A por Bordalás

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Cinco partidos sin derrotas. Pacheta firma un notable inicio como técnico del Elche, gracias a las dos victorias y tres empates que le permiten mantenerse como invicto tras más de un mes en el cargo. Unos primeros pasos que están convenciendo al entorno franjiverde, pese a los puntos que se han escapado en las igualadas.

Al sumar su quinto partido sin perder, Pacheta va camino de un curioso récord. De hecho, está a mitad del mismo. Una marca que tiene que ver con los duelos invictos de entrenadores que asumen una papeleta siempre complicada, la de llegar al Elche en mitad de una temporada, con una plantilla heredada del pasado y unas condiciones que, habitualmente, no son las más propicias ni tranquilas.

Con estos cinco encuentros sin perder (Llagostera, Alcoyano, Cornellà, Ebro y Villarreal B), Pacheta deja atrás a un grupo de varios expreparadores franjiverdes que se quedaron en cuatro, entre los que se encuentra Josico, anterior inquilino del banquillo local del Martínez Valero. David Vidal, Casimiro Torres, Jorge d’Alessandro, Ciriaco Cano, Julián Rubio y Lico también forman parte de este ‘pelotón’.

A partir de ahora, al burgalés sólo le quedan cinco entrenadores por delante. A tres de ellos podría darles caza este domingo, si su equipo no cae derrotado en el campo del Formentera. Claudio Barragán, Marcial Pina y Heriberto Herrera no perdieron ninguno de sus seis primeros choques en el Elche.

Claudio se hizo cargo del equipo tras la destitución de Vidal, del que era su ayudante, en la temporada 2008/2009. Los franjiverdes ocupaban el farolillo rojo, sin victorias tras siete jornadas. Tres triunfos y tres empates sirvieron a sus pupilos para iniciar el camino hacia la salvación. Su primera derrota llegó en Xerez. Más atrás en el tiempo quedan los casos de Pina y HH. El asturiano sumó cinco triunfos y un empate en la 1996/1997 (Segunda B) y el paraguayo cuatro victorias y dos igualadas en la 1978/1978 (Segunda).

Bordalás, de récord

En caso de resultado positivo en tierras baleares, a Pacheta le quedarían por delante dos entrenadores más. Arsenio Iglesias y José Bordalás, con ocho y nueve partidos sin perder, respectivamente. Ambos están, por lo tanto, a tres y cuatro encuentros de diferencia en este momento del actual preparador franjiverde.

Arsenio llegó al Elche en la 1979/1980, curiosamente tras la marcha de Heriberto Herrera en la jornada 11. El equipo, tras un partido con Juan Carlos Lezcano como transición, era décimo en la tabla. Con Arsenio, el inicio fue sobresaliente: seis triunfos y dos empates para colocarse líder, pero tras caer goleado en Murcia (4-1) volvió a mostrarse irregular. Acabó cuarto, sin ascenso y sin continuidad para el gallego.

Por su parte, Bordalás resucitó casi literalmente a un equipo que deambulaba en la temporada 2009/2010. Claudio había sido destituido tras sumar sólo cuatro puntos en seis jornadas. Con el preparador alicantino, el Elche enlazó nueve partidos sin perder: cinco victorias y cuatro empates para pasar de la penúltima a la sexta posición. Tres derrotas seguidas frenaron el efecto Bordalás, que sin embargo se prolongó no sólo esa campaña sino la siguiente (playoff contra el Granada) y la mitad de la posterior.

Foto: Francisco Maciá, Hércules CF, Santiago Gambín – Cátedra Pedro Ibarra, Mundo Deportivo.

Compartir esta entrada: