A Sory le salen las cuentas

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

10 goles en 1374 minutos. Una diana cada 137’4 minutos (partido y medio). Es el promedio anotador de un Sory Kaba que parece haber renacido de cara al playoff, tras varios meses en los que no encontraba ni las mejores sensaciones ni lo que siempre quiere un ‘9’, el gol.

Con su doblete al Valencia Mestalla, Sory alcanza a Nino en la segunda posición de los goleadores franjiverdes en Liga esta campaña. Sólo tienen por delante a Benja, con una docena de dianas. Se presenta una bonita batalla entre los tres para llevarse este reconocimiento individual.

En relación minutos-goles, Sory mejora a sus dos compañeros. Benja marca cada 160 minutos (12 goles en 1921) y Nino lo hace cada 206,6 (10 tantos en 2066 minutos). El guineano está aprendiendo rápido de dos delanteros con más veteranía y conocimientos que él, pero no se quiere rezagar a la hora de la verdad en la pelea por la titularidad. Pacheta le ha dado confianza en los dos últimos partidos a domicilio y ha respondido con tres dianas.

Seguros AXA

Promedio de pichichi

27 partidos jugados en Liga (de 35 posibles), 13 como titular y sólo 7 completos. Sory, de hecho, sólo ha jugado un choque entero desde que sufrió una lesión en la jornada 13: completó los 90 minutos frente al Atlético Baleares en la jornada 25. En la segunda vuelta sólo ha sido cuatro veces titular, siempre fuera de casa. En el Martínez Valero no sale de inicio desde la jornada 12 frente al Ebro, en noviembre.

El promedio goleador de Sory resalta no sólo al compararlo con el de sus actuales compañeros. También al hacerlo con notables goleadores recientes del club. Por ejemplo, mejora al pichichi Sergio León (un gol cada 159 minutos), al de Nino en su temporada más productiva como franjiverde (un gol cada 157 minutos) o al de Jonathas (un gol cada 216 minutos). Por delante quedarían el otro pichichi reciente, Jorge Molina (un gol cada 123 minutos) o el excelente recuerdo en poco tiempo de Frankowski (un gol cada 124 minutos).

Foto: Francisco Maciá.

Compartir esta entrada: