Entradas

El Elche de Toril no mejora los registros de la temporada pasada con Baraja

El Elche de Alberto Toril presenta unos peores registros en comparación al equipo dirigido por Rubén Baraja la temporada pasada. Tras 29 jornadas celebradas, o lo que es lo mismo, con dos tercios de Liga disputados, el cuadro ilicitano es 12º con 36 puntos (9 victorias, 9 empates y 11 derrotas), a ocho del playoff y seis por encima de los puestos de descenso. A estas mismas alturas de la competición, los franjiverdes comandados por el ‘Pipo’ eran octavos con 43 puntos (11 victorias, 10 empates y 9 derrotas), a dos de la promoción y 13 por encima de la zona roja de la clasificación.

El cuadro entrenado por el cordobés ha sumado 21 puntos de 42 posibles en casa (5 victorias, 6 empates y 3 derrotas), lo que le convierten en el sexto peor local de Segunda, mientras que el Elche del pasado curso logró 25 con el mismo número de puntos en juego (6 victorias, 7 empates y 2 derrotas).

En el aspecto goleador, el equipo ilicitano ha marcado y encajado más con Toril (37 a favor y 39 en contra) que con Baraja (28 a favor y 31 en contra). No obstante, cabe destacar que la temporada pasada existía una gran dependencia hacia Sergio León, que finalizó el campeonato habiendo anotado 22 de los 40 tantos de los franjiverdes en Liga, que le sirvieron para ser pichichi de Segunda, mientras que el Elche actual es, junto al Nàstic, la escuadra que más reparte sus goles de la categoría con quince anotadores distintos, cuatro más que todos los que hubo con Baraja al frente. Nino es el máximo realizados del Elche con 11 goles, mientras que el ‘Trepa’ había visto puerta en 18 ocasiones por estas mismas fechas.

Uno de los mayores lunares del Elche de Toril es que fracasó en sus nueve intentos de conseguir dos victorias consecutivas, algo que el equipo dirigido por el ‘Pipo’ consiguió en dos ocasiones, y además, también llegó a enlazar tres triunfos seguidos.

Cabe destacar que Rubén Baraja asumió el reto de tomar las riendas del equipo ilicitano tras su traumático descenso administrativo a Segunda División, que conllevó que la confección de la plantilla se realizara con importantes dificultades tanto económicas como temporales. El Elche finalizó el curso anterior en el 11º puesto con 57 puntos. Se salvó cómodamente, logrando la permanencia matemática a falta de cuatro partidos para el final, y tuvo opciones de disputar el playoff hasta la penúltima jornada.

Sobre el papel, Toril cuenta con mejores mimbres para superar el trabajo realizado por su antecesor en el banquillo franjiverde, aunque también ha sufrido contratiempos, como las graves lesiones de Mandi y Matilla, pero de momento, no está dando con la tecla.

Lo que sí comparten ambos técnicos son, en mayor o menor medida, las críticas de parte de la afición, ya sea por el juego mostrado sobre el césped o por los resultados cosechados.

Rubén Baraja asegura que el Rayo mereció algo más

Rubén Baraja se enfrentó por vez primera al Elche desde su paso por el banquillo franjiverde. El técnico valoró de forma positiva el empate por «la actitud y el querer» de sus jugadores, aunque no se mostró contento del todo «porque queríamos más«. «Si miramos las ocasiones el Rayo ha generado mucho más«, dijo el castellano, quien admitió que la primera parte fue del Elche.

«En el descanso hemos hablado las cosas y el equipo se ha liberado de la presión que supone jugar en el Rayo y no lograr resultados. Al final era una situación mental. El equipo quiere y hemos estado por encima del Elche, con cuatro o cinco ocasiones para darle la vuelta al resultado. Hemos empujado muchísimo«, explicó.

«Nos hemos merecido el segundo gol», insistió Baraja, quien afirmó que el Elche hizo daño a su equipo en la primera parte «con balones largos, segundas jugadas y acciones a balón parado«. El técnico castellano no cree que se puedan establecer comparaciones entre el Elche actual y el que entrenó él «porque son equipos distintos».

«Ellos tienen sus armas y nosotros las nuestras. En la segunda hemos sido dominadores y les hemos embotellado», sentenció el vallisoletano, quien también se quejó del colegiado, especialmente en la acción de la primera tarjeta amarilla a Miku.

El Elche empeora el inicio de la temporada pasada

El conjunto de Alberto Toril cosecha un bagaje sensiblemente inferior al logrado por el Elche de Rubén Baraja, anterior técnico franjiverde, al término de las primeras ocho jornadas ligueras. El equipo del técnico cordobés ha sumado 10 puntos, uno menos de los que consiguió el que por entonces dirigía el entrenador vallisoletano, que debutaba en el fútbol profesional.

El Elche 2015-16 obtuvo tres victorias y dos empates, mientras que el de Toril ha conseguido el mismo número de triunfos, pero ha perdido cuatro partidos, uno más que por aquel entonces. Como apunte, hay que decir que el equipo del ‘Pipo’ no pasó de ronda en Copa del Rey, a diferencia del grupo actual.

Curiosamente, en el balance de goles sale ganador el actual conjunto ilicitano, ya que ha anotado 10 y encajado 11, a diferencia del 9-13 cosechado por Sergio León y compañía en ese momento. Los partidos a domicilio contra el Llagostera y en casa ante el Mirandés cerraron aquel período liguero, deformando cifras y perspectivas sobre el juego colectivo.

En una situación relativamente similar se encuentra el actual equipo ilicitano, que ha encadenado dos derrotas consecutivas, aunque ambas fueron por la mínima. Las dudas acerca del nivel de la plantilla y de la idoneidad del estilo empiezan a adornar bares y tertulias.

Los aficionados recuerdan que, tras esa mala racha, Baraja dio un giro de timón en la pizarra. Sirvió para conseguir la salvación de manera holgada, pero el tedio y la apatía tras la obtención de los 50 puntos desembocaron en la no continuidad del joven preparador, que prefirió no alargar el vínculo para alivio de parte del entorno.

Toril ya declaró tras el 0-3 ante el Lugo que, matices y adaptaciones aparte, no piensa cambiar el ideario de su libreto. Pero una cosa es decirlo y otra es hacerlo. El próximo sábado, ante el colista en el Martínez Valero, tendrá una ocasión de oro para imponer su ley.

Imagen: Elche CF

El combinado fantasma

La inestabilidad vuelve a mostrarse presente en el Elche CF. Una vez se consumó el cambio de presidencia en el momento decisivo de la pasada temporada, la 2016/17 se asoma ante un organigrama deportivo cogido con pinzas y con nuevas renuncias de profesionales pretendidos.

Si hace un año Rubí reculaba a la hora de ejercer de técnico de la primera plantilla, este verano ha sido Lucas Alcaraz el que no dio el paso definitivo. La marcha inesperada de Ramón Planes y la renuncia de Rubén Baraja a la hora de prolongar su compromiso deja en mal lugar a una entidad que va a rebufo de sus competidores en la categoría de plata.

El sucesor de Planes, ‘Chuti’ Molina, deberá firmar a varios jugadores que no estaban ojeados, ya que su predecesor pescará del trabajo realizado en el Rayo Vallecano. El recién llegado dice haber escogido al nuevo entrenador, aunque no se ha anunciado el nombre a la espera de que el Consejo de Administración dé el visto bueno.

Si la plantilla actual está cogida con alfileres, la duda acerca de los inversores interesados en la compra del club lo enrarece todo. A día de hoy, la nómina de futbolistas está compuesta por Pol Freixanet, Isidoro, José Ángel, Armando, Noblejas, Lolo, Pelayo, Álex Felip, Hugo Fraile, Eldin Hadzic y los regresados de cesión Hostench, Anaba, Samu y Liberto. Algunos de ellos están lesionados de larga duración y otros no cuentan para el futuro. Sobre las renovaciones de hombres como Javi Jiménez o Mandi, que parecían encarriladas, no hay noticias.

Así las cosas, no se atisba decisión deportiva que provoque una exitosa campaña de abonados. La afición está indignada con el último cambio de piezas de un Consejo que, desde la llegada de Diego García, no ha vivido una victoria liguera del primer equipo. La entidad debe empezar a generar incorporaciones que generen optimismo, empezando por el entrenador, que será importante en la confección del nuevo grupo de jugadores.

Baraja: «La contundencia en las áreas ha marcado la diferencia»

Rubén Baraja, entrenador del Elche, señaló a la «falta de contundencia en las dos áreas» la goleada encajada por su equipo en Alcorcón (4-1) que pone triste epílogo a la temporada franjiverde. El técnico castellano, en el que pudo ser su último partido, admitió que el Elche entró «un poco despistado» al encuentro y se lamentó que cada vez que pudo engancharse al partido con un gol «encajábamos nosotros otro«. «Pudimos meter el 1-2 y pasamos al 2-0. Y del 2-1 al 3-0. Si ellos meten y tu no metes..», indicó.

El castellano echó de menos la contundencia defensiva «que tantos puntos nos ha dado y que hemos perdido«, ya que recordó que problemas en ataque el Elche ha tenido toda la temporada. «Nos ha costado mucho hacer gol», dijo.

«Queríamos competir pero desgraciadamente no hemos entrado bien defensivamente al partido ante un equipo motivado que se jugaba sus opciones. Esto ya se ha acabado, pero no me ha gustado el final», apostilló.

Baraja reconoció que la racha final del equipo «empaña un poco la temporada», pero recordó que el objetivo principal de la entidad «lo cumplimos». «Luego, para el siguiente objetivo que nos marcamos no hemos sabido dar ese paso adelante para ganar los partidos en los momentos puntuales. Cuando hemos estado igualados los detalles han caído para el otro lado«, lamentó.

El entrenador, que insistió que no se pronunciará sobre su futuro hasta la próxima semana, celebró que su delantero Sergio León se haya convertido en el máximo realizador de la competición con 22 goles, uno más que Andone. «Me alegro mucho por él. Ha dado esta temporada un salto de calidad brutal. Ha tenido mucha hambre y ambición», concluyó.

Barajas para una liga

La temporada 2015/16 toca a su fin para el Elche CF. El próximo sábado ante el Alcorcón cerrará un ejercicio denominado de transición, pero que a la postre ha sido de gran importancia para la pervivencia del club. Lamentablemente, la plácida salvación no ha podido rematarse con el acceso al playoff de ascenso. En Diario Franjiverde hacemos un breve repaso a las que consideramos las tres fases claves de la temporada a nivel de juego.

 

Etapa inicial: salida en corto y comunión equipo-afición

INICIAL

 

Después de dos jornadas iniciales en las que el 4-4-2 presentó un doble pivote con Lolo y Pelayo, a Álvaro en banda derecha y una delantera formada por Héctor y Sergio León, llegaron Mandi y Espinosa y matizaron la propuesta franjiverde. El mediocentro asturiano fue reemplazado por el canario y el atacante ilicitano salió del once en lugar del mediapunta cedido por el Villarreal. Esto último propició algo más de juego entre líneas y, junto a la intención de sacar el balón jugado desde atrás, se perfilaba un equipo con ánimo de llevar la iniciativa y que a su vez sabía sufrir en tareas defensivas. En las acciones de estrategia, se trataba del mejor equipo de la categoría, que llegó a ocupar el segundo puesto en la clasificación.

El rasgo característico del juego ilicitano con balón se sustentaba en las bajadas de Lolo al pico del área, lo que escoraba a la pareja de centrales hacia la cal y provocaba que los laterales avanzaran metros hasta la línea central. Los centros laterales eran frecuentes y peleados por la pareja atacante, mientras que la segunda jugada tenía en Espinosa un posible receptor de calidad que aparecía por zonas centradas con cierta libertad. Por su parte, Nono era utilizado como revulsivo de manera ocasional.

 

Etapa intermedia: juego directo hacia Álvaro

INTERMEDIA

 

Lolo cayó lesionado, llegaron las dos goleadas consecutivas ante Llagostera (4-1) y Mirandés (1-4) y el equipo entró en una pequeña fase de indefinición saldada con una victoria en Almería (2-3), un empate sin goles ante el Leganés en casa y una derrota a domicilio frente al Zaragoza (2-0). Álvaro había entrado en el once en sustitución de Álex Moreno, llevando a Espinosa a la izquierda. El talaverano no debutó de inicio como mediapunta central hasta el choque frente a los maños.

Para recibir a Osasuna, el canterano franjiverde se situó por detrás de Sergio León y la apuesta salió bien. Rubén Baraja, en su empeño por no asumir muchos riesgos con la pelota, insistió en la idea, ya que el ’10’ daba a sus compañeros una salida en largo recepcionando o prolongando balones lanzados por su línea defensiva. El momentáneo concurso de Cifuentes como extremo derecho antes de su salida fue otro de los cambios que mostró el equipo.

Con este plan menos vistoso se perdió cierta conexión con la hinchada, pero al encadenar nueve jornadas sin perder, con cinco triunfos de los cuales tres fueron en casa, el Martínez Valero volvió a rugir. Una vez se acabaron los resultados, apenas quedó nada que echarse a la boca: más que las derrotas a domicilio ante Nàstic (1-0) y Oviedo (3-0), pesaron los empates en casa ante equipos en horas bajas como Huesca y Llagostera, ambos a un gol.

 

Etapa final: orden, contragolpe y descalabro

FINAL3

 

Baraja afrontaba partidos duros en estadios complicados, así que ajustó su plan: Espinosa para los tramos finales de partido, Álvaro de vuelta al costado y Héctor a trabajar para León. Lo importante, en cambio, era el bloque a baja altura esperando el robo y la rápida salida a la contra. Una vez asumido que faltaba creatividad y pólvora, se apostó más aún por el orden y la velocidad de los hombres de ataque. Es algo que se pudo ver con claridad en Leganés, Pamplona, Vitoria o Tenerife. Desgraciadamente para el Elche, no se pasó de dignos empates.

La idea se matizaba en casa, bien por necesidad de remontar o por el empuje de los espectadores. Así se consiguieron las victorias ante Zaragoza (2-1) y Lugo (2-0), que junto a la anterior y espectacular remontada en Anduva (1-2) y la friolera de ocho empates constituyeron la mayor racha de imbatibilidad de la temporada. Dos de los refuerzos de invierno, Cristaldo y Noblejas, se afianzaron como parte importante del grupo.

Cuando casi no había margen de error en la pelea por alcanzar la fase de promoción, llegó lo peor: fragilidad defensiva, sequía del ‘pichichi’ y falta de competitividad. El equipó volvió a agarrarse a la visión de Espinosa, pero ya era tarde. Todo ello desembocó en las derrotas en Córdoba y Mallorca que acabaron con las ambiciones franjiverdes.

 

Alineaciones: Share My Tactics

 

Elche y Valladolid cerrarán la penúltima fecha liguera en un duelo casi intrascendente: los locales tienen casi imposible colarse en playoff y los visitantes están rozando la salvación matemática

El último partido liguero en el Martínez Valero no será como la afición esperaba. Ya sin apenas opciones de playoff, el Elche CF recibe a un Valladolid cuya salvación es casi un hecho en un partido sin virtual trascendencia. Desde el club se ha movido una nueva promoción para animar a la afición, pero la entrada estará lejos de ser de las mejores.

El conjunto franjiverde llega al encuentro sumido en su peor racha de la temporada. Acumula seis jornadas sin ganar y sus dos últimos encuentros se han saldado con derrotas, ante Córdoba y Mallorca. Estos tropiezos en la fase decisiva de la Liga prácticamente le han descartado de la pelea por la promoción.

Con las bajas de Armando, Álex Moreno, Pol Freixanet y Hugo Fraile por lesión y de Lolo por sanción, Rubén Baraja afrontará el que podría ser su último partido como entrenador del Elche en condición de local con la esperanza de que la afición sea benévola y eche la vista atrás para premiar el trabajo de la temporada. No obstante, la imagen de las dos últimas salidas ha caldeado un poco el ambiente.

También podría ser la despedida como franjiverde en el Martínez Valero de varios futbolistas que finalizan su vinculación con la disciplina del Elche, como Javi Jiménez, Mandi o Álvaro, que acaban contrato, o Caro, Espinosa o Cristaldo, que regresarán a sus clubes de origen tras finalizar su periodo de cesión.

Por su parte, el Valladolid espera sumar el punto que necesita para certificar la permanencia y no tentar a la suerte en forma de carambola múltiple por la zona baja. Quién sabe si los blanquivioletas pueden ser los próximos entrenados por ‘El Pipo’, aunque es algo que se abordará en unas semanas.

Para este encuentro, Alberto López, técnico del cuadro castellano-leonés, no podrá contar con Mojica por lesión. Rennella, Guzmán y el exfranjiverde Samuel no han sido citados por decisión técnica.

Ficha técnica:

Elche CF: Javi Jiménez; Isidoro, Caro, José Ángel, Álex Martínez; Espinosa, Lolo, Mandi, Álvaro; Héctor y Sergio León.

Valladolid: Kepa; Moyano, Juanpe, Marcelo Silva, Nikos; Borja, Álvaro Rubio: Juan Villar, Tiba, Manu del Moral y Roger.

Árbitro: Alberola Rojas (comité castellano-manchego).

Estadio: Manuel Martínez Valero

Horario: 20:00 horas.

Baraja asegura que el ‘gol fantasma’ de Mandi fue determinante en el partido

Para Rubén Baraja, entrenador del Elche, resultó inevitable agarrarse a la acción de Mandi para justificar la derrota en Córdoba. «Es una acción determinante«, señaló el vallisoletano, quien recordó que esa jugada llegó en un momento clave del partido. «Pasamos del 1-2 al 2-1«, afirmó. «He visto alguna imagen y me parece que el balón bota dentro. Inmediatamente después llega el 2-1, que es lo que cambia el partido. Ese gol no lo hemos digerido», explicó.

El preparador del Elche calificó como «excesivo» el 3-1 final y admitió que en la primera parte el Córdoba fue muy superior a su equipo. «El 1-0 al descanso fue lo mejor que nos pudo pasar«, indicó Baraja, quien felicitó a sus jugadores por el cambio de «mentalidad» que tuvieron tras el descanso. «Nos hemos quitado la tensión de encima y hemos jugado siendo protagonistas», explicó el técnico, quien incidió en que la clave del partido estuvo en la «eficacia» ante la portería rival.

A pesar de que la derrota supone un duro golpe a las aspiraciones del Elche, Baraja asegura que el equipo no va a bajar los brazos. «Quedan nueve puntos y vamos a seguir compitiendo y a apurar nuestras posibilidades. Vamos a ver qué pasa en el resto de partidos», comentó.

«Vamos a seguir compitiendo hasta que tengamos opciones matemáticas», insistió Baraja, quien agregó que la segunda parte realizada por el Elche «merecía otro premio». «El castigo es excesivo», reiteró el técnico, quien volvió a lamentar que la acción del gol fantasma de Mandi «puede dejar al equipo sin opciones» de pelear por la promoción.

«Vamos a recuperar a la gente ya preparar el partido de Mallorca de la mejor manera. Este grupo nunca ha bajado los brazos. Te sabe mal, pero este grupo nunca ha bajado los brazos. Ha sido una cuestión de eficacia», sentenció.

Tiempo de creer

Rubén Baraja, entrenador del Elche, mantiene el discurso a las puertas de la enésima final del Elche en los últimos dos meses. Otro todo o nada para el equipo ilicitano, esta vez en Córdoba, y ante otro rival directo. Tras cuatro empates consecutivos, y ocho en 11 jornadas, el Elche debe sumar de tres en tres para no perder un tren que no va a esperar pasajeros mucho tiempo más. «La idea es ganar, pero no vamos a suicidarnos si no lo hacemos porque aún quedarán puntos», advierte el técnico.

«Es el partido más importante porque es el siguiente. Y así lo vamos a encarar apurando nuestras opciones  y con la idea de competir ante un rival con mucha pegada y gol«, señala el técnico castellano, quien ve a sus jugadores preparados «para el nuevo desafío» que supone enfrentarse a un rival del potencial del Córdoba y en su estadio.

Baraja firmaría llegar con opciones de disputar la promoción a la última jornada ante el Alcorcón y descarta realizar rotaciones ante los tres partidos que se avecinan en una semana porque ahora solo piensa en alinear a los mejores ante el Córdoba. El entrenador se congratula de que el Elche llegue al tramo decisivo de la competición con opciones de promocionar y cree que, una vez alcanzado el objetivo inicial de l permanencia, ahora ya es cuestión «de creer, saber que tenemos opciones y de apurarlas» para alcanzar el objetivo.

El entrenador del Elche ha agradecido los elogios que ha recibido por parte de José Luis Oltra, técnico del Córdoba, y ha destacado que pese a que solo un punto separa a ambos conjuntos en a tabla, en realidad son muy diferentes. «Ellos marcan muchos goles y encajan muchos, nosotros hacemos pocos y encajamos pocos. Ellos ganan o pierden y nosotros empatamos. Al final es una elección de estilo y de forma de jugar», ha explicado Baraja, quien pronostica momentos de sufrimiento para su equipo en el Nuevo Arcángel.

Rubén Baraja no ha dado pistas sobre la alineación, aunque sí ha admitido que tras dos semanas de ausencia por sanción Mandi llegará fresco al final de la Liga, como el resto del grupo, al que el técnico ve «con buena condición física y buena mentalidad».

Renovación

Baraja ha agradecido el interés del consejo de administración del Elche y del director deportivo, manifestado en varios medios de comunicación ilicitanos durante los último días, por prolongar su contrato como entrenador, pero precisó que ahora no es el momento de abordar su continuidad «porque no podemos despistarnos con nada«. «Cada cosa tiene su tiempo y ahora hay que estar centrados en lo deportivo y en el Córdoba«, ha señalado.

Por último, el vallisoletano confió en que se viva en Segunda un final de Liga «limpio» y sin la sospecha de situaciones irregulares por parte de equipos que  ya no se juegan nada. «Hay muchos intereses, pero yo siempre he creído en lo deportivo. Es verdad que los últimos tres puntos pueden ser trascendentes, pero si al final llegas a la última jornada arriba es porque te lo han merecido«, finaliza.

Baraja: «Creo que merecimos ganar, aunque seguimos con posibilidades»

El entrenador del Elche CF Rubén Baraja reconoció sentirse «un poco apenado» porque el esfuerzo de su equipo no fue suficiente para sumar tres puntos. Para él, merecieron la victoria: «La segunda parte fue un monólogo y el portero Becerra salva el punto para ellos. Lo intentamos todo y creo que el Elche fue superior en el global del partido».

‘El Pipo’ vio un duelo «bastante continuo», con una primera parte «más igualada» en la que también gozaron de situaciones de peligro. Para el vallisoletano, la expulsión del Girona fue «fruto del trabajo» de su equipo. «Los jugadores han manejado bien las emociones, al igual que la semana pasada en Tenerife. El equipo está reaccionando bien en situaciones límite. Nos está faltando suerte de cara a gol, pero emocionalmente andamos bien. El punto nos mantiene con posibilidades, veremos qué resultados se dan», añadió.

Baraja respondió firme ante la valoración de las opciones de playoff si el Elche acabara la jornada, en el peor de los casos, a tres puntos de la fase de promoción: «¿Por qué no voy a pensar que tenemos posibilidades? A Osasuna le tenemos ganado el goal-average. No nos vamos a rendir, estamos vivos».

Acerca de las sustituciones, el preparador franjiverde comentó que Noblejas «tenía una amarilla y estaba cansado por su esfuerzo, y Álex Martínez tiene buen centro y entraba fresco. Además, es un buen lanzador en acciones a balón parado, prueba de ello es que el gol nace de un saque de esquina que bota él. En cuanto a Vergos, necesitábamos dos delanteros en el área al estar volcados ante la inferioridad numérica rival». El griego volvió a disfrutar de minutos después de acumular varias semanas fuera de las convocatorias.

Por último, Baraja también tuvo buenas palabras para la afición. «Siempre he dicho que el apoyo de la afición es fundamental. Les doy las gracias por ayudarnos una vez más», apuntó. En su opinión, el equipo está «dando la cara para enganchar a la gente».