobre todo Trilles. No se complican en exceso para la salida de balón, contando con el apoyo de uno de los pivotes en esta faceta del juego. Andriu es el principal recambio.

Con el 4-3-3 de los encuentros anteriores, Valiente o Albistegi se encargan de bajar hasta prácticamente la línea defensiva para recibir e iniciar la creación de fútbol desde atrás. Albistegui, quien regresó a la Terra Ferma en enero, se ha convertido en indiscutible, haciéndose con la plaza que tenía Moustapha. La creatividad la pone Manu Molina. Su presencia fue intermitente en la primera vuelta, pero ha acabado por asentarse, poniendo criterio en la sala de máquinas. Otra variante ofensiva para la medular es Joel Huertas, talentoso producto con ‘sello’ La Masia. Quizás más idóneo para actuar como mediapunta o extremo con tendencia ‘centrista’.

Y el tridente: Javi López y Jorge Félix por los costados y Juanto Ortuño en punta. Javi López pone al servicio del Lleida el ‘guante’ que tiene en el pie derecho, que le convierte en un arma peligrosa para centros laterales, faltas y córners. Jorge Félix, posiblemente el futbolista más regular esta temporada, además de máximo realizador con nueve goles. Hábil y veloz, puede jugar de segundo punta, tirado a banda e incluso de ‘falso nueve’. Y Juanto, que ha supuesto un gran impacto con sus ocho dianas desde su fichaje en el mercado invernal. Cuatro los ha anotado en las tres últimas semanas. Ariete dinámico, maneja varios registros, como los remates de primeras tras centro. Así han llegado algunos de sus goles. El hermano de Alfredo Ortuño le ha quitado el puesto a Marc Nierga, un delantero más físico y de choque al que la fortuna goleadora no le está sonriendo: solo tres tantos, dos de penalti.

Datos

  • 5º con 51 puntos (13 victorias, 12 empates y 10 derrotas)
  • A dos puntos del cuarto, a siete del tercero y a ocho del segundo
  • 6º equipo más anotador junto al Hércules (36 goles a favor)
  • 8º equipo menos goleado junto al Peralada-Girona B (31 goles en contra)
  • Tras sufrir tres derrotas seguidas, acumula una victoria y un empate
  • Superó al Valencia Mestalla (3-2) en su última cita como local
  • Empató frente al Hércules (0-0) en su último compromiso a domicilio
  • 6º mejor local con 33 puntos (9 victorias, 6 empates y 3 derrotas)
  • 7º peor visitante junto al Valencia Mestalla con 18 puntos (4 triunfos, 6 empates y 7 derrotas)
  • Jorge Félix es su máximo realizador con nueve goles, seguido de Juanto Ortuño con ocho

Posible alineación

Foto: Santi Iglesias – Lleida Esportiu

Valencia Mestalla: Un filial garantía de espectáculo

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

En una temporada en Segunda B que destaca por la presencia de varios filiales en la zona alta de sus grupos, en algunos casos hay que dejar a un lado los tópicos para referirse a ellos. Jóvenes e inexpertos, capaces de lo mejor y lo peor, alegres para atacar pero que les cuesta defender son los más comunes. Pero sí sirven para hablar sobre el Valencia Mestalla. Un equipo que viendo sus estadísticas, prácticamente asegura goles y espectáculo en cada partido. Lleno de talento, ha seguido el mismo ritmo tras la salida de Rafa Mir en enero, cuando parecía que podía pasarle más factura por su extraordinario nivel realizador. Su dinámica le ha mantenido lejos del peligro, pero no le ha alcanzado para meterse de lleno en la pelea por el playoff.

Dos datos evidencian las señas de identidad del filial che: conjunto más anotador de toda la Segunda B, junto al Sporting B, con 55 goles a favor, y segundo más goleado del grupo con 47 tantos en contra. Una clara vocación ofensiva con lagunas atrás. La aceptación del riesgo por tu confianza en el potencial atacante. Enfocar los encuentros para ganar por marcar un gol más que el rival y no por encajar uno menos. Una forma de jugar que, aunque pueda derivar a la inestabilidad de resultados, como el Elche de Toril, ha tenido un equilibrio muy constante.

El Valencia Mestalla aguantó 14 jornadas seguidas sin perder tras superar el primer tercio de Liga, pero tanto empate en este tramo (diez, ocho de forma consecutiva) le impidió acercarse a la promoción. Y también a la plaza de playout y el descenso. Desde el comienzo de esa racha y hasta ahora, el cuadro blanquinegro se ha movido entre el 7º y el 12º puesto. Ni frío ni calor. A medio camino entre la ambición y el temor.

Cambio de técnico y salida de ‘estrellas’

Todo ello ocurrió antes de la abrupta salida de Lubo Penev como técnico che. El Valencia le destituyó tras comunicar su intención de presentarse como candidato a la Federación Búlgara de Fútbol. Su contratación despertó cierta polémica, al considerarse que no reunía los requisitos para reemplazar a Curro Torres, quien dejó al filial che a dos goles de ascender a Segunda. El búlgaro protagonizó algún episodio desagradable, como la ‘rajada’ a sus chavales tras la derrota contra la Peña Deportiva. Miguel Grau, del Juvenil A, le sustituyó primero de forma interina, pero acabó por ganarse la continuidad.

Un Miguel Grau que en el mercado invernal perdió a dos de sus estrellas: Rafa Mir y Ferran Torres. El delantero murciano explotó con 15 goles en la primera vuelta y una sensación insultante de que la categoría se le quedaba pequeña. Pero el Valencia, dando su renovación por imposible, le traspasó al Wolverhampton inglés. Y el extremo valenciano, uno de los mayores diamantes en bruto del fútbol español, subió al primer equipo con tan solo 17 años. El club che se apresuró a renovarlo con un ‘clausulazo’ de 100 millones de euros ante las ‘novias’ que le salieron tras su gran Mundial sub-17.

Futbolistas con potencial de futuro

El estilo del Mestalla es muy ‘ABC’ del fútbol actual, similar a las ideas de Marcelino García Toral en el primer equipo: esquema 4-4-2, con salida de balón desde atrás, laterales profundos, un centrocampista de corte más defensivo y otro más ofensivo, extremos desequilibrantes, que frecuentan atacar a pierna cambiada, un delantero más móvil y un ariete referencia. Llega con mucha gente al ataque y los contragolpes son una de sus virtudes. Las líneas adelantadas, los huecos que pueden generarse entre defensa y mediocampo, y cierta endeblez y desorden en faceta defensiva son algunos de sus ‘talones de Aquiles’.

Seguros AXA

La portería la cubre Cristian Rivero. Un arquero de 20 años que llama la atención por su altura (roza 1’90 m) y longitud de brazos, que aprovecha para dominar el juego aéreo con valentía. Tiene condiciones y margen de mejora. Considerado una de las ‘perlas’ de la Academia.

Miguel Grau parece haber encontrado un cuarteto defensivo definido tras constantes permutas en la primera vuelta y las entradas y salidas en el mercado invernal. Las ‘alas’ corresponden a Aitor Buñuel y Centelles. El primero se ha adueñado del lateral derecho tras incorporarse en enero procedente de Osasuna. El segundo, indiscutible en la izquierda con sólo 18 años, aprieta para seguir el ‘legado’ de laterales zurdos producto de Paterna, como Jordi Alba, Juan Bernat, Gayà o Toni Lato.

La llegada de Buñuel permitió a Álvaro Pérez asentarse en la posición de central. Zaguero rápido y polivalente, su impulsividad le ha jugado malas pasadas, con tres expulsiones. Su pareja suele ser Iván Márquez, alto y expeditivo para el choque.

Con la lesión de Damián Petcoff, un ‘veterano’ de 27 años, la medular ha estado conformada en las últimas semanas por Miki Muñoz y Gonzalo Villar. Miki pone trabajo y sacrificio, complementado con buenas dotes con el balón, mientras que Villar ofrece talento y visión de juego para llevar la batuta. El Valencia tiene muchas esperanzas puestas en el mediocentro murciano, por el que pagó traspaso al Elche en 2015 para incorporarlo a su ‘pedrera’. La pasada jornada, Marco Valero ocupó la plaza de Miki en la medular.

Los extremos habituales son Fran Villalba y Álex Blanco. Villalba, diestro, y Blanco, zurdo, poseen desequilibrio en el uno contra uno y pueden meterse hacia dentro para generar superioridad cuando suben los laterales. Ocurre sobre todo cuando actúan a pierna cambiada, algo normal de inicio en los encuentros. En enero, se sumó para la banda la alternativa de Sito Pascual, repescado de su cesión en el Lorca FC y que acaba de superar una lesión. Y apretando por abajo, va cogiendo minutos Kangin Lee, un veloz extremo surcoreano de 17 años.

Fran Navarro y Jordi Sánchez integran la referencia atacante. El primero, apodado ‘Toro’, es un delantero dinámico, mientras que el segundo destaca por su altura y potencia combinada con calidad con el balón. Jordi Sánchez tiene una capacidad de conducción y golpeo que puede extrañar en una primera impresión por su físico. Eclipsado por Rafa Mir en la primera vuelta, sus números siguen siendo discretos para el papel de ariete del equipo más realizador de Segunda B: nueve goles en 30 partidos. La alternativa a ambos es Merentiel, refuerzo invernal que ha aportado tres goles.

Datos

  • 9º con 46 puntos (10 victorias, 16 empates y 8 derrotas)
  • A siete puntos de los puestos de playoff, ocho por encima de la plaza de playout y nueve sobre la zona de descenso
  • Equipo más anotador (55 goles a favor)
  • 2º equipo más goleado (47 goles en contra)
  • Acumula dos derrotas seguidas, ambas a domicilio: frente a Hércules (4-0) y Lleida (3-2)
  • Venció al Mallorca (2-1) en su última cita en casa
  • 8º mejor local con 28 puntos (7 victorias, 7 empates y 3 derrotas)
  • Invicto en su campo en la segunda vuelta (4 triunfos y 3 empates)
  • 9º peor visitante junto al Sabadell con 18 puntos (3 victorias, 9 empates y 5 derrotas)
  • Tras la salida de Rafa Mir (15 goles), Jordi Sánchez es su máximo anotador con nueve tantos, seguido de Álex Blanco con seis

Posible alineación

Foto: Valencia CF

Mallorca: Un líder venido a menos

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Mallorca y Elche comenzaron la Liga regular como firmes favoritos a ser campeón del Grupo III de Segunda B. No sólo por su condición de recién descendidos, con la correspondiente ayuda económica, y por su historia de superior categoría, sino porque probablemente conformaron las plantillas más potentes de la división de bronce. La gran diferencia es que los bermellones acertaron a la primera con la elección de su técnico, Vicente Moreno. Su gran rendimiento y la irregularidad del Elche les permitió abrir una distancia que parecía casi insalvable en febrero. Pero hasta que no pase el último cura, no se acaba la procesión. Y el Mallorca ha bajado la velocidad de su trono.

El cuadro balear firmó dos primeros tercios sobresalientes. Primera vuelta invicto y sumando el 74% de los puntos en juego. Pasó un bache de seis empates seguidos y una derrota. La primera del curso, que llegó en enero. Y pareció retomar el pulso, pero se encuentra en su peor momento de la temporada. Ha venido a sufrirlo en la fase decisiva de la Liga regular. Y lo que tiene la Segunda B es que las rentas en la clasificación no te aseguran el ascenso, porque hay que superar un exigente playoff. Hay motivos para la preocupación en Palma.

Bajón de números y sensaciones

El bajón del Mallorca va de números y sensaciones. En su fulgurante inicio, ganó partidos por distintos registros: por aplastamiento y pegada letal o marcando su gol, defendiendo la ventaja con una sobriedad defensiva excelente y asestando el golpe de gracia. Así llegó a obtener un margen de hasta trece puntos con el segundo. Una barbaridad inusual. Pero encadenó seis jornadas sin ganar, con tres empates y tres derrotas, que lo disminuyó. Una racha en la que salvó un punto contra Formentera (1-1) y Hércules (1-1) con un gol al borde del final. Cortó su mala dinámica ante el Lleida (3-2) la pasada jornada. Una victoria que no tapa por completo sus actuales carencias.

Los bermellones han pasado de solvencia y efectividad a endeblez y dificultad ofensiva. Hay datos evidenciadores. Ha encajado más goles en las siete últimas jornadas que en las veinte primeras. Acumula siete partidos consecutivos sin mantener la portería a cero, cuando en la primera vuelta recogió algún balón de sus redes sólo en seis choques. Y el pasado domingo, marcó de jugada tras dos meses sin hacerlo. En este periodo, acertó tres penaltis a favor.

Pero a pesar de todo ello, es el gran dominador del grupo, encabezando varias estadísticas, como las de mejor local y visitante y goles encajados. Su fortísimo inicio, con doce triunfos y tres empates, le ha permitido gozar de un margen de error envidiable. Seis y siete puntos le separan de Villarreal B y Elche, sus inmediatos perseguidores, con quince en disputa. Pero una derrota en el Martínez Valero podría hacer peligrar el liderato de manera seria, además de ahondar en su crisis.

Altísimo nivel individual y colectivo

Vicente Moreno, quien ya hizo campeón de grupo y subió al Nàstic de Tarragona, cuenta en su plantilla con futbolistas de un altísimo nivel individual para la categoría. Sus dos ‘estrellas’, Lago Junior y Salva Sevilla, serían titulares en varios equipos de Segunda. Y ha logrado conjuntarlos para diseñar una ‘maquinaria’ de mucha calidad no exenta de sacrificio. Puede dominar distintos registros, sintiéndose cómodo tanto avasallando al rival como defendiéndose con fortaleza y orden para explotar las transiciones. Al menos, en su etapa de mayor ‘esplendor’. Un Vicente Moreno del que cabe señalar que dirige a cinco futbolistas que ya tuvo durante su etapa en el Nou Estadi.

El sistema más empleado por el técnico bermellón es el 4-4-2, aunque ha reforzado el centro del campo en algunos encuentros a domicilio. Hay que destacar el rigor táctico del Mallorca, que difícilmente se descompone. Y cuesta mucho discutirle la posesión. Laterales que se incorporan hasta doblar al extremo, centro del campo que abarca espacio, con Salva Sevilla poniendo ‘magia’, extremos con los que buscar aclarados y delanteros potentes son otros de sus rasgos.

Seguros AXA

Todo empieza por un portero de garantías y que da puntos como Manolo Reina. Sobrio, con experiencia, dominador de la portería y del área. Y dialogante, tanto para organizar a sus compañeros como para poner nerviosos a sus rivales.

Xisco Campos y Raíllo integran, salvo lesiones o sanciones, la inamovible pareja de centrales. Zagueros de características complementarias. El primero pone liderazgo, veteranía, colocación y anticipación, y el segundo, más dominio aéreo. Ambos han actuado juntos en la mayor parte de la Liga, y cuando uno ha faltado, el equipo lo ha notado. Y han dejado demasiadas grietas en las últimas semanas. El exfranjiverde José Ángel, principal recambio, ha ofrecido un rendimiento inferior al esperado.

Los laterales son uno de los puntos fuertes de este Mallorca. De carácter muy ofensivo, llegando hasta línea de fondo. El derecho tiene nombre y apellidos: Joan Sastre. Casi 21 años y promocionado del filial, es una de las revelaciones de Segunda B, confirmándose como un joven de interesante potencial. Ha marcado tres goles atípicos para un lateral: dos de disparo desde fuera del área y un cabeceando un córner.

El izquierdo pertenece a Bonilla. Al igual que Sastre, ha anotado tres dianas. Una de sus grandes virtudes son sus golpeos con la pierna izquierda, tanto en el balón parado como desde media distancia. Vicente Moreno le da libertad para abandonar el carril y sumarse a posiciones más centrales para mayor ángulo de tiro. Defensa al que atar en corto y no dejarle espacio. No obstante, el preparador de Massanasa le relegó a la suplencia en dos de las tres últimas salidas. Le otorgó la titularidad a Salva Ruiz, firmado en el mercado invernal. No obstante, Bonilla sustituyó el ex del Valencia Mestalla en ambas citas.

Aquí el gol olímpico de Bonilla contra el Atlético Saguntino:

Marc Pedraza asume el papel de pivote defensivo. Aporta equilibrio y presencia física. Importante a la hora de recuperar la posesión. Además de ser una amenaza para saques de esquina y faltas laterales. La pasada jornada, recuperó el sitio que le quitó Faurlín, otro refuerzo de enero. El argentino, a priori, resulta una alternativa de lujo para Segunda B por su currículum.

Salva Sevilla y Lago Junior, los puntales

Pero para verdadero lujo, Salva Sevilla. El timonel de este Mallorca. Tras seis cursos en la élite, ha bajado al ‘barro’ con una implicación digna de destacar. Calidad y visión de juego para manejar el fútbol desde la medular, o por delante cuando le ‘escudan’ dos compañeros. Asume su papel de hombre importante y siempre aparece, ya sea en la salida desde atrás o en tres cuartos, para pedir la pelota. Y un notable golpeo para ejecutar el balón parado. Taparle lo máximo posible será uno de los quebraderos de cabeza de Pacheta.

Damià Sabater, de un perfil similar, jugó como titular en el inicio de Liga hasta que el almeriense se puso a tono. Y otro futbolista de corte creativo es Fernando Cano, quien tiene menos peso en el plantel. Puede jugar de mediocentro o extremo.

Un objetivo más del Elche para frenar el caudal ofensivo balear es cerrar los caminos a los extremos. Al más peligroso le conoce muy bien Pacheta: Lago Junior. Un futbolista de superior categoría, capaz de resolver partidos él solo. Potencia, velocidad y desborde para el uno contra uno, ha actuado por ambas bandas. Segundo máximo anotador con ocho goles, jugó como punta en el último partido. Una posición nada desconocida para el costamarfileño, pues era su sitio natural en sus inicios.

Pero Lago Junior no es el único extremo a tener en cuenta. Aridai y Álvaro Bustos también merecen mucha atención. Firmados en enero por las importantes lesiones de Lago Junior y Ferran Giner, ambos se desenvuelven mejor por la banda izquierda, pero tienen estilos distintos. Aridai, diestro, le gusta encarar y meterse hacia dentro, y aporta gol. Álvaro Bustos, zurdo, es un extremo más clásico. Y cabe nombrar al canterano James, quien se ha asomado en los planes de Vicente Moreno para dar velocidad endiablada al ataque, y Fran Gámez, un refuerzo invernal para planteamientos más conservadores. Firmado tras pagar la cláusula de rescisión al Atlético Saguntino, puede actuar de lateral o por delante.

Y Abdón Prats y Álex López asumen la responsabilidad de ser las referencias ofensivas. Puntas físicos y ‘peleones’ con los centrales, difíciles de marcar por su capacidad de remate, sobre todo en centros laterales. Pero tienen más registros. Han anotado nueve y ocho goles respectivamente esta temporada, pero atraviesan una sequía de casi dos y casi tres meses sin celebrar un tanto. Cabe señalar que Álex López tuvo una sanción de cuatro partidos en la segunda vuelta. En su ausencia, el Mallorca marcó tres goles, dos de penalti y uno de córner. Abdón es seria duda por un esguince de tobillo que le impidió jugar contra el Lleida (entró en la convocatoria).

Uno de los problemas de Vicente Moreno es que le falta ‘fondo de armario’ en la delantera, más allá de la opción de situar a Lago Junior ahí. Cédric, subido del ‘B’, ha decepcionado como alternativa, fallando incluso goles que parecían cantados. Registra uno en su haber.

Datos

  • 1º con 63 puntos (17 victorias, 12 empates y 4 derrotas)
  • Lidera el grupo con ventaja de seis puntos sobre el segundo, siete sobre el tercero, once sobre el cuarto y trece sobre el quinto
  • Tercer equipo más anotador (45 goles a favor)
  • Equipo menos goleado junto al Villarreal B (24 goles en contra)
  • Ganó al Lleida (3-2) la pasada jornada, cortando una racha de seis partidos sin vencer (tres puntos de 18 posibles)
  • Perdió frente al Valencia Mestalla (2-1) en su último partido a domicilio
  • Mejor local junto al Villarreal B con 38 puntos (11 victorias, 5 empates y 1 derrota)
  • Mejor visitante con 25 puntos (6 victorias, 7 empates y 3 derrotas)
  • Acumula dos meses y medio sin ganar fuera de casa (1-2 contra el Atlético Saguntino)
  • Abdón Prats es su máximo realizador con nueve goles, seguido de Lago Junior y Álex López con ocho

Posibles alineaciones

Foto: RCD Mallorca