Entradas

Un líder sin respeto arbitral

Adrián Cedillo ¦ 12/11/12 07:00 @Adrcedillo

La era Fran Escribá ha conseguido dejar atrás algunos clichés que perseguían al Elche en las últimas temporadas. El equipo franjiverde ya no es un equipo ni defensivo, ni ‘sucio’, ni al que le guste más destruir que construir el juego. Leer más

El asistente que anuló el gol a Fidel no arbitrará la próxima jornada


Redacción ¦ 05/11/12 16:30 @DiarioFJV

La Federación Española de Fútbol (RFEF) ha sancionado con un partido a Raúl Gago Santaolalla, asistente del colegiado vasco De Burgos Bengoetxea que ayer, en el Anxo Carro de Lugo, anuló un gol al futbolista franjiverde Fidel por un fuera de juego inexistente.

En la jugada en cuestión, es Pelayo el que se encuentra en posición adelantada tras un pase al hueco por el aire, pero claramente se puede apreciar como no tiene incidencia en la ocasión de gol. Fidel, visiblemente habilitado, recoge la pelota y bate a Yoel, pero el tanto no sube al marcador.

Por otro lado, en Primera División, también ha sido castigado con la misma pena el asistente que no señaló fuera de juego en el 3-1 de Jordi Alba frente al Celta de Vigo en el Camp Nou.

Foto: Mark Welton

Señalados por la bandera

Adrián Cedillo ¦ 05/11/12 12:52 @Adrcedillo

Desde que aquella fatídica noche de un mes de Junio, ahora hace algo de 16 meses, el árbitro asistente levantó la bandera anulando aquel gol de Pelegrín, la banderola de los jueces asistentes no han sido bien vistas en la ciudad de Elche.

Ayer, en Anxo Carro, nuevamente la bandera y el silbato se interpuso en el camino de un equipo que sigue decidido a estar el año que viene en primera división, lo quiera o no el entorno del planeta fútbol que rodea a la liga de las estrellas. Porque el Elche ayer no cambió, nadie podrá hablar de crisis, ni de fin de la racha, porque sí, los de Escribá perdieron, y también, suman dos derrotas consecutivas lejos de casa y cuatro de doce puntos lejos del Martínez Valero. Pero el equipo, el planteamiento, la filosofía y la personalidad del conjunto franjiverde volvieron a ser la misma.

En Lugo se vio a un equipo que mereció la victoria, y que en ningún momento debería haberse marchado de vacío. Pero nuevamente una acción clamorosa de los jueves vuelve a dejar al Elche con la miel en los labios y le impide abrir más hueco si cabe respecto a sus perseguidores.

No creo, sinceramente, que el error garrafal del asistente de De Burgos Bengoetxea forme parte de nada, sino de una catástrofe que es el nivel del arbitraje en España. Pocas horas antes, en el mismo canal de televisión, se podía ver a otro viejo conocido de la parroquia blanquiverde, Pino Zamorano, dando muestras de lo que ha sido y es, ser árbitro en este país, la mediocridad.

El arbitraje es una profesión dura, ardua y compleja, además de incomprendida. Porque el problema no es culpa del señor, que vestido de amarillo salta casi sólo ante el peligro, y de cuyo ojo y criterio depende el trabajo de dos instituciones que se enfrentan en el campo. El ojo humano falla… el sentido común también. Hay que mirar más arriba, a las federaciones, en cuya mano está la enseñanza, el criterio y el devenir del arbitraje en España. Porque no se entiende que ninguno de los dos colegiados que arbitraron aquel playoff contra el Granada no subieran a primera división, que fueran otros.

Vivimos en un país con miedo, y no se puede consentir. ¿Qué tendría de malo que un árbitro atendiera a la prensa al final de un partido? ¿No es igual de determinante el error del asistente anulando el gol de Fidel que la ocasión que erra Etxeita ante Yago? Evitaríamos suspicacias, malentendidos y, sobretodo, malas intenciones. Porque igual entonces desaparecería esa sensación de engaño, de que Sánchez Arminio y compañía manejan los hilos, de que en España no sube siempre quién se lo merece, sino quién se lo ha ganado fuera del campo, quién quiere el señor del despacho en la última planta.

Porque la bandera nos hundió a una vez, porque la bandera nos quitó un sueño. Pero este año será diferente, porque no hay bandera levantada, porque la bandera que sirve está en el césped, dentro del campo, porque el Elche tiene un equipo de bandera, un equipo que ni el hombrecillo de arriba podrá doblegar.

Con todo en contra

Adrián Cedillo ¦ 04/11/12 20:06 @Adrcedillo

El fútbol no fue justo con el Elche en Anxo Carro. Los de Fran Escribá merecieron sumar e incluso la victoria contra el Lugo pero las decisiones arbitrales y un error defensivo en los últimos minutos han provocado que la expedición regrese a Elche de vacío.

Salió fuerte el Lugo, que en los primeros diez minutos logró poner peligro sobre la meta de Manu Herrera. Óscar Díaz avisaba de sus intenciones ya en el minuto dos, pero su lanzamiento salía desviado. El delantero mostró sus buenos movimientos entre líneas ganando la espalda a la defensa ilicitana, pero su lanzamiento volvió a quedar lejos de la meta.

Ahí terminó el peligro local. Los de Escribá se quitaron la presión de encima y comenzaron a crear peligro sobre la meta de Yago. El cancerbero gallego vio como Carles Gil desperdiciaba la oportunidad de abrir el marcador con un lanzamiento que salió rozando la escuadra tras una brillante jugada de Fidel y, poco después, mostró sus buenas maneras tapando con acierto la que era hasta entonces la ocasión mas clara de gol, un mano a mano de Etxeita, que controló de forma espectacular el esférico pero no fue capaz de batir al cancerbero.

El árbitro determinante

El cronómetro se acercaba al descanso cuando Fidel rompía desde atrás la línea defensiva local y aprovechaba la oportunidad para batir a Yago en su salida. Un gol de escuela infantil por la facilidad con que la transformó el conjunto franjiverde, aunque no lo interpretó así el asistente de De Burgos Bengoetxea, que levantó la bandera señalando fuera de juego del onubense, a pesar de que se encontraba más de un metro por detrás en el momento en que recibía el pase. Error garrafal que mandaba al Elche con un injusto empate al descanso.

Comenzó el segundo tiempo con otro gol anulado, esta vez en la otra portería, aunque en esta ocasión el asistente, el mismo que negó el gol legal de Fidel, sí acertó al ver que el delantero se encontraba por delante de los defensores.

La segunda mitad tuvo menos ocasiones que los primeros cuarenta y cinco minutos, sin que los porteros tuvieran apenas inquietudes, hasta que volvió a aparecer en escena el árbitro. En esta ocasión De Burgos Bengoetxea señaló una falta inexistente de Damián al borde del área en la disputa de un balón. El golpe franco fue rematado por el ex franjiverde Óscar Díaz para abrir el marcador en un claro error de marca de la defensa. Un tanto que llegaba a falta de apenas diez minutos sin dejar apenas margen de maniobra a los de Escribá.

El reloj pareció entonces ir más rápido que los anteriores ochenta minutos, sin que el Elche inquietara la meta rival, dedicándose a colgar balones inertes en los últimos instantes de juego que ni Powel ni ningún otro visitantes fueron capaces de bajar con acierto.

Segunda derrota consecutiva lejos del Martínez Valero, una racha que no deberá convertirse en tendencia para evitar perder el margen de error que tiene el Elche sobre sus principales rivales en la lucha por el ascenso, una pelea que queda ahora más encarnizada que nunca, aunque con el conjunto franjiverde todavía como destacado líder de la categoría.