Entradas

Álvaro se marcha al Alcorcón

Álvaro Giménez ficha por el Alcorcón. El atacante ilicitano acaba contrato con el Elche el 30 de junio y ha decidido no esperar a una posible oferta de renovación del club franjiverde. De esta manera, se convierte en la tercera incorporación alfarera para la próxima campaña tras Manuel Sánchez e Iván González.

Álvaro regresó al Elche, equipo con el que debutó en Segunda con 16 años, en el mercado estival de 2013 tras pasar por Valencia Mestalla, Huracán Valencia y Mallorca, donde estuvo en el filial y el primer equipo. Su primera temporada tras su vuelta al conjunto ilicitano estuvo marcada por una grave lesión de rodilla que le tuvo lejos de los terrenos de juego prácticamente toda la Liga. Sólo pudo disputar dos partidos con el Elche y seis con el filial, y marcó un gol.

En la siguiente campaña, ya recuperado de su lesión, fue uno de los integrantes de la plantilla dirigida por Fran Escribá que menos oportunidades dispuso. Participó en 19 encuentros, sólo tres como titular, y no anotó ningún tanto.

Y en esta última temporada, marcada por el descenso administrativo del Elche a Segunda División, el atacante ilicitano ha sido uno de los futbolistas más utilizados del equipo. Jugó 40 partidos, 34 como titular, y marcó dos goles. A pesar de gozar de la total confianza de Rubén Baraja, buena parte de sus actuaciones dejaron que desear, llegando al punto de despertar numerosas críticas en la afición franjiverde por su rendimiento.

Álvaro es uno de los cuatro jugadores que finalizan su vinculación con el Elche el 30 de junio. Los otros tres son Javi Jiménez, Mandi y Hugo Álvarez. El club franjiverde quiere que el portero riojano y el medio canario formen parte de su proyecto para el próximo curso, que estará dirigido por Alberto Toril en el banquillo.

Foto: AD Alcorcón

Barajas para una liga

La temporada 2015/16 toca a su fin para el Elche CF. El próximo sábado ante el Alcorcón cerrará un ejercicio denominado de transición, pero que a la postre ha sido de gran importancia para la pervivencia del club. Lamentablemente, la plácida salvación no ha podido rematarse con el acceso al playoff de ascenso. En Diario Franjiverde hacemos un breve repaso a las que consideramos las tres fases claves de la temporada a nivel de juego.

 

Etapa inicial: salida en corto y comunión equipo-afición

INICIAL

 

Después de dos jornadas iniciales en las que el 4-4-2 presentó un doble pivote con Lolo y Pelayo, a Álvaro en banda derecha y una delantera formada por Héctor y Sergio León, llegaron Mandi y Espinosa y matizaron la propuesta franjiverde. El mediocentro asturiano fue reemplazado por el canario y el atacante ilicitano salió del once en lugar del mediapunta cedido por el Villarreal. Esto último propició algo más de juego entre líneas y, junto a la intención de sacar el balón jugado desde atrás, se perfilaba un equipo con ánimo de llevar la iniciativa y que a su vez sabía sufrir en tareas defensivas. En las acciones de estrategia, se trataba del mejor equipo de la categoría, que llegó a ocupar el segundo puesto en la clasificación.

El rasgo característico del juego ilicitano con balón se sustentaba en las bajadas de Lolo al pico del área, lo que escoraba a la pareja de centrales hacia la cal y provocaba que los laterales avanzaran metros hasta la línea central. Los centros laterales eran frecuentes y peleados por la pareja atacante, mientras que la segunda jugada tenía en Espinosa un posible receptor de calidad que aparecía por zonas centradas con cierta libertad. Por su parte, Nono era utilizado como revulsivo de manera ocasional.

 

Etapa intermedia: juego directo hacia Álvaro

INTERMEDIA

 

Lolo cayó lesionado, llegaron las dos goleadas consecutivas ante Llagostera (4-1) y Mirandés (1-4) y el equipo entró en una pequeña fase de indefinición saldada con una victoria en Almería (2-3), un empate sin goles ante el Leganés en casa y una derrota a domicilio frente al Zaragoza (2-0). Álvaro había entrado en el once en sustitución de Álex Moreno, llevando a Espinosa a la izquierda. El talaverano no debutó de inicio como mediapunta central hasta el choque frente a los maños.

Para recibir a Osasuna, el canterano franjiverde se situó por detrás de Sergio León y la apuesta salió bien. Rubén Baraja, en su empeño por no asumir muchos riesgos con la pelota, insistió en la idea, ya que el ’10’ daba a sus compañeros una salida en largo recepcionando o prolongando balones lanzados por su línea defensiva. El momentáneo concurso de Cifuentes como extremo derecho antes de su salida fue otro de los cambios que mostró el equipo.

Con este plan menos vistoso se perdió cierta conexión con la hinchada, pero al encadenar nueve jornadas sin perder, con cinco triunfos de los cuales tres fueron en casa, el Martínez Valero volvió a rugir. Una vez se acabaron los resultados, apenas quedó nada que echarse a la boca: más que las derrotas a domicilio ante Nàstic (1-0) y Oviedo (3-0), pesaron los empates en casa ante equipos en horas bajas como Huesca y Llagostera, ambos a un gol.

 

Etapa final: orden, contragolpe y descalabro

FINAL3

 

Baraja afrontaba partidos duros en estadios complicados, así que ajustó su plan: Espinosa para los tramos finales de partido, Álvaro de vuelta al costado y Héctor a trabajar para León. Lo importante, en cambio, era el bloque a baja altura esperando el robo y la rápida salida a la contra. Una vez asumido que faltaba creatividad y pólvora, se apostó más aún por el orden y la velocidad de los hombres de ataque. Es algo que se pudo ver con claridad en Leganés, Pamplona, Vitoria o Tenerife. Desgraciadamente para el Elche, no se pasó de dignos empates.

La idea se matizaba en casa, bien por necesidad de remontar o por el empuje de los espectadores. Así se consiguieron las victorias ante Zaragoza (2-1) y Lugo (2-0), que junto a la anterior y espectacular remontada en Anduva (1-2) y la friolera de ocho empates constituyeron la mayor racha de imbatibilidad de la temporada. Dos de los refuerzos de invierno, Cristaldo y Noblejas, se afianzaron como parte importante del grupo.

Cuando casi no había margen de error en la pelea por alcanzar la fase de promoción, llegó lo peor: fragilidad defensiva, sequía del ‘pichichi’ y falta de competitividad. El equipó volvió a agarrarse a la visión de Espinosa, pero ya era tarde. Todo ello desembocó en las derrotas en Córdoba y Mallorca que acabaron con las ambiciones franjiverdes.

 

Alineaciones: Share My Tactics

 

Álvaro fue suplente casi una vuelta después

Una de las novedades de la alineación del Elche ante el Córdoba fue entrada de Espinosa por Álvaro, que volvió a ser suplente casi una vuelta después. El atacante ilicitano no arrancaba un partido en el banquillo desde la jornada 19 contra el Mallorca, precisamente el próximo rival del equipo blanquiverde.

Álvaro saltó al césped del Nuevo Arcángel en el minuto 18 de la segunda mitad por Héctor, precisamente al que también sustituyó frente al cuadro balear. El ’10’ franjiverde estuvo desacertado en sus acciones ofensivas y cometió un penalti sobre Fidel en el tiempo de descuento que Florin Andone convirtió en el definitivo 3-1, sentenciando así el encuentro y dándole el golaverage particular a los andaluces.

El ilicitano es uno de los jugadores de la plantilla del Elche que más minutos acumula esta temporada. Ha disputado 36 de los 39 encuentros de Liga, 31 como titular, y ha marcado dos goles, el último el pasado mes de enero contra el Real Valladolid. Álvaro no se queda sin vestirse de corto desde la jornada 22 ante el Bilbao Athletic, al ser baja por acumulación de amarillas.

El acorazado de Baraja

A falta de nueve jornadas para la conclusión del campeonato regular, da la sensación de que al Elche de Baraja le funciona ceder la iniciativa al contrario. Con un estilo regido por el orden defensivo y los ataques rápidos, los franjiverdes acumulan seis jornadas sin perder y presentan puntuación de puestos de playoff. El actual octavo clasificado pudo optar a manejar con solvencia otros registros en su día, pero eso parece haber quedado atrás.

En el inicio de temporada, la llegada de los Espinosa, Ilie y Nono daban a entender que el conjunto ilicitano se construiría en torno a la posesión del balón.  Además, en los laterales contaba con el buen toque de Álex Martínez y las galopadas de Cifuentes, a la vez que veíamos a Lolo bajar a iniciar las jugadas, abriendo a los centrales e intentando rasear el balón. Por si fuera poco, la figura del delantero rematador de área Nikos Vergos completaba la paleta de opciones enfocadas a esa propuesta.

Los riesgos asumidos costaron, tras un buen inicio, un 1-4 ante el Llagostera y un 4-1 ante el Mirandés consecutivos. El golpe hizo que ‘El Pipo’ retocara varios mecanismos, pero más allá de este hecho cuesta categorizar acerca de si el conservadurismo actual es fruto de su gusto por dicho estilo o es el rendimiento de sus futbolistas lo que le ha llevado a ello. Lo cierto es que su relación con el talento, sin valorar el grado de culpa de unos y otros, es mejorable hasta la fecha.

Nono defraudó en el día a día y salió rumbo a Segunda B, mientras que Cifu hizo las maletas a Málaga para subir un escalón en su carrera (el tiempo dirá si acertó). Vergos tampoco ha convencido a su míster, razón por la cual acumula semanas fuera de las listas de convocados.

A su vez, Ilie y Espinosa no han rendido como se esperaba a pesar de disfrutar de muchos minutos. El catalán no se ha asentado en el doble pivote y el talaverano sigue sin ver puerta y va sumando suplencias en la segunda vuelta a pesar de su pase entre líneas.

Sin embargo, jugadores como Mandi y Álvaro pronto se instalaron en las alineaciones, dándole al equipo un estilo más directo y batallador. Los balones largos, las defensas organizadas en campo propio y los contraataques a pocos toques comenzaron a ser más frecuentes.

La llegada de Eldin en invierno, otro fichaje asociativo, tampoco ha dado el resultado esperado. Tanto es así que no viajó a Pamplona para enfrentarse a Osasuna. El mediapunta salió enfadado del campo en el último partido en casa ante Zaragoza tras jugar los llamados «minutos de la basura».

Por lo tanto, la tónica observada en el último tramo liguero dictaminará si el Elche puntúa lo suficiente como para alcanzar los playoff o se queda con el premio menor de la permanencia. Ni la presión, ni la ambición, ni la falta de ellas será tan importante como jugar a lo que mejor sepan los jugadores que están en el barco del entrenador.

Álvaro: «¿Por qué no soñar con la promoción?»

El vestuario del Elche se ha soltado la melena y ya nadie disimula que el nuevo objetivo es la promoción de ascenso. Álvaro Giménez, uno de los fijos para Rubén Baraja, ha vuelto a dejar claro que, pese a lo exigente del calendario, el equipo tiene «ilusión» por coronar la temporada a lo grande. «Después de haber conseguido el principal objetivo (la permanencia), ¿por qué no soñar?», se pregunta el ilicitano.

Y es que Álvaro ve al Elche con «opciones» reales de luchar por un reto «bonito como el play-off», por lo que garantiza que el equipo afrontará cada jornada con «ilusión para intentar conseguirlo«. «En mi cabeza está ir con tranquilidad y pensar partido a partido, pero si seguimos siendo constantes nos podemos ganar el jugar el play-off,”, explicó Álvaro, quien afirmó que el Elche ha llegado a esta fase del campeonato en un buen estado de forma, pero «con los pies en el suelo».

Una de las ventajas del Elche en este tramo final de la temporada es que llega sin las urgencias de otros equipos, diseñados sí o sí para ascender. «El Elche se diseñó para mantenerse después de todo lo que pasó en verano», recuerda Álvaro, quien puso como ejemplo de la máxima exigencia a equipos como Osasuna y Zaragoza. «Tenemos ganas e ilusión y veremos dónde vamos a llegar», añade Álvaro, quien señala que tener que enfrentarse a varios rivales directos en este tramo final puede allanar el camino del Elche.

Álvaro asegura que en el vestuario no se descarta, ni siquiera, la lucha por una plaza de ascenso directo, un premio que calificó como «fenomenal«, aunque recuerda que ya solo disponer de la posibilidad real de entrar en el play-off es un objetivo que «nadie esperaba«. «Nadie de la gente de Elche se la jugaba porque íbamos a estar así», apunta.

El delantero no ve, al contrario de lo que ha sucedido en otras temporadas, a ningún equipo ejerciendo el papel de dominador de la categoría, por lo que pronostica que la pelea por el ascenso y la promoción no se decidirá «hasta el final». 

Asignatura pendiente

El atacante ilicitano ha reconocido que su «asignatura pendiente» durante la temporada es la falta de gol, ya que pese a haber jugado casi todos los partidos solo ha anotado dos tantos, aunque afirma que seguirá buscándolo «porque al final llega si eres constante y trabajas».

Álvaro está satisfecho del rol que está desempeñando en el Elche y se siente respaldado por la afición más allá de algún pitido en algún momento concreto de los partidos. «Si eres constante te lo agradece. Siempre he estado tranquilo, aunque hay opiniones para todo», señala el ilicitano, quien aparca cualquier negociación para su continuidad en el club hasta que acabe la temporada. «Creo que están contentos conmigo, pero ya hablaremos«, apostilla.

El delantero pronostica un partido «muy complicado» la próxima jornada ante Osasuna, ya que recordó que se trata de un rival que «también está arriba, se está jugando mucho y juega en su campo». «Nosotros vamos a salir a ganar, a estar fuertes atrás y a hacer un buen partido en ataque», añade.

Álvaro confió en que el Elche pueda contar en Pamplona con Sergio León, duda por una lesión en el hombro, y se mostró convencido de que el resto de los jugadores de ataque acabarán por aportar su dosis goleadora al equipo.  «Lo que importa es ganar, haga quien haga los goles», sentencia el ilicitano.

Álvaro: «Nunca damos el paso»

Otra vez con la miel en los labios. Otra vez el cuento de la lechera. Otra vez pasa el tren y el Elche se queda mirando. El equipo de Baraja desperdició ante el Almería una nueva oportunidad que no se sabe si volverá de subirse al tren de cabeza y presentar candidatura a la promoción de ascenso. La grada lo sabe, por eso pidió algo más a su equipo. Y parte del vestuario, también. Así lo reconoció tras el partido Álvaro Giménez, quien lamenta que el Elche «nunca dé el paso» para engancharse al ascenso cuando está a dos o tres puntos de la zona noble.

«Es cierto que cuando estamos a dos o tres puntos nunca damos el paso«, admite el ilicitano, quien recuerda que, pese a todo, aún quedan muchas jornadas por delante, por lo que abogó por seguir peleando y pensar ya en la próxima jornada, en la que su equipo visitará al líder Leganés. El jugador, no obstante, evita marcar otro reto al equipo que el ir «partido a partido» para sumar el mayor número de puntos posibles. «Y si al final nos metemos, eso que nos llevamos«, afirma en alusión a las eliminatorias por el ascenso.

Álvaro se mostró comprensivo con la afición ilicitana, que durante varias fases del partido ante el Almería mostró su malestar con el juego del Elche. «Nos pita porque quiere más y nosotros intentamos ir hacia adelante, pero los rivales también juegan y a veces no se puede», señala el atacante. «La afición tiene derecho a no estar contenta con el equipo. No nos queda otra que seguir trabajando», añade Álvaro, para quien el Elche, pese a todo, hizo un «partido bueno».

«Sabíamos que el Almería se jugaba mucho y ha venido a defenderse. El punto es bueno», argumenta Álvaro, quien apunta que el Elche intentó jugar a la contra para buscar un gol «que no ha llegado». El delantero justificó el colapso que sufrió su equipo en los últimos minutos, en los que pese a contar con superioridad numérica fue incapaz de asustar al rival. «Si con 11 ya estaban muy metidos atrás, con 10 aún más», explica.

Espinosa toca fondo

Javier Espinosa pasa por su peor momento de la temporada. El talentoso centrocampista no inició el partido ante el Real Oviedo como titular tras ser sustituido en el descanso la semana anterior. Llamado a ser un pilar del proyecto, el talaverano es hoy uno más que debe pelear por un hueco en el once de Rubén Baraja.

El equipo lo nota. Se trata de un jugador que debutó en la jornada 2, haciendo entrada en el césped en el segundo tiempo, y que desde entonces solo se había caído del equipo inicial en una jornada. Fue poco después, en la visita al Huesca de la quinta fecha liguera, en la que el equipo se impuso al contragolpe por un cómodo 1-3.

Por otro lado, cabe apuntar que el futbolista propiedad del Villarreal no ha dado lo que se espera de él. Su incidencia en el marcador se queda corta y muestra intermitencia en su juego, llegando a dar la sensación de estar desaparecido en buena parte de las últimas jornadas.

El sistema de juego, una piedra en el camino

Si bien es justo atribuirle responsabilidades al mediapunta de su discreto rendimiento, hay que apuntar que el sistema de juego del actual Elche CF no le beneficia. Espinosa ha venido actuando por un costado del campo desde su llegada, salvo puntuales momentos en los que ha podido actuar por detrás de Sergio León, su lugar predilecto.

Tras las dos goleadas encajadas ante Llagostera y Mirandés en la primera vuelta, Baraja varió el estilo de juego en favor del juego directo hacia Álvaro, que ocupa dicha zona para propiciar segundas jugadas y arriesgar menos las posesiones de balón. El preparador vallisoletano, que pensó en el ’20’ como piedra angular de su proyecto, ha contribuido a ensombrecer su figura. Espinosa ha sido más bien un verso suelto dentro de un equipo que ha adquirido ciertas reservas en su juego. La llegada de jugadores como Franco Cristaldo o Eldin Hadzic, unido a un posible nuevo giro en la propuesta futbolística dados los malos resultados cosechados últimamente, son la llave para que el joven ex canterano del Barcelona gane protagonismo vestido de franjiverde.

Los mártires de un desencuentro

No cabe duda de que gran parte de la afición franjiverde espera un paso adelante de su equipo. El Martínez Valero ha vivido dos empates consecutivos presenciando un juego irregular y se lo ha hecho saber a Rubén Baraja, que en rueda de prensa mostró su malestar por los silbidos dedicados a algunos de sus futbolistas.

El más pitado, desde el 0-1 hasta el arreón del tramo final de partido, fue Álvaro. El ilicitano está haciendo una temporada digna, trabajando en favor del equipo, de su compañero Sergio León, mostrándose móvil y siendo la principal salida del equipo vía juego directo, en la que suelen buscar sus prolongaciones por alto. Sin embargo, su falta de gol y cierto desacierto técnico cabrea a los seguidores, que ve cómo otros jugadores gozan de menos oportunidades.

Si se pone en contexto el rendimiento de Álvaro en relación a la calidad y las prestaciones que se le presuponen respecto a otros compañeros, su temporada es de aprobado. Sin embargo, y a pesar del esfuerzo, su concurso forma parte de un plan que no casa con un amplio sector de la afición, que tras el descenso administrativo anda sedienta de alegrías. La ausencia de Espinosa sobre el césped al comienzo de la segunda mitad, a pesar de no pasar por su mejor momento, disgustó al respetable.

Las irregulares primeras partes que viene haciendo el Elche también generan disconformidad en la grada. A pesar de que Baraja dice querer tener el balón e intentar dominar cada partido, hay decisiones que dejan patente el gran respeto que el técnico le tiene a la categoría. La apuesta del discutido ’10’ y del doble pivote Pelayo-Mandi son algunas de ellas, a la par que la no inclusión en el once de jugadores talentosos que vienen intentando arreglar errores durante los tramos finales de encuentro.

Las decisiones sorprendentes en defensa -inclusión de Ilie como central, constantes suplencias de Isidoro- o la falta de oportunidades de Nikos Vergos son otros aspectos que tienen frustrada a una parroquia que no parece conformarse con la permanencia a estas alturas de temporada.

Sin embargo, el fútbol, a menudo tan cambiante, suele presentar el reverso de la moneda. El míster vallisoletano explicó la alineación de Lolo e Ilie en el centro de la zaga en rueda de prensa aludiendo a la «falta de velocidad de Arruabarrena y Camacho«, los hombres centrados del ataque oscense, priorizando que ambos darían una «mejor salida de balón». Por otro lado, la dupla Mandi-Pelayo, que últimamente se muestra errática, debutó de inicio en el 2-0 propinado al Alcorcón, una de las actuaciones más sólidas del Elche como local.

Así están las cosas entre el míster y el aficionado. El primero tiene un plan y un listón de exigencia determinado que, cuando los resultados fallan, le sabe a poco al segundo, quien parece preferir un giro en los acontecimientos y utilizar a algunos de los ahora revulsivos como cartas de peso en la propuesta inicial.

Álvaro se ofrece como ‘9’

Álvaro Giménez se reivindica. El delantero ilicitano no es muy dado a levantar la voz en la sala de prensa, pero este jueves no ha tenido reparos en ofrecerse como delantero centro para el partido de Tarragona ante la ausencia por sanción de Sergio León. El jugador, además, ha dicho que en ocasiones se está siendo injusto con él, ya que no se valora su trabajo en el campo. «No es fácil ser de aquí y que te critiquen, porque eso en el campo se nota y se escucha. Y más cuando eres de Elche», ha señalado Álvaro.

El atacante ilicitano valora la ausencia ante el Nàstic de su compañero Sergio León como una oportunidad para reclamar el puesto de ‘9’, una posición en la que se siente cómodo, ya que se ha definido como «un goleador«. «Sergio es importante, pero tenemos gente de sobra para suplir su baja. Jugando más arriba puedo tener más opciones de marcar porque eres la referencia y están dentro del área, pero ya se sabe que las rachas de goles vienen cuando quieren», ha argumentado el delantero, quien ha anotado dos tantos en la Liga.

Álvaro se ve como «una opción» para sustituir a León, si bien admite que también lo son sus compañeros Eldin, Vergos y Héctor. «Mi verdadero puesto es delantero o media punta, que es donde más cómodo me siento. Si me toca jugar arriba intentaré dar el máximo nivel», ha dicho el canterano, quien aclara que en ningún caso supondrá una decepción no ser el elegido por Baraja para ser el referente ofensivo.

El jugador admitió que esta temporada tiene cosas que demostrar «porque no he dado el máximo nivel»  y valoró como positivo el aumento de la competencia en ataque tras el mercado de invierno «porque eso sube el nivel del equipo». En cuanto a si se está siendo justo con su trabajo, Álvaro cree que no. «Me dejo el alma en cada partido. Me salgan bien o mal las cosas lo que queda es el trabajo«, explica el ilicitano.

El delantero ha negado que su polivalencia para jugar en todo el frente de ataque haya sido contraproducente en su carrera, ya que explica que si bien no ha jugado «donde puedo hacerlo mejor», a la larga la ha permitido «jugar en otras posiciones y tener más alternativas».

Álvaro no quiso enfocar al ascenso hasta que el Elche no logre sumar «los 50 puntos» y calificó como «complicado» el partido ante el Nàstic, ya que indicó que se trata de un rival «con un gran potencial que también se ha reforzado«. «Estamos muy bien, nueve semanas sin perder. Y vamos por el buen camino. Si seguimos así tendremos opciones hasta el final, pero lo principal es seguir en Segunda«, ha finalizado.

Pocos goleadores, buena puntuación

Que hay ‘León-dependencia’ en el Elche CF 2015/16 lo sabemos desde hace muchas semanas, pero nada como constatarlo con datos. Aquí, uno más que refleja que el ‘pichichi’ acapara el apartado goleador en un equipo que, por otro lado, le está dando relativa rentabilidad a su ratio de goles a favor/en contra.

Los goles ligueros del conjunto de Rubén Baraja se han repartido entre siete jugadores en esta primera vuelta: Armando (3), Ilie (1), Álvaro (2), Álex Moreno (1), Héctor (1), Vergos (2) y Sergio León (12). Sólo Llagostera y Bilbao Athletic, con seis y cinco firmas distintas respectivamente, se encuentran por debajo en esta estadística. Ambos se reparten los dos últimos puestos de la clasificación de la Liga Adelante.

Pero el apunte en cuestión no refleja necesariamente un mal bagaje en la competición. Un ejemplo es el propio Elche, instalado con cierta comodidad en la mitad superior de la tabla, o el Real Oviedo, que ha repartido sus tantos entre el mismo número de futbolistas y se encuentra tercero en la carrera por el ascenso. Cabe apuntar que los azulones han visto puerta en siete ocasiones más que los franjiverdes.

Alavés y Leganés son los equipos que más distribuyen la autoría goleadora, con doce jugadores por equipo. Los máximos goleadores de la categoría, Mirandés y Numancia con 30, han contado con la contribución de cara a puerta de diez de sus activos. Quizá los refuerzos invernales de la entidad ilicitana aumenten su particular registro colectivo.