Un punto para evitar rezar

El Elche deberá sacar provecho en los dos últimos encuentros ante Barcelona y Sevilla si no quiere acabar el campeonato liguero con la soga al cuello.

La agónica victoria del Elche en La Rosaleda puede haber sido un paso crucial para conseguir la permanencia a final de temporada. Con el empate de ayer entre la Real Sociedad y el Granada en el último minuto la zona de abajo se ha apretado todavía más y hace crucial el hecho de sacar como mínimo un punto para llegar sin taquicardias al final de Liga. La siguiente jornada, el rival no incita al optimismo y más teniendo en cuenta que tras pinchar el Atleti y el Madrid el Barcelona llegará al Martínez Valero con opciones para ganar la Liga.

Los azulgrana, tras el batacazo frente al Getafe, ya estaban a otra cosa con un entrenador que se había dado por vencido y con una directiva a la búsqueda de su relevo, que parece que será Luis Enrique. “Según como se mire, en teoría si el Madrid hubiese ganado o el Alteti no tendrían opciones y ahora el Barça va cambiar su discurso, que ya pensaban en la otra temporada. Apurarán sus opciones. Habían dado por perdido la Liga y se ven otra vez con posibilidades”, aseguró ayer el meta del Elche, Manu Herrera.

Lo cierto es que se jueguen o no el título el Elche tendrá que salir a por todas para evitar ‘la muerte dulce’, porque la jornada será de infarto. El Granada-Almería será seguido con mucha atención por los franjiverde. Lo mejor para los ilicitanos sería apostar por la victoria nazarí y que Almería cayera en el hoyo, de modo que no pudiera coger a los de Escribá al tener ganado el golaverage particular. Un empate o la victoria de los de Francisco complicaría en exceso las cosas en la última jornada.

La lógica incita a pensar que Getafe y Valladolid sacarán sus partidos, aunque siempre hay hueco para las sorpresas, y Osasuna también está obligado a puntuar ante un Espanyol que debe certificar su permanencia en casa después de una gran racha negativa. En el peor de los casos, con dos derrotas del Elche, el panorama sería devastador ya que Granada y Valladolid podrían empatar para salir airosos, el Almería tendría que ganar en casa ante el Athletic y Osasuna al Betis. Serán los recién descendidos quienes podrían alzarse como los verdugos de la Liga, ya que sus enfrentamientos ante los rivales directos del Elche podrían hacer vivir a los ilicitanos otro año más en Primera.

Lo mejor para los de Escribá es que cayeran Getafe, Valladolid y Almería en alguno de los dos partidos que restan por finalizar la temporada de modo que ya ninguno pudiera alcanzar al Elche, salvo el Valladolid, con el que empatarían al golaverage y contaría el general, por lo que sería crucial en el caso de hincar la rodilla ante el Barcelona no hacerlo por goleada. Esta retahíla de números quedarían obsoletos en el caso de conseguir mínimo un punto y ya con una victoria la salvación sería matemática.

Compartir esta entrada: