Orta dice que la LFP vetó los cinco fichajes que tenía en invierno

baner, publi, pasarela, cuatro direcciones

Víctor Orta ha explicado que la Liga de Fútbol Profesional, a través del veto surgido por las denuncias por impago de las primas de tres jugadores y la imposibilidad de aumentar el límite presupuestario, evitó que el Elche se reforzara en el mercado de invierno. “La idea era mejorar la plantilla incorporando jugadores en invierno, tras un visionado de 100 jugadores hacemos un filtro de 10 y llego a un acuerdo con cinco con un valor menor de un millón y cuatro de ellos han firmado con clubes rivales pero la decisión de la LFP nos impide fichar”, ha explicado.

El director deportivo franjiverde ha señalado que el Elche recibió dos ofertas por dos jugadores en invierno y si asegurando su venta se hubiera podido fichar lo hubieran hecho pero aún así les hubiera sido “imposible” fichar, por lo que frenó las salidas. El no haber podido fichar cree que les deja en inferioridad de condiciones con el resto de equipo pero es positivo respecto al futuro: “Hace dos años, en el ascenso, ojo a las plantillas que habían y se consiguió y el año pasado pasó lo mismo. En este vestuario no hay nombres, hay hombres”.

El caso más llamativo ha sido el de Gabi Mudingayi, que tras tres meses entrenando ha dicho adiós y ha puesto rumbo al Cesena. Orta ha explicado que cuando se cerró el mercado el consejo le pidió que trabajara con futbolistas en paro y fue cuando mantuvo contactos con el mundialista camerunés Landry N’Guemo pero que fracasó y luego llegó a un acuerdo con Mudingayi: “Era un futbolista contrastado pero con experiencia. Hubiera sido el jugador peor pagado del Elche en estos dos años pero ni así pudo fichar. El que haya tenido tanta paciencia ha sido por Fran Escribá, para él ha sido el mejor entrenador. Su integración ha sido clave para su estancia. Le prometieron que el lunes sería titular con el Cesena. El coste total de Mudingayi es de 5.000 euros, tres meses de alquiler y algún billete. No soy tonto, no hubiera firmado un contrato sin saber si puedo darle de alta”.

Pese a las dificultades, Víctor Orta sigue estando al acecho por si finalmente el consejo puede cambiar la situación económica y tener el sí para fichar poder reaccionar a tiempo, aunque considera que tras el mercado invernal la tarea se vuelve mucho más complicada. “Si es difícil encontrar un jugador parado en septiembre y ya en febrero es más complicado, salvo jugadores que han rescindido sus contratos en sus equipos en invierno. Tengo dos o tres en la cabeza. Reconozco que se me hace complicado mejorar la plantilla. Traer por traer es tirar los recursos del club”, ha asegurado.

Compartir esta entrada: