San Román: la portería y el Atleti en los genes

Rc Sala de Juegos

Miguel San Román, última incorporación del Elche cedido por el Atlético de Madrid, tiene la portería y el sentimiento rojiblanco en los genes. El nuevo guardameta franjiverde es sobrino-nieto de Miguel San Román, el ‘Pechuga’, histórico arquero del Atleti en los años 60 y considerado una institución entre la afición colchonera. Y su padre es Juan Miguel San Román, quien también fue portero y llegó a enfrentarse al equipo ilicitano varias veces en los años 90.

El ‘Pechuga’ San Román logró varios títulos con el Atlético de Madrid entre 1961 y 1970: dos Ligas, una Copa y una Recopa. Apenas jugó 71 partidos esos nueve años, 47 de ellos en Liga, pero su importancia en el club rojiblanco va más allá de las cifras. “Miguel San Román es el alma del Atlético, el personaje más divertido que hay”, explicó José Antonio Martín ‘Petón’ en la presentación de su libro sobre la trayectoria del ‘Pechuga’, titulado ‘blanco ni el orujo’.

Tras retirarse, Miguel San Román siguió ligado al club madrileño a través de la Asociación de Veteranos, en la que se implicó mucho, y defendió los valores del Atlético. Un sentimiento que le convirtió en una de las figuras más queridas de la afición rojiblanca. Falleció en noviembre de 2015, a los 77 años, tras sufrir un infarto de miocardio.

Su padre se enfrentó al Elche

Por su parte, el padre del nuevo refuerzo franjiverde también fue portero, aunque tuvo una carrera más modesta. Desarrolló la mayor parte de su trayectoria en Segunda B, sin llegar a debutar en Primera o Segunda. Jugó en el filial del Atleti, Lorca, Gandía, Benidorm, Xerez y de nuevo Benidorm, donde colgó los guantes a principios de este siglo.

Llegó a enfrentarse al Elche hasta en ocho ocasiones, dos con el Xerez y seis con el Benidorm. Sólo sufrió una derrota contra los franjiverdes: 4-2 en la jornada 9 de la temporada 1996/1997 con el Benidorm.

Dos temporadas después, sufrió una expulsión en el minuto 93 de la eliminatoria de Copa entre Benidorm y Elche, decantada para los de Foietes por 2-1.

«Durante muchos años vi a mi padre defender la portería todos los fines de semana en Benidorm, Altea…etc, yo era muy pequeño pero algo debió calar dentro de mí porque eso me hizo decantarme por los tres palos. Intenté alguna temporada jugar de jugador (lateral derecho, cuando era benjamín) pero mis entrenadores siempre me veían mejor en la portería. Supongo que debo agradecérselo en cierto modo».

«Sé que mi apellido va ligado a los guantes, pero siempre he querido que se me juzgara por mi juego y no por antecedentes genéticos, y eso mi familia lo sabe. Es por eso que mi padre siempre me ha dado libertad. Él me aconseja técnica y tácticamente, pero nunca me han presionado, se han limitado a apoyarme cuando les necesitaba», declaró el nuevo portero del Elche en una entrevista a ‘A mano cambiada’ en abril de 2016.

Foto: Atlético de Madrid

Compartir esta entrada: