Entradas

Luca Iotti, nuevo central del Ilicitano

El defensa italiano procede del Milan y ha firmado por tres temporadas con la entidad franjiverde después de quedar libre. Leer más

ANÁLISIS | Latino para sumar

Leer más

Císcar niega un acuerdo definitivo para refinanciar la deuda

El vicepresidente autonómico reconoce que la única oferta que el IVF tiene por el paquete accionarial sigue sin satisfacer y asegura que la negociación no está cerrada.

Leer más

Otra semana intensa

Chimo Baeza | 03/02/2014 08:20 @chimoeneas

Si queríamos emociones fuertes, tenemos de sobra hasta para vender en el mercadillo de San Antón. No tanto por lo que ha pasado en la primera parte del partido contra el Almería (un partido de curling parecía una fiesta salvaje en comparación) como por la montaña rusa de emociones de esta semana. Empezó la cosa muy fea, con ese desastre bajo el agua en Anoeta. No sé si peor o mejor que lo del Camp Nou, porque en San Sebastián, al contrario que en Barcelona, al menos se intentó algo. Pero el resultado (4-0) fue el mismo y la sensación de impotencia, también.

Por si el bajón no fuera grande, luego vino el cierre del mercado de invierno y la falta de fichajes (a excepción de Garry Fernandes, por supuesto). Se flirteó hasta el último día con Valdez para que al final nos dijeran desde arriba que el presupuesto no cuadraba (y que era del Hércules y que a su esposa le venía mal, para que todo quedara más bonito). O salió mal la ingeniería negocial (que dirían los amigos de Neymar) o simplemente se hinchó un globo que no podía ser. En cualquier caso, mal: traemos una incógnita para cubrir la banda y dejamos tal cual el poder de fuego de artillería, rezando para que Cristian se vaya consolidando en Primera.

Así que llegábamos al domingo por la mañana de bajona, con dudas y con nervios ante lo que era uno de los partidos más importantes de la temporada, porque de perderlo podía suponer un punto de inflexión hacia el hundimiento. Y no, no fue un partido brillante: las mejores jugadas llegaron a balón parado (qué importante es contar con Edu para estos partidos que se deciden por milímetros) y el gol llegó de rebote y tras muchos fallos. Toño siguió dando dudas en las salidas, Coro estuvo desaparecido, Gil no tuvo un día brillante y a Damián se le volvieron a cruzar los cables. Pero el tópico de partido de seis puntos (los tres que ganas, los tres que quitas al rival) viene muy bien para este encuentro con los andaluces. Más todavía con el empate del Valladolid y los cuatro puntos de ventaja sobre el descenso.

Total, que vivimos en un carrusel: a cinco puntos, luego a dos, ahora a cuatro de la Segunda y con la visita a Pucela (otra final) para el próximo domingo. Lo único que sabemos seguro es que los jugadores que están son los que son. Habrá que creer en ellos.

Hay derrotas y derrotas

Chimo Baeza | 16/12/2013 08:00 @chimoeneas

El penúltimo partido de liga, contra el Atleti, terminó con una derrota, pero una derrota de ésas de las que sales con la cabeza alta y el buen rollo que pintó Velázquez en La rendición de Breda. El de esta jornada, en casa del Levante, acabó, como sabemos, también con una derrota, pero de las que dejan un saborcillo de rabia por lo que pudo haber sido y no fue. No creo (y no creo que nadie crea) que los granotas sean superiores a nuestro Elche. De hecho, no habría sido raro que los franjiverdes hubieran sentenciado en la primera parte, pero queda claro que los fallos de concentración se pagan caro y que (será cosa del ADN o de eso que llaman oficio) hay equipos que saben volcar a su favor una situación que parecía totalmente en contra.

Habrá que tener cuidado con estos partidos contra equipos digamos mediocres, lejos del lujo y la atención de los grandes, pero que son los que deciden la clasificación final. Son encuentros que suelen decidirse por detalles tontos, pero que, en plan hormiga, te van restando puntos una y otra vez. Pero tampoco hay que ponerse tremendos. La buena noticia es que, de mitad de tabla para abajo, lo que reina es la irregularidad. El propio Levante, que empezó como un cohete, llevaba cinco partidos sin conocer la victoria y sigue a tiro de piedra en la clasificación. El Celta y Osasuna parecían desahuciados en los primeros partidos y ahora, mal que bien, están fuera de peligro. Así que, como siempre, toca ser pacientes, no volverse locos por perder dos partidos seguidos (ni siquiera cuatro) y seguir el camino que nos estaba llevando a ser un equipo fiable y duro de ganar.

El partido en el Ciutat de València también nos deja la sorpresa de Toño de titular también en liga. Manu Herrera demostró ser un portero sobrio y regular durante la pasada campaña, pero es cierto que ha dado muestras de inseguridad en temas como los despejes. El problema (que se lo pregunten al Madrid) es que el tema de la portería es una cuestión más sensible que la cena de Nochebuena en casa de Marco y Escribá tendrá que andar con mucho tacto para que el cambio (que, todo parece, tendrá continuidad) no repercuta en el equipo.

Total, que, tanto en lo deportivo como en lo institucional (el tema de la deuda y de cuadrar el presupuesto va a ser más emocionante que todas las temporadas de Juego de Tronos), vamos a tener una Navidad muy entretenida en Elche. Con Noche de Reyes en Barcelona para rematarlo por todo lo alto.

De cine

Chimo Baeza | 25/11/2013 00:15 @chimoeneas

Hay algunos partidos que parecen tener detrás un guión de película. De película de esas americanas en las que el protagonista, tras mucho padecer y tras comenzar como un pringao, acaba siendo un pequeño gran héroe (sobre todo, si el protagonista en cuestión es un chaval al que su padre no va a ver jugar al béisbol hasta que llega la final y lo borda). Por poco casi el protagonista en cuestión llega a ser Bernat, el lateral/extremo del Valencia que en su primer toque, nada más salir al campo, consiguió el gol del empate para su equipo. Esto, aunque fuera una simple casualidad, habría sido una genialidad táctica por parte de Djukic, pero el técnico serbio parece empeñado en no comerse el turrón en nuestra Comunitat

Porque el verdadero protagonista de esta película fue Cristian Herrera. Al chaval (para bien o para mal no podemos hablar de canterano) lo habíamos visto hacer de todo con el sorprendente Ilicitano. Había ilusión por verlo jugar con el primer equipo, pero también existía el miedo de que el salto de 2ªB a Primera pudiera ser muy alto. Pero no, en menos de un cuarto de hora ha dispuesto de varias ocasiones, ha revolucionado el ataque franjiverde y ha demostrado una mordiente que ojalá veamos muchas veces más. Debut y gol, en casa y decisivo. No se puede pedir más.

Claro que la película de esta importante victoria tiene muchos más protagonistas. Empezando por Escribá, que comenzó con un trivote para romper el juego valencianista por el centro y que luego tuvo la valentía de meter a Cristian en un momento en el que el partido podía invitar a la prudencia. Sin mucho ruido, Coro, que salió en la segunda parte, tuvo también mucho que ver con la mejora del juego a nivel ofensivo. Albacar demostró que le da igual el balón parado o en jugada para meter centros decisivos, Rivera se sacó un pase que se estudiará en las facultades de ingeniería que Fidel no pudo rematar en gol, pero el extremo se redimió con un difícil cabezazo del primer tanto.

El partido en algunos momentos, sobre todo en la primera parte, recordó al del Villarreal, con nuestro equipo defendiendo lo mejor posible, pero con un rival que tenía las mejores ocasiones. Por suerte, esta vez, el final fue de película.

Primer tercio de Liga superado

Iván Obrador | 20/11/2013 13:30
​Tras finalizar el parón por los compromisos internacionales. Este fin de semana volvemos a la Liga, y lo hacemos nuevamente con un buen sabor de boca, y es que el equipo franjiverde, aunque apenas a dos puntos del descenso, respira fuera de los puestos de peligro. Se puede decir que de las 13 jornadas que llevamos, solo en dos los ilicitanos han estado en la parte roja de la tabla: en la 1ª jornada, tras el contundente correctivo del Rayo (3-0), y en la 6ª jornada, tras el polémico 1-2 ante el Real Madrid. Es por ello que la afición y equipo viven un momento dulce y tranquilo, a sabiendas de que retornará la Liga con compromisos de muy difícil factura como son los choques de este fin de semana ante un herido Valencia, y los Atlético, Levante, Málaga, Barça y Sevilla sucesivamente hasta finalizar la primera vuelta del campeonato.

​Hay una gran unión entre equipo y afición, ya que si bien el equipo se muestra mejor fuera que en casa (en cuanto a puntos cosechados), lo cierto es que en el ‘Martínez Valero’ no se ha visto hasta el momento menos de 20.000 aficionados en las gradas; la media suele estar en unos 24.000 espectadores que apoyan, dan colorido y animan a los suyos gane, pierda o empate. Y juegue mejor o peor, lo cierto es que el ‘franjiverdismo’ está reconociendo el trabajo de unos jugadores y cuerpo técnico a la altura del reto de la Primera División.

​Las lesiones, sanciones y ‘cláusulas del miedo’ están siendo una dificultad más para Fran Escribá a la hora de confeccionar un ’11’ tipo, y es que en este primer tercio de Liga, el míster solo ha repetido alineación en una ocasión, por lo que hacer el equipo jornada a jornada está siendo toda una aventura. En cuanto al juego, al principio el equipo evidenció una falta de fondo físico y una defensa endeble, pero poco a poco las líneas se fueron acoplando y los jugadores ganaron en resistencia, y poco a poco el Elche va a más y es capaz de ‘bailar’ a todo un Athlétic de Bilbao en San Mamés, como en la 1ª parte de dicho partido, aunque en mi opinión, falta más pólvora en ataque. Atrás quedan partidos como el del Rayo u Osasuna en el que se ofreció una pobre imagen. Y es que este Elche poco a poco ilusiona más, e incluso algunos ven ya al Elche como una de las revelaciones de esta Liga.

​Los números, hasta el momento, no son para echar las campanas al vuelo, ni mucho menos, pero invitan al optimismo porque pocos imaginaban que un Elche recién ascendido, a estas alturas de competición tuviera hasta 7 equipos por detrás, entre ellos algunos como Málaga o Betis. Queda mucha Liga por delante, y aunque el arranque esté siendo esperanzador, no hay que bajar la guardia. Hay que ir pasito a paso como intenta remarcar Fran Escribá en todo momento, pero de momento esos pasos son firmes y han hecho superar una parte importante del recorrido hasta llegar a la meta de la permanencia.