El peor arranque goleador desde el descenso del 89

Rc Sala de Juegos

Gol. Esa palabra que significa tanto en el fútbol. Determinante, que marca la diferencia entre ganar, empatar o perder. Lo que más se celebra y lo que más se lamenta. La falta de gol es uno de los mayores problemas del Elche en su regreso a Segunda. Sólo uno en cuatro partidos. Una estadística con la que se comprende que los franjiverdes lleven dos puntos de doce posibles y sigan sin estrenar su casillero de triunfos. Una cifra que ya está en el sector negativo de la historia del club ilicitano. Para ver un arranque anotador tan pobre hay que remontarse a tres décadas atrás. A la temporada 1988/1989, de muy mal recuerdo para la afición franjiverde. La del último descenso deportivo a Segunda.

El cuadro entrenado por Felipe Mesones (D.E.P.) inició el campeonato con tres derrotas, ante Real Valladolid (3-0), Barcelona (0-3) y Celta (0-1), y una victoria por la mínima frente al Real Murcia (0-1). Por lo tanto, sumó un punto más que el Elche actual. Como recuerdan los seguidores más veteranos, aquel conjunto ilicitano bajó a la categoría de plata en la última posición con sólo 15 puntos (los triunfos valían dos) y 29 tantos a favor.

Sin embargo, este no es el peor comienzo goleador del Elche desde su fundación. De hecho, protagonizó uno más pésimo cuatro campañas antes, en la 1984/1985. También se dio en Primera y finalizó con descenso. Aquel equipo no celebró ningún chicharro en el primer mes de competición. Empató frente al Sevilla (0-0) y cayó ante Valencia (0-1), Hércules (1-0) y Sporting (2-0). Concluyó la primera vuelta, que constaba de 17 jornadas, con cinco goles a favor. Y la Liga, en la penúltima posición con 26 puntos y 18 tantos marcados.

Volviendo al presente, el Elche se quedó sin anotar contra Granada (0-0), Reus (0-2) y el pasado domingo frente al Numancia (1-0). Sory firmó el único gol franjiverde contra Osasuna (1-1). El ariete africano causó baja frente a los sorianos por su convocatoria con Guinea Conakry. El Nàstic, colista de Segunda, también ha marcado un gol en cuatro partidos, pero ha encajado ocho (el doble que el Elche) y tiene un punto menos que los ilicitanos.

Sin refuerzos en la delantera

Tras alcanzar el ascenso, la dirección deportiva encabezada por Jorge Cordero prefirió reforzar otras posiciones antes que la delantera, en la que Nino, Sory y Benja continúan del pasado curso en Segunda B. 16, 15 y 14 goles anotaron los tres respectivamente, sumando 45. Aunque realmente, el Elche sí sumó un efectivo más en ataque con Claudio Medina, fichado tras marcar 13 goles con el filial del Sporting. Pero tanto Pacheta como Cordero consensuaron que lo mejor era que saliera a préstamo al Mirandés porque iba a disponer de poca participación. Lolo Plá se marchó cedido al Recreativo de Huelva al quedarse fuera de los planes del técnico burgalés.

Después de la derrota en Soria, tanto Pacheta como Benja y Gonzalo Verdú subrayaron ante los medios que el cuadro ilicitano no tiene un problema con el gol, aunque reconocieron que tiene un bagaje pobre en este aspecto. En el primer mes de competición, el Elche transmite mejores sensaciones que las que se reflejan en la realidad de la tabla. Y las argumentaciones sobre la falta de nivel de la “plantilla de Segunda B” cobran fuerza.

Tras el duelo ante el Granada de Copa del Rey (jueves, 22:00 horas), los franjiverdes recibirán al Mallorca (domingo, 12:00 horas). Tanto el Elche del curso 1988/1989 como del 1984/1985, ambos también recién ascendidos, vieron portería en la quinta jornada, alcanzando los dos goles anotados en Liga. Los hombres dirigidos por Pacheta necesitan acabar con su sequía si no quieren ampliar su registro negativo en la centenaria historia del club ilicitano.

Foto: Sonia Arcos – Elche CF

Compartir esta entrada: