Pelegrín: “Pongo la mano en el fuego por mis compañeros”

Pelegrín es uno de los jugadores de la plantilla del Elche más identificados con el club. Integrante del equipo que ascendió a Primera en 2013, regresó tras su exitosa etapa en el Alavés para luchar por cotas ambiciosas, pero ha sufrido un palo muy severo con el descenso de los franjiverdes a Segunda B tras la derrota ante el Cádiz (2-1). “Es el día más duro de mi carrera. No es fácil de digerir”, reconoció el zaguero catalán en zona mixta, quien señaló que lo que le ha ocurrido al Elche en la recta final de la Liga “no tiene explicación”.

“No descendimos hoy (por el domingo), sino por una muy mala racha que nos ha penalizado mucho. Ha sido un bajón bestial en el peor momento que hemos pagado caro. Hace ocho jornadas estábamos en una situación bastante tranquila, y sumar un punto de 24 posibles es tremendo. Hemos hecho muchas cosas mal”, expuso Pelegrín, quien pidió “perdón” a todos los estamentos del club y agradeció el apoyo de la afición por haberles “acompañado en todo momento”. “No es un momento fácil, pero es lo que nos toca vivir y asumir. Hay que seguir”, añadió.

El defensa barcelonés defendió la implicación de la plantilla para sacar adelante la situación, manifestando que “han intentado hacer todo lo mejor posible” para conseguir la salvación. “Pongo la mano en el fuego por mis compañeros. Doy la cara por cualquiera. Este grupo ha estado unido, no ha habido problemas. Le hemos dado muchas vueltas para encontrar soluciones. Quizás hubo demasiada ansiedad y no manejamos bien los peores momentos”, declaró.

Sobre el partido, Pelegrín afirmó que el equipo ilicitano salió “con muy buena actitud” sabiendo que visitaba “un campo difícil” y se intentó “rehacer” después del primer gol del Cádiz, pero que dar un paso hacia adelante “genera espacios” y “un rival con tanto gol te acaba matando”.

El ‘18’ franjiverde ahora sólo piensa en “acabar la temporada” el próximo sábado ante el Real Oviedo (20:30 horas) y no sabe lo que pasará más allá, indicando que “tampoco es momento” de reflexionar sobre ello.

Compartir esta entrada: