Silencio en la sala, habla Fran Escribá

Ivan Obrador | 18/07/2013 00:00 @ivanobrador

OPINIÓN. Hace unos días el míster, Fran Escribá, realizó en rueda de prensa una crítica clara, pero constructiva a los dirigentes del Club a razón de la planificación deportiva de este año. Según sus palabras, ésta “se podía haber hecho mejor”, lamentando así lo mucho que está tardando la Comisión Deportiva en traerle los refuerzos necesarios y hacer un equipo de garantías para competir en Primera División. Escribá, el año pasado, se metió a la inmensa mayoría de aficionados en el bolsillo, y no solo por haber sido el entrenador artífice del ansiado ascenso, sino por haber sabido gestionar un vestuario que desde tiempos inmemoriales ha sido complicado por los personalismos de unos y otros; por haber actuado y trabajado siempre desde la discreción, la cordura y la elegancia, y por haber dado un plus de calidad técnica y deportiva al equipo que hace tiempo no se veía. Su renovación estaba en el aire, pero al final aceptó el reto, y hoy por hoy tenemos la suerte de seguir contando como entrenador al que dicen fue el artífice de la UEFA y la Supercopa del Atleti, o de la Liga del Benfica, ya que muchos piensan que esos éxitos fueron más obra de él, que de Quique Sánchez Flores. Y es que le pese a quien le pese, sus palabras están cargadas de razón, y a veces para que a uno le hagan caso tiene que decir las cosas en alto y en público.

Hasta hace apenas dos semanas no empezaron a llegar los primeros refuerzos (Manu del Moral, Stevanovic, Lombán, Toño, Sapunaru y ahora Rubén Perez). Y eso que el Elche está ascendido desde mediados de mayo (hace dos meses), y virtualmente unas semanas más incluso. ¿Es fácil fichar en Segunda, pero no en Primera? ¿Cuántos jugadores hay dispuestos a recalar en un equipo de Primera División? ¿Faltaban nombres y candidatos para ser fichados? ¿Por qué ha habido de tardar tanto con una Comisión Deportiva de más de tres personas?

Tras esas palabras, el presidente José Sepulcre, no ha tardado en salir al paso para dejar claro quién manda en el Club y cómo se hacen las cosas. Escribá no decide quién viene, lo decide el Club, pero es que el míster no ha dicho lo contrario. Él sugiere las posiciones que necesitan ser reforzadas, y las características y tipo de jugadores que le encajan. Que el presidente diga que está contento con la Comisión Deportiva es entendible porque por el momento los refuerzos parecen de garantías, pero ¿se está trabajando a buen ritmo? El poco ritmo es algo que venimos denunciando hace tiempo. Y es que las prisas son malas consejeras, pero empezar a preparar la temporada en peores condiciones que el resto de equipos también es contraproducente. Asimismo, el entrenador franjiverde ha destacado la labor del recién incorporado, Antonio Prieto, como secretario técnico. El presidente considera que no hay que poner medallas a nadie, pero no creo que esas palabras sean medallas. Escribá no es de ésos de ir poniendo condecoraciones, pero sí es una forma de decir que esa persona debería marcar el ritmo de trabajo, que a su juicio, es el apropiado. No olvidemos que Prieto tiene dilatada experiencia en planificación de equipos en Primera División, y si se le trajo, será por algo.

En definitiva, Fran Escribá se ha ganado por sus logros y su forma de trabajar, la credibilidad y potestad de reclamar al Club que corrija la forma de trabajar en la planificación deportiva. No olvidemos que cada día que pasa sin un refuerzo que esté haciendo la pretemporada con el grupo es un día menos para preparar la dura batalla de la Primera División en igualdad de condiciones. Fichar en los tiempos que corren es complicado, pero no todo en el fútbol es el dinero. Hay jugadores a los que se puede engatusar a tiempo con un proyecto, con una idea de futuro, con una ciudad, unas buenas instalaciones, un buen entrenador y excelentes compañeros… Pero como se suele decir: “Quien se pica, ajos come”.

Compartir esta entrada: