Entradas

La llave hacia el ascenso

Óscar Ato | 27/04/2013 13:00 @Charloz_

El Elche viene de perder ante un “rival directo” y su amplia distancia respecto a sus perseguidores se ha visto recortada. Nuestro rival, el Girona, es el actual segundo clasificado y está en uno de sus mejores momentos de la temporada. Para más inri, las bajas obligarán a Escribá a presentar un once inédito. Sin duda estamos ante un partido difícil, pero no debemos perder la perspectiva: si perdemos, lo más que puede pasar es que el tercero se sitúe a 7 puntos de distancia (o sea, a tres pinchazos de diferencia a falta de seis partidos por disputarse), mientras que si ganamos rozaremos el ascenso matemático con las yemas de los dedos.

El Girona de Rubí ha ganado con solvencia sus tres últimos partidos, (5-2 al Murcia, 0-1 al Racing y 4-0 al Lugo) practicando un fútbol alegre, sobre todo como local. Y es que, a pesar de las bajas en ataque (Benja y Jandro), el arsenal de su plantilla es variado y de calidad. Jugadores como Toni Moral, Felipe Sanchón, Jofre, Juanlu, Gerard Bordás, Ion Vélez y Acuña (el máximo goleador, que se lesionó durante el último encuentro pero que todo indica a que podrá jugar este domingo) completan una nómina en la que el goteo de goles se viene sucediendo, por parte de uno u otro. Si finalmente el paraguayo está para ser de la partida, el once no debería variar respecto al ofrecido ante el Lugo por razones obvias. De no ser así, Ion Vélez tendría opciones en la punta de ataque, lo cual sería en principio un alivio porque no está siendo un activo que goce de la confianza y la racha que sí tienen otros. Otra alternativa sería dar entrada a Juanlu o Toni Moral y jugar sin referencia pura en el área, que tampoco irían necesitados de gol precisamente. En todo caso, un 4-2-3-1 muy móvil y dinámico que no vendrá  a ponernos las cosas fáciles. Atrás, un asentado Dani Mallo nos hará retroceder por un instante a los tiempos de Djorovic, Acuña o Zahínos y recordar que cualquier tiempo pasado fue peor.

Y ahora toca construir nuestro rompecabezas. Las bajas seguras son las de Pelegrín y Mantecón por lesión, y las de Pelayo y Ángel por sanción. Tres de ellos venían siendo titulares últimamente (en realidad el central lleva siéndolo toda la temporada). El cuarto en discordia, Pelayo, tenía serias opciones de serlo este domingo, ya que Generelo llegará forzado al partido. Si logra entrar en el once, el panorama es menos difuso, ya que Héctor Verdés compartiría eje de la zaga con Etxeita, y arriba sería Carles Gil el que tendría serias opciones de suplir al delantero canario. Ahora bien, si Generelo no está para 90 minutos y Escribá considerara no alinearlo de inicio, se abre un abanico de posibilidades y, desgraciadamente, ninguna parece ser de garantías. La más competitiva podría pasar por alinear a Verdés junto a Rivera en la medular, y aprovechar la vuelta de Damián Suárez al lateral derecho para que Flaño actúe como central. Las otras, más ambiciosas pero poco probables, sería la entrada de un canterano como Yeray o hacer debutar de inicio a Javi Flores tras su larga lesión. Un cambio de dibujo, tipo 4-4-2 con mediocampo en rombo sería muy sorprendente dado que no se ha utilizado en toda la temporada y dejaría a Rivera como vértice inferior en solitario, acompañado de interiores de pega como Xumetra, Fidel, Carles Gil o los mencionados Yeray y Flores. Esperamos que Generelo se encuentre en condiciones de dar la talla en el campo.

El domingo podremos disfrutar de uno de los partidos de la categoría, y habrá que dar ese empujón extra que lleve a los nuestros a alejar o, como mínimo, mantener a nuestro perseguidor a distancia. Hay que animar y confiar en la victoria, ya que a pesar de todo ellos han demostrado ser menos poderosos como visitantes y nosotros serlo más cuando se juega en el Martínez Valero. Tenemos que ganar por el juglar, por Anguix, por las mujeres y por estar en Primera la próxima temporada.

A +13 y ante amarillos con la suerte del campeón

Óscar Ato | 20/04/2013 13:00 @Charloz_

Es evidente que el Elche no viene atravesando su mejor momento de juego.  Llegó el colista a un Martínez Valero que batía récord de asistencia en la categoría esta temporada, y con nuestro equipo algo nervioso por ver el objetivo tan de cerca y atravesar dificultades sobre el césped en las últimas semanas, consiguió adelantarse pronto en el marcador. Para qué más… Menos mal que, al final, se consiguió la victoria remontando sobre la bocina, hecho que siempre reconforta dejando a un lado el nivel futbolístico exhibido. Ganar ese partido era un bálsamo a nivel psicológico que permitía al equipo enfrentarse a sus perseguidores superando la barrera de los 70 puntos. Y así ha sucedido. Confiemos en que ahora el equipo adquiera un poso más cercano a la tónica general de la temporada, le traspase la presión a sus rivales y obtenga un buen rédito de puntos en las próximas jornadas que le ayude a conseguir un ascenso que se ha puesto a huevo.

Toca viajar hacia Alcorcón para enfrentarse al conjunto de José Bordalás, que a pesar de ganar por la mínima en casa del Lugo tampoco atraviesa un momento dulce (el partido fue un auténtico ladrillo sin apenas ocasiones). En las tres jornadas anteriores, el Alcorcón cosechó dos empates y una derrota ante el Racing como local. Actualmente el equipo está acusando la ausencia del veterano cerebro Sergio Mora, uno de los ojitos derechos del técnico. Además, el que es el máximo goleador del equipo, Oriol Riera, empezó en el banquillo la semana pasada debido a un descenso en su rendimiento. Cierto es que el equipo mantiene cierta solidez atrás, con un expeditivo Babín a la cabeza que formará con Laguardia en el eje de la zaga, y que sigue teniendo jugadores para dañar a cualquier equipo, como los extremos Fernando Sales y Juli.

Por parte del conjunto de Escribá, el once sufrirá la ausencia de Damián Suárez, que cumplió ciclo de tarjetas ante el Xerez y será reemplazado por el cumplidor Javier Flaño. En la medular, Mantecón debería mantener su nuevamente adquirida condición de titular hasta nuevo aviso, como debería hacerlo Carles Gil, que fue de lo poco potable el domingo. Lo que no queda claro es si será Fidel el que vuelva a esperar su turno desde el banco de suplentes, ya que el equipo no realizó una actuación lo suficientemente convincente como para que todo siga igual. El extremo aporta cosas al equipo independientemente de su inspiración, y su concurso ubicaría por detrás del punta al imaginativo Carles. Parece que Ángel tiene papeletas para ser el sacrificado en esta ocasión, en lo que sería volver al ataque de principios de temporada.

Se viene un partido entre dos gallitos de la categoría: los amarillos necesitan escalar posiciones perdidas recientemente en la tabla y deberían presionar la salida franjiverde, buscar balones largos, segundas jugadas y hacerlos entrar en su pegajosa tela de araña. Puede que presenciemos un envite poco vistoso, pero esperamos que el Elche tenga la serenidad para saber manejarse en esta situación. Veremos si así sucede, sin agobios, el domingo a las 12h.

Objetivo: con 72 al ‘Tourmalet’

Óscar Ato | 14/04/2013 00:00 @Charloz_

Todos han puesto su granito de arena para que, esta vez sí, el Elche vuelva a la senda de la victoria. Partido en casa, ante el último clasificado de manera destacada, la “oferta familiar” votada por los abonados que garantiza una buena entrada, el fichaje de Bodipo por parte de los azulones… Tras dos empates sin goles que no solo fueron aburridos, sino que se podría decir que, a los puntos, el rival bien podría haber merecido vencer, toca dar otra imagen. El domingo, nuestro equipo no tendrá un match-ball, pero sí es importante ganar para afrontar el llamado ‘Tourmalet’ (Alcorcón, Girona, Villarreal, Barça B y Almería) sin nerviosismo. Porque precisamente eso, cierto nerviosismo, es lo que parece haber en el seno de la plantilla. Los jugadores siguen dejándose la piel, pero parecen sentirse obligados a ganarlo todo, a mantener la amplísima distancia, a ascender cuanto antes. Lo cierto es que el ambiente de celebración se nos ha ido algo de las manos a todos y conviene poner las cosas en su sitio para lograr el objetivo sin más sobresaltos de los deseados.

Tras ser goleados en su visita al Anxo Carro (4-0), el Xerez consiguió un empate recibiendo al Hércules en la última jornada. Con estos datos, el once que elija Carlos Ríos no debería distar mucho del mostrado el pasado fin de semana. A saber: Chema en portería; Raúl Cámara, David Prieto, Galán y Mendoza en defensa; Rafa García y Rueda en medular, con Álvaro Rey, Porcar y Marquitos por detrás de Rodolfo Bodipo. El equipo no encajó gol, que para la situación en la que se encuentra ya es, y en teoría sólo sería esperable alguna modificación de mediocampo hacia adelante, donde un jugador como Maldonado podría aportar cierto dinamismo. Por parte del Elche, los agrios empates podrían provocar que Escribá tocara alguna pieza de cara a activar al bloque que viene actuando de inicio últimamente. En ese caso, los que más papeletas tendrían para entrar en el once serían los suplentes ‘más titulares’: Mantecón y Carles Gil. Las molestias de Generelo en los últimos tiempos son conocidas y no sabemos si llegará a la cita al 100%. Aun así, Mantecón se mantiene siempre al acecho para arrebatarle la plaza en un momento u otro (de la misma manera ocurre al revés). En cuanto a Carles Gil, es palpable cómo la gente anda deseosa de ver cómo el equipo recupera sensaciones, y pide su vuelta consciente de que el tope máximo del Elche 2012/13 es con él en el campo. No hay duda de que el entrenador es el primero que querrá verlo en su plenitud para darle más protagonismo, por lo tanto no habría que descartar la vuelta del póker de ases que nos deslumbró a principio de temporada: Xumetra, Carles Gil, Fidel y Coro. Si bien la suplencia de Ángel sería algo menos justa que la de cualquiera de nuestros extremos, si se apuesta por el mediapunta valenciano conviene darle el rol más adecuado para que rinda lo mejor posible, y ese no es otro que detrás del punta. Aarón es otro de los que puede tener sus opciones en lugar de Fidel (Escribá no engaña a nadie, el núcleo duro del equipo lo forman de 13 a 15 jugadores y atrás se mantienen demasiado sólidos para ir cambiando piezas). Sería un toque de atención al zurdo y, sobre todo, una nueva oportunidad para acoplar a un activo interesante para la recta final, pero ni el ‘7’ está derribando la puerta a patadas ni el Elche está acostumbrado a prescindir del trabajo y la amplitud que ofrece el ‘16’ aun cuando anda desacertado.

El domingo es el día para templar los ánimos, disfrutar jugando, sentir el apoyo de la numerosa afición que llenará las gradas y trabajar para lograr los tres puntos. Sin especular, yendo a por el partido, metiendo al rival en su campo, haciendo ancho el campo y combinando y siendo profundos sin dar lugar a precipitaciones. Este grupo ha demostrado ser versátil y eso también sabe hacerlo. Es el partido idóneo para demostrar por qué la gran mayoría nos ve como virtualmente ascendidos e imponerse al que todos dan por descendido. Y como en fútbol puede pasar de todo, cabe el consuelo de que “sólo” son tres puntos más y que ante nuestros perseguidores la victoria también es factible. Cabe repasar la primera vuelta para comprobarlo.