Redru coge el testigo de Cordero

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

El último fichaje del Elche para intentar regresar a Segunda División ha llegado sobre la bocina. En el mes de mayo y como consecuencia de las lesiones de Corozo y Edu Albacar, el club ilicitano decidió incorporar a Redru, un lateral izquierdo que procede de la cantera del Betis, en cuyo filial ha disputado esta campaña 31 partidos en el grupo IV de la categoría de bronce.

Hasta aquí nada del otro mundo. Si no fuera porque al acudir a la hemeroteca nos encontramos con una casualidad. En el último ascenso a Segunda del Elche, en 1999, se dio una situación similar. Un jugador entró en el equipo a final de la liga regular y disputó la promoción como franjiverde, con final feliz en Melilla. Aquel futbolista ahora es director deportivo y ha sido el encargado de fichar a Redru: Jorge Cordero.

Por lo tanto, nadie como Cordero puede saber las sensaciones de un Redru que tratará de sumar como uno más del grupo desde el primer día. Todo apunta a que el joven lateral debutará este domingo contra el Olot, donde espera demostrar a Pacheta que puede ser un jugador a tener en cuenta de cara a las eliminatorias decisivas, en las que Manu apunta a titular indiscutible en el carril zurdo. Cordero, que tuvo más tiempo para hacerlo, se ganó su puesto con Tolo Plaza. Veremos si Redru sigue sus pasos.

Seguros AXA

Del Ilicitano al primer equipo

La historia del Cordero futbolista en el Elche es bastante curiosa. Apenas estuvo seis meses en la entidad, pero le dio tiempo a vivir situaciones de todos los colores. Llegó en diciembre, tras no contar con oportunidades en el Cartagonova. Su técnico, el por entonces veterano y clásico Txutxi Aranguren, apenas le alineó en un partido de Liga y en otro de Copa.

Su ostracismo en Cartagena le valió para hacer las maletas y desplazarse unos kilómetros al norte. Cartagonova y Elche compartían grupo en Segunda B, pero Cordero no llegó al primer equipo sino al filial. Y ojo, ¡qué filial! Nino alternaba el primer y el segundo equipo y, con Paco Tarí en el banquillo, aquel Ilicitano contaba con nombres como Benja, Raúl Ivars, Israel o Cartucho.

Cordero vivió hasta el mes de abril como uno más en un filial que firmó una temporada notable, muy cerca del sobresaliente. Alcanzó las semifinales de Copa Federación, donde fue eliminado por el Lugo, y disputó la promoción de ascenso a Segunda B. Tras cuatro meses con el grupo de chavales, Cordero fue requerido por Tolo Plaza a finales de abril para el primer equipo.

Titular hasta que quiso el pubis

El jueves 30 de abril de 1999, Plaza avisó a Tarí de que necesitaba a Cordero para los partidillos de pruebas de cara al fin de semana. El Elche se estaba jugando el ascenso y el técnico no terminaba de dar con la tecla en el carril derecho. Cordero debutó como titular en Sabadell (1-1) en un duelo en el que casi marca de centro-chut. El palo lo impidió. «Estuvo muy activo, dejando constancia de algunos detalles de calidad. Quizá le faltó un poco más de fondo físico, motivo por el que fue sustituido», recogieron los periódicos sobre su actuación.

Cordero no perdería la plaza de titular en las dos siguientes jornadas, con sendas victorias ante Nàstic (2-0) y Terrassa (0-2) como tampoco lo hizo en los cinco primeros partidos de promoción. No sumó ninguna derrota (cuatro triunfos y cuatro empates) aunque acabó su andadura en Elche de una forma un tanto agridulce. En el duelo frente al Melilla del famoso gol de Nino, el pubis de Cordero dijo basta.

En el minuto 36 de aquel choque, Cordero tuvo que pedir el cambio y dejar su sitio a Bidaurrázaga. Había arrastrado molestias en el pubis desde el inicio de la fase de ascenso y para ese choque se había infiltrado. No pudo jugar tres días después en Melilla, donde el Elche certificó su retorno a Segunda un año después de haber bajado (misma situación que podría darse ahora). Y tampoco siguió el curso siguiente, ya que fichó por el Mallorca.

Cristóbal, Dani Marín, Villa, Balaguer…

Redru y Cordero no son los únicos futbolistas llegados al Elche a última hora para pelear por un ascenso. El más reciente, en Segunda División, fue el caso de Cristóbal en 2011. Llegó en el mes de abril para cubrir una lesión de larga duración (Linares) y vivió la fatídica eliminatoria contra el Granada.

En Segunda B se dieron varios casos durante la década de los 90. Dani Marín también celebró un ascenso, como Cordero, tras llegar a finales de la 95/96, procedente del filial del Mallorca. No jugó en Liga y disputó los dos últimos partidos de promoción, ambos ante el Barakaldo. En el decisivo dejó con uno menos al Elche a la media hora, pero el equipo se sobrepuso y aguantó la renta conseguida con gol de Cuxart.

No fue tan feliz el fichaje exprés de Joaquín Villa en 1993. Llegó como delantero consolidado en Primera, sobre todo en el Sporting de Gijón. Jugó cuatro partidos en Liga (sin goles) y los seis de promoción, en los que anotó dos tantos. Sin embargo, aquel Elche se vio superado por el Leganés en la última jornada.

Por último, en la 91/92 el club hizo ficha de primer equipo a última hora a Balaguer y al meta Pastor. El primero contó con la confianza de Lico (cinco partidos de Liga y tres de promoción), mientras que el segundo llegó para cubrir la baja por lesión del tercer meta, Paco Herrero, actual entrenador de porteros, que sufrió una luxación de hombro.

Foto: Sonia Arcos

Compartir esta entrada: