Diego García habla del caso Hércules

Una oportunidad para limar asperezas

Rc Sala de Juegos

El Consejo de Administración del Elche CF, con Diego García a la cabeza, tiene muy complicado revertir su relación con los aficionados. No obstante, el ascenso y una serie de factores, algunos derivados de la alegría deportiva, suponen un ultimátum para rebajar tensiones entre las partes.

Incluso en las celebraciones del pasado fin de semana, hubo gente que se acordó de abordar lo que para parte del entorno es otro objetivo: expulsar a los actuales dirigentes del club. El presidente, de hecho, prefirió no hacer declaraciones en el balcón del Ayuntamiento por temor a recibir una sonora pitada y cánticos desfavorables.

Seguros AXA

La vuelta a Segunda por la vía rápida ha dejado entrever que en los despachos aprendieron algunas de las lecciones vividas en la nefasta temporada 2016/17. Se atajó con prontitud lo que no funcionaba y se fue de menos a más. Ahora que la pelota entra, la estabilidad en banquillo, dirección deportiva y plantilla es palpable, algo que no sucedía desde los tiempos de Fran Escribá. Así, una buena campaña de abonos y movimientos responsables en el mercado de fichajes podrían ser otros puntos a favor.

Por otro lado, la directiva ha tenido la fortuna de recibir la esperada cautelar en relación al aval del Instituto Valenciano de Finanzas a la Fundación Elche CF. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana estimó el viernes el recurso presentado por el club contra el auto en el que se le requería el pago de más de 4 millones de euros, al considerar que el aval otorgado era ayuda de Estado, algo prohibido. Ahora tendrá la última palabra el Tribunal General de la Unión Europea.

Con todo, muchos no perdonan el bloqueo a nuevos accionistas que quisieron invertir dinero en un nuevo proyecto para el club y los vínculos con anteriores directivos, actualmente investigados por la justicia. Ahora que se ha retornado a la categoría de plata, el Consejo pretende gestionar la inyección económica con acierto y evitar que se hable más de despachos y juzgados que de fútbol.

Foto: Francisco Maciá

Compartir esta entrada: