Reinan los pitos en el Martínez Valero

Los aficionados llegaron al Martínez Valero con ganas de ver una victoria del Elche CF que se resiste desde el mes de enero. A pesar de estar a tres puntos del play-off, los aficionados empiezan a perder la esperanza de disputarlo. La asistencia del partido de ayer fue la tercera peor de la temporada, con 7.997 espectadores, después de Alavés (7.800) y Córdoba (7.618).

Al principio, los franjiverdes tuvieron ocasiones y dominio, con esto el público empezó a creer, pero no tardó en llegar el mal juego del Elche y la decepción de la hinchada. Su enfado se hizo notar cuando el árbitro señaló el final de la primera parte, despidiendo a los jugadores entre pitos.

En la segunda parte, la desesperación fue a más. Los cambios propiciaron más protestas en forma de pitos, primero con la salida del campo de Álvaro y después con Álex Moreno, pero muchos aficionados mostraron su descontento con este segundo cambio no fue porque el jugador lo hubiera hecho mal, sino por todo lo contrario, porque opinaban que Baraja cambiaba al mejor jugador del partido. El gol del Llagostera en el minuto 65 hizo que decenas de aficionados se fueran del estadio.

En el minuto 84 marcó Sergio León y la gente empezó a tener una pequeña esperanza de poder marcar un segundo gol y así ganar un mal partido con mal juego. Pero a pesar de que la afición animara para que llegara el tanto de la victoria, no hubo suerte y acabó el partido con un empate y dando gracias. Los ilicitanos despidieron a los jugadores entre pitidos para mostrar su descontento con ellos.

Compartir esta entrada: