Por un suspiro

Perico Miquel “El Cartero” | 16/04/2013 07:00 @DiarioFJV

OPINIÓN. Por un suspiro casi pierdo la cabeza, pensando otra vez en los fantasmas del pasado, seguramente será por debilidad, poca costumbre o alguna sensación extraña que me advierte que todo final tiene sus consecuencias.

A pesar de todo, si algo hemos aprendido a lo largo de los años que el césped cuanto más sol le da más crece, que uno más uno a veces no da dos, que el mentecato puede resultar muy listo y que en el fútbol nada está garantizado. La única garantía que tengo me la da el Martínez Valero y todas las personas que acuden a acariciarlo. Seguramente será la hipótesis que reafirma que 25.000 almas ilicitanas provocaron el penalti que todos nos encargamos de tirar. Una pena máxima que no condena y que gracias alguna deidad humana o error humano nos da muchas fuerzas para afrontar los tres siguientes partidos. Partidos expuestos al ensordecedor sonido de las bocas antagonistas, el calor humeante de los corazones, la pérdida de memoria y las ganas de terminar.

El triunfo frente al colista de segunda, indistintamente de las sensaciones que se vivieron, alimentó las mentes de los jugadores para afrontar los partidos frente a sus rivales directos y armados hasta la última gota de sangre. Sin aglutinar demasiados elogios en los últimos partidos, el Elche vive sus momentos más cruciales de las últimas décadas, donde la templanza, el saber estar y el buen juego deberían ser actores principales.

A pesar de que media cabeza está en primera, de que las piernas quieren descansar y que las pelotas se desinflan. A pesar de que los defensas se olvidan de defender y que los goles entran a regañadientes. A pesar de ser pesado, falta un último empujón para chutarse con el elixir de primera.

Compartir esta entrada: