Preocupante inoperancia ofensiva

El Elche ha expuesto en sus últimos partidos, a excepción de la victoria ante el Huesca (0-3), una preocupante inoperancia ofensiva. El equipo ilicitano se ha quedado sin marcar en tres de las cuatro últimas jornadas, en las que ofreció un pobre bagaje ofensivo y cayó derrotado, frente a Lugo (0-3), Levante (0-1) y Alcorcón (1-0). Además, el encuentro contra el conjunto madrileño fue el primero de los franjiverdes esta temporada en el que se quedaron sin perforar la portería contraria fuera de casa.

Un Lugo totalmente superior consiguió neutralizar el juego del Elche dominando la posesión al imponerse en la batalla en la medular y aprovechando sus errores en la salida de balón, factores determinantes para el estilo que trata de implantar Alberto Toril. Todo ello se tradujo en una plácida y contundente victoria de la escuadra gallega por 0-3. El conjunto ilicitano se vio maniatado por el efectivo plan lucense y apenas consiguió inquietar la meta rival.

Después de desquitarse de esta derrota imponiéndose por 0-3 al Huesca en la jornada intersemanal, visitaba el Martínez Valero el actual líder de la categoría, el Levante, que también se llevó todo el botín al vencer por 0-1. El Elche dio continuidad a la solidez defensiva mostrada en tierras aragones y logró que se desarrollara un partido equilibrado frente a uno de los ‘gallitos’ de la Segunda División, pero ello no se tradujo en un notable número de ocasiones de gol. Tras el gol de Campaña, el cuadro granota reculó y se parapetó atrás, pero los franjiverdes, que buscaron el empate con ahínco, no consiguieron generar siquiera un ‘uy’ en la grada y claudicaron frente a la sólida muralla azulgrana. Hay que señalar que Toril no pudo disponer de dos de sus puntales en ataque, Nino y Pablo Hervías, por problemas físicos.

Y el pasado sábado ante el Alcorcón, el Elche volvió a evidenciar los problemas que está teniendo en el plano ofensivo recientemente, pero incluso a un nivel superior a lo visto contra Lugo y Levante. Una falta lejana de Edu Albacar y un flojo remate de cabeza de Pedro fueron los únicos remates dirigidos a portería a lo largo de los 90 minutos de los franjiverdes, que volvieron a perder por la mínima, 1-0. A su fútbol le faltó multitud de fundamentos: desequilibrio, empuje, verticalidad, rapidez, precisión, fluidez, etc. La sala de máquinas no carburó y los hombres de ataque apenas recibieron balones en condiciones. Pablo Hervías, que entró en la reanudación al no estar en plenitud física, fue el único que puso algo de chispa al ataque ilicitano, pero poco pudo hacer sin acompañamiento. Nino, que en otros encuentros ejerció un papel de revulsivo más que interesante, estuvo desasistido y tampoco anduvo fino saliendo también desde el banquillo. Tanto Toril como José Ángel admitieron tras el partido en Santo Domingo que el equipo blanquiverde ofreció un nivel deficiente en ataque.

Está situación de ausencia de goles contrasta totalmente con la vivida en los encuentros iniciales del curso, pues el Elche vio puerta en las cinco primeras jornadas más en Copa del Rey, competición en la que pasó de ronda en los penaltis tras empatar a dos contra el Mirandés. El conjunto franjiverde es, junto al Córdoba, el séptimo más realizador de Segunda con diez tantos a favor, por detrás de Lugo (16), Girona (14) Levante (13), Mirandés (13), Real Zaragoza (13) y UCAM Murcia (11). Curiosamente, el equipo maño es el único entre los citados que todavía no se ha enfrentado con el Elche esta campaña. Lo hará el próximo domingo 16 de octubre a las 12:00 horas en La Romareda.

Cabe apuntar que el cuadro ilicitano, 12º clasificado con 10 puntos, es el mejor situado en la tabla entre los equipos con diferencia de goles negativa. Ha marcado diez goles y ha encajado once en las ocho jornadas disputadas.

El Elche parece haber encontrado la solución a su endeblez defensiva en las primeras fechas de la competición, pero ello ha podido suponer una descompensación con respecto a la parcela ofensiva, donde destaca sobre todo su alta efectividad para convertir sus remates a puerta en gol. Encontrar el equilibrio defensa-ataque debe ser uno de las principales prioridades de Toril para sacar el máximo rendimiento de la plantilla que dispone.

Compartir esta entrada: