El Elche se resigna a perder dinero para prescindir de Sapunaru

El club está abierto a rescindir su contrato de dos años si un tercero asume parte del millón y medio de euros que aún le corresponde • Su agente: “Está encantado” en el Martínez Valero.

El triángulo de poder que gobierna el futuro deportivo del Elche ya ha decidido que el lateral derecho Cristian Sapunaru está fuera de los planes para el próximo proyecto franjiverde, pero el consenso es unilateral y la salida del futbolista rumano del Martínez Valero será compleja. Sobre todo por su elevado salario, cercano al millón y medio de euros neto por los dos años de contrato que aún preserva. Una limitación económica por la que la entidad ilicitana se resignaría a aceptar una operación que arrojase pérdidas y rescindir la relación contractual si un equipo asumiese una parte razonable del montante para hacerse con sus servicios.

Tampoco la intención del veterano zaguero allana el camino a los dirigentes ilicitanos. Su representante en España, Ángel Castell, ha descartado a Diario Franjiverde que, a día de hoy, por la mente de Sapunaru circule la idea de abandonar el Elche este verano. “Está muy contento en la ciudad y encantado con sus compañeros y con la afición”, afirma mientras el jugador apura sus vacaciones, las que ha aprovechado para celebrar su boda en su país natal, Rumanía. A pesar del aciago balance de apariciones, el campeón de Europa League con el Oporto en 2011 pretende cumplir la vinculación que tiene firmada y demostrar que a sus 30 años aún le queda fútbol por aportar al más alto nivel con una preparación apropiada de la que careció durante la pretemporada pasada.

Por otra parte, el agente ha querido aclarar que las declaraciones del defensor a la televisión Dolce Sports, en las que manifestaba su deseo de “volver a vestir la camiseta del Rapid de Bucarest” -escuadra recién ascendida a la máxima categoría rumana donde empezó a destacar profesionalmente Sapunaru y adquirida ahora por la familia Pozzo, dueña de Udinese, Granada y Watford- fueron orientadas a una retirada lejos de sus expectativas actuales.

Compartir esta entrada: