El partido más especial para Parras

Vicente Parras vivirá este domingo (12:30 horas) su partido más especial. El técnico del Ontinyent tendrá sentimiento enfrentados al verse las caras con el Elche, el club de su tierra y de su corazón y del que ha formado parte durante las siete últimas temporadas, llegando a dirigir al primer equipo.

Parras entrenó al Ilicitano en las dos últimas campañas y asumió las riendas del Elche tras la destitución de Toril, sufriendo el descenso a la división de bronce. Tras la debacle, iba a seguir en el club formando parte del equipo de trabajo de Vicente Mir, ejerciendo como analista de rivales y scouting, pero decidió aceptar el reto de tomar las riendas del Ontinyent, un recién ascendido que con el paso de las jornadas se ha convertido en una de las grandes revelaciones del grupo y la categoría.

Ontinyent y Elche protagonizarán en El Clariano un duelo entre rivales directos en la lucha por disputar la fase de ascenso a Segunda División. Los franjiverdes ocupan el tercer puesto con 44 puntos, mientras que el cuadro blanquinegro está situado en el sexto lugar de la tabla con 38 puntos, seis menos que su próximo adversario.

El partido goza de una importante trascendencia por la situación clasificatoria y al entrar en el último tercio de Liga regular, pero tendrá un aliciente menos para Parras respecto al de la primera vuelta, ya que no se verá las caras con su amigo Vicente Mir. El preparador del Ontinyent fue segundo del míster de Meliana en el Ilicitano, consiguiendo juntos un ascenso a Segunda B.

En aquel choque en el Martínez Valero, el Elche se impuso por 1-0 gracias a un gol de Nino de penalti en el tiempo de prolongación. El Ontinyent planteó un partido muy difícil a los franjiverdes, que supieron reponerse de la expulsión de Manuel Sánchez mediado el segundo periodo para llevarse un triunfo con cierta épica.

Una inesperada dimisión llevó a Vicente Parras al Valle de Albaida. Pudo quedarse en ‘su’ casa esperando una nueva oportunidad, pero decidió aceptar la propuesta de uno de los conjuntos más humildes de Segunda B. Y la apuesta por sí mismo le está saliendo redonda, pues está realizando un trabajo magnífico. Si el Elche no asciende y Josico no continúa, posiblemente su nombre aparecerá en las quinielas para ocupar el banquillo franjiverde el próximo curso.

Compartir esta entrada: