Perbert marca con un disparo desde la frontal, antes Cristian Herrera manda un aviso al Villarreal en la primera parte tras una buena jugada de Sapunaru

Segundo y definitivo asalto. Elche y Villarreal llegan a la vuelta de los dieciseisavos de Copa del Rey con sendas magulladuras ligueras de color azul y grana y tienen en el torneo del KO un bálsamo nada desechable. La eliminatoria está abierta de par en par. El 2-2 de la ida da una ligera ventaja a los franjiverde, que no dan lugar a la más mínima confianza, sabedores del potencial ofensivo del submarino amarillo.

En el primer combate a vida o muerte de la temporada los que pelearán serán los menos habituales. Uno, porque así lo permite la segunda competición que tanto cuesta reconocer a los entrenadores y, dos, por lo pegada que viene la importante, la Liga. El Villarreal sólo va a tener dos días de descanso, y el Elche tres. Por delante volverán a jugar unos, los castellonenses, el sábado, y otros, los ilicitanos, el viernes.

Entre la inclusión de piezas poco utilizadas, aparecerá la figura del que posiblemente sea el mejor jugador de ambas plantillas: Bruno Soriano, quien volverá al centro del campo de Marcelino tras sanción. En el Elche, el amplio abanico de opciones y el secretismo impuesto por Escribá en los dos días de trabajo previos hacen del once inicial una incógnita total. Sólo la pareja de centrales ante la baja de Lombán parece evidente con Botía y el goleador de la ida Pelegrín. El resto, como siempre, dependerá de un dibujo más cercano al trivote que en otras ocasiones dada la vital importancia de no encajar goles. Si eso ocurre, el Elche será equipo de octavos, algo que no ocurre desde hace cinco años.

POSIBLES ALINEACIONES

ÁRBITRO

Álvarez Izquierdo, del Colegio catalán.

INCIDENCIAS

Vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey acogida por el estadio Martínez Valero, de Elche.

Compartir esta entrada: