Tropiezo y al pozo

Iván Obrador @ivanobrador | 03/10/2014 12:48

Esta última semana ha sido horrible para el Elche. Una semana en la que ha encadenado tres derrotas seguidas en las tres últimas jornadas: Eibar (0-2), Real Madrid (5-1) y Celta de Vigo (0-1). Los franjiverdes han diputado estos tres partidos en apenas 7 días en horario de viernes, martes, viernes y lo ha pagado caro. Resulta evidente que con 20 jugadores en plantilla y algún lesionado, los ilicitanos no pueden afrontar con total garantías ese ritmo de competición que clubes grandes como el Madrid o el Barça acostumbran a disputar cuando alternan la Liga con competición europea, e incluso cuando aparecen los compromisos internacionales, ya que aportan mucho jugadores a las pertinentes selecciones. Pero no es el caso del Elche, que aunque aporta 3 internacionales, no juega en Europa. Y es que a un club modesto como el nuestro, le cuesta demasiado estos caprichos del calendario. Es por ello que con 4 puntos de 18 posibles, ocupamos una de las posiciones de descenso en la clasificación. Aunque por fortuna, hay motivos para la esperanza, ya que el año pasado a estas alturas contábamos con un punto menos y no habíamos jugado ante Real Madrid y Barça. Mas eso sí, el juego ha de mejorar mucho, dado que el rendimiento del grupo ha caído con estrépito desde la magnífica victoria ante el Rayo (2-3).

 

Este sábado ante el Almería sería la ocasión idónea para reencontrarnos con la senda del triunfo. Un campo que trae buenos recuerdos, ya que allí hace 2 temporadas se materializó el ascenso a Primera. Se trata, pues, de un rival directo, de esos de ‘nuestra Liga’, que si bien ha empezado mejor que nosotros, es de un nivel al que podemos jugar de tú a tú. Ellos ascendieron la misma temporada que nosotros y a día de hoy siguen sufriendo al igual que nosotros. Además, jugamos fuera de casa, por lo que una victoria como visitante siempre supone un plus para equipo y afición. Y seguramente el jugar en sábado, así como la proximidad kilométrica que existe entre ambas ciudades, propicien que decenas de aficionados franjiverdes se desplacen hasta el ‘Estadio Juegos del Mediterráneo’ para apoyar a los nuestros.

 

Aun así, no será un partido fácil. No debemos olvidar que el Elche juega con la presión de ‘tener que ganar’ tras tres jornadas sin sumar, y tras haber caído momentáneamente en puestos de descenso. Asimismo, el míster, Fran Escribá, aún no ha repetido alineación en ninguna de estas 6 primeras jornadas, y eso que ya ha probado a casi todos sus jugadores, lo que hace entrever que aún no ha dado con la tecla, de tal manera que deberá seguir haciendo pruebas hasta dar con un 11 de garantías que sea la base para la ascensión dentro de la tabla.

 

La afición está ansiosa de triunfos, y ha demostrado una vez más estar junto al equipo, ya que se han sobrepasado los 25.000 abonados, meta esa que se había fijado el Club, y que más de uno, de dos y de tres equipos de nuestra liga, ya desearían para sí mismos. En los partidos ante Granada, Eibar y Celta en casa, no se ha bajado de los 20.000 espectadores en las gradas a pesar de los horarios. Y aunque en los últimos partidos se han escuchado algunos pitos y gente muy enfadada con el juego y rendimiento del equipo, las peñas y aficionados en general están a muerte con el Elche. Una vez más, una temporada más…

 

Es por ello, que ahora los jugadores y los técnicos les tienen que corresponder y agradecer esa confianza. Y es que una victoria en Almería significaría, además de salir del descenso, que los ánimos se calmarían y la ilusiones se renovarían porque no entra en la cabeza una nueva derrota -la cuarta consecutiva-. Eso sería un mazazo demasiado grande, aunque como siempre a estas alturas, recuperable. Pero el Elche necesita coger oxígeno desde ya, y el aliento de la afición no va a faltar para ello, porque la familia franjiverde debe demostrar su apoyo al equipo siempre, pero muy principalmente en los malos momentos.

Compartir esta entrada: