«Este club no podía bajar»

Escribá destila felicidad tras firmar la permanencia, destaca el trabajo de los jugadores como grupo durante toda la temporada e insta a la entidad a empezar a planificar desde ya.

Objetivo cumplido

“Llevamos diez meses, 200 y pico sesiones, mucha gente detrás… El pensamiento al ver el estadio es que este club no podía bajar. En el peor día somos 20.000. Este equipo ha estado muy conectado siempre. Hicimos malos partidos, pero estoy muy orgulloso. Los he visto trabajar todos los días y siempre como equipo. Nunca nadie por encima del resto y eso fue fundamental. El equipo se concienció de que había que ser aún más solidarios y apretar más. No es normal haber encajado sólo un gol en nueve partidos en casa. Hemos hecho una segunda vuelta extraordinaria. Y es algo prácticamente irrepetible”.

Análisis del partido

“El punto es merecido. Con un equipo con el Barça estás expuesto. Hay muchas situaciones, en cualquier momento puede llegar el gol porque genera muchas acciones de ataque. El partido fue lo que esperábamos. Para que fuese perfecto debimos tener un poco más el balón, pero el equipo defendió con mucho orden y al final hasta pudimos ganar. El equipo se vació completamente y estoy muy contento por los jugadores, por la ciudad y por el club.”.

La celebración

“Me gustaría que todo el cuerpo técnico, los auxiliares, servicios médicos y demás nos vayamos de cena esta noche. Me veo pidiendo permisos a mujeres (risas)”.

Dedicatoria especial

“Se lo dedico a mi padre, que es su cumpleaños y es la mejor persona que conozco”.

Tarde de transistores

“He ido a darle la mano a Martino y ni él ni yo sabíamos nada. Entonces ha venido alguien del club y me lo ha dicho, pero no he querido creérmelo. Le he preguntado por el Atlético de Madrid ya que estaba el Tata y nos hemos puestos los dos igual. Luego dentro lo he comprobado en el ordenador”.

El futuro

“El primer paso para continuar es que el club esté contento con mi trabajo. Tengo un año y mi ilusión es cumplirlo. Tenemos tiempo para planificar y corregir errores. Es lógico que para el crecimiento del club era fundamental mantenerse. Conmigo o con otros, hay que ser ambiciosos, consolidar al equipo y a partir de ahí tener un crecimiento sostenido. Se nos van muchos jugadores cedidos. Hay muchísimo trabajo, pero esto nos da un margen para hacer un equipo aún mejor”

Tratamiento de héroe

“Soy el que se sienta aquí, pero tengo mi ego muy controlado y sin mi equipo de trabajo no soy nadie. Si alguien nos pone en el libro de oro que no sea mi nombre”.

Compartir esta entrada: