Entradas

Ligero favoritismo getafense

Después del traspiés ante el submarino amarillo, toca recuperarse en Getafe. Las casas de apuestas otorgan un ligero favoritismo a los madrileños, premiando así su ascendente trayectoria de resultados. Tanto es así, que el inversor que se decante por una victoria azulina duplicaría su ganancia. Por contra, el empate en el marcador se remunera con una cuota de 3,30. Para aquellos apostantes que pronostiquen un triunfo franjiverde, la cuota se dispara a 3,75. Teniendo en cuenta la dificultad del envite, la doble oportunidad de empate o victoria ilicitana, pronóstico nada desdeñable, se paga a 1,83. Se trata de una magnífica alternativa para incluir en una apuesta combinada media con tres o cuatro partidos adicionales.

 

Del resto de enfrentamientos de la Liga BBVA, los merengues reciben en Chamartín a una irregular Real Sociedad. Pinta victoria madridista. Por contra, los culés visitan Heliópolis en una clima de terror verdiblanco. Conociendo a los béticos, todo puede ocurrir. Salvo sorpresón, huele a victoria azulgrana.

 

Si traspasamos la Junquera, destaco los emparejamientos Bayern – Augsburgo (liga alemana); Mónaco – Evian TG y PSG – Niza (liga francesa); Chelsea – West Brom y Liverpool – Fulham (liga inglesa); Roma – Sassuolo (liga italiana); Pasching – Lafnitz y LASK Linz – AC Wolfsberger (Regionalliga Centrale austriaca); Borac Banja Luka – Celik Zenica y Zeljeznicar – Gradacac (liga bosnia); Litex Lovech – Gotse Delchev (liga búlgara); Dinamo Zagreb – Bolupo (liga croata); Aberdeen – Hearts (liga escocesa); Rangers – Airdrie (League One escocesa); Nimes – CA Bastia (segunda francesa); GFC Ajaccio – Boulogne (National francés); TNS – Rhyl (liga galesa); Györ – Kaposvar (liga húngara); Linfield – Warrenpoint (liga norirlandesa); Partizán – Donji Srem (liga serbia) y Skonto Riga – Jelgava (liga letona). En todos ellos, abogo por victorias locales.

 

Para los enfrentamientos Admira – Salzburg (liga austriaca) y Kuressaare – Levadia pronostico victorias foráneas dado el desnivel futbolístico entre los contendientes.

 

Con todo esto, mi apuesta semanal es la siguiente:

 

Getafe – ELCHE C.F. : victoria de cualquiera de los dos equipos.

Real Madrid – Real Sociedad: victoria madridista.

Partizán – Donji Srem : victoria local.

Bayern – Augsburgo : victoria bávara.

Roma – Sassuolo : victoria romana.

Rangers – Airdrie : victoria Rangers.

Dinamo Zagreb – Bolupo : victoria casera.

Litex Lovech – Gotse Delchev : victoria Litex.

TNS – Rhyl : victoria TNS.

Linfield – Warrenpoint : victoria local.

 

Para una apuesta tipo de 20 euros, las ganancias ascenderían a 132 euros. Apuesta muy conservadora.

 

¡¡¡ Mucha suerte en el pronóstico !!!

Medio llena

Chimo Baeza | 04/111/2013 00:05 @chimoeneas

Lo de la botella medio llena o medio vacía está más visto que los puestos de castañas en el puente de Canalejas (y que sigan ahí, que hay que mantener las tradiciones otoñales), pero viene muy a cuento por lo que pasó en el partido del jueves contra el Athletic Club (como diga “el Bilbao” mis amigos bilbaínos me denuncian). He visto muchos encuentros de ésos de “una parte para cada equipo”, pero el Athletic-Elche más que un partido de dos caras fue un partido que al descanso se metió botox, cirugía maxilofacial, maquillaje y photoshop, con nada que ver entre un tiempo y otro.

Los primeros 45 minutos de nuestro Elche fueron una obra de arte de cómo funcionar como equipo, el capolavoro de Fran Escribá. Los pobres leones se veían impotentes para meter el diente en el entramado franjiverde, con la defensa muy adelantada y las líneas más apretadas que una barraca en la Roà. Y encima, cada recuperación era una contra veloz y peligrosa, con un Carles Gil en plan estrella. Si llega a marcar Fidel el golazo que intentó (habría que puntuar con por lo menos medio gol eso de darle a la escuadra), se cae el nuevo San Mamés (o, por lo menos, la parte que ya está construida). Luego llegó el descanso y cambió todo, pese al gol de Borieta (el chico le pone intención, que ya es algo). Supongo que a nuestro equipo se le acabó la gasolina o que Valverde acertó con los cambios o que ese estadio, cuando ruge, suma un punto de la nada, pero aquella maravilla de primera parte se esfumó y acabamos pidiendo la hora para salvar el empate.

Habrá a quien el punto le sepa a poco teniendo en cuenta la ventaja de dos goles. Y habrá quien vea positivo un empate en un estadio en el que pocos (nosotros y el Valencia) han puntuado. A mí me da rabia que me remonten un partido en el que estábamos bordándolo, pero no hay que olvidar nunca de dónde venimos, quiénes somos y quién era el rival que teníamos delante. Lo importante es que el equipo sigue creciendo y comienza a ser respetado. Y que el resto de rivales, como nosotros, es bastante irregular en sus resultados. Eso vale también para el próximo, el Villarreal, cuyo arranque de temporada puede asustar, pero que, como demostró el Getafe, puede caer derrotado por sus propios errores.

Nunca antes un atraco había sentado tan bien

Juanjo Licerán | 25/10/2013 00:05 @jjliceran

Quién no lo iba a decir aquel fatídico 25 de septiembre, hace hoy un mes justo de uno de los atracos más escandalosos que se ha visto en el mundo del fútbol, al menos reciente. Un ROBO en mayúsculas del señor Muñiz que por suerte o por desgracia ya no volveremos a ver por el Martínez Valero. Digo por suerte o por desgracia, porque servidor tenía la esperanza de que este señor nos devolviera en otro arbitraje lo que tan descaradamente nos quitó esa triste noche de septiembre. Uno noche que indignó al franjiverdismo que había visto como su Elche había superado en todo al Real Madrid salvo en el marcador. Y la indignación incluso fue nacional reconociendo el escandaloso arbitraje del señor que no quiero volver a nombrar.

Pero lejos de caer en una depresión, de dejarse llevar, de asumir que estamos ante una liga en la que los grandes deben estar arriba por puros intereses económicos y de audiencias, lejos de todo eso, el equipo se levantó y vaya que sí lo hizo.

Comenzó Escribá en rueda de prensa al pasar por encima la actuación del árbitro y destacar que se quedaba con la actitud de los jugadores. Y le siguieron unos jugadores que ante el Celta salieron enrabietados y dispuestos a sumar la primera victoria del campeonato.

Por eso, nunca antes un atraco había sentado tan bien, porque desde el partido ante el Madrid, el equipo ha sumado tres victorias consecutivas, al alcance de muy pocos y desde luego muy meritorias, sobre todo la última ante el Betis al aguantar en inferioridad numérica 45 minutos. El equipo supo digerir el golpe y ahora atraviesa su mejor momento del campeonato. Hay quién habla ya de equipo revelación. De momento suena a utopía mirar otra cosa que no sea el furgón de cola, pero oye sabemos que este, el Elche de los récord, es capaz de todo y máxime cuando nos dirige un gran entrenador, Fran Escribá, eres grande de España, se empieza a ver y reconocer tu trabajo a nivel nacional.

 

El balance por tanto tras dos meses de competición es más que positivo, los franjiverdes ocupan una cómoda décima posición en la tabla con 12 puntos y con números muy regulares, 3 victorias, 3 empates y 3 derrotas. Situado en mitad de tabla está a cuatro puntos de competiciones europeas y a cinco de la zona del descenso. Y ante esta inmejorable situación nos visita el Granada, que pese a que en 90 minutos puede pasar de todo, lo cierto es que la dinámica del Elche invita a pensar en una nueva victoria que sirva de elixir a los aficionados ilicitanos ante el ingrato recuerdo de los play off. Yo creo que cualquier aficionado del Elche firmaría el 1-0, no somos un equipo que haga muchos goles y hasta ahora todos los partidos se han ganado por la mínima, pero ¿y si fuera el día?, a más de uno se nos dibuja una sonrisa de pensar en dos goles de Coro, uno de Boakye y otro de Edu Albacar por ejemplo. No lo llaméis revancha si no queréis, aunque yo asistí a Los Carmenes a ese partido con la afición del Elche y debo reconocer que jamás me han tratado tan mal en un campo de fútbol en mi vida. Fue pitar el final del partido y aquello fue un auténtico infierno, luego la actitud aquí de unos pocos tampoco fue correcta. Lo que sí espero es que se vea un espectáculo futbolístico y que se sienta esa rivalidad pero que no traspase más allá de lo deportivo, porque recuerden el fútbol es un deporte maravilloso. Ahora nos toca a nosotros demostrar que tenemos una afición que sí corresponde con un equipo de primera. Mucho Elche!!

El McGyver de L’Horta, Rubenagüer y una afición ejemplar

Óscar Gómez  `Pedja´ | 24/10/2013 00:35 @pedjafranjiverd

 

Barrio de Heliópolis, Estadio Benito Villamarín, Sevilla. Domingo 21:45 h. Nuestro Elche gana al Betis y deja claro ante los allí presentes que no es una Cenicienta, que no es un simple recién ascendido y que tiene un empaque que ya quisieran muchos. Es clarísimamente el Fran Escribá Style, señores. Y es que este entrenador, el McGyver de L’Horta, como el famoso personaje de la serie de televisión de finales de los 80 que te fabricaba una bomba con un chicle y dos mondadientes, te monta un equipazo con dos cañicas y un palo. Necesita poco. Pero es que además, si dispone de buenos mimbres, como es el caso, lo borda. Ojo, una cosa es decir que la plantilla está descompensada y que la planificación de fichajes fue manifiestamente mejorable, y otra muy diferente que se diga que los jugadores fichados son malos. De eso nada. Tenemos buenos jugadores. Y así lo lleva diciendo el que suscribe desde el primer día.

Escribá, mientras tanto, usa con maestría sus recursos, trabaja mucho, estudia a los rivales, prepara los partidos, deja muy poquito a la improvisación y gestiona con inteligencia las variables externas. Y además, más allá de sus bonanzas y virtudes técnicas, tácticas y deportivas, evidentes y por todos elogiadas, no deberíamos perder de vista sus cualidades a nivel de imagen y comportamiento. El técnico valenciano representa al Elche con elegancia y señorío, con declaraciones siempre mesuradas, educadas y con grandes dosis de sensatez. Vamos, que es un rara avis en el mundo actual de los banquillos, donde predomina el macarrismo y el lloriqueo gratuito. El premio “Ramón Cobo” que ha recibido esta misma semana de manos del Comité de Entrenadores de la RFEF, “por su actitud concreta y comportamiento general” así lo corrobora. Y es que es uno de esos entrenadores, como Del Bosque, que dignifican la profesión. Algunos ganan muchos puntos en el campo y luego tiran por el suelo la imagen del equipo que representan. Afortunadamente nosotros tenemos a uno que suma dentro y suma fuera. Gracias, Fran.

 

Por otra parte, ante el buen momento del equipo todos los jugadores destacan y parecen internacionales. La inercia y la buena dinámica del grupo favorece el lucimiento de las individualidades. Y no al revés, como pueden pensar algunos. Desde el bloque y desde la solidaridad es como están renaciendo los Manu del Moral, Fidel y compañía. Pero si tuviera que destacar a algún jugador, dejando a un lado a Carles Gil, por el que siento una especial predilección, destacaría sin dudarlo a Rubén Pérez. El astigitano (de Écija) está siendo para mi gusto el faro, el líder del equipo y el jugador más regular. Llamadme friki, pero yo ya le he bautizado como Rubenagüer, por su eficacia y solvencia alemana, por su elegancia y saber estar, demostrando ser el amo del centro del campo y la extensión del entrenador en el terreno de juego. Todos sabemos que este chico lo tiene crudo en el Atleti de Simeone con los Mario, Gabi, Koke, Saul y Óliver. ¿A qué estamos esperando para ponerle un piso en la Glorieta y firmarle en propiedad? Individualidades al margen, estamos en una meritoria 9ª posición y hemos sumado 3 victorias consecutivas, hito que no se conseguía desde hacía 39 años. Y es que este equipo está demostrando que es, como lo era en Segunda, un rival difícil de batir. Y ya nos empiezan a valorar a nivel nacional, fantasmas, Lillos de la vida y amantes del tiki-taka aparte, que se siguen tocando con Suso, el Almería y la posesión de balón. Sin ir más lejos, el Domingo por la noche en Gol TV, el analista Àxel Torres, que representa para mí la objetividad más sólida en el gremio, decía literalmente: “Me gusta el Elche. Me gusta mucho. Pienso que no va ni a sufrir este año

 

Y entre el optimismo y la euforia, moderada en general, salvo aquellos que hace un mes decían que íbamos a bajar en Enero y que ahora enarbolan sin pudor la bandera de la Europa League, nos visita nuestro rival más odiado en los últimos tiempos, el Granada. Se prevé una gran entrada gracias a las medidas adoptadas por el club, ahora llamada Franjifiel y conocida de toda la vida como “packs el mismo día después de terminar la campaña de abonos”. Además, la animadversión que despierta el equipo nazarí en la afición franjiverde puede suponer un tirón en taquilla. Eso sí, creo que no es positivo que vertamos nuestro odio hacia nadie en general ni hacia el Granada en particular. Es un partido más, tenemos que apoyar a nuestro equipo y olvidarnos del rival. No nos interesa perdernos en otras batallas. Además, tenemos una ocasión pintiparada para dejar claro que somos una afición ejemplar. Y no debemos caer en la trampa. Como dijo Marco Aurelio “El verdadero modo de vengarse de un enemigo es no parecerse a él”