Alberto Rivera también quiere subir a Primera cuanto antes

Pedro Ortuño | 08/05/2013 13:11 @pedroortuno

El mediocentro, que vuelve tras sanción, avisa del alto nivel del Barça B de cara a un partido «con muchos alicientes».Alberto Rivera aterrizó en Elche con el ascenso a Primera División como meta y, ahora, que tan cerca está, no quiere esperar ni un segundo más para conseguirlo. «Quiero ganar el viernes y me igual si se asciende sábado o domingo. Si no se dan los resultados iremos a ganar a Almería», admite el mediocentro a la vez que tira de experiencia para recordar que el ascenso aún no es un hecho y el Elche debe acabar de cerrarlo: «Se está hablando poco del Barça B, se da por hecho que vamos a ganar y si no ponemos todos los sentidos vamos a pasarlo mal. Hay que olvidarse de la euforia de afuera».

Aunque pueden intentar asimilarlo y aislarse, el optimismo desbordante en el entorno ya es imposible de frenar. Prueba de ello será la multitudinaria entrada que registrará un Martínez Valero que el viernes rozará el lleno. «El ambiente será espectácular y es evidente que es un plus. Será un partido con muchos alicientes porque además si ganamos el objetivo ya no se escapa», ha declarado Rivera.

El futbolista de 34 años ya vivió un ascenso a la máxima categoría con el Levante en la temporada 2003-2004, aunque en aquel momento «todo era diferente porque estaba empezando», relata el centrocampista y añade que: «Ahora sabes realmente lo difícil que es el fútbol profesional».

En su larga y exitosa trayectoria, Rivera también ha formado parte de un filial, el Castilla, como es el próximo adversario franjiverde. En este sentido, opina que «en campos grandes gusta ganar» y cree que los jugadores del segundo equipo blaugrana tienen «nivel de Primera y en dos o tres años pueden estar jugando en el Barcelona».

Villarreal

Curiosamente, como ya pasara en la ida, Alberto Rivera también se perdió el encuentro de vuelta ante el Villarreal por exactamente el mismo motivo, la acumulación de tarjetas. El de Puertollano vivió el choque como un aficionado más y reconoce que tuvo sensaciones encontradas: «Me dio rabia no jugar como cualquier otro partido, pero disfruté con el equipo y sobre todo por otros compañeros que no están jugando mucho».

Compartir esta entrada: