Entradas

El Elche vendió el 40% de los derechos de Botía a Olympiacos por cerca de 60.000 euros

El Elche percibió el ingreso de cerca de 60.000 euros por la venta del 40% de los derechos de Botía a Olympiacos, club en el que juega el central murciano tras dejar el equipo franjiverde hace tres temporadas. La operación, que contó con el visto bueno del administrador concursal de la entidad ilicitana, Carlos Pérez Pomares, se realizó a finales del mes de agosto. La compra a Doyen Sports, la agencia de representación del jugador, del citado porcentaje se realizó en el verano de 2013 y se cifró en un millón de euros, que nunca llegó a abonarse. Dicha agencia es uno de los acreedores del Elche que aceptó canjear su deuda por acciones.

El club franjiverde tomó esta decisión ante el riesgo de quedarse sin percibir ninguna cantidad si el futbolista finalizaba su vinculación con Olympiacos, con el que tiene contrato hasta el año 2018. No obstante, según informa el medio griego Sport FM, la intención del conjunto de El Pireo es proponerle una oferta de renovación.

Botía jugó en el Elche cedido por el Sevilla en la temporada 2013/2014, siendo uno de los hombres importantes del cuadro dirigido por Fran Escribá, que consiguió la permanencia en Primera División en la penúltima jornada tras empatar a cero ante el Barcelona. Disputó 35 partidos, 33 de Liga y 2 de Copa, y no marcó ningún gol.

El conjunto ilicitano, en aquel momento recién ascendido a la máxima categoría del fútbol nacional, hizo un esfuerzo económico muy importante para contar con los servicios del zaguero de Alquerías. Además de la adquisición de buena parte de sus derechos, se hizo cargo de la totalidad de su ficha, fijada en 850.000 euros.

Cabe destacar que Soccer Business Sports SL, empresa dedicada al asesoramiento, promoción y gestión de contratos e imagen de deportistas profesionales, presentó una demanda contra el Elche en septiembre de 2014 por el impago de 182.000 euros derivados de los servicios prestados por dicha empresa en la transferencia temporal de los derechos federativos de Botía.

Manu del Moral, Stevanovic y Rubén Pérez también fueron jugadores pertenecientes a Doyen Sports que defendieron los intereses del Elche esa misma campaña, todos ellos a préstamo, los dos primeros por el Sevilla, como Botía, y el último por el Atlético de Madrid.

El consejo ofrece a los acreedores una quita del 65% o cambio de deuda por acciones

El consejo de administración del Elche ha presentado este miércoles en el Juzgado de lo Mercantil de Alicante una propuesta de convenio para el concurso de acreedores con una quita del 65 % a pagar en diez años, con dos de carencia, o la posibilidad de cambiar el 100% de la deuda por acciones, según ha informado la entidad en un comunicado, que vio la luz justo en el momento en el que el equipo iniciaba su partido en Huesca,

La propuesta del consejo, que debe ser ratificada por la junta de acreedores, contempla el total del pasivo de la entidad, que asciende a la cantidad de 40.094.167 euros. Esta deuda, según explica la entidad, se estructura en un pasivo ordinario, privilegiado y subordinado. En el caso de la deuda ordinaria, cifrada en 24.382,468 euros, los acreedores podrán capitalizar su deuda al cien por cien por acciones a su valor actual (3,20 euros), o bien acogerse al pago a diez años, con una carencia de dos y quita del 65%. Para la capitalización de la entidad, el consejo propone, además, una ampliación de capital mínima de 10.689.438 euros.

El pasivo privilegiado, según ha explicado el club en la nota, asciende a 13.582.984 euros y hace referencia a los acreedores que, por relevancia pública, requieren un tratamiento especializado. Así, la deuda con la Agencia Estatal de Administración Tributaria, que asciende a 9.331.181 euros, se abonará en un plazo de ocho años con un pago inicial del 10% al contado, mientras que los demás casos de deuda privilegiada se negociarán de forma individual.

Por último, la deuda subordinada, que asciende a 1.930.222 euros, y será atendida, según el consejo, con posterioridad a los anteriores. Con esta propuesta, el consejo, según señala el comunicado, considera que se establecen «las condiciones adecuadas para zanjar la deuda de la sociedad, sanear su situación financiera y garantizar su futuro». 

Texto íntegro del comunicado:

comunicado elche

 

 

Visto para sentencia

Compás de espera en el Elche. Juan Pascual, secretario general del Elche, ha confirmado este martes que el consejo ya ha presentado su informe para que el juez desestime la solicitud presentada por el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) de declarar concurso de acreedores necesario en la Fundación del Elche, máxima accionista de la entidad. El mandatario del Elche ha aprovechado su comparecencia ante los medios para aclarar varias cuestiones relacionadas con el IVF y reprochar a la entidad valenciana que haya actuado de forma unilateral sin tener en cuenta la opinión del club.

Entiende el dirigente franjiverde que hay «razones más que suficientes» para que la Fundación no entre en concurso necesario, apoyándose sobre todo en la «no existencia de pluralidad de acreedores«. «El único acreedor es el IVF. No hay otro. Hay soluciones para cobrar pero si no las quiere seguirá como acreedor de mora», explica Pascual, quien confía en que el juez desestime la solicitud de concurso necesario para que la Fundación pueda volver a una «normalidad de la que nunca debió salir».

«Hay que volver al diálogo con el IVF. La entrada de un inversor es necesaria y posible, pero solo ocurrirá cuando esté todo ordenado. Será cuestión de pocos meses, entre cuatro y seis. No entendimos por qué había que precipitar la situación y crear un revuelo totalmente innecesario», ha dicho Pascual en alusión a la actuación de la institución que preside Manuel Illueca.

El dirigente niega estar «torpedeando» el proceso de venta de la entidad, tal y como deslizó Pascual, y aboga por regresar al «diálogo para buscar un punto de encuentro». «Si después de una reunión y sin avisar se presenta un concurso necesario el problema no está en el Elche«,ha denunciado el secretario general del Elche, quien ha negado que amenazara al IVF con solicitar un proceso concursal voluntario para la Fundación.

Pascual ha justificado ese plazo de tiempo solicitado al IVF de entre cuatro y seis meses «para tomar conciencia de la situación real del Elche y de su viabilidad» y como muestra de la buena voluntad del consejo para vender el club ha desvelado que se ofreció como interlocutor ante posibles ofertas.

«Nos hemos ofrecido, en cuanto haya un inversor, a dialogar con él, pero el IVF nos ha dicho que no hay ofertas concretas, solo algunas llamadas mostrando interés», ha explicado Pascual, quien ha negado tener una mala relación personal con Illueca. «No es así, pero esto no es Pascual contra Illueca sino el Elche y el IVF», ha puntualizado.

El secretario general del Elche también ha rechazado que el consejo tenga prisa por salir del concurso de acreedores, algo que contradice lo que sí han apuntado otros dirigentes. «La lógica dice que tan pronto como se pueda hay que salir porque un concurso limita la capacidad de gestión. Cuando seas capaz de ordenar la deuda, generar recursos y puedas atender a los pagos hay que salir cuanto antes», ha argumentando.

Por último, Pascual anunció una próxima reunión del consejo antes de las vacaciones de Semana Santa en la que se abordará, casi con total seguridad, retirar las alegaciones presentadas por el consejo en lo relacionado a la calificación de la deuda con la firma Los Serranos, tal y como adelantó César Nohales en la última junta de accionistas.

RECF pide al Consejo que proponga a los acreedores una quita del 85%

La asociación Regeneración Elche CF (RECF), colectivo que aglutina a un grupo de empresarios y a pequeños accionistas del club, ha solicitado al consejo de administración, tras analizar el informe del Administrador Concursal, que proponga una quita próxima al 85% a los acreedores de la sociedad.

Regeneración admite que una reducción en el pago de la deuda de esta magnitud puede no ser bien recibida por los acreedores, “pero es mejor que llevar al Elche C.F. a su liquidación y posterior extinción”.

“Los miembros del Consejo de Administración deben demostrar su capacidad y valía para tomar y mantener posiciones difíciles, pero necesarias para salvaguardar el futuro de un club casi centenario”, señala en su escrito Regeneración.

El colectivo no cree conveniente, tal y como es la intención del consejo, una quita reducida, próxima al 50%, ya que considera que se lograría el beneplácito de los acreedores, pero también tendría efectos negativos, “porque implicaría la salida del club del Administrador Concursal y condenaría al club a hacer frente a unos pagos elevados en los próximos años”.

También pide al Consejo “un punto de equilibrio entre hacer frente a los compromisos con los acreedores y facilitar la solvencia y estabilidad económica futura de la entidad”.

“Su prioridad es buscar la mejor solución para el Elche, pero es más complicado aprobar dicho convenio si algunos de los consejeros son a la vez trabajadores o representantes de entidades acreedoras”, argumenta Regeneración.

“El Consejo de Administración debe asumir una visión del club a largo plazo, no caer en la tentación de medidas cómodas y fáciles de adoptar a corto plazo, máxime cuando algunos de sus responsables asumen que su estancia en el club será breve”, argumenta en su escrito el grupo de pequeños accionistas, que representa el 4% de los valores de la entidad.

El colectivo señala como ejemplo lo sucedido con el Real Club Deportivo Celta de Vigo, Levante o Rayo Vallecano, clubes que recuerda lograron salir con éxito deportivo, social y económico de este proceso.

Comunicado íntegro de Regeneración ECF:

RECF quiere garantizar el futuro del Elche C.F. con la negociación del convenio de acreedores

Regeneración Elche CF (RECF) tiene como objetivo que el Consejo de Administración sea capaz de encontrar un acuerdo beneficioso para asegurar el futuro del club franjiverde. Por lo que, tras analizar el informe del Administrador Concursal, RECF considera que un acuerdo óptimo del convenio parte de una elevada quita, entorno al 85%, como así ha ocurrido en casos como en el del Real Club Deportivo Celta de Vigo que compite en Primera División de la Liga Nacional.

Una vez presentado el informe del Administrador Concursal y pendientes de que algún acreedor pueda presentar alegaciones, se aproxima la fecha para que el Consejo de Administración presente una propuesta para alcanzar un buen convenio que deberá ser aprobada por los acreedores. Esta fase es importante para el Elche C.F., ya que este convenio comprometerá el futuro económico del club. En él se fijan las cantidades a pagar, los acreedores asumen la pérdida de una parte de las deudas reconocidas (quita), el plazo y las condiciones para hacerlo.

El Administrador Concursal indica en las conclusiones de su informe que “Para que el convenio fuese aprobado por los acreedores y para que se pudiese afrontar su cumplimiento en condiciones de normalidad, el convenio habría de contemplar una importante quita de la deuda, y un plazo de espera para el pago lo suficientemente amplio…”. Los acreedores pueden estar en desacuerdo con esta afirmación, pero esto es mejor que llevar al Elche C.F. a su liquidación y posterior extinción, y dilapidar la posibilidad de seguir haciendo negocio con una institución que ha demostrado que, con los gestores adecuados, podría estar entre los grandes del fútbol español. Los miembros del Consejo de Administración deben demostrar su capacidad y valía para tomar y mantener posiciones difíciles, pero necesarias para salvaguardar el futuro de un club casi centenario.

El establecimiento de una quita reducida y un corto periodo de pago es una forma fácil de obtener el beneplácito de los acreedores, pero implicaría la salida del club del AC como interventor y controlador de los pagos, como ocurre en estos momentos. Al mismo tiempo, condenaría al club a hacer frente a unos pagos elevados en los próximos años. La solvencia y propia existencia del Elche quedaría pendiente de un hilo con los escasos recursos disponibles en Segunda División que han de ser utilizados, principalmente, en atender el convenio suscrito.

El Consejo de Administración deberá liderar un proceso de negociación que lleve a la consecución de un punto de equilibrio entre hacer frente a los compromisos con los acreedores y facilitar la solvencia y estabilidad económica futura de la entidad. Su prioridad es buscar la mejor solución para el Elche C.F., pero es más complicado aprobar dicho convenio si algunos de los consejeros son a la vez trabajadores o representantes de entidades acreedoras. ¿Mirarán por el bien del Elche CF o lo harán por las empresas para las que trabajan o a las que representan?

Sin embargo, con la última reforma de la Ley Concursal, si una mayoría cualificada de los acreedores acepta, las quitas pueden ser por cualquier porcentaje de la deuda reconocida y el plazo para pagar se puede aumentar por un largo periodo de tiempo. El establecimiento de una quita sensiblemente menor sólo resulta viable si el club milita en 1ª División, escenario este que todos desean pero que no debe ser considerado a corto plazo.

Equipos como el Celta, Levante, Rayo y Betis, entre otros, son claros ejemplos de clubs que han sabido negociar y establecer convenios adecuados que les han permitido acometer proyectos deportivos exitosos y garantía de un futuro económico. Sin embargo, todo pasa por la consecución de un equipo sólidamente asentado en 2ª División y con altas opciones a competir en la división de oro.

La Asociación RECF considera que estas medidas son posibles en un adecuado proceso de negociación y que no son difíciles de implementar si el club se gestiona de una manera honrada y profesional. El Consejo de Administración debe asumir una visión del club a largo plazo, no caer en la tentación de medidas cómodas y fáciles de adoptar a corto plazo, máxime cuando algunos de sus responsables asumen que su estancia en el club será breve. Debemos eliminar de una vez por todas las gestiones cortoplacistas y que sólo buscan la notoriedad de las personas, dejando el futuro del club en manos del siguiente.

El Elche C.F. se merece un futuro mejor y, sobre todo, una estabilidad económica que permita a sus socios y aficionados alegrarse y preocuparse sólo de aspectos deportivos que no tendrán por qué afectar a la existencia futura de su club.

Foto: Regeneración ECF

Una deuda de 38 ‘kilos’

Banner-Publi-DF-001

La próxima junta general de accionistas que tendrá lugar el 22 de diciembre se avecina movida. El consejo de administración del Elche tendrá que desmenuzar el porqué del aumento de la deuda que se va hasta los 38.825.653’92 euros, de los cuales cerca de los 31 (30.977.304’30) son a corto plazo, mientras que el resto (7.848.349’62) son a largo. Dentro de este elenco de números que la directiva franjiverde pondrá en conocimiento de sus accionistas destacan el aumento de las deudas con la Seguridad Social y Hacienda, que pasa de 4.906.531’69 a 8.870.892’35, y con los acreedores a corto plazo, que casi se multiplica por 10 al pasar de 1.357.720’47 a 10.417.212’40.

En los datos que maneja el club franjiverde se establece que el gasto de la plantilla de la temporada 2013/2014 y de su cuerpo técnico fue de 17.183.000 euros y la del Ilicitano de 1.137.000. Mención aparte merece los gastos de empleados, que han pasado de 900.000 euros en la temporada del ascenso a los 2.640.000. Dentro de los ingresos que percibió el club ilicitano el año anterior destacan los ingresos por televisiones de 17. 883.864’67, la campaña de abonos que dejó en la tesorería uno 2.715.440 pese a contar con la promoción por el ascenso y, sobre todo, la salida de Carlos ‘La Roca’ Sánchez, que arrojó unos 6 ‘kilos‘, y la venta del 50% de los derechos de Cristian Herrera, valorados en 650.000 euros.

El club franjiverde se hizo con el 40% de los derechos económicos de Alberto Botía con un pago de 1.000.000 de euros, de los cuales no pudo sacar tajada alguna con el traspaso del central murciano al Olympiacos, ya que los franjiverde no hicieron frente al pago. En este sentido, de la venta de Jorge Molina al Betis siguen estando pendientes 670.155 euros.

Las cifras han cambiado drasticamente esta temporada en Primera División, ya que lejos queda el superávit presentado en la última junta general de accionistas cifrado en 7.556.000, que ha pasado a convertirse en un déficit de 8.350.442’11 euros. El crédito concedido por el fondo de inversión de origen extranjero es el balón de oxígeno al que se agarra la directiva para hacer frente a las acuciantes deudas, que serán reestructuradas a largo plazo.