Sepulcre da la cara y enerva a la afición

El ex presidente del Elche CF José Sepulcre compareció ante un medio de comunicación tras cinco meses de silencio. Lo hizo ante los micrófonos de EsRadio, donde mantuvo una tensa entrevista con Cristian Egea durante dos horas y media.

El antiguo máximo mandatario dijo no haber querido hablar hasta que no se solucionaran los problemas institucionales y finalizara la junta de accionistas en la que se eligió al nuevo Consejo de Administración.

Sepulcre echó balones fuera ante la enumeración de varios problemas derivados de su gestión: “Me hubiera gustado poder acabar la temporada. Fui forzado a dejar el Elche y me podrán decir lo que quieran, pero lo dejé en Primera División”.

También atribuyó la culpa del descenso de categoría a su fugaz sucesor, Juan Anguix: “La deuda era pequeña. 3,7 millones de euros se hubieran podido pagar a tiempo.”, además de asegurar que él hubiese conseguido la cantidad necesaria para evitarlo. “Tebas garantizó al Elche que mantendría la categoría si saldaba su deuda con Hacienda. De esto se hizo eco un diario local. Tuve que hacerme a un lado. Hoy preferiría haberme quedado, porque la deuda se hubiera saldado a tiempo”, desveló.

José Sepulcre continuó enumerando errores cometidos por el abogado valenciano: “Entre todo el Consejo que me relevó no se compró ni una acción, no se vendieron jugadores que pudieron reportar algún beneficio, hicimos el ridículo en las ondas delante de Tebas…”. Además, lamentó que el plan de Paco Borja se viniera abajo por el “clima de amenazas” y afirmó que Anguix engañó a la plataforma Salvemos al Elche CF.

El otrora representante del club reconoció algunos errores, aunque añadió matices. Asumió parte de culpa en la gestión que trajo problemas al club, pero no se achacó responsabilidades en no pagar cuando tocaba la última vez: “No hacía falta el préstamo. Cuando se consigue la permanencia matemática se debió hacer la campaña de abonos, no un mes más tarde”.

También hubo hueco para pedir, a su manera, disculpas. “Puede haber gente muy dolida, pero yo lo estoy como el que más: sentimental y patrimonialmente. Pido perdón a la afición si los he defraudado, pero he pasado muchas noches sin dormir y mucha angustia. Se las pido hasta a quien se ha portado mal conmigo, pero que recapaciten. No todo vale”, apuntó.

El Elche me debe millones de euros, no voy a concretar cantidades pero en su día llegué a tener avalados once millones de euros. Estoy dispuesto a cambiar mis deudas por acciones por el bien de la entidad”, sumó en su defensa. También dijo haber acudido a la ampliación de capital para que Anguix y su equipo no se quedaran con las acciones.

Entretanto, siguió con arrancadas de orgullo. Señaló los 44 años que hacía que el Elche no estaba dos temporadas seguidas en la élite, que hubo una campaña dirigida contra él, con apoyos incluidos por parte del Gobierno Municipal. “Mercedes Alonso dijo que el aval de Anguix era bueno”, añadió en contra de la que fuera alcaldesa.

En cuanto al control patrimonial, se vanaglorió de haber democratizado el club, posibilitar el apoyo de varios aficionados a Regeneración ECF y dijo no haber endosado acciones a los abonados, ya que unos pocos rechazaron aceptarlas.

A las sospechas de la afición sobre su supuesto control sobre la junta gestora votada como nuevo consejo de administración, fue tajante: “Yo estoy en la sombra cuando estoy debajo de un toldo”.

Otra de los aspectos que asumió con resignación fue la lacra que para él y algunos miembros de su equipo supuso el fallido préstamo, pero aludió en su defensa que entrar en concurso de acreedores antes de lo acontecido hubiera puesto al club mirando hacia 2ªB. Y sorprendió en alusión a la renovación sorpresiva de Edu Albacar, ya que comentó que no correspondía necesariamente al entrenador tomar una decisión por el bien del Elche CF.

Entre mensajes varios de desaprobación hacia su persona por parte de aficionados vía redes sociales, Sepulcre se despidió agotado y redundando en sus mensajes principales, no sin antes mostrarse dispuesto a volver a comparecer públicamente si la situación lo requería.

Compartir esta entrada: