El desenlace de la batalla por el título centra las miradas de todo el país en un Elche centrado únicamente en sellar hoy definitivamente la permanencia en Primera División ante el Barcelona • La capacidad colectiva culé condiciona la decisión de Escribá: mantener el fiable 4-4-2 o crecer en presencia en el centro del campo con Márquez o Rivera

El papel del Elche en la tensa jornada dominical de hoy supera con creces el de mero juez por el título de campeón de Liga. Muy lejos de la cabeza de la tabla, en el Martínez Valero se respira como anécdota la circunstancia de que el Barcelona reduzca sus posibilidades de celebración a ganar en su césped. Y es que la discusión sobre para quién son más importantes los puntos en el duelo de mañana bien podría necesitar de un mediador y algún atril para argumentar largo tiempo.

Los ilicitanos gritaron el gol de Garry Rodrigues en Málaga viéndose un año más en la élite nacional, pero aún deben remar. O que alguien lo haga por ellos, factor a favor que le concedió aquel triunfo y que le puede llevar a conseguir el objetivo por adelantado si dos equipos de entre Almería, Getafe u Osasuna pierden sus compromisos ante Granada, Sevilla y Espanyol, respectivamente.

No obstante, lo que exprime estos días las neuronas de Fran Escribá nada tiene que ver con números y probabilidades. Al técnico valenciano se le presenta más difícil que nunca la empresa de decidir once. Por la trayectoria de los suyos y por lo que condiciona un rival de concepto tanto y tan bien marcado como el culé. El Elche no pierde como local desde el 20 de diciembre orquestado en torno a un 4-4-2 fiable, sobre todo en la concesión de ocasiones de gol. Pero la capacidad tocona de los blaugrana y su incidencia en el centro del campo obliga a planear con más presencia en esa zona ancha. Como cuando los franjiverde salen de casa con Márquez por delante del doble pivote de contención –Carlos Sánchez y Rubén Pérez- que tan buena imagen ha ofrecido en las últimas salidas con el triunfo en La Rosaleda como argumento de fe en un dibujo más próximo al 4-2-3-1. Ahí también cabría la experiencia de Rivera, pero tanto el ritmo superior de los dos mencionados stoppers más la facilidad para asomarse al área adversaria de Márquez le restan vida al de Puertollano.

El resto de puestos se avecinan más previsibles. Lombán sustituirá al sancionado Botía y formará zaga con Damián, Pelegrín y Cisma. La titularidad del ya recuperado Edu Albacar, por aquello de incidir en mal endémico que es el balón parado para el Barça, supondría una sorpresa mayúscula. El ataque dependerá de la formación escogida. Rodrigues y Coro, presumiblemente seleccionados, dejarían un hueco para uno de los delanteros, Boakye o Cristian Herrera, en caso de poblar la sala de máquinas, y dos, en banda a pelear por Carles Gil o Fidel, si se prolonga lo exhibido en suelo propio.

ONCES PROBABLES

ÁRBITRO

Fernando Teixeira Vitienes, del Colegio cántabro.

INCIDENCIAS

Partido correspondiente a la penúltima (37ª) jornada en Primera División acogido por el estadio Martínez Valero, de Elche. Se guardará un minuto de silencio antes del inicio por los niños fallecidos en Monterrubio de la Serena y durante el choque, en el minuto 14, se rendirá homenaje al extécnico del Barcelona y exjugador del Elche, Tito Vilanova.

Compartir esta entrada: