Piedras en los zapatos

Moisés Gonzálvez ¦ 27/02/13 00:05 @michelangeloelx

OPINIÓN. La gran victoria de nuestro Elche C.F. ante el Huesca fue la más importante de esta temporada: por los resultados que habían cosechado nuestros ¿inmediatos? perseguidores. Por el desarrollo de la competición, pasan las jornadas, tachamos fines de semana del calendario en puestos de ascenso directo. Por sumar tres puntos que en la primera vuelta se escaparon, siendo el cuadro oscense el que puso fin a la racha triunfal de sumar de victorias. Por descubrir, y ya van varias, otro recurso para desatascar partidos, como fue la entrada de Carles Gil y Ángel. Como si jugaran juntos desde infantiles, vamos.

Y también por derrotar a un equipo que nunca se nos dio bien.

Este líder de récords y números insuperables está expulsando a los demonios que han asolado a la afición franjiverde. Desde ganar partidos con una gran asistencia de público hasta reponerse después de una derrota dejando en mero tropiezo la misma.

Puede ser un asunto anecdótico, intranscendente, pero después de tantas temporadas consecutivas en Segunda División, no me gustaría abandonarla para siempre sin quitarnos las piedras de los zapatos. Esas pequeñas afrentas en el alma y el orgullo, esas cuentas futboleras pendientes, esos tropiezos tan habituales, esas leyes no escritas, como que el Huesca siempre nos complica la vida.

Por pedir, que no quede.

Esta jornada jugamos contra el Recre en su estadio, un partido que no ganamos desde hace años. Como disfrutaría si lográramos sacarnos esa chinita tan molesta. Como la de Las Palmas, que nos privó el árbitro anulando a Coro el gol de la temporada.

¿Y que decir del desplazamiento a Numancia? Yo he visto ganar al Elche en Soria, 0-1, cayendo aguanieve, con un frío que abriga de verdad, con David Vidal como míster. Y pare Usted de contar, después de tantas temporadas coincidiendo en la división de plata. El resultado de la ida es engañoso; batir a los numantinos siempre consistió una difícil tarea.

Con la gran ventaja que tenemos, Escribá y sus pupilos sabrán gestionarla. No volvernos locos y valorar cada punto como se merece. Que se preocupen de ganar partidos el resto de rivales. Desde las alturas se divisa el panorama mucho mejor. A 16 puntos del tercero, con un aura de infalibilidad que ya hace soñar hasta al rey de los agoreros y cenizos.

Pero esa circunstancia no está reñida con la ambición y competividad que demostrará el Elche en cada partido, incluso una vez que se consiga el objetivo. Entrar en el once titular está caro, y cada jugador apretará a muerte para ganarse el puesto y que la comisión deportiva valore si se cuenta con sus servicios para la próxima temporada. En Primera División, faltaría.

Así pues tengo mucha confianza en que nuestro Elche C.F. haga un buen partido en Huelva y consiga noquear a la escuadra andaluza. Y que esta temporada histórica, que será recordada durante años, no deje ninguna mácula, seamos ese equipo que roza el perfeccionismo a todos los niveles, que no quede ninguna piedrecita en el zapato y podamos avanzar con pase más firme aún si cabe hacia el nuevo San Mamés.

 

 

Compartir esta entrada: