OPINIÓN | Un paseo de primera

 

Chimo Baeza | 24/06/2013 00:40 @chimoeneas
OPINIÓN. Este fin de semana lo he pasado en Elche. No pasaba por nuestra ciudad desde Semana Santa, así que era la primera vez que estaba aquí con el equipo ya matemáticamente en Primera. Para los que hayáis tenido la suerte de poder disfrutar de la fiesta del ascenso puede que suene un poco raro, pero a mí me ha emocionado ver todavía y en tantos balcones, calles y escaparates la bandera de nuestro equipo o cualquier detalle con los colores blanco y verde. Lo mismo me estoy haciendo mayor, pero yo, que he visto durante muchos años celebraciones en La Glorieta de equipos de ciudades muy lejanas, mientras la gran mayoría pasaba del Elche, me he sentido muy en casa con el pueblo engalanado así. Como si, por una vez, todo el mundo compartiera esa extraña locura de esa extraña afición. Como si, por fin, todo el mundo fuera también ese tío raro que iba a perder su tiempo en el Martínez Valero. Ahora, claro, lo complicado es mantener ese amor y ese cariño, porque antes o después vendrán tiempos difíciles o, como mínimo, no tan perfectos como los del año pasado y ya se sabe que el triunfo tiene muchos padres, pero el fracaso anda más solo y perdido que Marco (mono Amedio incluido).

Por lo demás, sigo intentando asimilar qué significa eso de estar en Primera, algo que suena muy bien, pero que a nivel concreto todavía no logro comprender del todo. Acostumbrado a que últimamente nos visiten en verano equipos como el Levante o Almería (equipos de los que tenemos que aprender alguna cosa, pero que no andan sobrados de glamour), que recibamos en nuestra presentación a un equipo con la historia del (este año gafadísimo) Benfica, me hace pensar que todo está cambiando, que, aunque no lo parezca, hemos dado un importante salto.

Falta lo más importante, por supuesto, el equipo y puede que alguien se esté impacientando con la falta de fichajes. Estaría bien tener ya cerrada la plantilla de Primera, pero no está de más recordar que aún estamos en junio y que esto no es el PcFútbol, ni el de los fichajes es un mercado perfecto y armónico: al contrario, hay poco donde elegir, la competencia es enorme y cada parte quiere sacar la mayor tajada. Y tampoco hay que desesperarse: tengo un buen amigo del Arsenal inglés cabreado porque su equipo no sólo compra caras nuevas, sino que encima no sale ni un mísero rumor falso en la prensa. Y recordemos que, oficialmente, uno de los dos más grandes equipos de España está a estas horas sin ni siquiera entrenador. Paciencia, que la temporada de verdad arranca dentro de dos meses.

Compartir esta entrada: